Historia de las Ordenes, Condecoraciones y Medallas en Venezuela

 

Período Pre-Independencia

Período Post-Independencia

Período Contemporáneo

Apuntes Históricos sobre la Orden del Libertador

 

 

Período Pre-Independencia

Desde la llegada de los españoles hasta varios años después de la creación de la Capitanía General de Venezuela el sistema de premiación utilizado por las autoridades españolas en nuestro país recaía directamente en manos de la corte peninsular, no era sino el monarca el único facultado para destacar alguna acción que considerase meritoria, por tanto, las pocas condecoraciones que pudieron haber circulado previo a la independencia eran las propias de la península como la Orden Carlos III, sin embargo la situación cambiaria entrado el siglo XIX.

La necesidad de congraciarse y de empezar a reconocer la lealtad de algunos mantuanos fieles a la Corona se vio reflejada con la instauración de La "Real y Americana Orden Isabel la Católica", por el Rey Fernando VII el 14 de marzo de 1815, esta orden real pudo haber sido perfectamente una mas del Imperio Español a semejanza de la Carlos III, pero se concibió pensando en las colonias americanas cuya evidencia se encuentra en este extracto de su Real decreto: “para recompensar la acrisolada lealtad, el celo y patriotismo, desprendimiento, valor y otras virtudes, que tanto los individuos de la milicia como los de todas las clases y jerarquías del Estado han mostrado y mostraren en adelante, en favor de la defensa y conservación de aquellos remotos países” mas aun, el espíritu subyacente era recompensar a los que defendían sus derechos frente a los insurrectos en América.  

Pero la filiación con el continente americano no quedaba en el espíritu filosófico de su creación o en el titulo que se asigno, sino que iba más allá, esta orden concebida para americanos también seria sufragada por ellos, con se evidencia en el extracto del libro del Marques de la Floresta: Las Reales Órdenes y Condecoraciones Civiles Del Reino De España “El Real Decreto de 24 de julio de 1815 estableció la dotación de la Orden Americana con la suma de 1.600.000 reales, procedentes de rentas eclesiásticas de Nueva España, Lima, Chile, Manila, Guatemala, La Paz, La Habana, Valladolid de Michoacán, y Caracas, con esta renta se crearon cien encomiendas, dotadas cada una con 4.000 reales cada año”.

La creación de esta orden no seria la única de Fernando VII, posteriormente aparecerían la Orden Busto de Fernando VII (1816) cuya acuñación al igual que la Orden Americana se realizo en la Real Casa de la Moneda de Caracas según consta en el catalogo de la Colección de medallas, monedas y fichas de Manuel Landaeta Rosales. Luego aparecería el “Premio de fidelidad a las americanas” destinadas a las mujeres del continente.

Período Post-Independencia

Ahora bien, la primera Orden de la Venezuela independiente se instaura por iniciativa del precursor Francisco de Miranda durante la primera república. El 23 de abril de 1812, el ilustre caraqueño fue investido con el título de Generalísimo y se le otorgaron poderes absolutos para guiar los destinos de la frágil república, con ellos y consiente de la necesidad de premiar las virtudes y el mérito de sus conciudadanos en favor de la causa patriótica, funda el 24 de mayo de 1812, desde su Cuartel General de Maracay la “Orden Civil y Militar del Mérito” siendo la primera en su tipo, tenia una versión para civiles y otra para militares, al mérito y al valor respectivamente y su insignia era un escudo que se debía colocar en la parte inferior del brazo izquierdo.

No es posible precisar si en efecto esta Orden se llego a conferir ya que no constan documentos relativos a ello, ni se conocen en físico, recordemos que solo dos meses después de su fundación Miranda capitulaba en favor de Monteverde poniendo fin a la Primera República el 25 de Julio de 1812 y solo 6 días después era puesto preso para luego sarpar de la Guaira y nunca regresara su patria.

Casi un año después el 22 de octubre de 1813, Simón Bolívar, luego de entrar triunfante en Caracas y restituida la república, funda la “Orden de los Libertadores”, destinada a recompensar “los heroicos sacrificios de los defensores de la Patria” y se convertiría en una de los símbolos mas apreciados por los soldados patriotas y por el propio Libertador. Consiente del significado de una orden, Bolívar no la discrimina en clases ni otorga veneras sino hace a los merecedores de tan noble empresa miembros. No solo fue la primera en Venezuela, recordemos que la de Miranda se vio frustrada por la caída de la primera republica, sino que además fue la primogénita de la América libre, ya que luego le seguirían la Legión de Merito de Chile, fundada por Bernardo O´Higgins el 1° de Junio de 1817 seguida por la Orden del Sol, instaurada por San Martín mientras ejercía el protectorado del Perú el 8 de octubre de 1821.

