Estadísticas web

 

 

RRRiu

 

AGREGAME A TUS FAVORITOS

ADD ME AS FAVOURITE

 


DE LAS CORONAS CON CUERNOS A LAS PIRÁMIDES

COLECCIÓN: "REVISION CULTURAL" (Desde / Since 1978)

COMERCIAL  NON  PROFIT

**intro**

PRESENTACIÓN

Las culturas de la antigua Mesopotamia fueron siempre de mi mayor interés. Los numerosos libros adquiridos en mi juventud sobre el tema, los he conservado a pesar de haberlos dejado profusamente subrayados, siendo casi impresentables. Me gusta considerarme un vocacional sumerólogo (rama de estudios: cuneiformista). Por mi amor a la historia de Mesopotamia me referiré tanto a aspectos concretos de su cultura, como la su influencia entre sus países vecinos.

Por casualidad, tuve ocasión de visitar una exposición itinerante de arte sumerio donde me encontré, cara a cara, con una cabeza humana de tamaño natural, hecha de piedra negra muy dura (diorita), y finamente pulida. Era la cabeza descubierta del rey Gudea de Lagash. Fue un En, o Ensi (rey-sacerdote) del “País de Sumer” que destacó por ser el constructor de dieciocho palacios y un zigurat(o zigurat). Los sumerios se llamaron a si mismos “cabezas negras”, y en mi caso aquella escultura era exactamente lo que de ellos había leído.

A mediados del Tercer milenio a.C. (Dinástico temprano) en Mesopotamia se eligió una corona con cuernos para mostrar el aspecto divino de las representaciones antropomórficas de sus poderosos dioses, tratando de expresarlo visualmente. Al principio consistió en una diadema, sobre la cual se fijó un par de cuernos. En el período siguiente la magnificaron, de modo que eligieron un soporte troncocónico elevado, al que adosaron exteriormente varios pares de cuernos superpuestos, formando gradas horizontales unas encima de otras. Así manifestaban que el poder y la jerarquía de sus representantes en la tierra también eran divinos, resultando evidente para todos al ver el número de hiladas de cuernos de cada corona. Su aspecto se debió de relacionar con la altura del zigurat, que para ellos, habitantes de una tierra llana, sería como una “montaña sagrada”.

FOTO: GRÁFICAS ESTRUCTURAS DE TERROR

** coronas **

La mayoría de la gente no recuerda cosas, ni sabiendo leer y escribir perfectamente. Otras personas explican lo mismo que oyeron contar a sus abuelos, como si lo  pontificasen, por lo que, seguramente les costará entender que yo aquí pretenda remitirme a unos tiempos tan remotos. Se han descubierto vestigios de lo que he estudiado; así como también existen miles de escritos sobre arcilla que, debido a los incendios de algunas bibliotecas, las tablillas cuneiformes se recuperaron vidriadas por cocción. Los palacios de Asiria, por ejemplo, tuvieron una; y, siendo los más guerreros de la historia, cada nuevo rey ordenaba construir su propio palacio, incluso cuando seguían viviendo en la misma ciudad. Fue el caso de Nimrud: Un palacio lo construyó el rey Assurnasipal II (883-858 a.C.); otro Salmanasar III (858-824 a.C.); y también el hijo del rey Sargón II, llamado Senaquerib (705-681 a.C.), que deportó miles de israelitas a Asiria (Reyes II: 17-6). Por otra parte se han recuperado otros testimonios escritos, como el “Monolito de Kurkh”, de 2,21 m., (Museo Británico), informando de que Salmanasar III hizo constar haber derrotado a una coalición de pueblos, entre los cuales estuvieron los hebreos, hecho por el cual se sabe que en Asiria entonces a Israel se lo llamó Ajab.

Las personas que sentaron las bases de nuestra civilización fueron los sumerios. Los libros muestran fotos con su cabeza afeitada, por lo que no se confunden con los peludos semitas que ya ocupaban Sumeria antes de su llegada. Entre los núcleos antiguos de El-Obeid (Al-Ubaid), Ur y otros de la zona, crearon la muy sorprendente cultura sumeria, de la que aún hoy nos seguimos beneficiando.

En esta investigación sobre la antigua Mesopotamia me referiré a varios períodos intermitentes de su historia, buscando rastrear las raras coronas con cuernos de sus dioses, incluidos los más antiguos. En efecto, eran unas divinidades que pudieron ser reconocidas por el número de filas de su tocado de cuernos, representación de su poder y su jerarquía, y aquella norma aún hoy sigue siendo de gran ayuda ante cada nuevo hallazgo de sus obras de arte. Mi interés por las primeras culturas de la humanidad me llevó a indagar el simbolismo de las divinas coronas con verdadero placer; y más, después de constatar que con anterioridad nadie se ha detenido en justificar su trascendencia.

Para hacer evidente la complejidad del desarrollo histórico de Mesopotamia, advertiré que fue una zona donde se veneraron unas 3.600 divinidades, muchas de ellas emparentadas. Cada divinidad cambió de nombre a lo largo de la historia, según el siglo y la ciudad donde fueron entronizadas. Incluso en un mismo periodo la misma divinidad podía ser adorada en una ciudad-estado, y ser casi desconocida en otra. En estas páginas me limitaré a presentar poco más de una docena, y no ocultaré mis preferencias.

Los argumentos para relacionar las coronas de los dioses de Mesopotamia y las pirámides de Giza, exige tener una mente abierta, permeable y las ideas muy claras;...y más si se quiere conseguir que la lectura sea amena. Para afrontarlo, propongo una metáfora de mi planteamiento. Imagínense que yo tengo la necesidad de cruzar un río, de una orilla a otra, sin ser arrastrado por la corriente. La “orilla de partida” es la zona del sur de Mesopotamia, y el objeto de mi interés es un periodo de milenios de duración, cuando se produjeron grandes revulsivos, tanto bélicos como religiosos, pero sobre todo sociales. Adviértase que en la antigua Mesopotamia actuaron veinticinco pueblos de diferentes razas y lenguas, algunos repitiendo invasiones y otros de forma tangencial, puesto que si unos acabaron adaptándose, otros se fueron después de saquearlo todo. En síntesis, en los comienzos de Sumeria distingo tres periodos:

---El primer período pre-sumerio, se inició con una civilización agrícola de emigrantes de lo que después fue Persia. Visto el descubrimiento a comienzos del siglo XXI de la Cultura Jirotf, probablemente llegarían navegando en balsas, costeando la orilla oriental del Golfo Pérsico. Más de 100 artefactos de Jiroft, de 5.000 años de antigüedad, que habían sido excavados por saqueadores durante los últimos años, se exhibirán en Teherán después de ser confiscados por la aduana británica el verano pasado y devueltos a Irán el mes de enero.

---Otra invasión semítica posterior, también procedente del actual Irán, marcó una fase intermedia, al mezclarse con los que ya vivían en Sumeria, los cuales resultaron culturalmente muy enriquecidos, porque los migrantes traían sus carros de transporte.

---Por último, aquella civilización se volvió urbana y alcanzó un gran apogeo, expandiéndose culturalmente hacia el norte, siguiendo la dirección contraria a las corrientes de sus dos grandes ríos, lo que la transformó en un primer imperio.

Cuando los arqueólogos excavaron la parte norte de la antigua Mesopotamia, tenían muy beneficiosas sorpresas. Sabiendo que con los milenios se habían desviando los cauces de los ríos, desenterraban ciudades (tell); algunas les eran desconocidas, y otras que llamarían “muertas”, pero iban recuperando tesoros de todo tipo. Por otra parte, también la sequía habría provocado que si por una parte la arena enterraba ciudades, por la otra también las desenterraba. Los arqueólogos del mundo occidental tenían la atención puesta en aquel bíblico sector de Oriente Próximo, y los museos acumulaban numerosos datos y objetos de arte de un valor incalculable.

La historia de Mesopotamia es mucho más variada que el relato del Egipto faraónico casi monocromático, pero hasta ahora nunca encontré ningún detalle que me motivase para investigar, y en cambio sí que presenté novedosas ideas sobre Egipto. Las divinidades sumerias las dejé de lado, después de quedar convencido del paralelismo de sus mitos con aquellos que fueron recogidos muchos siglos más tarde en la Santa Biblia. En 1872 Eberhard Schrader se preguntaba si, en alguna época ancestral, habría habido conexión entre Babilonia y la Biblia. Para empezar, algunos textos, tenidos por sagrados, fueron escritos por el sacerdote judío Esdras durante su cautiverio en Babilonia. Al haberlo contrastado ya me sentí satisfecho, y ni se me pasó por la mente buscar más misterios religiosos de la antigua Mesopotamia. Era cosa de profesionales.

Ahora me empuja a manifestarme el descubrimiento de un yacimiento llamado Jirotf, ubicado en el S.W. de Irán, cerca de una zona muy fértil, pues tiene cerca un gran lago y también una montaña de más de 3.000 m. de altura que los separa del prelitoral del Golfo Pérsico; allí donde más se estrecha frente Dubai (Omán). Permaneció inédito durante milenios, hasta que una gran riada lo reveló al concluir el siglo XX. Súbitamente apareció una nunca imaginada cultura, la cual, al evolucionar la excavación de campo, podría suceder que dejase en entredicho el mérito de los sumerios de haber sido la “Cuna de la civilización”. El zigurat (en iraní, Zoggurat) de Jirotf, también llamado de Konar Sandal (una población mucho más al norte), apareció al excavar dos colinas artificiales, que están dos kilómetros separadas. La primera reveló un centro de culto de dos pisos, fortificado por un muy ancho muro. Se construyó aproximadamente en 2.200 a.C.. La otra colina cubría una estructura del dicho zigurat, quizá la más antigua conocida, puesto que el zigurat de Ur lo construyó el rey Ur-Nammu. Ambos montículos y la ciudad, se dataron en la Segunda mitad del Tercer Milenio a.C., fueron el centro de una vasta zona urbanizada.

El yacimiento de Jirotf merece atención pues, de todos los núcleos del Irán, pudo haber sido la enigmática ciudad de Aratta (o Marsashi, ya que quizá pudieron ser la misma), citada en textos sumerios porque se habían negado a pagar tributo a la ciudad de Uruk. Por la proverbial riqueza de sus obras de arte, Jirotf ya está siendo apodada la “Pequeña Mesopotamia”, debido a que los rasgos de artísticos resultan ser muy parecidos. Sin ninguna duda fueron gente letrada, aunque su bello alfabeto (que estoy descifrando) es completamente autóctono, pero atractivo por la simplicidad de sus palabras (más que letras), dibujadas con formas geométricas sobre el barro oscuro. De entre los vestigios recuperados de aquel ancestral núcleo urbano, con más de cuatro milenios, no se ha podido descubrir ninguna corona con cuernos; en cambio, su cerámica la decoraron con varios dibujos de Zigurat.

Los montículos de Konar Sandal oficialmente se excavaron en febrero del año 2.003, aunque desde antes del año 2001 en las tiendas de anticuarios aparecieron unas raras piezas que procedían de misteriosas excavaciones ilegales. Es evidente que tallaron piedras semipreciosas con gran maestría; así como decoraron cerámicas con profusión de figuras de serpientes y otros temas que eran parecidos a los del arte sumerio. Cuando miles de objetos de arte salieron clandestinamente al mercado internacional, entre los arqueólogos se produjo una gran confusión. Al interrogar a los clandestinos, se averiguó su procedencia cerca de la ciudad de Marhashi, ya se sospechó que la civilización Sumeria no habría nacido tan súbitamente como se había creído.

Sumeria tuvo un dominio magistral de una expresión plástica tan rotunda, que no podía haber nacido de “la nada”, y tan prematuramente, ya que en aquellos años el arte egipcio aún estaba ensayando lo que habría de ser su línea clásica. En Jirotf una grave sequía mató de sed a sus habitantes, hace unos 4.000 años. Una excavación determinó que la causa habría sido un súbito cambio climático acontecido hacia el año 2.200 a.C.. Este mismo periodo catastrófico a nivel mundial, ya lo expliqué al presentar las pirámides de Giza, como dos platos de una balanza solar, o cósmica. Los colapsó totalmente al final de la Cuarta Dinastía, y duró doscientos años. Los recuerdos, y también los símbolos, se olvidaron (y hasta despreciaron). Los egipcios que sobrevivieron, posteriormente dispusieron (y nos legaron) tan solamente sus propias interpretaciones, que creo que fueron bastante inocentes. La prueba de que lamentaron la gravedad de tan lamentable olvido, fue el hecho de que, a partir de la Cuarta Dinastía a.C., las pirámides de Egipto fueron decoradas interiormente con inscripciones. No obstante, los antiguos egipcios tuvieron siempre muy claro lo siguiente: Vivieron empeñados en mantener un equilibrio; aunque eso fue un antiguo legado;…y probablemente anterior a la cultura sumeria.

FOTO: PRINCIPALES TIPOS DE CORONAS "DIVINAS"

** arte sumerio **

 

LAS CORONAS CON CUERNOS ADOSADOS

Mi hipótesis acerca las coronas de cuernos tiene poco que ver con lo que se ha traducido de las tablillas de arcilla recuperadas de la antigua Mesopotamia, implicando a divinidades provenientes de otro planeta. Fueron conclusiones del astro-arqueólogo Zecharia Sitchin (1.922), de origen ruso. Al final incluiré una nota recogiendo la “cronología antidiluviana”, que él propuso para explicar una intromisión extraterrestre en varias zonas del planeta Tierra. Sus conclusiones me resultaron dignas de la mayor atención, incluso después de haber reflexionado también sobre los argumentos de sus opositores.

Me interesa el motivo de haber distinguido con cuernos las artísticas coronas que aparecen esculpidas sobre las cabezas de sus dioses desde tiempos inmemoriales. La corona con cuernos se desarrolló en Sumeria, y en el resto de Mesopotamia, para simbolizar el carácter divino de unos enigmáticos seres. Al principio, la imagen de un dios fue distinguida con una simple diadema, sobre la cual se fijaba una cornamenta.

En el período siguiente, los cuernos se estrecharon para poder incluir varios pares formando escalones. La forma y distribución de las costillas humanas ofrecerían una estructura con eficiente armazón para ser copiado. La corona típica de las divinidades, por debajo de los cuernos tenía forma de alto vaso troncocónico invertido. Hasta el siglo VII d.C. la tiara de los obispos católicos tuvo esa misma forma, la cual sustituyeron por una Mitra, cuya forma de letra “M” mayúscula, vista horizontalmente evoca la silueta de los senos femeninos (de la diosa); o si se prefiere, el perfil de una boca de  serpiente; un animal que las diosas también tuvieron asociado.

No sólo las divinidades político-religiosas de Mesopotamia aparecen representados gráficamente con una corona cónica, como el típico gorro turco, pero más alto y adornado exteriormente con varias parejas de cuernos superpuestos. En el arte mesopotámico las diosas llevaron dichas peculiares coronas quizá antes que los dioses. Tanto la diosa Lilith, como del resto de divinidades, sus superpuestas hiladas de cuernos de toro mantuvieron la misma separación y proporción de espacio, recordando la estructura exterior de un zigurat.

Entre los agricultores de Mesopotamia el toro se relacionó durante miles de años con una constelación, y posteriormente con el renacimiento de la especie humana, debido a su gran poder fecundador. Según defendió la doctora Dorothy Camera: El toro y la mujer estuvieron estrechamente relacionados durante el período Neolítico, debido al gran parecido de los cuernos con la forma del útero y las Trompas de Falopio del aparato reproductor femenino”.

Además de valorar la fuerza de un toro, todas las culturas de la antigüedad consideraron los bóvidos como el máximo exponente de su sistema alimentario. No ha de extrañarnos que la letra capital de los primeros alfabetos coincidiesen en dibujar la primera letra “A” fijándose en sus cuernos ¿Cómo no habían de influir sus peligrosos atributos en la forma que habían de tener las coronas para sus dioses?

La primera iniciativa fue asociarlos al dios Enlil que lo convirtieron en su símbolo, y Enlil mismo lo llevó de sobrenombre o apodo. Lo justificaron explicando que Enlil había llegado a la Tierra, durante el equinoccio de primavera, procedente de la constelación zodiacal justamente llamada “El Toro”. Posteriormente buscarían en tal cúmulo de circunstancias la inspiración para erigir el sagrado diseño de un elevado zigurat. Por simple que pueda parecer, fue una asociación de ideas, pero que acabaron por hacer levantar en Egipto unas pirámides, tan descomunalmente grandes, que parecen querer desafiar el paso del tiempo.

De tiempos anteriores al Diluvio Universal se recuperaron, además de los dibujos de la fase pictográfica (Cuarto Milenio), muchos escritos cuneiformes, así como muy numerosas pruebas de que hubo interacción entre unos supuestos “dioses” y los hombres. Después de anegarse la Tierra, aunque no se completó la aniquilación de la Humanidad, sí que se evidenció un cambio efectivo, dado que la gente vivió como huérfana. Pero aquellos “dioses” regresaron, comprobándose que fueron muy humanos. En efecto, sorprendentemente demostraron que eran capaces de amar, de ser honestos, de ser depravados, de aterrorizar, odiar, divertirse, y hasta capaces de volar;…con alas, o como fuese.

Habían pasado tantos siglos que, incluso sin que hubiese habido un Diluvio Universal, las ciudades de Ur, Acad, Uruk, etc., habrían podido quedar sepultadas y desaparecer como si no hubiesen existido. Decidieron excavarlas cuando la zona pasó a ser del dominio inglés (1.921) -más abiertos que los anteriores turcos-, siendo cuando aparecieron ladrillos con inscripciones que parecían huellas de pisadas de aves. Al haber superado una profunda capa sedimentaria de varios metros de lodo, decidieron seguir excavando, con el resultado de que más abajo apareció el mismo tipo de cerámica. Al seguir bajando todavía más de nivel, se encontraron con vestigios del Cuarto Milenio a.C.  de una cultura desconocida, siendo bautizada “Pueblo X”. Era obvio que procedían de Susa, que era la capital de la vecina Elam. Se averiguó que, hacia el año 8.000 a.C., en la zona había existido la primera ciudad agrícola, llamada Ali-Kosh. Encontraron también allí muchas figuritas de barro, esbozando formas de estilizadas mujeres desnudas, las cuales tenían cabeza de serpiente, al igual que los hijos que sostenían en sus brazos. Se dataron en el Cuarto Milenio a.C..

La exaltación de la sexualidad, cuando se dependía de la fecundidad en todos los ámbitos, promovió orgiásticas fiestas multitudinarias, pues las creyeron imprescindible para garantizar el renacimiento anual de los árboles frutales, y el mágico brotar de nuevas cosechas. La figura central de los aquelarres sagrados, con muy gran despilfarro de energía comunitaria, siempre fue el toro, armado con sus muy peligrosos atributos, afilados como colmillos. Eran tiempos en que al toro aún no le habían asociado nada demoníaco; todo lo contrario, por lo que las coronas de las divinidades de Mesopotamia se homologaron, adornándolas exteriormente con cuernos formando gradas superpuestas.

Aquellas simbólicas cornamentas interesarían poco a los arqueólogos, limitándose, como mucho, a registrar los años y lugares donde aparecieron. Apenas han sido comentadas en los libros, mientras que en mi opinión tienen una extraordinaria importancia, y no sólo por su asociación al diseño de los zigurats. En su tiempo los reyes, sacerdotes, y seguramente antes los chamanes, para simbolizar a sus dioses se habrían puesto de acuerdo en llevar cuernos en sus cabezas; y hasta los lucieron forrados de finas planchas de oro. Tampoco sería imposible que hubiesen existido “dioses”, y hasta humanos que tuviesen dos cuernos, como fue el caso del “Hombre de Shimla” descubierto en 2.003. A mi me recuerda a los supuestos alienígenas que fueron vistos en Brasil con tres protuberancias sobre su cabeza. Los dioses astados son un mito, en efecto, pero tan universalmente extendido, que cabría preguntarse si alguna vez, en algún sitio, existió una raza con cuernos naturales en la cabeza de los varones. Durante el Renacimiento, al divulgarse una escultura de Moisés, esculpida por el genial Miguel Ángel, con un par de cuernos su cabeza (llamados “vectores de fuerza”), pudo tener relación con el mito ancestral.

TERRORÍFICOS ATRIBUTOS SUPERPUESTOS

**zigurat**

SUMERIA, O PAÍS DE SUMER, AL SUR DE MESOPOTAMIA

La civilización sumeria insólitamente fue una sociedad muy avanzada que apareció, hace unos 6.000 años, en lo que hoy conocemos como Irak meridional, entre los ríos Éufrates y Tigris. Protagonizaron un sorprendente florecimiento en todos los campos del saber, gracias su avanzada tecnología, sus artes, estructuras sociales, etc., llegando a convertirse en una floreciente civilización (hacia el 3.500 a.C.), y sentando las bases de la nuestra. Los sumerios se aparecen hoy día como si hubiesen sido unos prematuros sabios, de cuyos ancestrales conocimientos se ha venido aprovechando continuamente el mundo civilizado, puesto que ellos fueron los primeros que lo urbanizaron, siendo después imitados por todos los países que les fueron vecinos. Los sumerios no evolucionaron más, debido a que la absoluta sumisión a sus divinidades les mantenía sus mentes en un bucle, del que no fueron capaces de salir.

