LA LOGIA LAUTARINA DE CHILE

En la lucha y planificación del proceso independentista en Chile jugó un importante rol una sociedad secreta, conocida bajo el nombre de LOGIA LAUTARINA, cuya sede Central a modo de Gran Logia se encontraba en la ciudad de Buenos Aires Argentina.

Sobre su origen y ramificaciones se ha escrito mucho, sin embargo existen más conjeturas que veracidad histórica.

Se ha sostenido que la organización secreta conocida como Logia Lautarina fue creada en Londres por el venezolano Francisco de Miranda (1750-1816) y luego esparcida a la ciudad de Cádiz en España y de allí a la América Hispana.

También se ha sostenido que la Logia Lautaro de Chile era un cuerpo masónico y que después de la Batalla de Chacabuco en 1817 jugó por varios años un destacado papel en la política chilena liderada por el Libertador BERNARDO O’HIGGINS.

Para comenzar debemos ante todo resolver la siguiente interrogante: ¿Fue Francisco de Miranda Masón y fundó como tal o con el patrocinio de la masonería la Logia Lautarina?

El historiador William Spence Robertson en sus trabajos de investigación, tales como "La vida de Miranda" sobre la vida de Francisco de Miranda llegó a la siguiente conclusión:

Aunque libros que tratan de la masonería figuraban ya en el catálogo de Miranda desde el año 1783 y aunque manifestó interés por las Logias Masónicas en el curso de sus viajes por Europa, el examen de sus papeles inéditos nada revela que pueda probar, sea que perteneciera a la orden masónica, sea que fuese fundador de la Logia Lautaro.

Tampoco se han encontrado pruebas susceptibles de indicar que haya iniciado jamás a revolucionarios como José de San Martín, Simón Bolivar.

Por otra parte, cuando don Bartolomé Mitre preparaba sus obras históricas dirigió a don Matías Zapiola un cuestionario sobre sociedades secretas patriotas, que contestó en forma breve y precisa, muy elocuente e ilustrativa:

1.- ¿Cómo se llamaba la logia a que usted perteneció en España?

Sociedad de Lautaro se titulaba la reunión de americanos a que fui incorporado en Cadiz.

2.- ¿Se sabe cuándo y por quién se fundó la logia?

Ignoro quién fue el fundador de la sociedad.

3.- ¿Si la logia estaba en relación con la de Londres?

En Londres asistí a la sociedad establecida en la casa de los diputados de Venezuela; allí fui ascendido al quinto grado, como lo fue el General San Martín; ésta estaba relacionada con la de Cadiz (...)

9.- ¿El título de Lautaro era exclusivo de la de Buenos Aires, o lo tenía antes otra logia de Europa?

En Cádiz se llamaba Sociedad de Lautaro; en Buenos Aires, Logia de Lautaro.

La de Don Julián Alvarez era logia masónica; venerable don Manuel Pinto.

Conclusiones de este Cuestionario:

  1. Zapiola desconoce el nombre del fundador de la Logia de Cádiz.
  2. Se menciona derechamente a una Logia Masónica para diferenciarla de una Logia Lautaro.
  3. El nombre de Francisco de Miranda no se consigna como creador del Movimiento.

 

Otras investigaciones han demostrado fehacientemente que en la correspondencia tenida a la vista se comprueba que en sus páginas no hay el más leve indicio o preocupación de sus líderes por materias religiosas, filosóficas y menos aún relativas o conexas con el simbolismo masónica.

El 22 de agosto de 1814, el Rey de España Fernando VII le envió la siguiente carta al gobernador de Cádiz, Villavicencio:

Muy reservado.

El Rey ha sabido por conducto muy seguro que existe una sociedad muy oculta , cuyos ritos son análogos a los de la masonería, pero que su único objeto es la independencia de América, en la cual se halla esparcida y aun en Inglaterra por medio de otras sociedades subalternas, sujetas todas al centro que está en Caracas, dirigiéndose por ellas las revoluciones hechas hasta ahora en aquellas regiones según la analogía que se observa.

A mayor abundamiento, el M\ R\ H\ RENE GARCIA VALENZUELA que fue Gran Maestro de la Gran Logia de Chile y que escribió un interesante trabajo titulado "El origen aparente de la Francmasonería en Chile y la Respetable Logia Simbólica Filantropía Chilena", (Santiago, 1949, pág. 76) advierte lo siguiente:

Hay que hacer una precisa distinción entre diferentes organismos que el vulgo confunde, o por desconocimiento o con fines tendenciosos:

1º Las Logias Masónicas como instituciones iniciáticas. Ejemplo: La Respetable Logia "Filantropía Chilena" fundada en 1827.

2º Las Logias Lautarinas como organismos secretos de acción libertaria.

La Logia Lautarina de Chile funcionó entre los años 1817-1820 y tal parece fue un cuerpo asesor del Libertador Bernardo O’Higgins iniciado en la sociedad en la ciudad de Mendoza por José de San Martín.

Queda de manifiesto su esfuerzo por afianzar la independencia Chileno-Argentina mediante una sólida alianza y la planificación y desarrollo de una expedición libertadora hacia el Perú.