Con la conformación de la Gran Colombia el 17 de Diciembre de 1819 se instauraron varias Cruces y Medallas para recompensar el esfuerzo heroico del ejército libertador en cada una de las batallas decisivas para la consolidación de la Independencia, entre ellas la Medalla de Cundinamarca (06/01/1820) Medalla de Carabobo (1821) Medalla de Puerto Cabello (1821) Medalla de Pichincha (18/06/1822) Medalla de Ayacucho (19/12/1824) Medalla del Portete de Tarqui, entre otras.

Para finales de 1830 empieza a fraguar la ruptura de la unión, que se consolida con los acontecimientos del congreso de Valencia en donde Venezuela se separa definitivamente de la Gran Colombia, a partir de este punto las autoridades nacionales volvieron a ser autónomas para instaurar ordenes, condecoraciones y medallas, pero los difíciles acontecimientos nacionales que subsiguieron obligaron al gobierno a ocuparse de otras prioridades y no seria hasta el 11 de marzo de 1854 bajo la presidencia de José Gregorio Monagas que se crea la “Medalla de Distinción” cuya venera se decreto con el busto del Libertador iniciándose así el largo recorrido de la actual “Orden del Libertador”, pero iniciándose también debido a su decreto la polémica sobre la venezolanidad de ella, que dilucidaremos mas adelante.

Cuatro años mas tarde Julian Castro decide conmemorar el triunfo de la Revolución de Marzo encabezada por el, y decreta la “Medalla 5 de Marzo” fecha en que renuncia a la presidencia José Tadeo Monagas tras la entrada de Castro en la Capital en 1858, sentando con esto un precedente negativo para la nación, ya que cada presidente decretara distinciones para rendir sus propios logros políticos, desestimando así las anteriores y suplantando la concepción nacional de las ordenes, condecoraciones y medallas por la subjetividad del gobernante de turno y su inclinación política.

Así bajo esta concepción se crearon la “Medalla de Santa Inés” el 19 de diciembre de 1859. “Medalla al Valor Militar” el 02 de octubre de 1863, y la “Estrella de la Federación” el 05 de Febrero de 1864, todas ellas por Juan Crisóstomo Falcón y destinadas exclusivamente a premiar a los partidarios del Federalismo.

Durante la presidencia de José Antonio Páez se fundo la “Orden del Merito” en agosto de 1864, y con el regreso de José Tadeo Monagas a la presidencia se decreto la “Medalla Liberador de Caracas” en 1868.

Con la toma de Caracas el 27 de abril de 1870 durante la llamada “Revolución de Abril” Antonio Guzmán Blanco se hace con el poder y continuando con la práctica descrita anteriormente decreta la “Medalla de la Campaña de Apure” el 12 de julio de 1870, “Medalla de la Campaña de Potrerito y Tinaquillo” el 18 de diciembre de 1872, “Medalla de la Campaña de 1874” el 30 de julio de 1876, y “Estrella de la Regeneración” conmemorativa de la entrada a Caracas del 27 de abril de 1870. 

Durante el gobierno de Guzmán Blanco se reintrodujo además una practica algo común en tiempo de la guerra de independencia, que consistía en crear medallas personales por hechos meritorios, es decir, ya para estos años las ordenes, condecoraciones y medallas que se creaban se hacían conmemorando una causa o una acción colectiva y luego se le asignaba a quienes estuvieron involucrados en ella, pero en el caso de las llamadas “medallas especiales” eran creadas de manera personalizadas por acciones meritorias individuales, por ejemplo el 15 de enero de 1877 se decreto la creación de una única medalla para José Antonio León por haber arreglado el Archivo Nacional del Registro Público. Otras muestras de esta tendencia son: A Adolfo Ernst y Leopoldo Hahn (1874) por los servicios prestados a Venezuela en la Exposición Universal de Viena en 1873. A Miguel Tejera (1875) por la publicación de la obra “Venezuela Pintoresca e Ilustrada”. Al Dr. José M. Rojas como Ministro Plenipotenciario ante España y Holanda por su gestión en el arreglo de la deuda externa nacional y la construcción del ferrocarril Caracas- La Guaira. Al Gral. Eusebio Acosta (1877) por su importante servicio a la regeneración de Venezuela. Al Gral. Alejandro Ibarra (1877) por haber trasladado al Panteón la escultura de Bolívar. Al Gral. Venancio Pulgar y Joaquín Crespo (1880) por su valor y lealtad, entre otras otorgadas.