A partir del año 3.200 a.C. comenzó la primera revolución de las ciudades-estado, precursoras de los primeros imperios de Mesopotamia, la “zona de paso” más conflictiva del mundo antiguo. Sumeria limitó por el sur con el Golfo Pérsico, y pasó mucho tiempo antes de tener su límite norte en la ciudad de Babilonia, que fue su poderosa capital por voluntad de su conquistador, el sumerio rey Sargón I de Acad (2.370 a.C.), el Primer Emperador de la historia, por haber dominado desde el mar Mediterráneo hasta Elam (Irán).  El Imperio Acadio (sargónida) dominó además de Sumer, buena parte de Elam, pero sólo justo antes de llegar a Susa, su capital. De la infancia de Sargón I “el Grande”, recordemos que se explicó lo mismo que la Biblia informa referente al nacimiento de Moisés. Sargón I reinó en el período Protoliterario, cuando comenzó la realeza, coincidiendo con el declinar del poderío acadio (que eran nómadas desplazados desde Arabia) y el renacimiento del arte sumerio.

Mientras el poderse alternaba entre los sumerios y los acadios, en el sector norte de Mesopotamia los asirios crecían en poderío, hasta que demostraron ser capaces de enfrentarse, y vencer, al rey Hammurabi de Babilonia. De hecho comenzó su máximo esplendor hacia el año 2.004 a.C.; y Asiria entre 1.813 y 1.780 a.C., hasta que de nuevo Babilonia se impuso en las tierras norteñas de la “Media Luna Fértil,”;… pero también los asirios regresaron en el 1.200 a.C..

MESOPOTAMIA, CUANDO UR ERA “PUERTO DE MAR”

** mapas irak **

Los sedimentos de los grandes ríos Éufrates y Tigris apartaron la línea de la costa cada vez más, por lo cual el mar actualmente está 12 km. alejado de sus ruinas. Se ha comprobado que ya hace cuatro milenios que aquella ciudad fue puerto de mar. Sus habitantes eran expertos marineros que ya utilizaron velas en sus balsas veintiún siglos antes de Cristo. A su experiencia debió ayudar el hecho de que aquellas aguas al norte del Golfo Pérsico entonces estaban muy salpicadas de islotes, cada uno capaz de acoger a una familia en barracas de cañas arqueadas, de donde procede el ritual de fijarlas con “clavos”.

El primero que descubrió la civilización sumeria entre los dos grandes ríos Éufrates y Tigris, del sur de Mesopotamia, fue un médico francés llamado Paul Emile Botta (después cónsul en Alejandría). Rápidamente los vestigios arqueológicos fueron apareciendo y también tesoros. Sorprendentemente, excavar en Sumeria podía ser tan lucrativo como lo estaba siendo excavar en Siria. Las varias tumbas reales de la ciudad de Ur, resultaron ser del periodo Protodinástico (2.600 a.C.), que fue el más brillante de Ur. Sus tesoros fueron muy enriquecedores en todos los sentidos, llegando a ser aquellas tumbas tan famosas como actualmente aún lo sigue siendo la tumba del faraón niño Tut-Ank-Amon, en Egipto.

Los reyes sumerios eran autócratas. Además del poder sobre los súbditos, también eran sacerdotes. Cada uno tuvo plenos poderes en su ciudad y en su templo. Ellos hicieron la “Revolución urbana” respecto a las aldeas sirio-anatólicas que les habían precedido. La clave de su éxito se debió a que se vieron forzados a mejorar sus documentos, porque la escritura cuneiforme ya existía desde el año 8.000 a.C., consistente en fichas con símbolos para contar, que realizaban presionando una superficie plana, de arcilla, con el extremo de una caña partida a lo largo (biselada). Los pictogramas numéricos, y ciertas frases, no se realizaron hasta finales del Cuarto Milenio.

Para dar una visión instantánea de la muy ingeniosa capacidad de los sumerios, diré que ellos inventaron la medición del tiempo, que hoy es universal en todos los relojes (no digitales), así como los 360º utilizados para la medición de cielo y del globo terráqueo. En Sumeria rápidamente desarrollaron el urbanismo en todos los núcleos de población; población que se dividía en tres clases sociales: Libres, semi-libres y esclavos. Entre las mujeres de los primeros, fue preceptivo que se cubrieran la cabeza con un tocado, algo que les estuvo prohibido a las demás.

LOS TRES PRINCIPALES GRUPOS ÉTNICOS

Al estudiar específicamente las coronas con cuernos de los dioses mesopotámicos, me remito a períodos históricos intermitentes de la zona. Los principales fueron tres:

---Los asiáticos, procedentes del sur de los montes Zagros (elamitas, sumerios y hurritas).

---Los semitas, desde el 6.000 a.C., que fueron los antepasados de los árabes y judíos.

---Los indoeuropeos, llegados de Occidente (hititas, medos y persas).

Los hititas, habitantes de la actual Turquía, adoptaron todos los dioses de Mesopotamia (excepto Marduk, o Marduck), y de su genio tampoco se puede dudar, al haber sido los primeros en trabajar el hierro (1.500 a.C.). A dichos vecinos hititas hay que recordarlos porque en el 1.600 a.C. arrasaron Babilonia, después de lo cual, los cassitas, que habitaban en los montes Zagros, tuvieron fácil conquistar Babilonia, y dominarla durante cuatro siglos. A ellos los echaron de Babilonia los asirios un siglo después.

La inteligencia de los sumerios está bien demostrada gracias a sus todavía muy útiles matemáticas, y unos precisos conocimientos astronómicos, que se puede relacionar con templos escalonados llamados zigurat. La palabra proviene del babilonio "zaquru", y significa "estar alto, o elevado." Eran como arquitectónicos montículos, en cuya cima construyeron un santuario. Sus superpuestas terrazas escalonadas debían alcanzarse subiendo una empinada escalera central. Algo muy difícil cuando, al evolucionar los zigurats, se elevaron hasta parecer montañas artificiales, que pintaron de colores rojo y azul, para poder distinguir mejor cada diferente nivel. Sus cuatro caras  las orientaron en función de los puntos cardinales.

En Mesopotamia la forma de alcanzar el cielo era subiendo las escaleras de los zigurats, de los cuales sólo quedaron algunas terrazas inferiores. Cuando se magnificó el zigurat de Babilonia, en tiempos del rey Nabuconodosor II (605 a.C.), midieron igual la altura total y la longitud de la terraza inferior. Ésta fue la pintada de color negro; pues, para proteger de la erosión cada primera mastaba, se la había impermeabilizado pintado el alto muro exterior con brea (un derivado del petróleo). Por otra parte, resistieron aún mejor el paso del tiempo, al haber quedado enterradas bajo los escombros de lo que habían sido sus terrazas superiores.

La cosmología sumeria concibió el mundo y el firmamento surgidos de un Océano Primordial. La religiosidad de los semitas acadios dio un giro a las creencias sumerias. La Creación del mundo, en sus fuentes, la encarnó la diosa Nammu, que había dado vida al cielo y a la Tierra, cuando estaba siendo muy castigada por las catástrofes naturales. En cambio, entre los babilonios la Creación se debió a las luchas por la supremacía entre los dioses En-Ki y su madre Nammu (“Vagina de la Tierra”). Los sumerios influyeron sobre los cananeos, antecesores de los hebreos en Palestina. La analogía entre sus mitos guarda muy gran paralelismo, empezando por tener la misma visión del cielo, tanto los sumerios como los hebreos. El Paraíso bíblico, en Sumeria era conocido milenios antes como Dimlum, una tierra que fue limpia y pura. “La tierra de los vivientes”, pues la gente de allí nunca enfermaba ni moría; motivo por el cual, tanto sumerios como babilonios la creyeron ubicada al S.W. de Persia;… y ahora, por fin, se empieza a vislumbrar el por por qué.


FOTO: LAS TEMPLOS CON CUERNOS EN EL ARTE

** sumerian-art **

 

En la Baja Mesopotamia fueron inventadas muchas de las leyendas recogidas en la Biblia, siendo la primera y más famosa el “Diluvio Universal”. Después de haberlo provocado, los Nefilim regresaron definitivamente a su planeta dejando morir ahogados a los humanos. Pero sucedió que En-ki (Príncipe Ea) avisó al patriarca Noé (Noah, en hebreo) para que construyese un arca flotante que fuese suficiente espaciosa para que cupiesen todas las especies, a fin de que pudiesen sobrevivir a la futura inundación del mundo.

Noé, fue el mismo personaje que en Sumeria se llamó Ziusudra, (Utnapishtim en acadio, y Altra-Hasis entre los babilonios), sería el padre de toda la Humanidad postdiluviana, confirmando que, al menos uno de aquellos dioses, En-ki, quiso que sobreviviera la especie humana creada por los llamados Anunnaki. Incluso concedió a todas las personas la capacidad de aprender a “divinizarse” siguiendo unas simples directrices. Si su hermano el dios Enlil fue recordado como aquel que provocó el gran Diluvio, En-ki es reconocido como el salvador de la Humanidad, por su oportuna advertencia a Noé. El antagonismo entre los dos dioses entró otra vez en erupción después del Diluvio, porque Enlil decidió que los Anunaki ya no se volviesen a mezclar más con los terrícolas.

El aviso de prevención a Noé actualmente no nos debe extrañar, porque se está previniendo lo mismo, tanto en el Norte de Europa, como en el S.W. de los EEUU. Existen grutas bajo tierra para servir de depósitos de información genética de todo lo viviente en el mundo. En ambas culturas se han ido construyendo almacenes biológicos (“Arcas de Noé”) que, independientemente, almacenan semillas y también ADN. Vivimos realmente en una situación precaria a nivel de Humanidad. No me refiero a la inquietante intolerancia generalizada, tanto en cuestiones de los migrantes, como guerras, o al seguro impacto de algún gigantesco cuerpo celeste (que esperamos que tarde mucho en producirse). La peor alarma puede llegar porque nuestro maltratado planeta, ya lleva milenios de retraso en su cíclico cambio de polaridad.

FOTO: GENEALOGÍA DE DIOSES Y PERIODOS HISTÓRICOS

** RESUM **

Las cronologías de los reyes sumerios son conflictivas de concretar, a veces incluso en una misma enciclopedia. Los libros que leí dedicados a las civilizaciones mesopotámicas me revelaron discrepancias cronológicas y para esclarecerlo, me sentí obligado a abrir una ficha individual para cada rey de aquella convulsa zona. El conflicto está en que, los eruditos no solo establecieron una “cronología mínima”, sino que además siguieron otra “cronología ultra-mínima”, otra “cronología media”, y todavía una “cronología ultra-larga”;…dejando a parte la actual datación de los yacimientos arqueológicos. Así sucedió, por ejemplo que: el inicio del reinado del amorrita rey Hammurabi se dató en 1.704, en 1.848 y en 1.900 a.C. Y eso a pesar de atribuírsele el primer código de leyes;…lo cual también fue mentira, porque él pudo consultar, al menos, otros tres que fueron anteriores.

 

FOTO:  PRIMER ZIGURAT, E IDEALIZACIONES

**ziguratizacion**

 

Con el triunfo del patriarcado aumentó el simbolismo viril del toro, como lo demuestran sus largas barbas y más altas coronas. Una escultura sumeria, del Tercer Milenio (Museo del Louvre - París), ya presentó un toro sentado androcéfalo con una ostentosa corona de cuernos. De aquella inspiración es lógico pensar que debieron de copiar sus coronas la diosa Inanna / Ishtar, , con dos filas de cuernos, como tantos otros dioses de Sumeria y otras partes de Oriente Medio.

Los reyes de Mesopotamia, ante sus súbditos, habían encontrado una idea óptima para asimilar su poder a la fortaleza del toro. El dios Enlil tuvo su figura asociada a la fuerza del idóneo semental, evocando su vigor en plenitud como propio de la realeza. Se representó al rey Naram-Sim, en semirelieve, en un estela de piedra negra, donde, majestuoso, luce una corona de cuernos, al mismo tiempo que pisa, victorioso, a los derrotados soldados enemigos. No eran aficionados campesinos los que peleaban. En un fragmento de estela se muestra soldados de un ejército profesional, participantes en la guerra entre las ciudades de Lagash y Umma (2.500 a.C.). En apretadas filas avanzan lanza en ristre, y tan coordinados como las legiones de la Roma Imperial. Se puede ver que todos desfilaban en posición de combate, protegidos con sus escudos homologados. 

El cuerpo del toro en Mesopotamia simbolizaba el poder fertilizador y la fuerza; su cabeza humana, la inteligencia; sus alas la celeridad; la corona, con varios pares de cuernos, la naturaleza divina de la realeza y el poder; especialmente cuando en Asiria los esculpieron a pares con melena y larga barba.

El dios supremo cananeo también lució una corona con cuernos; y los hititas siguieron copiando aquel simbolismo para que nadie dudase del gran poder de sus dioses “golpeadores”; y lo mismo se puede decir de los muy estilizados cuernos del dios Baal venerado en Siria. En Egipto los llevó la diosa Isis,…aunque la dotaron con dos atributos más acordes con la cabeza de un toro.

FOTO: SIMBOLISMO EN LOS KUDURRU

** kudurru **

LOS TOROS Y LOS CUERNOS DE LA LUNA

Los mojones, llamados “kudurru”, en el siglo fueron introducidos en Babilonia por los invasores cassitas. Los más antiguos recuperados se remontan al siglo XIV a.C. (siguieron utilizándose hasta el siglo VII a.C.). Se utilizaron para señalar la entrada de una ciudad; pero, sobretodo, para ensalzar los méritos del rey de turno, así como los de sus dioses. En los kudurrs de Babilonia incluyeron coronas con cuernos superpuestos en las cabezas de sus dos principales deidades. En las grandes festividades, también la llevó el rey de Babilonia, llamado Hammurabi, el más ilustre de aquella dinastía, el cual gobernó más extensión de territorio. Dicho rey absorbió la civilización sumeria cuando creó el imperio semítico de Babilonia; ciudad que él magnificó para hacerla su gran capital. Los “Jardines Colgantes” de Babilonia desde entonces han gozado de fama universal a través de los milenios, por considerarse una de las “Siete Maravillas del Mundo Antiguo”. Después de haber vencido a los asirios, se entró en un período que se ha dado en llamar de las “Ciudades Místicas”, hasta que Babilonia fue conquistada por los hititas. También ellos fueron expulsados de allí por los cassitas del norte (rey Nursil).

Los sumerios vivieron expectantes del movimiento de los astros del firmamento. La luna tiene cuernos, el cielo manifestaba el poder del toro. Obviamente cualquier rey debió desear parecerse a un Toro celestial, y debieron desear coronarse tal como se les mostraban los dioses con cuernos. Incluso lejos de Mesopotamia, cuando querían garantizarse las cosechas aplicaban unos cuernos sobre las coronas de la diosa Astarté y de la negra Isis de Egipto. Los traspasarían a través del toro Apis, que además llevaba un sol entre sus cuernos.

En otra investigación defendí, con buenos argumentos y gráficos documentos, que los ritos para la veneración de un dios cornudo se habrían practicado en el N.E. de la Península ibérica, milenios antes que en cualquier otro sitio del mundo.Reconozco la extraordinaria antigüedad de los vestigios hallados en Oriente Medio, pero no se puede dudar de que el Uro ("Bos primigenius") de la montaña de Montserrat, en Cataluña, fue una impresionante referencia del "Toro-dios tonante" muchíssimo más antigua, por lo que la influencia de su veneración probablemente viajó de Oeste a Este. Su gigantesca y muy gráfica imagen, separada del resto de la montaña, fue la Cuna del fenómeno megalítico probablemente de toda Europa, porque toda la montaña ofrece ejemplos de piedras inmensas caídas sobre otras más pequeñas, de forma que, muy insólitamente, se sostienen formando cuevas, en un equilibrio de megalitos inmensos, lo cual a cualquiera le parecerá una obra imposible para realizarla los humanos.http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/dolmen.html

Pero aunque no existiese ese tan evidente testimonio pétreo, imponente, hoy tenemos otro testimonio de la veneración del dios-toro en los confines de Europa. En efecto, en el extremo sur de la Península Ibérica, se ha confirmado que un Toro-Dios fue venerado por los atlantes, cuyas leyendas informaron que tenían ojos verdes. Quizá con tales antecedentes el emperador romano Augusto permitió que en la bética ciudad de Itálica, cerca de Sevilla (España), fuese venerada una imagen de la diosa Isis. En resumen, por haber regresado los dioses con cuernos a la Península Ibérica, con gran prestigio de santidad, históricamente se habría “cerrado el círculo”.

LOS ZIGURATS DE MESOPOTAMIA

El período Pre-El-Obeid se dató entre el 5.800 y el 5.500 a.C., y entre los años 5.000 y el 4.000 a.C. comenzó período El-Obeid, cuando trabajaron unas cerámicas de colores amarillo y verde. Los templos de las ciudades eran modestos, pero desde sus inicios la arquitectura transmitió conocimientos, al mismo tiempo que forma y luz,; dado que su objetivo fue agradar a sus dioses. Por cierto, hoy esta idea se ha abandonado, al limitarnos a la búsqueda del conocimiento, olvidando lo escrito por el filósofo griego Heráclito de Éfeso (535-484 a.C.):”La armonía oculta es superior a la manifiesta”.

Durante los más de mil años de existencia de la cultura El-Obeid, los templos nunca midieron más de 20 x 10 m. de lado. Eso cambió con la llegada de los pueblos asiáticos para mezclarse con los cazadores-recolectores de Sumer. En la ciudad de Samarra, la dominante en el año 5.250 a.C., el gobierno era sacerdotal-feudal, siendo sus gentes capaces de fabricar arte y herramientas de cobre, inventar el riego artificial para cultivar, tenían rebaños y eran comerciantes que navegaban. Entre el 4.500 y 3.500 a.C. hacían cerámica con el torno típico de los alfareros y dispusieron de velas para sus balsas (se sabe que en el Mediterráneo eran usadas hace 130.000 años). La explosión urbana en Sumeria se produjo hacia el año 4.000 a.C. (época del cobre), y por entonces el sistema de gobierno volvió a ser del tipo sacerdotal-feudal, pero sólo duró cuatro siglos. El-Obeid y Ur, hermanados y con plena compenetración, empezaron su viaje hacia la civilización.

De entre los himnos sumerios, conservados desde hace 4.300 años, hay uno que informa de que en total había 42 zigurats, que fueron: los puentes por donde los dioses llegaban a la Tierra. En el año 3.500 a.C. cada zigurat tenía tres niveles de altura, además del templo en su cima, que tuvo su razón de ser cada fiesta de Año Nuevo. Cada grada cuadrada, desde la más baja, que medía 40 m. de lado, era llamada “fundamento del cielo y de la tierra”. En la cima de cada zigurat parece ser que hubo un techo englobando diversos espacios, el mayor de ellos en el centro, pero todos conectados a una gran sala; lo  cual me recuerda a las antiguas iglesias del arte románico medieval construidas en Europa 3.000 años después.

En mi afán de remontarme a los orígenes de los zigurats, de tan peculiar aspecto, pude averiguar que en Irán se descubrieron varios en 2.016, por los arqueólogos que trabajan en el distrito de Shet (Karaganda, en Kazakhistan). Ellos emprendieron la reconstrucción de aquella pirámide escalonada de las estepas de Sary-Arka hace 3.500 años. Es similar a la de Djoser, en Saqqara (Menfis), aunque está a 6.300 km. lejos de El Cairo. Hay que recordarla, porque es mil años anterior a ella, y fue construida con piedras por la antigua cultura Begazy-Dandybai.

FOTO: ZIGURATS DIVERSOS, Y OTROS IDEALIZADOS

** ziggurat **

Los zigurats, estaban en el centro de un rectángulo amurallado, porque fueron una zona sagrada (en Giza también la tuvieron las grandes Pirámides). Los templos de Sumeria se consideraban como "Máquinas del tiempo”. En sus inicios eran centros de culto cada vez más elevados, porque procuraron hacer ostentación del poder de sus dioses titulares. Ello les obligó a disponer de un mayor número de sacerdotes, de funcionarios y de asistentes. El conflicto de controlarlos, y de organizarlos, se resolvió con la creación de varias ciudades-estado independientes.