El investigador Argentino Bartolomé Mitre en su Libro titulado "Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina" (1945) dice: Las sociedades secretas compuestas de americanos, que antes de estallar la Revolución francesa se habían generalizado en Europa, revestían todas las formas de las logias masónicas, pero sólo tenían de tales signos, las fórmulas, los grados y los juramentos.

Debemos tener presente las consecuencias del accionar de la logia Lautaro por sus desaciertos y errores, a saber: responsabilidad en maquinaciones e intrigas que culminaron con el crimen de Manuel Rodríguez en Til-Til cuando detenido viajaba a Valparaíso para su encarcelamiento. Bernardo O’Higgins cubrió con la impunidad a estos asesinos.

También existen fundadas sospechas de influir en el hostigamiento de los Carreras y en el fusilamiento de Luis Carrera todo aquello atribuible por obra encubierta de esta organización y que fue repudiada por los masones chilenos.

El agente diplomático de Chile en Buenos Aires Don Miguel Zañartu le escribió una nota a Bernardo O’Higgins el 23 de julio 1820 desde Montevideo, con relación a las molestias de la masonería del Mar del Plata, Argentina por el fusilamiento de Luis Carrera que fue Hermano Masón y aportando sugerencias para controlar a la masonería chilena, cuando dice: los masones están convenidos a vengar la muerte de Luis Carrera, que era hermano.

Mas adelante la misma nota consigna: Mucho cuidado con estas ramificaciones. Usted sabe cuán extendida está en el ejército la masonería. Lo que más encargo a Usted son golpes de energía en cualquier ocurrencia.

Esté Usted seguro que lejos de excitarse la indignación,, se conciliará el respeto de todos sus enemigos y el mayor aprecio de todos los hombres de orden que en el día, después de esta lección, ya lo son casi todos.

Esta carta es muy importante de tomar en cuenta pues prueba que en aquella fecha la masonería existía en el Mar del Plata, Argentina y también en Santiago de Chile.

En una carta de O’Higgins a San Martín fechada en Lima el 17 de agosto de 1832 se consignó lo siguiente: que una carta suya fue interceptada y leída en la Logia de Santiago de Chile, donde se reunía la parte más corrompida de la Nación y donde el Honor y tranquilidad de distinguidos patriotas son habitualmente sacrificados a las más despreciables pasiones y a los fines de viles facciosos.

Resulta evidente que situaciones como las descritas indican sin equívoco las malas relaciones entre la Masonería Chilena y Bernardo O’Higgins, que databan al menos desde el año 1920 y se mantuvieron igualmente tensas durante los años de su exilio en el Perú.

También resulta evidente la diferencia entre la Logia Lautarina operando como una organización política y la Masonería como institución iniciática actuando de conformidad a sus elevados ideales sin recurrir al expediente de lo ilícito.

En consecuencia podemos inferir como última conclusión que la Logia Lautarina y la Logia Masónica de Santiago coexistieron separadamente, sin vínculo, y en modo alguno resultaron amigable ni equivalentes, por el contrario se aprecia distanciamiento por los procedimientos utilizados.

Con todo, en la correspondencia de masones probados no se da tratamiento de Hermano Masón a O’Higgins.

Entre otras actitudes repudiadas por la masonería chilena se cuenta la sumisión de O’Higgins ante la Iglesia Católica Apostólica y Romana, la carta del prócer chileno al Papa Pío VII que se cita a continuación habla elocuentemente por sí sola.

Beatísimo Padre:

Desde que el Estado chileno libre e incólume, con el auxilio divino y por el consenso de los pueblos, de toda dominación española y extranjera, me eligió con los sufragios de todos, Director Supremo o Primer Magistrado, ha sido mi principal deseo y el de todos los ciudadanos, el ofrecer a Vuestra Santidad el testimonio de humilde y cordial reverencia y de eximia benevolencia.

Siendo así que la ley fundamental de la constitución chilena ha determinado que se ha de observar con exclusividad la Religión Católica Apostólica y Romana, y siendo así también que los nuevos acontecimientos civiles piden nuevas relaciones en los asuntos eclesiásticos, enviamos para todo esto al honorable ciudadano doctor don José Ignacio Cienfuegos, Senador del Estado, Arcediano de la Iglesia Catedral de Santiago, ex Vicario General de la misma diócesis y distinguido entre los más notables con la Legión de Mérito de Chile, como legado y Plenipotenciario ante Vuestra Beatitud, para que en todo lo que pidiera en nombre del Estado, se le dé plena fe y principalmente cuando dé testimonio acerca de mi fe, religión y afección y de la de todos los órdenes del Estado y cuando me ofreciere a mí a vuestros pies como hijo humildísimo y obsecuentísimo.

 

NELSON MORALES B.

nmob@vtr.net

21-01-2001

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

LA LOGIA LAUTARINA Y OTROS ESTUDIOS SOBRE LA INDEPENDENCIA

Jaime Eysaguirre (1973)

LA LOGIA "LAUTARO" Y LA INDEPENDENCIA DE AMÉRICA

Antonio R. Zúñiga, Director de la Biblioteca de la Masonería Argentina (1922)


VEA Y FIRME NUESTRO LIBRO DE VISITA
PARA ENTRAR DEBEIS TOCAR Y HACER UN CLICK AL 
 LIBRO  QUE APARECE ABAJO

DELE CLICK PARA ENTRAR AL LIBRO DE VISITA

Hosting by WebRing.