Estas “Medallas Especiales” no solo eran conferidas por Guzmán Blanco, si no que se le confirieron a él bajo esta misma modalidad la “Medalla Sol de Abril” por las Cámaras del Congreso en 1877 como reconocimiento de su labor en pro de país. 

Paralelo a esta práctica se seguían creando aquellas destinadas a conmemorar acciones colectivas representativas de los progresos que hacia el gobierno en distintas áreas: “Medalla de la Paz y el Progreso” (1873) “Medalla del Censo” (1875), recordemos que fue el primero que se realizo en el país, “Medalla de la Comisión de Limites” (1881) como honor a los miembros de la comisión encargada de fijar los límites con Brasil, entre otras.

Además se crearon ya bajo una concepción las clásica o típica la “Medalla de Instrucción Popular” (1877) que en 1920 pasaría a ser la “Medalla de Instrucción Publica” y finalmente en 1957 se convertiría en la actual “Orden 27 de Juniopara recompensar méritos distinguidos y años de servicio docente.

Pero sin duda el aporte más significativo durante esta administración fue la creación de la “Orden del Libertador” mediante decreto del 14 de septiembre de 1880, que con algunas modificaciones se conserva en la actualidad como la más importante de la República, a continuación se presentan un listado con otras condecoraciones y medallas creadas en este período:

 

Medalla Especial al Dr. José M. Rojas 04/06/1875 Guzmán Blanco Por su publicación de la "Biblioteca de Autores Venezolanos"
Medalla de los Obreros de la Caridad  06/09/1876 Guzmán Blanco A los que participaron en el concierto de caridad de Caracas
Medalla de los Redactores de los Códigos 30/06/1876 Guzmán Blanco A los redactores de los Códigos Nacionales en 1873
Medalla de la Guardia 18/01/1877 Guzmán Blanco Por servicios distinguidos prestado en este cuerpo
Medalla Especial al Lic. Eduardo Calcaño 24/01/1877 Guzmán Blanco
Medalla Especial al Lic. Jesús M. Sistiaga 24/01/1877 Guzmán Blanco
Medalla Especial de Instrucción Popular 8/06/1882 Congreso Nacional Al Gral. Guzmán Blanco como fundador de la instrucción Pública
Premio de Conducta 22/12/1890 Guzmán Blanco A soldados que presenten buena conducta
Medalla de la Escuela Militar 06/08/1890 Ministerio de Guerra A los cadetes de la Escuela Militar
Medalla de Jobo Mocho 11/02/1893 Joaquín Crespo A los participante de esa batalla 
Medalla a las Mujeres Venezolanas 15/03/1893 Joaquín Crespo A las mujeres que participaron en la "Gran Revolución Nacional"
Medalla de la Gratitud Nacional 19/071893 Asamblea Nacional A quienes lucharon en contra de la tropas de Andueza Palacios
Medalla para los Obreros del Ferrocarril 01/02/1894 Manuel Guzmán A los empleados y obreros del gran ferrocarril de Venezuela
Medalla de Tocuyito 01/09/1900 Cipriano Castro A quienes lucharon en el Ejercito Liberal Restaurador
Medalla de la Constituyente  27/03/1901 Asamblea Nacional Al General Cipriano Castro

Antes de concluir esta sección hay que hacer mención a dos ordenes históricas que se crearon al inicio de siglo XIX, la primera es la "Legión de la Defensa Nacional" mediante decreto de Cipriano Castro el 16 de abril de 1903, esta orden se destino a rendir homenaje a aquellos individuos que defendieron a la nación del bloqueo de las costas por parte de potencias europeas, dicha condecoración por el carácter mismo de su creación no perduro en el tiempo y de hecho según Tomás Pérez Tenreiro en su libro "Condecoraciones Venezolanas" solo le fue conferida a cuatro personas. La otra condecoración es la "Medalla Francisco de Miranda" creada en 1934 bajo mandato de Juan Vicente Gómez, y originalmente se destino a reconocer los años de servicio prestados en las fuerzas armadas, misión que seria posteriormente ocupada por la Orden Militar Gral. en Jefe Rafael Urdaneta, la Francisco de Miranda por su parte seria reformada en 1943 como una orden civil y militar con las características que conocemos en la actualidad, esta necesidad de ampliar su universo de agraciados es reflejo de la saturación de la "Orden del Libertador", recordemos que todas las ordenes preexistentes eran muy especificas y solo esta era flexible para otorgarla en cualquier campo, siempre que se cumplieran las exigencias de rigor, y así con la entrada de la de Miranda el gobierno tendría mas opciones a la hora de premiar el merito de sus ciudadanos.