Cuando aquella técnica constructiva, que permitía elevar monumentos como si fuesen montañas artificiales, llegó a Egipto, erigieron la pirámide escalonada en Saqqara (Sakara), la cual tiene su base cuadrada y una altura de 61 m. En realidad, es un zigurat que presenta seis mastabas superpuestas, el cual se construyó en dos fases, alrededor de un pozo muy profundo. Había de ser la tumba del faraón Djoser y su familia. Si se hubiese quedado en la primera fase, habría sido una obra mucho más esbelta. Es el único zigurat completo que se ha podido ver, y hay que lamentar que las posteriores interpretaciones de los mismos fuesen tan tardías, debido a lo cual permanece oculta su intencionalidad. De los zigurats en Mesopotamia solo quedó alguna mastaba inferior. El de Ur de Caldea (cerca de la ciudad de Nasirya), en el año 2.000 a.C., tenía 25 m. de altura, siendo gigantesco comparado con los más antiguos. Fueron varias terrazas (mastabas) superpuestas, cada una de ellas con menor extensión, y pintada de color diferente. En su último nivel, por algún motivo los sumerios creyeron que estaba ubicado el “punto de unión entre el cielo y la tierra”.

Un cuadro cronológico de zigurats y pirámides lo publicó Simón E. Daves. Según él, el más antiguo zigurat sería el de Tepe Sialk (en Kashan-Irán), que dató en el 3.000 a.C.; y la pirámide escalonada de Saqqara, hecha por Zoser (Menfis-Egipto) la dató en el 2.610 a.C.. Esta última fecha casi se corresponde con cuando vivió en Uruk, el gran héroe Gilgamesh, que fue también el promotor del primer Parlamento de la historia del mundo. En la Baja Mesopotamia, Uruk llegó a ser una civilización avanzada con respecto a sus vecinas Ur, Nipur, y Kisish. Para situarnos, digamos que según la Arqueología moderna, cuando en Europa se construyeron los dólmenes, Uruk ya contaba con 40.000 habitantes; y en Egipto faltaba mucho para que tuviese lugar la unificación  conseguida por el rey Narmer. Los de Uruk se organizaron, pues, mil años antes de que iniciasen en Egipto la construcción de pirámides, que duró poco más de un siglo. La principal fue la de Keops (en Giza), que E. Daves la dató hacia 2.500 a.C.. Recordemos que el zigurat de Ur (sur de Irak) ya existía hacia el 2.100 a.C..

Sólo en las dependencias del zigurat de Uruk las riquezas fueron independientes del Palacio Real, que tenía en total 135 columnas, pintadas con pequeños dibujos de colores enlazados. Ante todo, habrá que admitir que en su interior los zigurats tuvieron muchas estancias para dedicarlas a diferentes utilidades. Ello debió de ser el principal motivo de que se desmoronaran completamente. Dejaré a parte los saqueos, así como la lógica conflictividad existente entre sus 22 gobernantes, la cual, en Uruk tan sólo se normalizó después del reinado del gran héroe Gilgamesh. Su categoría hizo que lo representasen entre dos dioses cornudos, coincidiendo situar su cabeza justo debajo del llamado el “Ojo del Señor”, el cual parece tener alas para volar. En Egipto ese mismo “ojo divino” lo vemos coronando la Estela de la Esfinge de Giza. Pero parece ser que fue anterior a la cultura sumeria.

Si nos limitamos a la pirámide escalonada más cercana a Sumeria, hoy tan sólo se conserva un pseudo-zigurat. Está ubicado en la ciudad de Zambil (Djoga Zambil, o Chogha, Dur Untash), construido hacia el 1.250 a.C.. por los elamitas al S.W. de Khuzestán (Persia), el cual tenía una altura de cinco gradas. En realidad, tan solo es parecido a un zigurat, pues tiene 45 gradas escalonadas de poca altura. Es cuanto se ha podido ver, y lo demás serían interpretaciones tardías, con diversas formas de acceso. La escalera de Djoga Zambil permitió poder subir hasta su cima pasando por la sombra, puesto que previnieron un recorrido empotrado. En dicha obra, su mayor peculiaridad es que, interiormente, presenta unos laberínticos pasadizos, mientras que los zigurats verdaderos quizá fuesen compactos. Mi opinión no gustará a quienes defienden los muchos beneficios de ubicarse debajo de una pirámide, siendo capaces de recibir emanaciones positivas, sobre lo cual yo no puedo opinar. Un estudio que reportó David Wilcock, pudo verificarlo reuniendo a 5.000 personas, inmóviles cierto tiempo. Al salir de la pirámide todos tuvieron una considerable disminución de violencia; así como, mejoró su comportamiento.

Si antes escribí: “quizá”, fue porque dudo que los zigurats fuesen macizos, pues no se habrían podido derrumbar tanto. Observando sus estructuras, me imagino que debieron de haber tenido la utilidad propia de verdaderos castillos. En aquellos tiempos no estarían para construir solo por asuntos de religión. Necesitaron fortalezas inexpugnables, para poder defenderse, para lo cual, a partir de cierto piso, debieron de prevenir grandes estancias, las cuales, muy probablemente, incluso serían capaces de dar refugio a toda la población. Del aspecto del zigurat de Ur, quedó escrita la siguiente opinión: “La casa cuya alta terraza inspira terror”. Como revelaban los cuernos de sus coronas, los asaltantes sabían que todo zigurat era una obra realmente muy poderosa.

La idea de construir torres escalonadas, y adosadas a otras construcciones, se gestó en la costa suroriental del mar Caspio. Los pre-zigurats, como el de Turang Tepe (mide 80 m. y tiene 13,5 m. de altura), incluso tenía los ladrillos exteriores cocidos para ser más consistentes. Otras muestras del Turkmenistánsoviético fueron Altin Depe, con una terraza de 12 m. de altura. Más al sur, en la afgana ciudad de Mindigak, existe una construcción similar que, al descubrirse, hizo entender que señalaba la vía del recorrido de los más antiguos iraníes hacia el Sur de Mesopotamia. Por otra parte, en aquel sector, los franceses, en 1.971, encontraron restos de un par de terrazas superpuestas que recordaban al más antiguo, o primer zigurat, de la Primera Dinastía de Ur (en el sur de Irak),  dedicado a la diosa Suen (Sin, la Luna) en el año 1.250 a.C.. Su esplendor duró hasta la Tercera Dinastía, desaparecida el año 1.955 a.C., cuando hacía un lustro que ya eran capaces de fabricar el vidrio.

El nacimiento de la realeza en Sumeria fue consecuencia del trabajo especializado hacia el año 3.100 a.C.. Siglos después, su clase sacerdotal dominante estuvo comprometida en defender las riquezas del Templo. Lograron garantizarlo imponiendo una escala jerárquica muy rígida entre el clero sumero-acadio, a pesar de que muchos de sus miembros fueron elegidos por ser familiares directos de los reyes de turno. Entre los años 3.500 y 3.000 a.C. la casta sacerdotal tuvo un inmenso poder sobre los ciudadanos, porque también disponía de un templo sobre una terraza. Fue cuando los sumerios dominaron las ciudades de Uruk y Eridu.

La colonización de la Baja Mesopotamia hizo surgir ciudades, cada una con su templo, siendo el de Eridu el más antiguo núcleo urbano de la cultura Tell Hallat (3.700 a.C.), según se lee en sus propios escritos, por lo que comento en primer lugar Eridu, que ya tuvo un templo completamente blanqueado en su única terraza. Allí se desarrolló el concepto de la divinidad, aunque en su teología consta que eran humildes pastores y cazadores Como todos los sumerios, por aquel entonces vivían en casas de dos plantas.

FOTO: ZIGURATS EN LA DECORACIÓN ARTÍSTICA DE JIROTF

** jirotf **

 

Durante el Período Uruk, Susa, la capital del vecino País de Elam, incluso podría considerarse una colonia de Uruk, pues es evidente la periodización de ambas ciudades. Susa reconoció la influencia sumeria imitando toda su elaborada maquinaria estatal y logros culturales. Se encuentran en Susa los mismos dioses y símbolos sumerios, la misma arquitectura monumental, los ensayos de la Protoescritura, los sellos cilíndricos, etc.. Pero pudo suceder que Susa, en Elam, fuese una zona de tránsito, y aquella supuesta primera “Revolución urbana”, que tuvo lugar en Sumeria, quedase disminuida en importancia. Desde la entrada en el siglo XXI aparecieron pruebas de que pudo haber sucedido en Jirotf, bastante más al sur del pre litoral oriental del Golfo Pérsico. Allí se asentó una ancestral cultura que también construyeron zigurats, uno de los cuales lo incluyo, porque ha sido reconstruido recientemente. En cuanto a sus obras de arte, presentan una complejidad decorativa desconcertante, debido a su acabado y gran similitud de sus temas con los conocidos de los mitos sumerios. Encontramos tanto el “Rey escorpión”, como un “Hombre-Toro”; pero lo más interesantes fue que: repitieron bastante el tema de un hombre, que recuerda al héroe sumerio Gilgamesh, alzando del suelo a dos leopardos al mismo tiempo, sujetándolos por sus colas.

EL “MITO DE ETANA”

La inusitada proeza del sumerio Etana llevó a imaginar muy precozmente (por ejemplo en la Biblia), a unos seres alienígenas interviniendo en el proceso de culturización de la Humanidad. Gracias a la traducción de los miles de tablillas cuneiformes (algunas “cocidas”), que se pudieron recuperar de las bibliotecas de los palacios asirio-babilónicos, el gran investigador Zecheria Sitchin pudo defender su intromisión en la Tierra, explicando lo que había podido leer.

El “Mito de Etana” estuvo basado en la búsqueda de la “Planta del alumbramiento”. En síntesis, el autor relató lo siguiente: Un águila se habría comido los huevos de la serpiente que habitaba en las raíces del mismo árbol donde el águila vivía. Su enemistad concluyó el día que el héroe Etana voló hacia el cielo, a la espalda del águila, para conseguir de la diosa el “Elixir de la buena vida”. De regreso, Etana fue divinizado.

Es muy probable que dicho mito llegase al País de Sumer a través de la cultura El-Obeid, o mejor dicho: a través de Elam, donde habría sido copiado de la antigua zona persa, mucho más antigua. En el arte recuperado de los yacimientos de la zona de Jirotf se ve que las águilas y las serpientes se anticiparon mucho al “Mito de Etana”, el héroe que llegó a ser, nada menos: el primer rey de los sumerios, después del Diluvio bíblico. Diluvio, que en la zona de Jirotf también padecieron.


FOTO: EL HÉROE ETANA VOLÓ SENTADO SOBRE UN ÁGUILA

** etana **

 

LA INVENCIÓN DE LA CONTABILIDAD EN LOS TEMPLOS

El templo deUruk inicialmente tenía forma rectangular, de 21 m. de lado, pintado todo de color blanco y edificado sobre una plataforma de 12 metros de altura. En su primera fase, los templos, a los que llamaban bitu (casa), tenían planta cuadrangular y estaban hechos de piedra. El zigurat de Urukera modesto comparado con el de Eridu, que al fin tuvo 18 niveles superpuestos, y alguno con un espacio reservado a servir de biblioteca. Ambos fueron construidos decenas de siglos después del zigurat erigido en Kasham (Persia), durante la Tercera Dinastía de Ur de Caldea, que duró un siglo. También su vecina ciudad de Nippur tuvo su zigurat; y en el reino de Acad (o Akad, y también Akkad) en su capital construyeron tres.

En el Imperio acadio todo pertenecía al dios local, único dueño del templo, donde todos trabajaban para su servicio, viviendo privados de libertad individual. Se lo ha llamado período Predinástico, que llevó a la intensificación de la milicia armada y a un estado unificado. Por su gran trabajo recaudatorio, los sacerdotes del templo se vieron obligados a llevar una contabilidad sagrada, siendo cuando empezó realmente  la civilización en Sumer. No obstante, para registrar por escrito cualquier hecho mundano, o de otro tipo, hubo que esperar hasta el año 2.500 a.C.. Siguieron tiempos de relativa paz, porque los semitas vivieron en armonía con los sumerios (2.334-2.193 a.C.).

Hasta inventarse en Uruk los pictogramas sumerios en 3.200 a.C., fue llamado período Protohistórico; cuando, los antes cazadores recolectores, fueron ya capaces de producir sus alimentos, así como diversos elementos para su confort. La evolución del poder real después de Ur III, en cierto modo puede verse paralelismo con la evolución de la escritura cuneiforme (divulgado hacia el año 2.800 a.C.. para llevar la contabilidad de las ofrendas de sus templos).  A pesar de que colapsó, porque el poder se trasladó al norte de Babilonia, la escritura de sumeria se conservó del mismo modo como lo hizo el latín en el siglo XX, cuando en Europa quedó reducido a la liturgia de la misa. No obstante, las primeras leyes de Sumeria no fueron dictadas tan religiosas como cabría esperar, sino que eran de carácter mercantil, jurídico y político. Posteriormente, la lengua de los acadios se erigió en el “idioma madre” de los alfabetos babilonio y asirio. Renació después, el de los Neobabilonios, que, como el idioma elamita, llegaron ambos hasta el nacimiento de Jesucristo, mientras que, el antes tan poderoso Neoasirio, se quedó “a mitad de camino”.

Comúnmente se cree que la ejemplar organización del Imperio Neobabilonico permitió al rey Nemrod (Enmerkar) comenzar la construcción de la famosa Torre de Babel(Etemenanki - Sinnear),a finales del Tercer Milenio a.C.. La traducción informa que había de ser un “Puente hacia Dios”. Aquel rey pretendió “agujerear el cielo”, algo que actualmente comprobamos que la tecnología logra de diferente modo casi cada año. Avanzar, es el destino de la Humanidad, pues nada aporta más satisfacción que engendrar una nueva idea universal. Construyeron una “torre”, o un “puente”, y hasta un “agujero”, etc.;…pero opino que dichas metáforas nunca fueron bien entendidas. Es más probable que no se tratase de traspasar el cielo, ni de una “puerta estelar”, sino de ser capaces de recibir una sintonía que llega del exterior de cada persona. Solo hay que ser capaz de esforzarse para saber sintonizarla. Para apreciar el aire de nuestro exterior, generalmente no tenemos tanta dificultad, porque sus beneficios son instantáneos.

FOTO: UN CLAVO EN LOS CIMIENTOS ASEGURÓ EL EDIFICIO

** ritual **

 

La psiquiatría opina que Dios fue fruto de la presentación simbólica del pensamiento abstracto, después de haber reflexionado sobre los fenómenos naturales. De ahí surgieron los mitos y los ritos con sus ofrendas; la magia, etc.. Hoy nos hace reír que diesen tanta importancia a pronunciar repetidamente la misma palabra cada vez sin la última letra del final, hasta quedarse repitiendo una de sola; pero sucede que cuando se cree en los efectos de la magia, puede suceder todo. Sería interminable desarrollar tantos conceptos, ni dedicándole a cada uno un volumen aparte. Lo cierto es que en Sumeria fue donde mejor pudieron justificar la existencia de un dios bueno y otro que no lo era tanto, posteriormente llamado diablo. Desde tiempos inmemoriales, el mundo gira al entorno de dos fuerzas supremas: el amor y la discordia.


LAS PRINCIPALES DIVINIDADES DE SUMERIA Y DE ACAD

Los sumerios tuvieron una triada divina, los cuales miembros, con sus esposas, se cedían el poder unos a otros. En la versión redactada en 1.750 a.C. Inanna cedió las “Tablas del Destino” a su hijo Marduk, que fue quien finalmente se impuso. Heredó la magia de ser “Portador de luz”. Creó al hombre modelándolo con barro, y lo activó soplándole “aliento de vida”. Pero Marduk no fue el pacífico dios del Paraíso Terrenal, sino el vencedor de la terrible diosa Tiamat (la serpiente).

La irrupción de los semitas acadios hizo variar la original Tríada Astral sumeria: Anu / En-lil / En-ki. Más tarde todos ellos fueron llamados Anu(m)/Bel/Ea. En los relieves todos aparecen sentados y coronados. –AN / ANU Tuvo rango de 60, y era el dios máximo que habitaba en las estrellas. Casi no venía a la Tierra, que en acadio era llamada “Abzu” (el “Bajo Mundo”), destino de los Anunnaki, en la Biblia llamados Nephilim.

ENLIL (con rango de 50) era hijo de Anu. Llegó a la tierra durante el gran Período Interglaciar. La había heredado a pesar de que su hermano En-ki era el primogénito. Enlil tuvo dos hijos, siendo él la principal divinidad del Panteón sumerio, porque también fue el dios de la atmósfera y la tierra. Tuvo dedicado un poema (escrito entre 1.749 y 1.712 a.C.), donde le llamaron “Toro del cielo y de la tierra”. Sus grandes ojos azules, que se describieron muy brillantes, recorrían el país sobrevolándolo. Sus “Hechos” proporcionaron el primer caso de metamorfosis divina de la historia, con objeto de salvar a su hermano Sin del infierno.

EN-KI / EA, hijo de Anu: Inventor de todas las artes, incluyendo la magia. (Para evitar confusiones, en estas páginas el nombre de En-ki lo escribo separado (En-ki, como los antiguos sumerios, con objeto de poder distinguirlo mejor del nombre de Enlil, el cual lo escribo siempre actualizado).

Dicha Triada divina asumió varios papeles, debido a la progresiva incorporación de una nueva Tríada astral, más al gusto de los semitas. Fueron los llamados: Sîn/Šamašh/Išthar, que presento a continuación.

LA 2ª TRIADA ASTRAL DE DIOSES SEMITAS

---SIN / NANNA: La Luna; hijo de Enlil, y por lo tanto nieto de Anu. Nanna (no debe confundirse con Inanna), fue el padre de Shamash.

---UTU /SHAMASH: El dios Sol, fue hijo de Enlil. Con su esposa Ningal lo procrearon en Sumer. (En caldeo fue llamado Shamash, y tambiénBabar. Después fue Marduk en Babilonia, y Ra en Egipto).

---INANNA / ISHTAR: Venus; era hija de Shamash, y amante del dios Anu, fue diosa de la voluptuosidad y de la guerra.

La principal referencia de la mitología mesopotámica es la división entre las divinidades sumerias y otras veneradas por los pueblos semitas que fueron llegando a la región (acadios, asirios, arameos, caldeos y los amorreos de Siria y Palestina en el siglo XX a.C., pasaron a llamarse babilonios). Obviamente, los dioses sumerios fueron adaptados al gusto de los semitas. El "Mito de la Creación", escrito en Babilonia, sobre siete tablillas, era recitado públicamente durante los ritos del Año Nuevo, cuando pretendieron asegurar la renovación de la Madre Naturaleza, así como también la perpetuidad del orden cósmico.

Ha sido muy bien defendido que los mitos de Babilonia fueron adaptaciones de otros poemas sumerios más antiguos, como por ejemplo el “Diluvio Universal”, o la vida y obras del héroe Gilgamesh. Sucedió que la literatura sumeria fue reemplazada, al igual que tantas otras obras tenidas por genuinas de Babilonia. En cuanto a las demás, también sería posible que, simplemente, fuesen traducidos de la literatura sumero-acadia todavía por descubrir. Es lo que cabe esperar de quienes tuvieron múltiples bibliotecas con los primeros catálogos organizados en archivos verticales. También se celebraron debates literarios para ejercitar las mentes de los escribanos. Gracias a su meticulosidad, sabemos que ya en aquellos siglos algunos de sus gobernantes se comportaron como unos “Mesías”. Existieron otros muchos paralelismos con la Biblia. Y lo más sorprendente es que las personas de aquella ancestral sociedad del Sur de Mesopotamia, eran muy parecidas a los europeos de los últimos siglos, y que desempeñaron un rol crucial en la evolución de la sociedad.

Cuando los hombres de la antigua Mesopotamia estuvieron al servicio de sus dioses, sus templos se estructuraron de forma casi piramidal. En la base del zigurat habitaban los “ángeles”, mientras que en los niveles más elevados residía la triada cósmica: Anu (dios supremo, pocas veces presente); Enlil (dios de la tierra y su atmósfera); y En-ki (dios de las aguas subterráneas, origen de vida), al cual, entre otras alabanzas, llamaron:”El nacido de un toro salvaje”.

Anu,en acadio, significa "El de los cielos", siendo su nombre simbolizado con una estrella. Era el gran progenitor y Dios Optimo Máximo (D.O.M. del cristianismo), cuya morada estuvo en Uru-Sag-An-Na, que traducido literalmente significa "la ciudad mayor de los cielos". El dios supremo Anu, tuvo a sus hijos y nietos colaborando con él, sin olvidar a los siete dioses supremos, y a otros cincuenta a los que llamaron “grandes”. Los sumerios llamaron "Ilu" (los elevados) a los “superhombres”, o hijos de su gran dios Anu, a los que también se acordó llamar dioses, cuando realmente fueron unos seres “custodios”. Dicho eso, en Sumeria las teogonías y las cosmologías se iniciaron con una única pareja de deidades, En-ki y Ninki.

