A Propósito, Acerca de Caín y Abel . . .

Un artículo interpretando la historia de Caín y Abel
en una manera nueva.

Por Cristo Rey

¿Quiénes fueron Caín y Abel?¿Qué es la "Rivalidad de Hermano"?

      El propósito de este artículo es intentar la contestación a estas preguntas considerando el significado intencional de los relatos alegóricos sobre la Creación en el Libro de Génesis. Es la creencia del autor que tomando estos relatos alegóricos como literal, el intérprete o lector se roba a si mismo y a otros del significado rico y verdadero intencionado en estos relatos. Sabemos que Jesús el Cristo utilizó alegorías (en sus parábolas) para impartir la comprensión rápida en el oyente; igualmente, los relatos sobre Adán y Eva, y sobre Caín y Abel, son alegórias con el uso de figuras simbólicas, y estan destinados a transmitir conceptos que eran difíciles de expresar en esos tiempos.

      Los mismos individuos que favorecen para una interpretación literal de estos relatos, colocan al Cristo en el Edén, no como una persona, pero como el alegórico "Arbol de Vida" (Gn 2:9, Gn 3:22), y colocan a Satanás allí como la "serpiente" (Gn 3:1) alegórica, introduciendo así alegoría en lo que ellos de otro modo tratan de convencernos debemos de tomar como relatos literales. No hay consistencia en este enfoque extraño.

      Aunque Nuestro Señor Jesús el Cristo hizo uso extenso de historias alegóricas (las parábolas), muchos líderes cristianos nos ordenan a tomar los más notables de alegorías, los relatos de la Creación, como literal. Jesús a menudo empleó las parábolas para esconder sus enseñanzas de miembros particulares de su audiencia.

¿Quiénes fueron Caín y Abel?

      Los cuatro (4) personajes ficticios, Adán y Eva, Caín y Abel, en los relatos de la Creación en el Libro de Genesis, significan, no sólo en un sentido individual, pero también colectivamente a la Humanidad.

      Caín y Abel fueron los primeros dos hijos de Adán y Eva (Gn 4:1-2). Pero sencillamente interpretado, Caín y Abel representan las primeras relaciones no-sexuales de la Humanidad. Su relación representa el primer ejemplo de los más básico motivos en nuestras relaciones no-sexuales, sociales, e íntimas en la vida. Como ellos son representados como hermanos, el relato transmite la proposición que nosotros basamos todas nuestras relaciones no-sexuales en la vida en nuestras experiencias como hermanos. La naturaleza de nuestras relaciones de hermano originales (o la falta de ellas) determina cómo nos relacionaremos luego en vida con otros no de nuestra familia nuclear.

      Aparte del Pecado Original de Adán y Eva (la Desobediencia del Mandamiento de Dios), hubierón dos (2) otros pecados importantes, uno cometido por Eva, y el segundo cometido por Caín. El primero, cometido por Eva, fue el pecado del engaño, o de mentir, y en su concepto más repleto abarcó también el auto-engaño. Por medio de este muy fundamental de todos los pecados, todos los otros pecados en la vida son hechos posibles, con nuestro descubrimiento que podríamos hacer algo e intentar salirnos airosos sencillamente mintiendo u ocultandolo para esconder la verdad. Con este nuevo instrumento a nuestra disposición, nosotros entonces somos tentados a cometer todos los otros pecados en la vida, con la confianza de poder ocultar nuestras acciones (los pecados) o negarlas. Descubrimos también que podemos engañar a otros para lograr algo que nosotros deseamos.

      El engaño no es totalmente instintivo en nuestra naturaleza, y representa sólo un potencial de conducta o valor adquirido que debemos ser enseñados a llevar a cabo. Ya para nuestra etapa adulta, nosotros hace tiempo nos hemos olvidado quién primero nos enseñó a mentir y cómo engañar a los demas. Fue aprendido . . .

      La rivalidad de hermano fue el pecado de Caín (Gn 4:5-10).

¿Qué es la "Rivalidad de Hermano"?

      En su interpretación más sencilla, la rivalidad de hermano es causada por celos de las posesiones, de los logros, o de las calidades de nuestros hermanos, llevando a un hermano(a) al establecimiento de una relación rival. A diferencia del engaño, la rivalidad de hermano es una emoción o impulso fuertemente instintivo en nosotros. En su concepto más repleto, abarca la competencia, o el procurar obtener lo que sólo uno puede poseer. Caín no podria tener esperanza de poseer las calidades y habilidades de Abel, y entonces empleó parte de los otros instrumentos del pecado aprendido de Eva, su madre, eso es el engaño, el mentir, y la ocultación. El fue también el primer asesino en la Humanidad.