Período Contemporáneo

A partir de este momento, el sistema de premiación de la República empieza a organizarse mejor, por un lado se denota un sentido mas amplio de conferimiento con una cobertura mas nacional (desde el punto de vista que todos los ciudadanos podrían optar por ellas, siempre y cuando se hicieran merecedores) habían quedado en el pasado la creación de medallas para homenajear los triunfos políticos del gobernante de turno, y poco a poco se empezó llenar espacios vacíos con condecoraciones destinadas a rendir el merito de los venezolanos en áreas determinadas.

Ocupando el sitial de honor la "Orden del Libertador" (ultima reforma 1922) y la "Orden Francisco de Miranda" (reformada en 1943), le seguirían un conjunto de Ordenes, Condecoraciones y Medallas, militares y civiles, presidenciales, ministeriales, de gobiernos regionales e institucionales que ocupan hoy por hoy el sistema de premiación de nuestro país y que pueden ser consultadas el la sección "Inventario"  

Apuntes Históricos sobre la Orden del Libertador

Como es conocido la Orden del Libertador es la mas alta distinción que se pueda otorgar en nuestro país, y es igualmente, la mas antigua de las que continúan vigente, pero no ha transitado un camino armonioso hasta nuestro días ya que su historia tiene aspectos que han sido tema de polémica, contradicción y errores de alta envergadura.

La intención de esta sección no es profundizar en un análisis histórico, sino precisar los puntos de mayor interés para la cultura general en torno a esta importantísima orden.

El Doctor Simón Planas-Suárez en los años 20 publico un detallado estudio sobre la Orden del Libertador que se reedito en 1955, y que sirve de referencia historiográfica para dilucidar los orígenes de la orden.

Dicho esto empecemos por el principio, La orden tal y como la conocemos (detalles más, detalles menos) aparece el 14 de septiembre de 1881, cuando se crea por decreto del General Antonio Guzmán Blanco, bajo el denominativo de “Busto del Libertador”. Pero existe ya para este entonces un largo recorrido cuyo antecedente se podría ubicar en Perú en 1825.

El 12 de febrero de 1825, el Congreso Constituyente del Perú, decreto la creación de la “Medalla de Honor del Libertador” para rendir homenaje a Simón Bolívar y exaltar la meritoria labor de quienes lo acompañaron en su gesta, ello significo la imposición de esta medalla a 26 ilustres venezolanos como Simón Rodríguez, Antonio José de Sucre y José Antonio Páez, la presea era una muestra de la gratitud peruana hacia sus esfuerzos en la gesta independentista americana, y luego de la “Orden de los Libertadores” venezolana era una prenda de inestimable valor para ellos, pero este valor aumentaría tras la muerte del Libertador el 17 de diciembre de 1830, ya que en la venera de la medalla estaba grabado el busto del Libertador y en la conciencia popular la medalla paso de ser una ofrenda peruana a una distinción con el busto del mas grande de América.

Esta plusvalía se desmarcaba del origen inicial que motivo la creación de la medalla, que era en esencia reconocer los logros de la Batalla de Ayacucho, así como lo hicieran docenas de otras ciudades en agradecimiento a estos hombres, pero la del Perú fallecido Bolívar se convertiría en una de las pocas que sus agraciados podarían lucir en sus uniformes con el busto del Libertador lo que la hacia mas especial, y por tanto su uso era recurrente y privilegiado frente a otras distinciones.

A lo anterior hay que sumarle que muchos de los agraciados eran venezolanos lo que origino la necesidad del gobierno nacional de promulgar la creación de un reconocimiento propio, y no porque Venezuela nunca lo hubiese hecho, ya que a tal efecto fuimos pioneros en la materia con la creación por el propio Bolívar de la “Orden de los Libertadores” en 1813, sino porque en ese momento, alguna con el busto del Libertador solo podría ser concedida por un gobierno distinto a Venezuela, y ello como es de entenderse era una situación que debía ser revisada.

Ahora bien, la polémica se inicia con la inexacta atribución al Perú de la creación de la Orden y su “adopción” por parte de Venezuela. Perú, como ya se menciono creo una medalla de honor con la efigie del Libertador, que coloquialmente en Venezuela se le llamo “Busto del Libertador” pero no era su denominación oficial, por tanto el congreso del Perú nunca la creo, siendo esto así  Venezuela fue originaria en la creación de la “Medalla de Distinción” con busto del Libertador el 11 de Abril de 1854 durante el gobierno de José Gregorio Monagas, como una iniciativa nacional propia aunque motivada por el hecho que la usada por varios connacionales de la época era la peruana, aspecto que no quedo excluido de los considerandos del decreto al describir la situación como un hecho “sensible” para la república.