Según se tradujo de las tablillas cuneiformes, los astronautas Anunnaki para cada planeta tuvieron asignado un número entre el uno (Plutón), y el doceavo, cuyo símbolo fue una cruz. El símbolo del planeta Tierra fue una estrella de siete puntas, o sea, la Estrella de David con un punto central. El planeta Venus se dibujó con una estrella de ocho puntas, Marte con seis, etc.. El siete lo dominaba todo, porque era su número sagrado, llegando a construir siete puertas, y cada una tuvo siete cerrojos. El número 7, en fin, condicionó la vida de los antiguos Nefilim. Siete jueces; siete emisarios de Anu; siete capítulos, siete días de la semana, etc.. Los zigurats normalmente tuvieron siete gradas ¿Les recuerda algo el número 7? A mi sí, porque en mis investigación sobre las tres “Estrellas de Marte” reuní una larga relación de referencias bíblico-religiosas de todo el mundo, y la repetí al iniciar la “2ª Parte” titulada “Onutoro”. Posteriormente leí que otros autores habrían hecho recopilaciones semejantes más extensas.

ENLIL, EL JEFE DE LA EXPEDICIÓN AL”MUNDO DE ABAJO

Enlil fue el gobernador de la expedición de los Anunnaki al planeta Tierra, quien desde su llegada, además de gobernar Mesopotamia, fue el responsable de las zonas de Palestina y Siria. Con los siglos Enlil también sería "El" de los semitas, y el Elohim/Yahvé/Jehová de la Biblia. Cierto día, Enlil vio a Sud/Ninlil, una diosa, bañándose desnuda en un arroyo y Enlil descendió a la Tierra para seducirla. El Panteónde jueces lo castigó desterrándole al mismo planeta donde pecó (“Bajo Mundo”), por incumplir uno de sus principales reglas, siendo además despojado de sus poderes. Con el tiempo, después de haberse casado con Sud/Ninlil, el Panteón devolvió a Enlil su antiguo rango. (Según Zecharia Sitchin, Enlil sería el equivalente de Zeus en la mitología griega)

Uno de los dos hijos de Enlil se llamó Nanna, dios de la luna (en acadio Sin), de ahí que el patrón del calendario sumerio fuese lunar. Por entonces también se fijó la duración de la semana en siete días. En cuanto al patrón de nuestro calendario, se calcula que empezó a ser usado el año 4.400 a.C.. Aquí cabe preguntarse, dado el aprecio de los sumerios por el número 360 (llamado por "shar") ¿Por qué no justificaron mejor los días del año? Supongo que el 360 sí que tendría alguna relación, porque 365 es el resultado de multiplicar: 10x10 + 11x11 + 12x12. Sumando los resultados consecutivos (100 + 121 + 144) se obtiene el 365.

En cuanto a la ciudad y el templo de Uruk, (la Erek de la Biblia, llamada Warca cuando la excavaron), sorprendió mucho a los arqueólogos del siglo XVIII cuando en sus ruinas desenterraron cerámicas de color rojo, ya que la cultura El-Obeid no la fabricó. Dedujeron que habría sido hecha al empezar el Cuarto Milenio a.C. por la cultura que, procedente del S.E. de Persia, se mezcló con El-Obeid. Uruk se ha estado aireando, desde hace siglo y medio, que fue la “Primera Ciudad de la Historia”, porque en ella se dijo que tuvieron lugar por primera vez grandes logros sociales: El nacimiento de una ciudad urbanizada, la escritura, o la formación de un Estado arcaico, todo ello hacia el 3.500 a.C.

De entre todos los gobernantes destacó el rey de Uruk, que saqueó Sumeria hasta ser derrotado por su propio hermano Ur-Nammu. Dominó a los semitas acadios y se proclamó rey supremo de Ur. Después de sufrir varias derrotas, también el imperio acadio colapsó, siendo de nuevo un conjunto de ciudades independientes hasta el período que se llamó “Renacimiento Sumerio”.

En Susa (Elam) fueron encontrados los mismos tipos de figuritas de dioses y demás símbolos sumerios; la misma arquitectura monumental, los ensayos de la Protoescritura, los sellos cilíndricos, etc. Fue cuando se reveló el “Milagro sumerio”, pues en pocas décadas su templo ya fue tres veces más grande. Las medidas no debieron de ser casuales (base de 80 x 30 m. de lado), dado que en el arte mesopotámico había una norma constante: El ángulo de 23,4º; pues su área se acerca mucho al ángulo que se obtiene de los respectivos trazos diagonales de las superficies de cuanto planificaron.

Las presiones de sus pueblos vecinos acabaron con el esplendor de Ur el año 2.003 a.C., aunque a partir de entonces los sucesivos gobernantes del sur de Mesopotamia quisieron ser llamados “Rey de Ur”. Fue el apogeo de la Tercera Dinastía de Ur, cuando su imperio llegó a ser comparable al anterior de Acad. En una perspectiva general, aquella expansión también fue cultural, creando obras similares en las ciudades-estado de Lagash, Adab, Nippur, Kish, etc.. Aquellos avasalladores progresos hicieron posible que la cultura avanzase en dirección contraria al curso de los ríos Éufrates y Tigris.

En Uruk los templos sobre sus zigurats se previno edificarlos empleando la escasa piedra caliza que encontraron, resultando que los zigurats fueron tan costosos, que aquella experiencia nunca más volverían a repetirse. Por otra parte, tampoco tenían madera suficiente, pues quedó registrado que a veces debieron adquirirla a los países extranjeros. Por tales circunstancias, nada podría evitar el derrumbe de los templos, y con ello la ruina de cuantas ciudades los tenían como motor de supervivencia. De ahí que llegasen al siglo XIX en forma de olvidadas colinas. (Tell). En el norte, las directrices constructivas de los zigurats asirios fueron modificadas, por ejemplo, en sus muros exteriores, que fueron más verticales y no habrían tenido escalinata exterior.

PERIODOS DE CORONAS CON CORNAMENTAS ADOSADAS

En el marco teórico de mi investigación distingo también tres períodos de la historia de Mesopotamia donde las coronas con cuernos se aplicaron a sus divinidades, lo cual está muy bien estudiado por los especialistas en arte antiguo del Oriente Próximo.

---Primera Fase: Las coronas de las divinidades predinásticas sumerias, y hasta las neosumerias, fueron las más antiguas. Quinientos años más tarde seguían habiendo divinidades coronadas entre los casitas (o kassitas, y cassitas) dominadores.

---Segunda Fase: Se concentra en los siglos antes y después del año 1.000 a.C. (asirios y neoasirios). Me refiero a los toros alados de 4 m. de alto, esculpidos en piedra, todos ellos procedentes de la cultura del Norte de Irak.

---La Tercera Fase de coronas con cuernos, se produjo coincidiendo con el llamado “Periodo oscuro” (1.000-700 a.C.). Aquel auge aún se repitió de nuevo entre los reyes de Babilonia (700-500 a.C.). El principal de ellos fue Nabuconodosor II, apodado “Cabeza de oro”, por la resplandeciente corona que cada festividad de Año Nuevo debió de llevar puesta para celebrar el ritual del Matrimonio Sagrado. Seguramente Nabuconodosor deseó que de su corona saliesen destellos cegadores, haciendo calcular bien el día y la hora de exhibirse con ella puesta. El ritual empezaría cuándo el ángulo de reflexión con el sol estuviese bien asegurado.

La moda de las coronas con cuernos no se agota con las tres fases propuestas, pues llevaron coronas parecidas otros muchos dioses, si bien -a mi modo de ver- ya no evocaron la peculiar forma de un zigurat.

FOTO: GIGANTESCOS TOROS ALADOS

** asiria **

ÚLTIMAS CORONAS CON CUERNOS EN “HOMBRES-TOROS” ALADOS

El rey asirio Assurnasipal (883-859 a.C.) fue el “Nerón de su tiempo”, pues demostró una extraordinaria crueldad con los vencidos que se resistieron a ser expropiados. Todavía se recuerda su “invento” de “arrancar la piel a tiras”. Assurnasipal quiso que las esculturas de dos toros aparejados, de gigantescas proporciones, flanqueasen las murallas y grandes puertas de sus palacios, como las de Nínive. Incluso se han recuperado dichas esculturas fantásticas de “mitad hombre, mitad toro” en los países conquistados, como las de los palacios de los hititas, de Korsabad (actual Siria), etc.. Un par de dichos “centauros” de Nínive se exhiben en el “Museo Británico”, donde yo los contemplé. Se diferencian de los esculpidos por los antiguos hindús, llamados Munbal (de aspecto aún más fiero) en que los de Asiria tuvieron tres patas delanteras, por cuestión de perspectiva. Recientemente, en la nunca destruida Ninive (aunque habían sido unos  ciudadanos  tan pecadores como los de Sodoma y Gomorra), se ha descubierto un túnel debajo del antiguo palacio, donde han aparecido muchos y muy gigantescos toros alados. Ellos nos dan idea del tipo de paganos contra los que fue enviado Jonása predicar la “Buena Nueva”, saliendo él triunfador porque estaban artos de tanta violencia. No obstante, el relato de que Jonás pasó tres días en el estómago de un cetáceo, sí que perjudicó al Profeta, pues su vida y hechos se añadieron a los protagonizados por otro santo local, que tuvo un nombre parecido, y con una tumba en Mosul.

En el adjunto cuadro cronológico se incluyen las coronas con cornamentas que llevaron puestas los dioses de Mesopotamia, así como también otras divinidades de algunos países vecinos.

FOTO: CRONOLOGÍA DE LAS CORONAS CON CUERNOS

** cronologia coronas **

 


LUNA – MUJERES – TOROS 

La luna, en sus ciclos, dos veces cada mes muestra en el cielo los cuernos de un toro, que parecen ser unas antenas, y sabemos bien que en Europa el Uro (Bos primigenius) fue el más bravo, poderoso y ágil de entre los animales conocidos. Los toros llevan sobre sus cabezas sus más peligrosos atributos de poder, e incluso actualmente aún me evocan algo “divino” que nos sobrepasa. Su vigoroso poder no precisaba ser explicado, el toro lo demostraba siendo un óptimo semental. En un escrito de la épocaarsácida, consta que: “El toro era el principio del mundo. Del toro manaba la fuente de todos los bienes y de la vida feliz”. No obstante, a pesar de esa tan antigua observación, creo que en el extremo occidental del Mediterráneo el rol del toro, prematuramente tuvo mucha más relevancia. Guiándome per la gran cantidad de monumentos, llamados dólmenes”, dediqué a su estudio varias investigaciones de campo, y posteriormente escritos, a fin de dejar constancia de la gran ventaja que tuvieron las gentes que habitaron la Península Ibérica para dar culto al toro, muy bien justificada. Puede comprobarse mi argumentación y 42 documentos, viendo las fotos de mi página titulada “COLECCIÓN: REVISIÓN CULTURAL”: http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/dolmen.html


FOTO: LA LUNA Y LAS MUJERES: SU RELACIÓN CON EL TORO

** toro **


DEL MATRIARCADO AL PATRIARCADO

Después de la hegemonía de los sumerios y el triunfo de la divinidad patriarcal, el aprecio milenario por todo lo femenino fue deteriorándose. El poder masculino sobre el femenino se formalizó en el Tercer milenio a.C.; y triunfó definitivamente en el Segundo milenio a.C., siendo inalterable en los siglos posteriores. Las mismas cualidades de la mujer, que habían sido asociadas a la Diosa-Madre, posteriormente sirvieron para esclavizarla en su propio hogar. Las mujeres quedaron para siempre al servicio de sus padres, sus maridos o de sus propios hermanos, como vemos en el recato de la indumentaria de las féminas del mundo árabe. Quizá no siempre fuese así, porque entre Babilonia y Bagdad se desenterró una peluquería, con sus utensilios incluidos, que se remontaba al año 2.000 a.C. ¿o fue sólo para hombres?

Incluso las diosas se presentaron siempre más como consortes, o bien sometidas a un dios varón. Todo ello quedó consolidado en Babilonia, la gran capital del rey Hammurabi, quien parece candidato a ser el hombre más machista de la historia. Para intentar disimularlo, él eligió la imagen de Shamash, el dios de la justicia, majestuosamente sentado en la parte alta (a más de 2 m. de altura), porque el gran rey Hammurabi se aseguró de que su imagen sedente presidiese su nuevo código de leyes, dando mucho más prestigio a su texto. Se ha respetado durante milenios, tal como Hammurabi de entrada admitía desear. Asimismo, tuvo la presunción de que beneficiaría a todos sus súbditos, pero, escribiendo el texto en primera persona, no podrá negarse que perjudicó enormemente al género femenino...”para toda la eternidad”.

El rey de Babilonia pudo haber elegido al dios Marduk (patrón de Babilonia, de quien, además, decía ser hijo), o a En-ki, el dios de la sabiduría, pero en 1.755 a.C. eligió a Shamash por el apoyo que su culto recibía diariamente de la luz solar. Con ello quiso asegurarse de que lo escrito en su kudurru (significa: mojón de límite) tendría más prestigio.

FOTO: DIOSAS CON CABEZA DE SERPIENTE

** snake **

 

Milenios antes de que fuese venerado un dios masculino, la máxima divinidad de los sumerios había sido una fémina de abundantes carnes; no obstante, del periodo El-Obeid se recuperaron figuritas estilizadas de mujeres que sostenían serpientes en sus manos. Aunque siglos después dicha moda renació en la isla de Creta, en cambio, en Sumeria su veneración disminuyó, debido a que experimentaron la transición del sistema del matriarcado al del patriarcado. Se habrían olvidado del simbolismo de la serpiente cíclica y de sus huevos, a pesar de que siempre creyeron que habrían sido el origen de la Creación.

Inicialmente la veneración por las figuritas femeninas se creyó procedente de la región de Karkum (Turkestan iraní), puesto que, al excavar varios poblados de allí, en un antiguo oasis se comprobó que había sido venerada una divinidad masculina que tenía cabeza de reptil, como las descubiertas en la fase pre-sumeria. En El-Obeid y en Ur se recuperaron estatuillas de “mujeres lagarto”, incluso dando el pecho a sus bebes, todos con caras de reptiles. Pero después del descubrimiento de la Cultura Jirotf, se puede comprobar que “serpientes y lagartos” habían sido mucho tiempo antes su tema preferido para la decoración de sus finas obras de arte.


FOTO: DIOSES CUYA CABEZA SOLO TENÍAN DOS GRANDES OJOS

**ojos**

En el “Tell Brak”, de Sumer, los arqueólogos al excavar el subsuelo de lo que había sido su templo, descubrieron varios ídolos tallados en piedra (que allí escasea), los cuales, en lugar de rostro, tan solo tenían dos ojos. Parecen representar personas de largo cuello, cuyo antifaz les ocultase el resto de su cara. Fueron llamados ídolos-ojos, y dado que aparecieron a miles, se dedujo que gozaban de muy gran devoción 8.000 años antes. Obviamente, tan sorprendente hallazgo de ídolos, en aquellos años de grandes exegetas que estudiaban los escritos de la Biblia, se interpretó que tales ídolos, serían los que justificaban una frase del Evangelio de San Mateo (6:22): “La luz del cuerpo es el ojo”. Y los mesopotámicos creyeron que existía una divinidad que desde el cielo lo podía ver todo.

Por otra parte, hacia el año 1.800 a.C., el dios Enlil fue representado apuñalando a un raro sol, pues su cabeza tiene una aureola de rayos solares (Museo de Irak). La fuerte simbiosis cultural me lleva a pensar en divinidades de aspecto semejante que se veneraron en Irán. Quizá fuese un genio maléfico de otras culturas vecinas, o una estrella maligna que impediría el buen desarrollo de la Creación. Los del Hindukush, por ejemplo, ya entonces pintaron dioses con rayos a modo de la corona del Coloso de Rodas, pues comerciaron con la India, e incluso con la muy lejana China.

Enlil habría llegado a la Tierra mucho antes de la creación de los humanos ¿Quizá mató a un probable “contrincante” divino? Hay donde elegir. El dios Marduk también lo podía ver todo, pues se lee que sobrevolaba la Tierra sentado sobre la espalda de un águila (Ezequiel; 1: 26-28), y lo corroboran los semi-relieves de los rodillos de la glíptica de hace 5.000 años (Museo Británico). El único lugar del firmamento conocido que tiene forma de ojo, es El Pastor, de la constelación Orión.

FOTO: EL “SANTO GRIAL” DE SUMERIA, Y OTRAS EXCAVACIONES

** excavaciones **

 

Aquí hay que referirse al vaso del que manaba líquido, en manos de la diosa sumeria Ninki, cuya efigie -datada en el 3.200 a.C.- se descubrió en 1.934 en las excavaciones de Mari (Siria). Su imagen del tamaño de una persona, apareció sosteniendo en sus manos un “Vaso manante”. Su éxito en la antigua Sumeria se evidencia porque también Abu y Gudea de Lagash quisieron tener su propia escultura sosteniendo, muy ceremoniosamente, un vaso semejante con sus dos manos. Probablemente sean las referencias más antiguas que existen del famoso Santo Grial, que tanto éxito tuvo en la Edad Media. Los reyes mesiánicos europeos, llamados “pendragones”, se creyeron herederos de la esencia del conocimiento, atribuida a los dragones (venerados antes incluso que las serpientes), para asociarla a las humanas virtudes.

LAS ANCESTRALES ESTATUILLAS DE LA “DIOSA-MADRE”

Dedico especial atención al periodo del traspaso de la fe popular al sistema patriarcal, porque fue en Mesopotamia donde se produjo, precozmente, dicho cambio de mentalidad milenaria. Una figurita de Venus prehistórica, de 6 cm., fue encontrada el año 2.008 en una cueva de Schesklingen (Alemania). Tiene 40.000 años de antigüedad. Dios quizá debió de nacer mujer, ya que, a pesar de tantos milenios, se conservan unas 500 esculturitas femeninas (nunca masculinas) procedentes del Paleolítico, y otras 30.000 del período Neolítico. Ello se ha querido entender que demostraría que, en las cuevas de Europa, primero se veneró “lo femenino”; y no tuvo por qué ser diferente en Oriente.

Del Paleolítico se han recuperado más de cien estatuillas que tienen más de 30.000 años, y siempre sirvieron para proteger a las mujeres en estado de gravidez, y los partos. A pesar de todo, el monoteísmo patriarcal acabó con la veneración de los dioses paganos y también con la feminización divina, la misma que había hecho construir en muchas culturas unos santuarios dedicados a la “prostitución sagrada”, llegando hasta las culturas clásicas de Grecia y Roma. Donde más se habría practicado fue en Babilonia. La “Gran-Diosa-Madre”,no obstante, visto su éxito universal, presumiblemente no será jamás olvidada por la religiosidad popular. Venerarla está en nuestros genes.

Aproximadamente unas 20.000 diosas tuvieron su esculturita antes de implantarse socialmente el sistema del Patriarcado. Es, pues, de toda lógica que las primeras divinidades de la guerra (apoteosis de “la razón de la fuerza”) todavía fuesen femeninas, sin dejar de ser guardianas de la interioridad de los seres humanos. En el Próximo y Medio Oriente, durante el Neolítico se confirma que las creencias estuvieron organizadas al entorno de dos símbolos máximos:

Un ser supremo, en forma de Madre Universal; que no solo fue un símbolo de fecundidad, sino un personaje mítico concebido para coronar el sistema religioso.

Otro, masculino, que estuvo encarnado por el Toro; con rango de segunda figura suprema. Estaría subordinado a la Gran Diosa, de la que se creyó que había nacido. Es lo que se dedujo después de excavar el yacimiento de Çatal Hüyük (Turkía), después del hallazgo de cráneos y cornamentas, especialmente reveladores de las citadas jerarquías.

En el yacimiento de Jarmo, al norte de Irak, los arqueólogos encontraron cientos de estatuillas de la Diosas-Madre de hace 7.000 años. Pero los hallazgos más sorprendentes se registraron en Sumeria. Las peculiares figuritas fueron motejadas “diosas de las mil caras”, por representar al mismo tiempo lo creativo y lo destructivo de cada persona.

Los ritos de la fertilidad, con los que se veneraba a la Gran Diosa-Madre, concluyeron hacia el año 3.000 a.C.. Posteriormente aún llegaron a impregnar los rituales a las divinidades griegas y egipcias; y a casi todas las diosas de la Antigua Roma, ya que la divinidad femenina realmente nos sintoniza mejor con ciertas energías sutiles cósmico-telúricas. En el zodíaco sumero-babilónico (6.500-4.300 a.C.) la estrella de referencia en el cielo fue Venus. Al trasladarse con el paso del tiempo el planeta que era su gran diosa estelar, sucedió que los dioses masculinos la sustituyeron, pero sin aniquilarla. Quedaría relegada a una Magna Mater, y con los siglos a la Virgen María (celestial), cuando se la recuperó para alumbrar a Jesucristo, el “Hombre Dios”.

El catolicismo recogió como pudo la eterna necesidad humana de una Madre Celestial,  por lo que se presentó al mundo como una virginal mujer, o como una gran señora, y hasta vestida de reina de los cielos, en tiempos de la Europa medieval. Entonces para adorar a la Virgen María, y dotarla de las más bellas y emotivas obras de arte, se construyeron miles de santuarios en toda Europa. La posterior revalorización de su deseable plan de la salvación del mundo físico no podrá triunfar si no va de la mano con el desarrollo cultural. Será un éxito; pero a condición de que superemos la conducta inconsciente, para ser capaces de crecer con mayor fuerza interior. Guardando las distancias, lo comparo a practicar una respiración diafragmática.