      En los relatos alegóricos, estos dos pecados, el engaño y la rivalidad o la competencia, forman la base de todos los otros pecados de la Humanidad. En estos dos pilares, descansan todos nuestros otros pecados.

      El proceso mental original fundamentando estos pecados, que representa no una acción pero una intención deliberada para pecar, el escoger para pecar, nos lleva a una deliberación intelectual pero manejada emocionalmente. Esta deliberación es un ramificar de pensamientos en nuestras mentes, llevandonos a dos alternativas, para pecar o no pecar, hacer lo bueno o hacer el mal. Esta deliberación ramificada de pensamiento es representado en el relato alegórico de la Creación en el Libro de Genesis como el "Árbol (de la fruta del conocimiento) de la ciencia del bien y del mal" (Gn 2:9). Probando ambas frutas, eso es deliberando para alcanzar las alternativas, mientras avanzamos por la ramificacón de pensamientos, nosotros nos inclinamos a escoger el uno, el mal, en preferencia al otro, lo bueno; habiendo aprendido el instrumento del engaño, y de la posibilidad de engañar, nos prepara o nos condiciona a nuestra elección inevitable. Tal fueron los pecados de Eva y de Caín. . . Y por la consecuencia, los nuestros.

Comida para la Mente

      Aún hace 3,600 años, alrededor del tiempo que los relatos de la Creación del Libro de Genesis fueron escritos, se observava que esos humanos que escogen en su mayor parte lo malo comparten muchas características con reptiles vivos (serpientes). Esta fue la razón porque incluyerón la "serpiente habladora" en el relato (Gn 4:1-2).

      Toda evidencia indica que la serpiente estaba dentro de Eva, probablemente en su mente, ya que ella era la única que podria verla y oírla, Adán no podria hacerlo. Eva, de manera típica reptil, engañó a Adán. Esto, el relato nos revela simbólicamente (Gn 2:25, porque la mujer descubre que aún en su plena desnudez ella podria ocultar fácilmente su excitación sexual o disimularla en su falta; Adán como hombre no podria hacer ninguna de las dos. Esta observación dirigió a la mujer a descubrir que ella podría fingir el despertar de deseo sexual o su falta, el hombre Adán no podria detectar la realidad de esto y así podría ser engañado fácilmente por ella. Ella podria, por ejemplo, fingir el despertar de deseo sexual para iniciar la actividad sexual para el placer de Adán en la esperanza de obtener favores de Adán para ello. Siguiendo esta ramificación de pensamientos, ella descubre millones de diferentes maneras de engañarlo, y así converserlo de todo tipo de cosas para su aparente beneficio. Por estos medios, ella se reveló como una "serpiente habladora."

      Adán quizás no quedo ingenuo acerca de lo que estaba pasando por largo tiempo, y quizás había solicitado que Eva le enseñara a el como ocultar también su excitación sexual (erección) para poder esconder el despertar de sus deseos sexuales, como defensa contra los engaños frecuentes y costosos de parte de Eva. No pudiendo ayudarlo a controlar la franqueza y la evidencia de su excitación, Eva concibe la idea de cubrirses su desnudez a si mismos con delantales de hojas de higuera(Gn 3:7).

      Esta interpretación ayuda a explicar y a reunir los simbolismos del árbol del conocimiento del bien y el mal, la serpiente, el engaño, los delantales de hojas de higuera, y la caida de Adán, para producir el Pecado Original, la Caída de la Humanidad.

      Los simbolismos en la historia de Caín y Abel, con respecto a la rivalidad de hermano, los celos, y la competencia son más explícitos y no necesitan interpretación especulativa.


Aunque retengo los derechos de autor sobre las ideas expresadas en este artículo, los lectores pueden citarlas y acreditar las citaciones con apropiada referencia. Sin embargo, le extiendo mi permiso a cualquier lector a copiar e imprimir el artículo, y distribuir las copias extensamente pero sin cargo monetario alguno. - Cristo Rey



© 1997 alcala7@hotmail.com

Revisado: 11/01/07

Counter

Hosting by WebRing.