Es exactamente aquí cuando se inicia la confusión, la falta de claridad a la hora de redactar el decreto ocasiono que con el pasar de los años se materializara  en un error en decretos posteriores, a punto tal de dar como hecho que la posteriormente denominada “Orden del Libertador” venezolana fue en su origen creada por el Perú, lo cual no es ni remotamente cierto.

Pero con el pasar de los años este error se empezó a hacer cotidiano y normal, ya que todos los documentos relacionados con la medalla lo reafirmaban, además es conveniente señalar no solo el problema con su origen sino la confusión también en su denominación, ya que aunque oficialmente era la “Medalla de Distinción” cotidianamente se le hacia referencia como la del “Busto del Libertador” aun incluso en documentos gubernamentales lo que es aun mas grave, ya que se hacia referencia a algo que jurídicamente no existía.

En 1880, se promulga un nuevo decreto en la materia, el 14 de septiembre de este año por el presidente Antonio Guzmán Blanco, en el, por una lado, se regula por derecho una situación de hecho, con la oficialización de la coloquial denominación de “Busto del Libertador” pero por el otro, no solo repite sino que reafirma el error del origen de la misma, como lo señala el decreto en su artículo 1° “La Condecoración Busto del Libertador, creada por el Congreso del Perú en 1825, y adoptada por Venezuela el 11 de Marzo de 1854...” 

Un par de meses después el 26 de abril de 1881, el Congreso Nacional sanciono la Ley de la Condecoración, ratificando el error, pero introdujo las características de la orden que básicamente se mantienen en la actualidad (diseño, clases y forma de concesión) lo mismo ocurrirá en otros actos jurídicos posteriores como el decreto del 29 de diciembre de 1881, 24 de junio de 1903 y 19 de junio de 1912.

Continuando con el tracto legislativo el 26 de junio de 1915 se promulga una nueva ley, pero esta vez se introduce el nombre de “Condecoración de la Orden del Libertador” esta inusual combinación estuvo seguida de la reproducción textual del artículo primero de la ley de 1881, reafirmando una vez mas un error que a este punto de la historia ya se hacia inconcebible.

El 12 de Junio de 1922 se sanciono una nueva ley que aun y cuando nuevamente reafirma el error sobre el origen falso de la orden, introduce ciertas correcciones beneficiosas como la denominación formal en el texto de la Ley del nombre “Orden del Libertador”.

Dado lo confuso que puede ser todo lo anterior es menester hacer en este punto una síntesis, que nos servirá de conclusión y que tomamos del extraordinario libro “Bolívar, en la Numismática Conmemorativa y en las Condecoraciones” del experto en la materia Ezequiel Urdaneta Braschi:

 

1)      El Congreso Constituyente del Perú creo una “Medalla de Honor del Libertador” el 12 de febrero de 1825, en principio con ocasión de la victoria alcanzada en Ayacucho, y luego para homenajear a los hombres y mujeres que ayudaron en la gesta independentista.

2)      Muchos Venezolanos fueron agraciados con esta medalla

3)      Este mismo congreso NUNCA creo ninguna condecoración denominada “Busto del Libertador”

4)      El Congreso venezolano NO adopto ninguna medalla peruana, sino creo una propia y originaria, inicialmente llamada “Medalla de Distinción” luego “Busto del Libertador” y por ultimo “Orden del Libertador” todas ellas la misma ya que sus decretos eran derogatorios del anterior.

5)      Por tanto la “Orden del Libertador” actual es de absoluta creación nacional.

 

Muy Lamentablemente la Ley de 1922 ha sido la ultima que rige la Orden, por lo que hasta la fecha el error sobre el origen de la misma continua vigente, sin embargo existe un proyecto de Ley, gracias al propio Urdaneta Braschi, que corregiría este histórico error, ligando su origen a la grandísima “Orden de los Libertadores” creada por Bolívar en 1813, como debe de ser, pero al no aprobarse durante las celebraciones del bicentenario del natalicio del libertador (1983) que se supone tenia a su favor la voluntad y el momento político de hacerlo, ha quedado engavetada desconociéndose el status actual del mismo.

Concluimos esperando que algún día este histórico error sea subsanado y honremos propiamente la memoria de nuestro Libertador con una Orden que le haga honor a su nacionalidad.

Hosting by WebRing.