Después de la ancestral veneración a una Gran Diosa Madre, el panteón divino de Mesopotamia incluyó muchos más dioses. Cada ciudad sumeria disponía de un dios y una diosa protectora; es decir, se confió la protección de toda una ciudad a una pareja de dioses. Entre los sumerios, al gobernante de turno le llamaron “hombre gigante” (Lu-gal), y entre los acadios el esposo humano de la diosa se llamaba “En/Ensi”, siendo el privilegiado transmisor de la voluntad divina y administrador-jefe del templo. En el año 2.500 a.C. la monarquía ya fue hereditaria, lo cual significó el traspaso de su fe en beneficio de un dios varón. Fue cuando se produjo el más trascendental cambio social de la humanidad. La eterna diosa dio un paso al lado adoptando muchos nombres (nuestra Madre de Dios también tiene advocaciones). En la antigüedad se la llamó con el familiar nombre del santoral cristiano “Ana” (en la Biblia es la Madre de la Madre) a aquellas divinidades a las que se rezaba. En el lado opuesto estuvieron los espíritus demoníacos “Zi”, a quienes se invocaba. No debe ser ajeno a este nombre el título de la obra sumeria "La Leyenda de Zu", pues se refiere al criado de Enlil, organizador de una revolución en palacio, intentando apoderarse del control de las “Tablas del Destino”.

Si en las culturas pretéritas se valoró “lo femenino”, es probable que las directrices sociales del comportamiento futuro, más que alternarse de nuevo con el poder físico masculino, se dediquen a cultivar el “lado femenino” de cada hombre. Los valores mágicos de las femeninas, si fuesen debidamente revalorizados, podrían abrirnos, tanto como un gran golpe en la cabeza, a superiores espacios mentales, por una obligada reestructuración de las neuronas.

FOTO: EL ÁRBOL DE LA VIDA”: SECRETA PROPORCIÓN Y EQUILIBRIO

** arbol-de-la-vida **


INANNA / ISHTAR / ESHNUNNA, LA DIOSA DEL AMOR Y DE LA GUERRA

Con anterioridad al periodo predinástico del arte del País de Sumer (2.900-2.400 a.C.), se produjo un sincretismo religioso. Los sumerios a sus dioses les pintaron unos grandes ojos azules para mejor distinguirlos del común de los mortales. El azul de la piedra lapislázuli fue el símbolo de Inanna-Ishtar, la cual se mostró desnuda en una figurita articulada del Museo del Louvre con unas diminutas astas, en forma de media luna, sobre su cabeza, pero normalmente aparece en el arte llevando alas y corona con muchos cuernos. Probablemente fue un adorno copiado del toro androcéfalo sentado, coronado con cinco pares de cuernos en filas superpuestas, esculpido durante el Tercer milenio a.C. expuesto en otra vitrina del mismo museo.

Los dioses alados no eran raros entonces en Mesopotamia. Había empezado a lucir alas la llamada “Mujer sin velo”. Llevaron también alas las madres de los dioses Nammu y la diosa Ninma, la cual, generosamente, se las concedió a otros dioses. Ishtar volaba, según afirman los estudios dedicados a los dioses alados de Mesopotamia, entre los cuales el Dr. G. Conteneau (París 1914). Según expuso en su libro “La diosa desnuda de Babilonia”: En el año 2.000 a.C. dotar de alas a los dioses estuvo de moda en todas las culturas de Oriente Medio, por haber sido visible, en el cielo nocturno, el asteroide Auriga durante todo un año. Como se veía acompañado de otras tres estrellas, éstas fueron consideradas sus tres hijos.

De la espalda de Inanna / Ishtar salían un par dealas, que, por estar demasiado juntas, no le habrían servido para volar, al no poder ni elevar el peso de una persona. En otras divinidades reforzaron la misma idea presentándolas con una cabeza de buitre, quizá dejando testimonio de lo que habían podido ver en el cielo. Una cabeza de "rompe huesos", tan figuradamente exacta, me parece una metáfora del Ying y el Yang. ¿Revelarían con dicha figura que, el feo comedor de cadáveres, también era un vitalizador? Quisieron demostrar, a toda costa, que sus dioses surcaban los cielos, y por ello eligieron la contundencia de los dioses “cabezas-de-buitre”, de un imponente aspecto humano, y que utilizaban los mismos útiles, incluyendo dos “relojes de pulsera” en sus muñecas. Sus respectivas imágenes llevaron alas. Tanto las de éstos, como las de Inanna, las imprimieron en los sellos de rodillo (glíptica), porque fue el modo como aquellas culturas antiguas de Mesopotamia expresaban su pertenencia por unos seres celestiales extraordinarios.

Inanna,mejor conocida por el nombre de semita de Ishtar, se representó como una poderosa diosa en el Oriente Medio. En virtud a su género, a Inanna / Ishtar la tradición le impedía gobernar legalmente; pero a pesar de todo, ella se las ingenió para hacer incursiones en la política. Un poema describe que descendió al “Mundo inferior” para intentar arrebatarle el poder a su hermana mayor Ereshkigal.

Aunque la diosa Inanna ya fue mencionada en el quinto milenio, fue en la fase Uruk IV cuando se la veneró en el templo de un zigurat decorado con imágenes y pinturas de toros. Los relatos sobre Inanna en Uruk se remontan al año 3.850 a.C. cuando era diosa de la vegetación y la recolección. También lo fue de la ciencia, de la escritura y de los números, pero en las épocas casita y neobabilónica se traspasó dicha responsabilidad al dios Nabu. Inanna habría sido una feroz y muy hermosa mujer fatal, viuda de Dumuzi (el creador del “Árbol de la Vida”), y a pesar de todo, ella hizo méritos para ser divinizada, inspirando en todas partes un sinfín de relatos. Quizá en un futuro se descubra que Inanna fue algún precursor engendro de tipo trans-humano lo que le pudo haber sido injertado genéticamente.

Inanna fue una divinidad muy conflictiva, debido a su carácter bipolar. Aunque representó las fuerzas vitales, y estaba deseosa de proteger a sus devotos, también era una mujer tan celosa que podía vengarse incluso de las naciones. Inanna / Ishtar logró con engaños que el dios En-ki le revelara los mayores secretos de su poder universal. Eran unas muy numerosas “Tablas del Destino” (“Me”), lo cual representaba conceder a Inanna una muy gran autoridad. Cuando En-ki quiso detenerla por haberse llevado su “Tabla disponible” (¿como una tablet? de donde procedía su poder), ella ya había huido a Uruk. Fue inútil perseguirla con “terribles armas”, pues había salido volando en su “Barco del Cielo”, de ahí quizá nació su fama de “voladora”. 

En efecto, Inanna / Ishtar de simple mujer pasó a ser la “diosa del amor y de la guerra” en otros países occidentales, siendo el primero Palestina, y después Líbano, Siria, y Anatolia. Los griegos la llamaron Afrodita; fue Astarté para cananeos y hebreos, siendo llamada Eshdar entre los asirios, babilonios e hititas. Tuvo más nombres, como Ashtoreth, Asherah, Anat, Innin y Ninni. En la mitología romana, Inanna fueconocida como Venus; así como Hathor, en Egipto. Más adelante aún fue modelo para las dos diosas griegas Palas Atenas y Afrodita. Yo prefiero referirme a ella como Inanna, que fue su nombre entre elamitas y acadios, entre quienes mereció el sobrenombre de ”diosa de la guerra”, por su ferocidad y descaro. Un himno dedicado a Ishtar elogiaba su valentía en la guerra, definiéndola como “Diosa de temibles poderes divinos vestida de terror”. Pero muchos perdieron la vida confiando en ella. Fue el caso de la Isthar de Erbil (la ciudad que sigue habitada, más antigua del mundo, en el Turkestan irakí), cuyos fieles murieron por orden del rey asirio Salmanasar III, al cual se habían opuesto por envalentonarse confiando en su diosa.

FOTO:  INANNA y LILITH, DIOSAS ALADAS DESNUDAS

** inanna **

 

Si por una parte Inanna / Ishtar parece ser la antecesora de la diosa egipcia Hator y de Afrodita, en su faceta de benefactora, la diosa Ishtar dejó enseñanzas mucho más sublimes para quienes necesitasen un guía espiritual: “Amados hermanos,…yo soy la diosa que trabaja para la humanidad, ayudando a superar las dudas de vuestras vidas, las referentes al amor incondicional, que es la energía reinante en el universo...”

Inanna / Ishtar nunca logró ser amada por el gran héroe Gilgamesh. Ella le propuso ser su esposa, pero él la rechazó porque la conocía bien. En la Babilonia del siglo VI a.C, el rey Nabuconodosor II todavía dedicó a Ishtar las gigantescas puertas de la concupisciente“ gran capital del pecado, y hoy trasladadas por completo al “Museo de Pérgamo” de Berlín.

Lilith, igual que Inanna / Ishtar, fue otra diosa desnuda venerada en Sumeria y Babilonia, la cual fue conocida por intromisión de su mito oral en el libro “Zohar” (compendio de mitos) de los judíos. Se la representó como la típicaVenus clásica, de no ser porque en su espalda también tenía unas proporcionadas alas del tipo mosca, que lucía a modo de capa triangular. Además de dotarla con corona de cuernos, Lilith se esculpió con garras de ave de presa en lugar de pies. ¡No se puede ser más original; ¿o se trató de un error de laboratorio?

Lilith a veces fuese confundida con Inanna / Ishtar, . La diferencia principal estuvo en que, mientras ésta fue “reina del cielo”, Lilith fue “reina del infierno”. Era un demonio con forma humana;…a pesar de haber vivido en el Paraíso cuando todavía no se había “inventado” el pecado de Eva (Génesis: 1,26). Sucedió que el padre Adán no pudo soportar el inestable apetito sexual de su primera mujer. ¿La presentaron demasiado “feminista”?

Según se lee en la “Epopeya de Gilgamesh”, Lilith vivió siempre de noche, por lo que su símbolo fue un búho. Fue una mujer-vampiro, asesina de niños. Otros la vieron como una serpiente, recordando el antiguo mito del gran líder Gilgamesh, de la ciudad de Uruk. Esta fue la primera novela magistral del mundo, y presentó a un héroe muy humano; una especie de “Hércules de Sumeria”. Inicialmente había sido un aventurero en busca de un supuesto elixir que le daría la vida eterna; pero cuando Gilgamesh estaba dormido, una serpiente se comió aquella plantaque le habría hecho inmortal. Lo bonito de relato, es la reflexión que humildemente hizo Gilhgamesh; por lo que pronto se resignó. Del dicho relato posteriormente salieron  muy beneficiadas las serpientes, pues adquirieron fama de tener un gran poder curativo. La figura del patriarca Moisés, en el Monte Sinaí, lo confirma. Incluso en la actualidad el símbolo de una serpiente enroscada en cálices y bastones de mando (caduceos), se incluye en los símbolos farmacéuticos. No es la única versión, pues al reyGilgamesh también se lo mencionó en otros escritos, después de haber sido deificado en 1.800 a.C. Citarlo aquí ahora, es para poder distinguir a dos diosas Inanna, porque se confundió con Lilith. Según lo escrito en el “Mito de Etana”: Gilgamesh expulsó a Lilith del sauce donde ella habitaba (Árbol de la Vida), el cual había sido plantado por Inanna en su jardín (¿del Edén?).

LA EVOLUCIÓN  DE LOS ZIGURATS

Expuestos los preliminares, estableceré una relación entre las coronas con cuernos y las misteriosas pirámides que posteriormente, durante más de un siglo, salpicaron los desiertos de la orilla occidental de río Nilo. Aunque sea una investigación compleja, incluso para afrontarla un conjunto de arqueólogos licenciados, yo daré una explicación coherente y genuina; la que a mi me animó a investigar. Los zigurats se inventaron presentando una sola terraza en la zona de la antigua Persia (Irán), pasando luego a ser construidos en el Sur de Mesopotamia (2.112-2.095 a.C.). El dios llevó una corona con siete gradas de cuernos superpuestos cuando nombró a Isme-Dagan, gobernante del templo de Ur (2.005 a.C.). Aquellos zigurats eran modestos al construirlos en Babilonia (1.750 a.C.), y posteriormente en Asiria, fueron monumentos magnificados.

En mi opinión, las divinas “coronas, biológicas” (por las cornamentas adosadas), remiten a las diferentes alturas escalonadas de un zigurat. Viendo en perspectiva frontal su fachada principal, se distingue un ancho trazado que indica la escalinata de acceso. Del mismo modo, las puntas de las astas se reúnen escalonadamente en la parte delantera de cada corona, dividiéndola en dos mitades, haciendo resaltar una línea que se corresponde a la ancha escalera que ocupa la fachada principal de cada zigurat. Son accesos que, visualmente, recuerdan a una nariz humana, porque comienzan siempre mucho antes de llegar al zócalo negro de su base. En esta zona, prácticamente destinada a sostener el templo de la cima, varios zigurats tenían un santuario, a nivel del suelo, para los enfermos y ancianos, por donde la divinidad podía descender y manifestarse a su devoto pueblo.

En lo referente a las dos mayores pirámides de Giza, en Egipto, ya publiqué una explicación, la cual probablemente costará de olvidar. A mis argumentos de entonces, ahora ya les añadiría un par de dibujos de colinas mesopotámicas, igualmente mellizas y muy cercanas. Se puede leer mi investigación al respecto, y las fotografías, abriendo el siguiente página: abriendo la siguiente página: http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/egipto-balanza.html

FOTO: MI IDEALIZACIÓN TAMBIÉN  RECUERDA UN ZIGURAT

** coronas **

Al dios Ninurta lo había enviado Enlil para reprimir los desmanes de Inanna, cuando ella trataba de favorecer a Erek promoviendo graves desórdenes en la zona. Finalmente los dioses Anu y Enlil, padre e hijo, colaboraron para hacer que Marduk, volando en su “pájaro divino”, acabase con el reinado del rey Sargón I, que fue el primer emperador de la zona. Había tenido la gran osadía de nombrarse ”Señor de las cuatro partes del mundo,” y desde luego fue el primero que logró permanecer en la memoria escrita de la historia; pero tan sólo duró cuatro generaciones.

Ninurta regresó a Sumeria en tiempos del rey Gudea de Lagash, un sabio Ensi (contemporáneo del rey Ur-Namu), quien, por mandato de Ninurta (vencedor de la “Guerra de la Pirámide”), construyó un zigurat al dios Nanna, y lo decoró con esfinges de toros 1.500 años antes que lo hiciesen los asirios del Primer Imperio (1.366-1.077 a.C.). Hay que recordar que Gudea fue también el mayor promotor del avance en asunto de derechos jurídicos. Su anhelo fue pacificar la sociedad en general, y en sus estatua consta escrito que quería evitar tantos juicios, para lo cual legisló: “...Que el amo no golpee a su criado;...que las plañideras dejen de hacer oir sus falsas lamentaciones. Ni tan siquiera una madre podía maltratar de palabra a su propio hijo”.

DE SHAMASH, “DIOS DE JUSTICIA”, ALABRON SU BONDAD

Los primeros himnos a Shamash datan del 2.600 a.C., y con su anterior nombre sumerio Utu, lo alabaron desde el año 3.500 a.C.. En total, tuvieron fe en él durante más de tres mil años. Shamash veía todo cuanto sucedía en la tierra, sabía todas las cosas, e incluso su visión penetraba el subsuelo. Como árbitro que fue de la justicia, él juzgaba a todas las personas, y también iluminaba sus corazones. Shamash era simbolizado con un sol, con la ventaja de que él sí que podía penetrar en el inframundo.

En los antiguos textos, códigos y archivos judiciales sumerios, se certifica la presencia real de una deidad llamada Shamash, venerado como patrón de la "magia blanca", de las leyes, siendo el dios del sol, de la justicia y de los oráculos. Fue un dios misericordioso, porque ayudó a todos los que estaban en problemas. Se le representaba con un disco solar de ocho puntas, posteriormente variado por un disco solar con alas. En el Antiguo Testamento la ciudad de Baalbek, (inolvidable por sus inmensos bloques de piedra bienes cuadrados y alineados), fue llamada Beth-Shamash en, o sea, "Casa de Shamash".


FOTO: SHAMASH; EL QUE TRASPASÓ LA JUSTICIA A EGIPTO

** shamash **

En el período acadio, el dios Shamash fue, junto con las divinidades Sin, e Ishtar, miembro de la "Tríada de dioses celestiales". Fue en Sippar donde tuvo su santuario principal, que al mismo tiempo era la sede del Tribunal Supremo. No obstante, por su corona adornada con cuernos, a Shamash se lo asoció a la ciudad de Nippur. Los sumerios creyeron que era como un reflejo de la vida cotidiana. Su periodo de mayor influencia fue en los imperios: acadio, neosumerio y casita (2.500-1.500 a.C.). 

En las figuras de la glíptica tuvo aspecto masculino capaz de volar. Lo representaban de forma que de sus hombros emanaban varias líneas verticales, simbolizando “llamas”. Es más interesante el hecho de que en época posterior, su símbolo también fuese una balanza convencional. A Shamash se le identificó con el número 20, lo cual me sugiere la suma de 10+10, que gráficamente evoca los dos platos de una balanza. Además, dado que lo dibujaron posando un pie en la cima de dos pináculos cercanos iguales, lo asocié a mi presentación de las dos mayores pirámides de Giza, puesto que, en base al diseño de la Estrella de David (con 6 puntas), pretendieron disponer de dos platos de una balanza sostenida por el sol, resultando que en aquel sagrado conjunto la Esfinge tuvo su rol más trascendente.

Ciertamente el sistema numérico de los sumerios era sexagesimal, pero no estricto, porque también hicieron uso del número 10; el “número perfecto”, al que Pitágoras llamaba "Tetrakis". Es la suma de los cuatro primeros números enteros, de cuyo éxito no podemos dudar en el mundo occidental. Tiene una curiosidad añadida: Diez números geométricamente dispuestos en triángulo equilátero, configuran en su interior otros nueve triángulos menores, siendo dicho número (9) el que siempre se empeñaron en resaltar.

NEOBABILONIA, UN GRAN SALTO EN EL TIEMPO

En el Imperio Neobabilónico, renacido después de librarse del dominio asirio, las coronas de los dioses tuvieron mucho éxito en el arte suntuario de su gran emporio comercial, que el año 612 a.C. se convirtió en capital del imperio fundado por el rey Nabopolasar.Él fue capaz de derrotar a los judíos y destruir Jerusalén, su gran Ciudad Santa, exiliando a todas los habitantes, llevándose a Babilonia tanto sus bienes como los tesoros de su templo. Fue durante la llamada “Cautividad de Babilonia” cuando los judíos durante 70 años recopilaron sus creencias y mitos, inseminándolos de muchas leyendas del país que los retenía cautivos. Durante un siglo Babel no paró de crecer, concentrándose allí grandes multitudes de numerosas procedencias, por lo que sus ciudadanos hablaban diferentes idiomas. En sus últimos estertores la ciudad de Babilonia acogía un millón de almas. Siendo la capital del erudito rey Nabuconodosor II (605-562 a.C.), que reinó durante 43 años, se la protegió con una doble muralla de 27 m. de ancho, la cual cercaba 22 km. cuadrados, según informó el filósofo griego Heródoto, que la visitó. Él pudo ver que su vía procesional tenía 300 metros de longitud. Es sabido que la inquietud cultural del rey Nabuconodosor II le hizo archivar miles de tablillas cuneiformes del legado sumerio; pero también es cierto que ello no evitó que fuese cruel cuando castigó a sus enemigos.

Su labor intelectual fue encomiable, y lo demuestran sus bibliotecas. Una sola tablilla cuneiforme contiene un total de 62 títulos de obras. Más del 90% de fragmentos de textos recuperados en excavaciones se han considerado inventarios. Las obras religiosas, cantos, poemas y mitos, pueden llegar a ser conmovedores;… y hasta inolvidables me parecen las expresiones amorosas entre los dioses Inanna y Duzumi, porque es muy sorprendente que, a pesar de su ancestral antigüedad, pudiesen haberse imaginado palabras de amor de una tan gran belleza.  Aquella encomiable labor archivística impulsada por el rey, metafóricamente, me recordó el tema de la “Biblioteca de Babel”, imaginada por el erudito escritor argentino Jorge Luís Borges, en su obra ”Ficciones” 1.941; por cierto, escrita justo el año  antes de que yo naciese. Lo comento, porque, a pesar de ser un escrito ininteligible, tuvo el acierto de exponer, con gran originalidad, que todo el universo (biblioteca) estaría organizado en incontables hexágonos.

El Imperio Babilónico terminó el año 517 a.C, y debe de haber sido el más largo de ha historia del mundo conocido. Si se toma de referencia una imagen con la altura de una persona con sombrero, se constata que los babilonios tuvieron un imperio que llegaría hasta la cima del dicho sombrero, mientras que, por ejemplo, los actualmente tan poderosos EEUU, no le llegarían ni a los tobillos. .Cuando el rey de los persas Ciro II, fue “acogido” en Babilonia (530 a.C.), sin haber luchado para conquistarla, los imperios de Asiria y Neobabilonia volvieron a estar unidos como en tiempos de Sargón II (700 a.C) y su padre Salmanasar. Ciro II fue llamado: “Delicia de la humanidad”, porque dio libertad a cuantos cautivos hebreos vivían en Babilonia, permitiéndoles regresar a Palestina; e incluso dándoles dinero suficiente para poder reconstruir su llorado Templo de Jerusalén. En aquel viaje les guió el sacerdote judío Esdras, quien estando en cautiverio había escrito los cinco primeros libros (Pentateuco) de la Biblia, atribuidos a Moisés.En la Biblia se cita Babilonia (Génesis 10:10 y 11:9), y también la ciudad de Ur (Génesis, 11:28, 31 y 15: 7); así mismo, el nombre bíblico de Mesopotamia entonces era Apadan-Aram. Los liberados judíos, a su regreso a Israel se sorprendieron al encontrarse con sus conciudadanos, aquellos que no habían sido deportados, porque ya casi habían olvidado la base de su antigua fe monoteísta.

NEOBABILONIA, Y SUS SABERES

** babel **


EN UNO DE MIS SALTOS EXCLAMÉ: ¡DIOS AYÚDAME!

En este punto voy a explicar el final de mi metáfora de “Las dos orillas”, con la que inicié este escrito: Cruzar un río de una orilla a otra, sin mojarse demasiado, es muy arriesgado y nunca ignoré los peligros que tenía mi osado plan. Ante la acumulación de datos acontecidos durante más de cinco milenios, no quise imaginarme la existencia de algún bonito puente. No lo incluí en mi metafórico planteamiento, pues aquí equivaldría a presentar mi hipótesis mediante un bonito audiovisual, porque la ciencia, tal como la entendemos actualmente (casi categoría de religión), no demostrará mucho más. Después de descubrirse la Cultura Jirotf, probablemente futuros científicos aportarán más pruebas, como el rigor académico exige;…o podrán desechar el marco teórico de mi investigación, lo cual es más fácil.

Hoy se minimiza la importancia de la inspiración; y en mi caso particular observo que incluso se la desprecia. Si no fuese así ¿cómo explicar que mi obra nunca haya merecido atención de los responsables de cultura? Lo escribo, porque desde mucho antes de popularizarse el acceso a la red WWW (el año 2.000), yo ya había informado a todos los responsables culturales de mis descubrimientos, basándome en la realidad de fotografías. Su silencio fue para mí una buena prueba de las graves limitaciones de los dirigentes de las instituciones culturales.

Con muy pobres recursos hice evolucionar mis propios descubrimientos, y los presenté siempre procurando que fuese de lectura lo más amena posible, para que nadie se agobiase ante un excesivo acopio de datos. Al respecto, no ignoro que el planteamiento del actual tema que presento debería haber sido más convencional, pero busco espolear la curiosidad, y no apliqué la clásica norma: Primera parte: Exponer de los milenios cuando la máxima divinidad fue femenina; remarcando su relación natural con los cuernos de la luna y los toros, y continuando con cómo con las guerras consolidaron el patriarcado; así cómo las coronas con cuernos recordaron las ideas de la anterior etapa superada. La Segunda parte: Debió haber hecho referencia a mi hipótesis sobre la evolución y el simbolismo de los zigurats. La Tercera y última parte: Los habría conectado con la pirámide escalonada de Saqqara en Egipto. La dicha construcción se magnificó con las dos mayores pirámides de Giza, donde se manifestó la incontinencia del faraón Keops al levantar la suya; así como el justo equilibrio que consiguió después su hijo Kefrén, gracias a recoger ideas de tiempos anteriores a los sumerios, en especial las asociadas al dios Shamash, dios del sol y de la justicia, simbolizado con una balanza.

LOS ALIENÍGENAS INTERVINIERON, Y NO SON UNA FANTASÍA

Sin duda existieron alienígenas capaces de superar la magia del hombre chamán. Éstos describieron, como pudieron, que la habían visto realizar con sus propios ojos por unos seres muy reales. También comprobaron que habían contactado con ellos porque querían ayudarlos a progresar. Mantuvieron una lógica esperanza de su regreso, la cual posteriormente fue a más, y continúa día tras día.

El famoso sabio Zecharia Sitchin, que tradujo las tablillas cuneiformes mesopotámicas, divulgando cada mito y leyenda escrita en lenguaje cuneiforme de aquellas antiguas culturas, afirmó: “No estamos solos. Y no me refiero al universo. No estamos solos en nuestro propio sistema solar”.Él atribuyó la creación de la cultura sumeria a los alienígenas llamados Anunnaki (a los que llamó Nefilim) que significa “Aquellos del cielo que a la tierra vinieron”. Los dioses Anunnaki procedían del planeta Nibiru, y creían en un Creador universal. Es el Doceavo planeta del sistema solar, que por tener su orbita elíptica, semejante a la de los cometas, sería un “planeta de tránsito”. Su símbolo en las tablillas era la que después ha sido llamada Cruz de Malta, la misma que fue el símbolo de los monjes llamados caballeros Templarios.

De entre todos los textos cuneiformes que avalan lo traducido por Zecheria Sitchin, hay que destacar los que cubren un famoso prisma de piedra,   el cual está escrito en sus cuatro caras, y tiene un agujero central atravesándolo verticalmente. El “Prisma de Bundell”, el texto más completo que se conserva, lo escribieron llenando sus cuatro superficies, repartidas en dos columnas. En principio informa de que el primer rey de la ciudad de Eridu gobernó 28.000 años, lo cual ciertamente es algo inconcebible. Debió de tratarse de la suma de varios reinados de cada dinastía, porque aparecieron muchas que reinaron decenas de miles de años. Los semidioses tuvieron una longevidad menor, pero igualmente habrían sido seres alienígenas, los cuales descendieron dos veces a la Tierra; una antes y otra después del Diluvio Universal (hacia el 2.900 a.C.). La segunda ciudad donde reinaron los Anunnaki (Anunna-ki) postdiluvianos, fue Kish. Eran unos supuestos dioses que tuvieron a su servicio una subcategoría llamados Igigi (y también Anunna), los cuales trabajaron tanto, que protagonizaron las primeras “huelgas”, llegando incluso a rebelarse. Tales disturbios les obligarían a la creación del Homo sapiens (Lulu), según un texto cuneiforme del Museo Británico del siglo XVII a.C..

Los teóricos de la intervención extraterrestre suponen que, después de la creación de la Humanidad, los alienígenas habrían enseñado a los sumerios unas matemáticas de relación astral, pero no existe unanimidad científica para admitir contactos fiables. Creo que para explicar muchas cosas que parecen ser extrañas no es preciso recurrir a la existencia de unos alienígenas capaces de aplicar tecnología avanzada en tiempos prehistóricos. No me extenderé en ello, porque la obsesiva decoración con cuernos de toro en las coronas de los dioses mesopotámicos, como dije, se hicieron debido a la lógica asociación de ideas entre el toro y la luna (en relación con la menstruación femenina), por la sangre que mensualmente pierden las mujeres jóvenes.

Quizá los áliens se retiraron del mundo enfermos de algún virus; o quizá temen contagiarse de las nuevas enfermedades víricas. Sus objetos voladores, antiguos y modernos (UFO/OVNI), al menos están logrando una previa preparación psicológica en la mente humana, bien necesaria ante el, probablemente enriquecedor, futuro contacto. Referente al planeta Nibiru (o Nebiro), que orbitaría el sol en 360.000 años, aún puede suceder que el tal planeta exista. Leí que unos astrónomos japoneses de Kybe, en 2.008, descubrieron que existía un planeta -todavía nunca visto- orbitando al sol alejado de nosotros unos 150.000 millones de kilómetros. Otro visto recientemente, fue el bautizado “El Duente”, (también llamado “Planeta enano”, o “Planeta nueve”). Mide 300 km. de alargado diámetro, y su órbita elíptica se acerca a la Tierra cada 40.000 años.

FOTO: CADUCEOY EXPERIMENTOS FALLIDOS

** adn **


SIMBOLISMO DE LAS ESCENAS CON MANIPULACIÓN GENÉTICA

Se podría escribir mucho sobre la “molécula de la herencia” llamada ADN, desde que fue fotografiada por Rosalin Franklin (1.920-1958). Su “Foto 51” le habría merecido el Premio Nobel si no hubiese muerto a los 37 años por la misma radiación que estudiaba.

En el arte mesopotámico encontramos muchas escenas que nos hablan de manipulación genética, exactamente dirigidas por Ninkhursag, que fue la jefa de los médicos. Pasa casi desapercibida porque le redujeron su estatus y prácticamente desapareció del Panteón; no obstante, se ha argumentado que Ninkhursag equivale a la diosa egipcia Isis. En tal supuesto, Eva habría sido creada por dicha “superwoman“, la genetista, Ninkhursag/Isis.

La armonía se expresa con el arte, y la relación de éste con la ciencia es la búsqueda de la unidad en la diversidad de formas en la naturaleza. Expondré un ejemplo en el arte sumerio: Dos “guardianes custodios” alienígenas tienen entre ellos un intrincado dibujo, el cual, en su parte más elevada presenta una forma de rostro hexagonal. Son dos figuras, entre las cuales se eleva el “Árbol de la Vida”, porque son dos dioses, y otros dos custodios que intervienen en una acción creadora. Parecen pintar algo, pero su gesto es simbólico, igual que la piña que utilizan como si fuese un pincel, o el supuesto “bolso” que sostienen, dentro del cual probablemente contuviera material genético, como sugieren los tres “bolsos” juntos que aparecieron grabados hace 12.000 años sobre una columna de dura piedra en Gobekli Tepe (Turkia).

FOTO: “ÁRBOL DE LA VIDA”: CREADORES Y CUSTODIOS

** custodios **

 

Recuérdese que, según la Biblia, en el centro  del “Paraíso”, el “Árbol de la Vida”, daba frutos del Bien y del Mal. Dado que a veces se incluyeron dos divinidades, ambas sosteniendo en su mano alzada una piña, el hecho de apuntar para tocar el árbol, nos remite al que estuvo plantado en el centro del Jardín del Edén. Los dos dioses mesopotámicos que no se llevaron bien, realmente existieron. En la Biblia, Enlil se llamó Yahvé, y se presentó disponiendo un ejército de “ángeles”, y una gran flota de naves, como si gozase de un poder ilimitado. El secreto oculto de la enemistad entre Enlil y En-ki, reside en que éste -también llamado Ea- permitió la procreación del nuevo hombre híbrido, y años más tarde tuvo relaciones sexuales con las “hijas de los hombres”, lo cual disgustó mucho a Enlil; y para colmo, después muchos de los suyos hicieron lo mismo.


FOTO: FALOS GIGANTESCOS ESCULPIDOS EN VARIAS CULTURAS

** falus **


EL MATRIMONIO SAGRADO, Y EL CULTO AL FALO

La fascinación por montañas y piedras erguidas, o simples monolitos, han evocado siempre la misma idea. Un falo erecto. Con la eyaculación masculina se acredita que renace la semilla que revitalizará tanto a una mujer como también, mágicamente, a la Madre-Tierra. Así quedó escrito en los mitos en los de Inanna y Dumuzi ente los sumerios, los de Ishtar y Tamuz en Babilonia, los egipcios de Isis y Osiris, los de Afrodita y Adonis en Grecia, Cibeles y Atis en Anatolia, etc.. Trascendió al continente europeo por haberse adoptado en Egipto y Grecia. Los egipcios lo pintaron como la cópula entre el dios de la Tierra, Geb, y la diosa Nut (representada como el cielo estrellado), la cual se la pintó estirada, pero muy arqueada, por encima del desmesurado falo erecto del dios yacente.

Para los antiguos sumerios, Inanna también fue “diosa de la invención y de la fertilidad”. Con Inanna entraron en periodo de la Edad Ritual, cuya principal ceremonia fue llamada “Matrimonio Sagrado”. El llamado Hieros Gamos fue una ceremonia sexual, mágico-cósmica, que empezó a practicarse en el templo situado en lo más alto de cada zigurat mesopotámico. Celebraban allí el sagrado encuentro sexual anualmente el día de Año Nuevo (25 del mes de marzo). Pomposamente, el gobernante, representando a la divinidad, subiría los peldaños luciendo la corona, símbolo del vigor de los dioses. Habían optado por la forma más representativa del poder físico terrenal: El prehistórico Toro-Dios, siempre antes presente en el culto a la Diosa-Madre.

La doble personalidad del dios Anu fue presentada por Zecharia Sitchin, en sus obras: “El Doceavo Planeta”, “La Escalera al Cielo”, “Las Guerras de Dioses y Hombres”, “Los Reinos Perdidos”, “El Génesis Revisado”, y otros siete libros más.  La cultura de Sumeria él la creyó llegada de otro planeta. En su obra: “In-Anna, o El Amor de Anu", escribió que era hermana gemela de Shamash y nieta de Anu. Puesto que Anu descendía a la Tierra solo de vez en cuando, para visitar su ciudad sagrada de Uruk, Inanna lo convenció para dejarla gobernar en su ausencia. Más tarde Inanna se convirtió en la deidad patrona de Acad (Agade, al norte de Sumeria).

Inanna se acostó con An/Anu cuando visitaba el “E-Anna”, o "La casa de Anu”. Tal fue el templo más grande de Uruk hasta el año 3.000 a.C..  Anu visitó la Tierra dos veces conviviendo estrechamente con Inanna. También ella subió a visitarlo en la “Morada Celestial”, por lo cual ella fue motejada Anunitum (amante, o esposa). Obviamente, "La casa de Anu", sería también conocida como “Casa de Inanna”.  Nadie como Inanna para saber si una cosa era lícita, y si lo que fuese estaría de acuerdo con la voluntad divina. Ella fue tan especialmente designada, que puedo verla tan legítima representante de la divinidad como lo ha venido siendo la Iglesia en el mundo occidental.

Estando Anu ausente, su representante político, que fue el rey “por la gracia de dios”, era recibido por una sacerdotisa de la diosa Inanna. Cada rey de turno, al tener que subir tantos peldaños, se procuró aliviarle el peso de su corona forrándola con simulados cuernos hechos con finas láminas de oro. Estando ya dentro del sanctasanctórum, es de suponer que se quitarían sus molestas coronas para oficiar el ritual sexual, quizá incluso si lo consumaban en la intimidad. Lo que entonces sucedía, solo ellos lo sabían, pero para los devotos ciudadanos era de rigor que, en cada conmemoración, la diosa habría copulado con la divinidad, aunque supiesen que solo era su su representante.              

FOTO: OANES: UN DIOS “MEDIO PEZ”

** oanes **

 

LA PIÑA Y EL RECIPIENTE PARA INSEMINAR CON “SEMEN DIVINO”

La más antigua divinidad descubierta en Sumeria haciendo el acto de vitalizar, fue el hombre-pez llamado Oanes(o Oannes). Se le consideró el primer apkallu; o más probablemente un alterego del dios Anu. Pero hay otro candidato, pues el dios Oanes también pudo haber sido En-ki. Un sello del 2.000 a.C. muestra a En-ki en su hogar rodeado por agua. Los "Annedoti", sus ayudantes en la culturización de la sociedad, eran criaturas anfibias con cabeza humana, cuerpo y cola de pez, igual que Oanes. Él y todos sus acompañantes emergían diariamente de las aguas del Golfo Pérsico. Leyendas de seres semejantes también se recuerdan en Perú, Italia y en España (Liérgana-Galicia).

Hace 7.000 años, en el transcurso del periodo de El-Obeid, miles de migrantes de los montes Zagros se dirigieron a la ciudad de Eridu, (Periodo El-Obeid I), el dios En-ki ya les acompañaba con su esposa Ninki, de quienes se dijo que vivían bajo el mar. De ahí el misterio que envuelve a Oanes, cuyo peculiar sombrero fue un pez destripado.  Téngase en cuenta que entre En-ki y Nammu se ha venido insistiendo en que debió de existir un conflicto de personalidades compitiendo ambos por quien debía ser la “Fuente de las Aguas Primigenias”. Tenía razón el dios En-ki/Ea, puesto que, siendo “Dios Sabio”, incorporaría el atributo de “exorcista”, lo cual equivale a decir: “Aquel que “libera” el agua dulce y fértil del agua salada”. Sería como lo que ahora se llama una “Planta desaladora”.

En-ki fue presentado residiendo en su insumergible “Palacio de Agua”, Abzu, pues estaba sellado. Todos regresaban al atardecer a su “Palacio”.  Ello explica que en las escenas donde aparece En-ki, se ve que de sus hombros salen cuatro lineas horizontales que en seguida caen paralelas para regresar al mar, puesto que la divinidad salía de debajo de las aguas (como Oanes). Según opinó el sacerdote caldeo del siglo III d.C., llamado Berosus, autor de la “Historia de Babilonia” (Babyloniaca, 280 a.C.): “Oanes habría sido enviado a la Tierra por el dios En-ki/Ea mucho antes del Gran Diluvio, para que enseñase a las gentes el arte de la escritura, la artesanía, la magia y todas las ciencias”. Quizá, por su influencia, en Sumeria inventaron prematuramente los acuarios. Oanes enseñaba a la gente tanto a plantar, como a cosechar; pero también todo lo que podía serles útil: Astronomía, arte, arquitectura, e incluso como urbanizar ciudades; pero especialmente les enseñó matemáticas de base 60, y geometría, todo lo cual todavía recordamos; por ejemplo, en la esfera y manecillas de nuestros relojes. Por ahí entiendo yo el simbolismo de sujetar una piña con sus dedos, mientras con su otro brazo lo vemos sosteniendo lo que parece ser una especie de “bolso”, cuyo exterior lo decoraron siempre diferente.

Si el dios Oanes no fuese En-ki, sería de imposible presentación, porque sería anterior a los dioses conocidos registrados en tablillas de arcilla, escritos pinchando símbolos con una cuña. Al dios Oanes se le dibujó disfrazado de animal anfibio, pues lo pintaron con un pez destripado cubriéndolo desde su propia cabeza. En consecuencia, viéndolo de perfil, le incluyeron las mismas branquias de la cabeza del cetáceo, las cuales, quizá por asociación de ideas, después se convirtieron en astas de toro. No podía ser de otro modo, dado el aprecio que tenían por dicho animal la cultura a la que los Anunnaki querían hermanarse. Y lo mismo puede argumentarse en lo referente a respetar los símbolos ancestrales de la Serpiente y la Gran Madre. Oanes, sabiamente, para ser escuchado se les presentó en un medio marino completamente desvinculado de sus arraigadas creencias, a fin de no herir susceptibilidades. Posteriormente las branquias sobre su cabeza debieron de haber sido el origen de las ricas coronas forradas con varias alturas alturas de cuernos del “Toro-Dios”.

LA MANIPULACIÓN GENÉTICA

La piña y el reducido recipiente, son dos símbolos tangenciales a mi estudio de las coronas de cuernos, pero comento su simbolismo, dado el gran misterio que representan: Parecen servir para vitalizar, y en otras ocasiones para bendecir. La piña cónica y la "situla" (cubo), se ha supuesto que fueron símbolos de inmortalidad, dado que ambos instrumentos aparecen también en manos de otras deidades ancestrales de Colombia, Méjico, Japón, etc.. No puede ser una  casualidad; como tampoco lo pueden ser la gran dispersión de zigurats, cruces de Malta, cráneos alargados, etc..

El supuesto “cubo / bolso / cesta”, lo podemos encontrar igual en el arte sacro de culturas muy distantes, tanto en lo geográfico (9.000 km.), como en lo temporal. No era gratuito creer que contendrían algo relacionado con el ADN divino, vista su gran dispersión en todo el mundo. Dado que se trata de una molécula que ha podido sobrevivir en el vacio absoluto del espacio sideral, también debe poder atravesar océanos. Lo más interesante, no obstante, es que, después de haberlo verificado dicha resistencia a la muerte, se nos abrieron las puertas a la supervivencia post-mortem.

La fruta del pino son los piñones, y cada piña, formando una compacta unidad natural de simientes encapsuladas, pudo haber servido para “polinizar”, en el ritual que muestran las escenas presentadas con el “Árbol de la Vida” entre dioses, y otras veces entre  “custodios”. O quizá, cada piña simbolizaba los muy numerosos “Me” de su cosmología; por ejemplo: La realeza, el sacerdocio, la sabiduría, la paz, el arte, la  música, la ley, conocimientos, técnicas, códigos, etc.. La leyenda "Inanna y En-ki" puede orientarnos, porque la civilización la presentaron dividida en 100 elementos, cada uno de los cuales necesitaba algún “Me” para mantenerlo funcionando. Otros “Me” los creyeron inherentes a cada persona, como son las virtudes y valores: Amor, justicia, el recto juicio, y un largo etc., lo cual representa que aún los podríamos descubrir en el mundo real en cada persona adulta,…si está bien construida.

Aunque Oanes fue toscamente presentado en el sur de Mesopotamia, su imagen fue magnificada entre los asirios. Lo recordaron sosteniendo lo que puede parecer un cubo, mientras con su otra mano, levantada en ángulo, apunta con una piña hacia aquello que quiere bendecir, polinizar, o vivificar. La actitud del oficiante sosteniendo la piña es la de quien ostenta un muy gran poder, demostrando su total entrega al ritual, como si manipulase material genético. El supuesto “cubo”, leo que los más sagaces opinan que contendría divino semen, sosteniendo con su mano derecha una piña que llena de simientes (piñones) hace referencia al poder de la unidad sin fisuras. Solo en la segunda opinión puedo yo estar de acuerdo. ¡Reflexionemos!

Creo sinceramente, que se deben desvincular las dos misteriosas “herramientas”. Porque el contenedor no es tal, sino un simple “peso muerto”, para simbolizar que sus livianos “cuerpos divinos”, sin tal peso de lastre, levitarían. En cuanto a la piña, fue utilizada como un pincel para "polinizar" la genética de un homínido, con objeto de engendrar trabajadores capaces de obedecer órdenes. Evidentemente, durante sus investigaciones, sufrieron bastantes errores de laboratorio;…y de ello también dejaron semirelieves, como el que me admiró contemplar en un pequeño obelisco de color negro. Se exhibe en el Museo Británico, y es muy interesante, porque unos hombres llevan atadas, con correas, a animales de cuatro patas, con la particularidad de que, claramente, las fieras tienen cabeza humana.

Las tablillas mesopotámicas antiguas acreditan a un dios, en particular, como el verdadero responsable de haber dirigido la fabricación genética del “Homo sapiens”. Su nombre fue Ea, y su título En-ki, el cual antes de habitar la Tierra gobernó en otro planeta lejano. Un mito sobre En-ki explica su relación con el “Paraíso Terrenal” y su viaje desde Eridu a Aunuq (Uruk) para llevarles la civilización. Existió también Mam-Mu (diosa creadora), de cuyo nombre proviene la palabra mama. Si los Anunnaki crearon personas a su imagen y semejanza, tal como quedó escrito, entonces se trataría de verlos como manipuladores de simientes de vida, que son nuestros genes; y el muy engalanado dios se presentó en pleno ritual ante un ¿”Árbol de la vida futura”?

Son especulaciones, pero lo cierto es que la Biblia trató el tema muy simplemente, a fin de que pudiera ser entendido en todos los tiempos y edades. Otra explicación sería considerar el recipiente como una fuente de energía. Los automóviles necesitan una batería; por no citar una especie de teléfono móvil, como los que actualmente la gente tanto se ha aficionado. Da pena ver que lo llevan encima para consultarlo, incluso mientras trabajan a sueldo.


FOTO: “RELOJES DE PULSERA” DE LOS DIOSES “INSEMINADORES”

** molok **

 

LA “FLOR LYS  CORONANDO UN CENTAURO MESOPOTÁMICO

En el arte sumerio hay una escultura mostrando a un hombre, que tiene su mitad trasera de león, que sorprendentemente, llevó sobre su cabeza la “Flor de Lys” (de lirio). Otra aparece en un dibujo sobre la corona la diosa Inanna flanqueada por dos dioses con alas. También otros relieves asirios muestran dioses alados distinguidos con la misma flor, inexistente en el mundo, pero que aun así, trascendió como distintivo heráldico. Las antiguas naciones de la Media Luna Fértil también emplearon dicho símbolo. Es sorprendente la antigüedad del símbolo actualmente más asociado a la bandera de Francia.  Ancestralmente la “Flor de Lys” ya se había utilizado en el valle del río Indo; donde, por cierto, veneraban el número doce por creerlo divino. Curiosamente, las divinidades de los hindús resulta ser que, no sólo se adornaron con coronas de cuernos, sino que allí veneraron, y millones de cristianos aún siguen siendo devotos del Símbolo de la Cruz, el mismo que en Mesopotamia utilizaron para referirse gráficamente al “Duodécimo Planeta”, aún pendiente de ser descubierto.

MUESTRAS DE ARTE SUMERIO DIVERSO

** arte-sumerio **

 

EL “ENÛMA ELIŠH” Y LOS ANUNNAKI

Antes de la llegada de los “nibiruanos”, el nombre original de nuestro planeta fue Tiamat, según Z. Sitchin. El libro sagrado llamado “El Poema de la Creación”, fue escrito en Eridu (Babilonia casita). E-ri-du, significó "hogar construido lejos", pues fue el nombre de su primera “colonia” en el planeta Tierra. En-ki había sido el jefe de la expedición, acompañado de científicos, ingenieros, mineros, y la genetista creadora de la futura raza humana. Cuando los Anunnaki llegaron, comenzaron a instalarse, siendo su “centro de mando” el Abzu, la morada de En-ki, cerca de la ciudad de Eridu.

El “Enûma Elišh” fue la obra maestra por excelencia de los sumerios. Según se lee, el universo originalmente era un caos acuático, hasta que se dividió en agua dulce (Apsu, el principio masculino) y agua salada (Tiamat, el principio femenino). Apsu y Tiamat tuvieron hijos que también se convirtieron en dioses.

Las deidades sumerias de la fertilidad tomarían su nombre del antiguo dios del cielo Anu, de donde procede el nombre Anunnaki (o Anunna-ki, “el resplandeciente”). Se tituló “Enûma Elišh” porque es tal como empieza la narración en su primera línea. Significa: Cuando en lo alto, los Anunnaki (que eran 7 jueces del inframundo) aparecieron después de la creación de la Humanidad, el dios Marduk los dividió, y en cierto modo los dispersó. (Lo cual es raro, porque antes del apogeo de Babilonia el dios Marduk había tenido poca importancia). L. W. King tituló su autorizada obra “The Seven Tablets of Creation”, escrita en Babilonia, advirtiendo que habría sido pensada para propagar la supremacía del dios Marduk. Se descubrieron evidencias de que el libro en realidad fue una falsificación de una anterior versión sumeria, en la cual los dioses Anu, Enlil y Ninurta habían sido los verdaderos protagonistas. 

Marduk era el hijo de En-ki/Ea, el dios de la sabiduría. Marduk fue nombrado rey después de vencer en una gran batalla entre las fuerzas de los dioses antiguos y las de sus hijos. Posteriormente se le veneró como el más grande de los dioses de Babilonia, pero ello fue el inicio de una gran guerra entre dos dioses hermanos. Se originó por discrepancias en la construcción de la “puerta de los dioses” de Babilonia hacia el año 2.300 a.C., lo que hace sospechar que debió de ser una puerta muy especial. Hubo quien opinó que pudo tratarse de una “Puerta de despegue” de naves espaciales; y es que fue un conflicto bélico de un nivel difícilmente imaginable.

EL DIOS MARDUK, “REY DE LOS DIOSES”

Según la mitología mesopotámica, En-ki, dios de la sabiduría (llamado Ra, en Egipto), habiendo sido el primer hijo de Anu, tan solo fue el jefe militar de operaciones en el planeta Tierra; un rango menor que el de su hermano Enlil, que controlaba las actividades que les habían llevado a ocuparla. En-ki era el bondadoso y sabio padre de Marduk, y Enlil era un militarista y esclavista, capaz de castigar con un diluvio universal. Enlil se había enfrentado bélicamente con Marduk, venerado en Babilonia, e impulsor de la Torre de Babel de 90 metros de altura. La derribó Enlil debido a que Marduk se había negado a respetar el espíritu de unidad que la piña simbolizaba. No en vano era utilizada por la propia mano del dios Anu. Al haber caído la Torre de Babel, Enlil, el hijo preferido de Anu, se arrepintió de la creación del hombre, por lo que la guerra entre los hermanos Enlil y En-ki, a fin de cuentas, se revela haber sido una guerra para destruir, o perdonar, a la Humanidad. Su enfrentamiento se ha comparado al que, según la Biblia relata, mantuvieron Isaac e Ismael. En efecto, ambos son simplemente una repetición de la pugna entre los dioses Enlil y En-ki hacia el año 2.000 a.C., que provocó una guerra galáctica.

Enûma Elišh” se relata un combate celestial entre Marduk y Tiamat, de cuyas consecuencias consta que incluso pulverizaron un planeta. La representación de un sello acadio del tercer milenio a.C., (catalogado VA/243), informa de que hubo otro planeta entre Marte y Júpiter. Para los sumerios era el planeta de los Nefilim. Aquel “Duodécimo planeta” quedó convertido en, al menos, 3.000 asteroides en órbita, a la que llamamos “cinturón” y los astrónomos rusos lo bautizaron “Cuadriga” (Faetón). Los vestigios tecnológicos de dichos combates también van apareciendo en la India, donde, en cambio, no existe relato alguno de tan bélica epopeya.

Sí que se van descubriendo testimonios de luchas entre divinidades estelares en Mohenjo Daro (Pakistán, donde tanto comerciaron con Mesopotamia en el 2.000 a.C.), como lo demuestran muchos ladrillos vitrificados a causa de un calor inconcebible. Por otra parte, en todo el planeta Tierra existen vestigios de una superior tecnología, según recopiló Joseph Campbell. Yo mismo he presentado en mis páginas de internet algunas pruebas, siendo la mejor de todas ellas una foto de “satélite bajo” de la NASA, consistente en varios grabados sobre las ásperas montañas del sur de la península del Sinaí (Egipto). Como la presenté muy ampliada, además se detectan un círculo y una estrella de seis puntas. 

FOTO: Mt. SINAÍ: UN BUSTO Y UNA ESTRELLA (FOTOSATÉLITE NASA)

** marduk **

Se trata de un busto gesticulante que, en lugar de orejas, parece llevar antenas o cuernos, y cuyo cuello adorna un ancho collar del tipo egipcio. Del centro de su frente parece salir una de las seis puntas de la Estrella de David, igualmente excavada desde un satélite, como si las montañas hubiesen sido tan blanda como la manteca. http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/sinai.html

Los Anunnaki fueron mencionados en la “Epopeya de Gilgamesh” cuando el gran héroe fue a pedir al único patriarca que había sabido escapar de la muerte (Noé) como podría burlarla también él. Gilgamesh debía arrancar del fondo del mar la planta de la “Eterna Juventud”, pero después la perdió. En la cultura sumeria la  inundación de su “Noé”, que fue avisado de una gran inundación, comparte muchas similitudes con el Diluvio bíblico. En la actualidad otros autores han dedicado al tema muchos estudios. Laurence Gardner interpretó el rol de los Anunnaki en la historia de la humanidad, como unos paternales instructores: "Los sumerios creían que su principal objetivo en la vida era servir a los Anunnaki, proporcionándoles comida, bebida, y la habitación. En cambio, ellos (los sumerios) fueron educados, entrenados en habilidades sociales, y asuntos académicos, y los productos de esta formación son suficientemente claros en sus escritos".

En Babilonia a los gigantescos Anunnaki los llamaron Sir, significando ‘gran serpiente’. Varias culturas antiguas también mencionan unos dioses procedentes de las estrellas, semejantes a ofidios, a quienes se les atribuyó la creación de los seres humanos en la Tierra. Visto así, y dado que en varias culturas una sola serpiente enrollada simbolizó el conocimiento y la espiritualidad, el caduceo con dos serpientes enroscadas, hoy podemos intuir que debió simbolizar la doble hélice del ADN.

El profesor Sitchin, en su obra “El Doceavo Planeta”, les atribuyó la capacidad de manipular la genética: “Hace 300.000 años  An, En-ki y Ninhursag, al mando de los Nefilim, modificaron genéticamente monos del planeta Tierra para utilizarlos como trabajadores. La antropología descubrió hace poco el súbito reemplazo del hombre Neandertal por los hombres modernos, y los registros Mesopotámicos lo atribuyeron a una planificación inteligente hecha por alienígenas. Después, hace ya 25.000 año, el homo-sapiens se multiplicó y se dispersó por otros continentes”. Naturalmente los sumerios también cometieron errores, y el más relevante quizá fuese (según nuestra ciencia actual) creer que el alma humana reside en el hígado.

Por el dominio de Mesopotamia durante seiscientos años se enfrentaban las ciudades-estado de Sumeria con la población semítica del norte (Kis, Mari, Ebla, etc.). La guerra terminó cuando Ninti (en Egipto llamada Hathor) les impuso un tratado de paz. En la “Profecía de Marduk”, que data del año 713-612 a.C., se relata como, después de sufrir un saqueo, cuando incluso les habían robado la imagen del dios Marduk, las relaciones cotidianas de la población de Babilonia se vivía “como si el mundo se hubiese vuelto del revés” (Van de Mieroop, 48). En dicha obra se rememoraba la victoria del rey Nabucodonosor I (1125-1104 a.C.), cuando rescató la sagrada imagen de territorio enemigo. Se lee:”Yo derroté a los elamitas y traje la estatua (de Marduk) a Babilonia”.

En aquella gran capital imperial queda claro que ya habían sufrido saqueos de los sureños. No hay que olvidar a los asirios que la saquearon tres veces en diferentes épocas: b ajo los reyes Tigrat Pilasen, Senaquerib y Assurbanipal en 689 a.C., siendo entonces cuando aquella imagen de Marduk habría sido llevada a Ninive (Asiria), o sea, aquella vez en dirección norte. 

Ante tanto caos causado por el celo religioso, voy a plantear una reflexión nada banal: La gente debería aprender que hemos de esforzarnos en alcanzar un superior nivel de conciencia. La religión no basta, aunque siempre tendrá la utilidad de proporcionar un refugio para las numerosas acciones que hagamos equivocadamente, o para consuelo de nuestras enfermedades. Proporciona esperanza, etc., etc...Pero hay más; y debemos buscarlo en beneficio de nosotros mismos. Lo cierto es, que a cada persona le conviene cultivar la propia conciencia. Conviene, aunque solo fuese para desear reaccionar de forma opuesta a la espiral de violencia.

La religión comenzó a perder la gran pureza de sus inicios a partir de institucionalizarse; que fue cuando los gobernantes pasaron a ser también los máximos representantes religiosos. A la estructura de aquel poder absoluto le seguiría la corrupción, que fue minándola hasta que en las sociedades industrializadas parece cronificada. Pero no está todo perdido. Sucede como con la edad de las personas, pues lo que realmente importa es la vida en si misma, y la edad no tanto. En efecto, a la religión la sustenta la espiritualidad, y ésta es lo más útil del mundo;…y se la encuentra buscando dentro de cada persona. No hace ser más infantil, sino todo lo contrario. Infantil, o inocente, es no quererse dar cuenta de que los mandatarios políticos nos bombardean continuamente con lenguaje capcioso ,sin exigirles seriedad y respeto. Es imperdonable que una persona de buena fe diga, por ejemplo, que: Una pareja, son todos…Y al incrementarse la cantidad, peor. Y cuando tiene responsabilidad oficial, aún es más reprochable: Unos miles de personas, no son ”todo un país”; etc., etc.. ¡Así nos va!. Me resisto a creer que durante las culturas antiguas repasadas en estas páginas, ni siendo sanguinarios dirigentes de masas, se les pudiese ni ocurrir un semejante estúpido engaño.

Las religiones no se han portado tan mal. Por ello seguirán apareciendo muchas, pero espiritualidad, consciente y responsable, solamente existe una en el mundo, y se la reconoce porque trasciende las falsedades y los ritos. Sin duda la conciencia es nuestro mayor potencial mental. Si es limpia, nos hace razonar responsablemente en cómo dar un sentido positivo a nuestra vida. La reflexión, nos beneficiará tan rápidamente como la comida sana que aporta salud. Aprender filosofía al menos evitará tener conflictos innecesarios; aunque algunas situaciones ya se consideren “normales” en el siglo XXI. Poco o mucho todos nos equivocamos, pero seremos más sensibles e incapaces de perjudicar a los demás. Por ello Filosofía y Dietética, por fin se ha dispuesto que ambas sean asignaturas obligatorias desde la escuela; como las matemáticas.

EL SISTEMA SEXAGESIMAL DE “BASE 60”

Lo más chocante de la cultura sumeria es su sistema matemático, puesto que les permitió alcanzar el nivel que nos proporciona la trigonometría. El sabio sistema sumerio dio valor básico al número 60, o 60 veces 60, dependiendo de la posición. En cuanto a sus dígitos (que no podemos llamar “decimales”), adjunto una tabla. Véanse, por ejemplo, los tres primeros (1, 2 y 3) que escribieron como los números romanos, pero con su parte superior más abultada (casi triangular). Lo confirma el trazo de su cifra número 4, pues es un triángulo con reducida cola, en el interior del cual se incluyen los citados tres primeros números. Las decenas siguientes todas llevan delante de cada número una abierta letra uve (V) en vertical; que serán dos, al iniciar los 20; tres, al iniciar los 30, etc.; de forma que el número final, que es el 59, además de cinco uves (V) verticales, lleva el numeral nueve (9), el cual se dibujó como una parrilla mediante tres líneas verticales sobre otras tres horizontales. A nadie se le puede olvidar tanta lógica visual.

El llamado “Triángulo de Pascal” en el siglo XVII, simbolizó a Dios con el “número Uno”. Dicho famoso triángulo, también llamado “de Tartáglia”, está flanqueado con números uno en sus dos lados. En el cuerpo del triángulo cada número es la suma de los dos que tiene encima suyo. En su quinto nivel (excluyendo los números uno laterales) la suma de los dígitos es 22. Nada es casualidad, porque los sabios sumerios no dieron “puntada sin hilo". Otro ejemplo: La piña con que sus dioses “vitalizaban”, tiene un total de ocho (8) hiladas, que evolucionan en espiral al partir de su base. Todo lo expresaron con símbolos.

Los sumerios se refirieron a los Anunnaki como unos “gigantes” procedentes del cielo, los cuales les habían enseñado las normas básicas de convivencia, pero muy especialmente astrología, álgebra y geometría, pasando a ser todas disciplinas imprescindibles para aspirar a desempeñar una jerarquía de importancia en los templos. De su alto nivel científico-matemático, se ha dicho que no pudo ser superado hasta milenios después gracias a los descubrimientos de Euclides.

LA EXPLANADA SUPERIOR DE LOS ZIGURATS

En el la parte más elevada de los zigurats había una superficie rectangular llana, cuyo centro ocupaba un templo, como a las pirámides de los aztecas, mayas, y hasta las de Indonesia (en el Océano Pacífico), pues tampoco tuvieron un piramidión que las coronase. Nunca terminaron en punta, como las pirámides egipcias, excepto la de “pirámide escalonada” de Saqqara, que fue la primera obra hecha de piedra.

Las matemáticas pueden aportar alguna luz a las pirámides truncadas, pues los sumerios, que las dominaron de forma magistral, como para aplicarlas de forma que fuesen muy útiles, es seguro que conocían las curiosas propiedades de colocar cantidades básicas en la disposición que expongo en las siguientes ilustraciones.

FOTO: CURIOSIDADES DEL NÚMERO 9, SEGÚN NICOLÁS TESLA

** tesla **

El cielo lo dividieron con los 12 signos del zodiaco, cada uno ocupando 30º.Sabían que el círculo es una forma perfecta, casi un símbolo divino, y por lo tanto, lo fue también en la trigonometría (360º). Su peculiaridad es ser divisible por muchos más números que cualquier otro. Las cualidades del número 9 son numerosas, y el genial Nicolás Tesla tuvo por ellas predilección. Para corroborar su importancia, el gran científico -de quien sabemos que registro más de cien patentes-, inventó un código, aunque en realidad ya era conocido desde tiempos de los sumerios. Es más, pasó al abecedario hebreo donde el arte de la Gematria le daría el símbolo de la letra TET (y aquí conectaría con mi investigación sobre el enigma de Rennés-le-Château, que titulé: ANAVANA).

A continuación presento el simbolismo del número 9 mediante la “Estrella de David”, pues  de nuevo resulta ser capital en su sabio diseño. Yo la identifiqué como un símbolo de toda persona, sincera para consigo misma, haciéndole preguntas trascendentales a la Esfinge de Giza (Egipto).

CUANDO LA PIRÁMIDE DE MICERINOS AÚN NO ESTABA PREVISTA, LAS DOS PIRÁMIDES DEL CONJUNTO DE GIZA EN REALIDAD OCULTARON EL ESQUEMA DE UNA “ESTRELLA DE DAVID”, QUE TIENE SEIS PUNTAS (OBSÉRVESE EL TRIÁNGULO NUMÉRICO CENTRAL SIN PUNTA). ES LA IDEA QUE MOTIVÓ AL FARAÓN KEFREN PARA CONSTRUIR UNA PIRÁMIDE IGUAL A LA DE KEOPS.

EN AQUEL SAGRADO CONJUNTO RELIGIOSO VALLADO, DE GIZA, EL “NÚMERO 9”, ENCUBIERTO, SIMBOLIZÓ A UNA PERSONA CONSCIENTE DE SUS LIMITACIONES; O SEA, AQUELLA QUE SOLICITABA RESPUESTAS ANTE LA GRAN ESFINGE, LA CUAL FORMÓ PARTE DEL TAN FAMOSO COMPLEJO RELIGIOSO DE LA CUARTA DINASTÍA.

FOTO: EL TRIÁNGULO OCULTA LA”ESTRELLA DE DAVID"

** nueve **


HAY UN EXQUISITO GRABADO SOBRE UNA CORONA DE CUERNOS

Por otra parte, hay un aspecto de los zigurats que llama poderosamente la atención. Su planta, vista verticalmente, me recuerda a los circuitos electrónicos impresos básicos, pues sirven para mejorar la ingeniería electrónica. Nunca lo habría asociado de no haberme fijado en los múltiples rasgos paralelos grabados, con mucho esfuerzo, y la pulcritud de un orfebre, sobre la corona de cuernos del dios Shamash. Éste aparece en un bajo relieve sobre dura piedra diorita kudurru que representa la sumisión del rey de Babilonia a los persas del rey Ciro III. La estela de piedra negra, que mide 2’25 m. de altura, y en su base unos 63 cm. de circunferencia, es un prodigio de equilibrio visual, habiendo sido esculpido antes de finalizar el últimoImperio Babilónico.

FOTO: UN SÍMBOLO MUY PODEROSO

** kudurru **

En mi investigación elegí al dios Shamash, como divinidad preferente, por el dicho diseñó geométrico, el cual fue grabado, muy intencionadamente, en la parte más elevada de su corona. Es un enigmático esquema, que lleva a pensar si la cima de la corona fue símbolo de algún receptor, ya que no pudo referirse al sol, porque lo era Sahamash mismo. Se trató de un símbolo trascendental, dado el lugar que ocupa, habiendo sido un esquema tan meditado como las 300 líneas del dicho bajorrelieve, que contienen sus 282 leyes.

Existe un símbolo en el alfabeto mesopotámico (y que también fue incluido en el “Código de Hammurabi”),  que superponen, igual de apretados, cuatro líneas formando ángulos rectos. Pero es que en la foto se ve claramente que cada trazo paralelo tiene dos ángulos. Después de haber avisado de su existencia, e insistir en el muy minucioso detalle (obtenido picando sobre la dura piedra, y todo ello realizado con rudimentarias herramientas), reclamo la mejor atención de los expertos para analizarlo detalladamente. No obstante, a continuación voy a dar mi opinión.

Se dibujaron varias líneas rectas paralelas, como su símbolo  alfabético “sa” (y tienen otros dos algo diferentes). Lo que pretendieron era formar ángulos rectángulos. No fue por configurar espacios cerrados, como sería de esperar;…excepto quizá uno en la parte derecha, el cual remarco en color al ampliarlo, para que se vea que en su trazadoincluye dos ángulos de 90º. Tantas líneas me sugieren el convencional templo de la cima de todo zigurat. En efecto, una tan laboriosa miniaturización me recuerda sus terrazas en visión cenital. Pretender avanzar en su investigación, la dificultad sería enorme, porque habríamos de referirnos, no solo a un simple circuito de comunicaciones, sino quizá  a cristales; y hasta incluir la transformación de la materia;…y eso ya sería otra historia.

FOTO: CIRCUITOS ELECTRÓNICOS VERDADEROS, Y ZIGURATS

** circuit **


DE LOS ZIGURATS A LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO

Los pueblos caldeos se relacionaron con los arameos que habitaron la antigua Palestina, o sea, la zona fértil del Oriente Próximo, en el otro extremo de “Media Luna”. Tenemos testimonios bíblicos que lo acreditan, empezando por el patriarca Abraham (1.728-1.686 a.C.), fundador de la fe compartida por las tres “Religiones del Libro”. Abraham nació en Ur de Caldea, de padres muy prestigiosos entre aquellos religiosos, pues era hijo de Teraj (Terah), con responsabilidad de la talla de todo tipo de ídolos. Siendo Abraham todavía joven, debió de cansarle comprobar la admiración por tanta tontería, y decidió emigrar con su familia y rebaños. Inicialmente decidieron residir en el sector de Siria, pero después de unos años llegaron a Canaán, al sur occidental de la “Media Luna Fértil”; y ello después de haber estado un tiempo en Egipto.

Las coronas revestidas con cuernos también triunfaron entre los caldeos, pues, aunque muy esquemáticamente, los dibujaron sobre la alargada cabeza del fenicio dios Baal. Por cierto, una migración de caldeos también hizo el camino inverso de Abraham, y en el siglo XII a.C., llegaron a establecerse entre Babilonia y el Golfo Pérsico. Veinticinco siglos después, en la Biblia aún se recuerda que el nombre de Sinar corresponde a Sumeria.

FOTO: ARTE SUMERIO VARIADO

** arte sumerio **

Los contactos de los sumerios con Egipto son evidentes, empezando por las tablillas cuneiformes encontradas en Tell-El-Amarna, a orillas del río Nilo; lo cual representa muy poco tiempo. Milenios antes, los egipcios ya habían copiado las divinidades con cuernos de los sumerios, aplicándolos a la diosa-madre Isis. No fue única; la fascinación por los bóvidos los puso sobre la cabeza del dios Ápis (un buey con un disco solar entre sus cuernos). Si se presta atención, el mismo rol de dominar la ingeniería genética que tuvo el dios En-ki, luego en Egipto lo adoptó el dios Ptah. Ambos fueron capaces de resucitar difuntos; por lo que dudo que tengan razón los que escribieron que los sumerios no creyeron en el Más Allá. Sí creyeron los egipcios, y obsesivamente, en la vida después de la muerte, así como todas las personas de sus países vecinos. Cierto que los ateos admiten creer que no creen; lo cual es ser el doble creyente de lo normal. A mi modo de ver, tal actitud equivale a una rabieta ante el reconocimiento de su impotencia. Eso es una metáfora de lo que yo llamo, ser “fuertemente débil”.

MESOPOTAMIA Y EGIPTO: COINCIDENCIAS

En tiempos prehistóricos la gente viajaba mucho, y las noticias ya “volaban”. Conocían los acontecimientos de aquellos países lejanos donde sucedían cosas insólitas. Por ejemplo; hace 8.000 años que en Irán ya hubo dentistas capaces de perforar piezas dentales con diminutos taladros. Mesopotamia y Egipto fueron dos imperios que a lo largo de los milenios comerciaron a pesar de sus diferencias. La difusión de la simbología y la cerámica sumeria llegaron a Egipto en tiempos de la llamada “Fase de Uruk” (Nagada-1). Las gradas horizontales de cada zigurat perdieron su razón de ser en Egipto. Los egiptólogos no han olvidado que habrían servido al faraón difunto para poder subir al cielo como si fuese una escalera. Los zigurats fueron copiados, pero ya no tuvieron el simbolismo de recordar los cuernos que adornaron las coronas de los dioses mesopotámicos. Un zigurat fue construido a solo 11 km. de la ciudad de Sassari (isla de Cerdeña, donde casi ni informan a los turistas) tiene 8 m. de altura y una base rectangular de 30x37 m. de lado.

Aquí expondré unas pocas semejanzas entre ambas civilizaciones, porque tal vez compartieron un sustrato común la escultura del más antiguo Toro Yacente sumerio (lleva corona de cinco pares de cuernos), con la Esfinge de Giza. Dicho toro, coronado y recostado, simbolizó al dios Enlil . Discrepo de quienes ven dicha escultura de “toro yacente” sumerio asociado al dios Ninurta ). Realmente fue un gran héroe desde cuando emprendió la hazaña de asegurar la fertilidad de la ciudad de Nipur. Para ello estuvo obligado a matar un “monstruo de siete cabezas”. Ninurta tambén fue vencedor del malvado Zu, asociado a la desnuda y alada diosa Litith.


FOTO: EL DIOS “ANU”: FUE “SEGUNDO” EN SOSTENER BÁCULOS

** baculos **

Voy a continuar mi metáfora sobre los peligros de cruzar un río sin puente. Después de informarme supe que no existía ningún puente; si bien, en un determinado tramo del río sobresalían del agua varias grandes piedras; aunque podría ser peligroso saltar de una a otra para cruzar la corriente. Probablemente resbalaría y me mojaría, pero, a pesar de mi impotencia, yo tenía la voluntad y la fuerza para intentar alcanzar la otra orilla. En ella, representando Egipto, encontraré la pirámide escalonada de Saqqara. En su tiempo ésta fue una obra experimental que quiso copiar un zigurat, el imprescindible paso previo a la construcción de las pirámides verdaderas;…las mismas que dentro de miles de años seguirán fascinando a una generación tras otra, al menos por su tamaño. Su tan innovadora obra fue además, tan representativa de cada estrato social del Egipto de su tiempo, que fue una obra popularmente conocida como “Colina Social”.

Entre los zigurats de Egipto y los de Oriente Medio, no cabe preguntarse quién copió a quién. Pasaron casi 400 años entre la construcción del zigurat de Tepe Sialk y la pirámide escalonada de Saqqara, construida en Egipto bajo el faraón Djoser (2.610 a.C.), de la Tercera Dinastía del Imperio Antiguo. Su sabio arquitecto Imhotep, que en Egipto consideraban fundador de la ciencia médica (y por ello fue excepcionalmente divinizado), superó la consistencia de los zigurats de Sumeria, donde el tiempo finalmente los había sepultado. En efecto, allí no tenían canteras de piedra, debiendo emplear ladrillos de adobe y estopa secados al sol; en cambio, en la construcción de la pirámide escalonada de Saqqara, en sus gradas ya se utilizó la piedra por primera vez en una pirámide. El divinizado Imhotep en lugar de ladrillos empleó material duro; y además tuvo la intrepidez de elevar numerosas columnas en el interior de aquella construcción, pero aún las hizo adosar al muro, para mayor seguridad.

En Sumeria escaseaban las canteras y la madera necesarias para construir sus altos zigurats, y cada ciudad-estado tenía al menos uno. Todas aquellas obras de barro se desmoronaron pronto. Los beneficios de trabajar la piedra, aplicando metodología constructiva sumeria, fue iniciativa de los aguerridos asirios del norte de Mesopotamia. El arco de “medio punto”, que los sumerios aprendieron doblando cañas y juncos, para dar consistencia al arco de las puertas de sus cabañas, fue una técnica que, al aplicarse entre constructores egipcios con piedras, resultó ser casi indestructible, tal como experimentaron en el centro del continente asiático más de mil años antes.

Así pues, cuando en el año 2.610 a.C. llegó a Saqqara (Menfis) la técnica de los santuarios orientales, ya era una muy vieja idea. Las simples mastabas se mostraban apiladas una sobre la otra, reduciendo sus dimensiones varias veces hasta llegar a la cima, que en Saqqara llegaba a los 60 m.. Antes de tener seis rellanos (escalones), era un proyecto para proteger una profunda fosa donde aislar la tumba del faraón. Una vez estuvo cubierta, se siguió elevando tal como hacían los zigurats, y ante el éxito, luego incluso se ensancharon sus rellanos, por lo que lo que hoy se nos muestra, se construyó en dos fases.

Lo más cierto, es que Inhotep, el arquitecto de Saqqara, creó el boceto de la primera pirámide escalonada de Egipto. A partir de entonces siguieron experimentando, como lo demuestra la pirámide de Meidum, donde se trató -en vano- de cubrir los escalones a fin de presentar una pirámide con sus cuatro caras lisas, pero se desmoronó el relleno. Cuarenta kilómetros más al norte son visibles los restos de dos pirámides experimentales. La primera de Dahshur ordenó levantarla el faraón Snofru (Seneferu), y la peculiar forma del experimento le dio el sobrenombre de “Romboidal”. Su vecina, llamada “la Roja”, bastante alejada, conservó el mismo ángulo de inclinación. En realidad fue la primera pirámide verdadera. Todas las de Egipto se construyeron en terrenos planos de la orilla occidental del río Nilo, excepto las de Giza, donde la cota base de las dos mayores, estando tan cerca, es de 10 m. de diferencia.

FOTO: ZIGURATS Y OBRAS APAREJADAS EN AMBOS PAÍSES

** mellizas **

Procurar simetría al construir dos pirámides cercanas, ya se había dado anteriormente en Mesopotamia, donde la evolución de las ideas experimentó varios diseños. En Asiria, cuando en 1.908 los arqueólogos alemanes excavaron la capital Assur, pudieron comprobar una simetría en los dos zigurats adosados al palacio-templo en uno de sus extremos. Ambos zigurats debieron de ser iguales también en el hecho de que sus rampas de acceso por su exterior evolucionaban en espiral. La planta de todo el conjunto recordaría una iglesia gótica de dos campanarios.

El zigurat de Assur inicialmente había sido dedicado al dios Enlil, pero su titularidad pasó al dios Assur (siglo XIII a.C.). Posteriormente, su renombre de “ciudad sagrada” fue creciendo, y en cambio, políticamente decreció pasados dos siglos. Hasta entonces habían tenido el león por animal emblemático, pero el rey Assurbanipal prefirió que fuesen unas imágenes de fieros toros alados los que decorasen su palacio de Kalash (Nimrud), siendo los que reforzaron la idea de dotar con alas a los ángeles querubines de la Biblia.

El rey asirio Senaquerib inventó colosos toros alados femeninos, presentándolos esmaltados y hasta dorados, pero no han llegado a las enciclopedias quizá porque los asirios fueron muy grandes expertos en la fundición de metales. Son esculturas hoy difíciles de asociar con las largas trenzas de las barbas de los hombres-toros alados; pero si llevaron alas, fue porque en los mitos sumerios sus divinidades volaban.

Todas las imágenes de los asirios debieron de estar pintadas, preferentemente con dorado oro, al menos en sus coronas. Hay testimonios escritos que hacen referencia a unos cuernos de oro: El rey asirio Assurbanipal, que desde que nació había visto venerar dioses con cuernos de oro, después de saquear Susa, capital de Elam, ordenó devolver la estatua de la diosa de la Luna, Nanna/Sin, a la ciudad sumeria de Uruk, de donde había sido robada. Assurbanipal fue tan magnánimo, porque aquella imagen estaba coronada con cuernos, tal como los dioses de su gran capital. Hay que hacer constar a favor de dicho soberano, que siempre tuvo más predilección por las bibliotecas que por la política, la cual delegó en sus generales, provocando la decadencia de su reino. Assurbanipal acerca de los demás tesoros del zigurat de Susa hizo escribir: “Rompimos sus cuernos fundidos (hechos) de cobre brillante”. Todo el resto del botín lo hizo transportar a su querida Assur (amurallada desde el año 2.300 a.C.), ubicada sobre una privilegiada colina, siendo después de su victoria sobre los elamitas del sur (650 a.C.), la más rica ciudad de toda Mesopotamia.

El complejo religioso de la capital de Sargón II fue Dur Sarrukin (actual Jorsabat). Allí en el año 717 a.C. se construyó uno de los últimos diseños de zigurat con una rampa espiral exterior. Por otra parte, la forma de los zigurats costó de olvidar. A los largo del tiempo vemos que se reutilizó su diseño en la tumba del rey persa Ciro, en Pasagarda (Persia). Lo que en tiempos antiguos había sido un pequeño templo en lo alto del zigurat, evolucionó para ser una desmesurada tumba en forma de caja, pero con una minúscula puerta de entrada. Fue construida sobre varias gradas de piedra. En total 12 m. de altura. En el Hindukush, una zona rica en minas de lapislázuli, el templo desenterrado de Alkhanoum reveló que su estructura se había inspirado en los zigurats.

FOTO: IMITACIONES EN OTRAS LATITUDES

** imitaciones **

Los antiguos arquitectos de Mesopotamia construyeron muchas tumbas, pirámides y palacios, pero con excepción de las tumbas reales de Ur de Caldea, nos ha llegado demasiado deteriorado. Ciertamente, no construyeron tantos monumentos, ni tan grandes, como los de Egipto, dado que a orillas del rió Nilo sintieron un excepcional estímulo artístico al tratar de revivir físicamente después de la muerte. Trabajaron para conseguir su propósito, creyendo sinceramente que lo que se haga en esta vida será juzgado tras la muerte. Es una idea de justicia que está siempre muy presente en ambas civilizaciones. Los egipcios, a pesar de su gran fe, no alcanzaron el nivel crítico de los mesopotámicos, ya que éstos desarrollaron un fuerte elemento literario, del cual carecieron los antiguos egipcios. A pesar de todo, éstos han resultado salir triunfantes en la comparación, debido también a la belleza colorística de sus pinturas. Quisieron alcanzar el cielo, pero eso solo se consigue mediante el arte, como la escalera idealizada del escultor australiano McCracken, que vista frontalmente se confunde con una pirámide verdadera.

En los jeroglíficos egipcios el corazón se consideró especialmente importante. En el “Juicio de Hu-Nefer” se lo recordaban mientras le instruían antes de que su corazón fuese pesado por la Pluma de la Verdad (Museo Británico). Si su corazón resultaba ser más ligero que la pluma, sería digno de ver al Dios. Pero también eso había sido una invención sumeria, como por ejemplo las expresiones: “Rey de Reyes”; “En principio fue el Verbo”; ”Yo soy”; “la Trinidad”; “el Tetramorfos”; “Ojo por ojo”; etc.. Y fue porque en el  libro “Enûma Elišh” se incluyó el poema que narra el “Mito de la Creación”, que impregnó las páginas de la Biblia. Recomiendo leer la recopilación de “Los 39 primeros testimonios de la historia escrita”, publicado en Alianza Ed. por Samuel Noak Kramer, con el título “La Historia Empieza en Sumer” (en alemán en 1.956).


© RAMON RAMONET RIU  -  © 5-11-2.018 en Barcelona; y en 81118 fue presentado en la WWW.


INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

CRONOLOGÍA DE LOS ANUNNAKI, SEGÚN ZECHARIA SITCHIN (parcial):

“450.000 a.C.---Nibiru , un planeta clave de nuestro sistema solar, donde la vida se enfrentó a la extinción.

445.000 a.C.--- Dirigidos por En-ki, uno de los hijos de Anu, los Anunna-ki llegaron a la Tierra y fundaron Eridu.

430.000 a.C.--- El clima de la Tierra se suavizaba. Llegaron más Anunna-ki, entre ellos la hermanastra de En-ki, Ninharsag, “Oficial Médico Jefe”.

416.000 a.C.--- Anu llegó a la Tierra con su heredero Enlil para obtener oro en el sur de África. Enlil consiguió capitanear la Misión Tierra; En-ki, un “Nefilim” establecido en la ciudad de Larsa, después quedó relegado en el sur de África. Cuando se fue de la Tierra, un nieto de Alalu desafió a Anu”.

Continúa incluyendo fechas de ciertas empresas  que vivieron los Anunnaki, entre las cuales un par de glaciaciones antes del Diluvio, aunque también tradujo hechos posteriores al mismo. Tal vez incluso podría haber habido otro diluvio no registrado, puesto que disponemos hoy de un dato científico: El estudio del fondo marino del Mar Negro reveló que, hace 7.750 años, se inundó con agua salada. El Diluvio anegó la Tierra, y pudo suceder mientras los Anunnaki presenciaron aquel horror desde su nave orbital.

Acontecimientos Posteriores al Diluvio

Zecharia Sitchin los relacionó desde el año 11.000 a.C. al 2.023 a.C.. Es decir, pasada la devastación, él continuó ofreciendo su cronología, avisando de que el dios Enlil aceptó proveer de herramientas y semillas a los supervivientes.

                              Recomiendo tener en cuenta lo escrito en el  Antiguo Testamento (Salmos, 90:4), donde se lee que: un “día divino” equivalente a mil años.


** logo-RRR **

 

 

MIS VIDEOS AGRUPADOS POR TEMAS y PPS

MARIA MAGDALENA

KNIGHTS TEMPLAR SYMBOLICALLY KEEP "THE ARK"

MONTSERRAT Mt. HUMAN FACE

REX-DEUS

GIZEH, EGYPT "SOLAR BALANCE

EL CULTO AL TORO EN LA PREHISTORIA

TRES DIBUJOS DE ESTRELLA EN MARTE

MOSES RING DECODED

RELIQUIAS DE SAN PEDRO ENCONTRADAS

GIZEH HUMAN FACE IN AERIAL VIEW

SINAI PENINSULA: HUMAN FACE IMAGE

GOTHIC VAULTS SUBLIMINAL IMAGE

MONTSERRAT Mt. AND THE SAINT GREAL

ANAVANA; TRESAURE OF THE TRESAURES

SUPERFACES

PATRONA DE SOLSONA

LAS TRES CORONAS DE ARNAU DE TORROJA

ARNAU DE TORROJA, GRAN MAESTRE DE LA ORDEN DEL TEMPLE

TAULAS DE MENORCA: SIMBOLO DE RELIGIOSOS NAUFRAGOS


© ( C) Ramón Ramonet Riu

 

Powered by WebRing.

 

 

 

Flag Counter