** author **

MOISES EN EL MONTE SINAI

SERES RACIONALES DEL "PRIMERO DE LOS PLANETAS";...¿O TODO LO CONTRARIO?

Vi un documental por TV que exponía las opciones que tendrían los habitantes del planeta Tierra en caso de ser atacados por aliens invasores. Tanta insensatez me hizo meditar en la cantidad de problemas que padecen también las más avanzadas de entre todas las sociedades, y creo que puede ser debido a que los responsables de guiarnos socialmente siguen planteándose muy mal las preguntas básicas esenciales a pesar de los siglos que hemos tenido para entenderlo. Si algo me sorprende de las noticias del telediario de cada día es que no pasen cien veces más catástrofes y asesinatos, o incluso guerras (incluyendo las cientos de las que no se habla).

Habitamos un universo lleno de misterios tanto visibles como invisibles, pero para saber quien vive en el último de los planetas del extremo de nuestra galaxia, no lo busquemos en la parte opuesta del cosmos. Quien quiera saberlo, que medite con mente abierta lo que escribo y, después sin necesidad de mirarse en un espejo, le aseguro que lo verá.

En efecto, cambiar la pregunta acerca del cómo debemos evolucionar debe ser esencial para nuestra evolución como especie y, vuelvo a repetirlo: Los resultados de todas las políticas sociales del mundo entero son nefastos (unos más que otros), porque de las directrices básicas se han planteado mal, y dictan esquemas de conducta que no se pueden comprender.

Cuando por la noche el cielo estrellado nos ofrece un ejemplo indiscutible de orden, equilibrio y atracción magnética entre los cuerpos celestes, no se nos ocurre desarrollar la convivencia basada en el amor, que queda limitada casi al que tiene la madre por sus hijos ¿Por qué hemos evolucionado casi siempre basándonos en todo lo contrario? Hay que entender que quien no empieza amándose a si mismo con sinceridad, tampoco merece esperar el afecto de sus semejantes. Esto no será siempre así, pero todavía faltan siglos de aprendizaje para ser como deberíamos.

Referente a los aliens, sólo por el hecho de que desde hace milenios éstos (OVNI / UFO) no nos hayan atacado, y ni sólo se hayan dejado ver, ya es evidente que sus "platos voladores" no son tripulados por seres tan belicosos como nosotros. Si tuviesen nuestra innata maldad, ya nos habrían aniquilado haría milenios.

Sinceramente me quedo con ganas de escribir un libro para hacer evidente que nos observan unos aliens "protectores". Forzosamente han de ser unos seres que tienen una inimaginable bondad, y desde la distancia, nunca han dejado de ayudar a nuestro crecimiento espiritual, el único que en mi modesta opinión parece interesarles. Para dichos fines es muy evidente, mucho, que han empleado invariablemente el sabio diseño geométrico de la Estrella de David.

Aparte de haber encontrado la estrella de seis puntas asociada al dibujo que, ampliando una foto de la NASA, descubrí sobre las muy torturadas cimas del monte Sinaí, diré que por otra parte yo puedo verla diseñada en fluorescente color azul y con sus dos tubos de confinamiento triangulares entrelazados, porque debe existir un movimiento de gases a presión evolucionando en su interior. Los aliens probablemente la presentarían primero en Mesopotamia, después en Egipto y posteriormente en el más famoso monte Sinaí, en el montañoso sur de dicha provincia de Egipto. No comprometeré a nadie de nuestro tiempo, pero la generosidad que les supongo debe de haberse prodigado también en nuestros siglos. Sin duda los aliens habrán insistido continuadamente durante milenios en avisarnos de cual fue su original sistema científico para progresar, y lo hacen porque puedo entender que en este reto de la humanidad que es la contínua evolución también habrá de ser el nuestro.

Desde luego la estrella de seis puntas que tanto desarrolló el matemático Blaise Pascal (siglo XVII) en base al "Triangulo de Tartaglia" sin prejuicios de antisemitismo, también siempre fue mi guía mental, sin que tenga relación con ideas obsesivas ni prejuicios. Antes todo lo contrario. La clave de la evolución siempre ha estado ahí, y al menos desde los tiempos de los alquimistas medievales, ha revelado su efectividad en los ámbitos del progreso técnico y espiritual. En lo político quizá menos.

Es la clave de todo, para demostrar lo cual escribí un libro (a pesar de que me cuesta inmensamente expresarme) suponiendo una primera aproximación a su sabio diseño, y posterior desarrollo, hasta ser ensamblada con otras -ya convertidas en tetraedros-, y todas ellas en el interior de una forma de neumático (al que llamé Onutoro) y que le sirve de confinamiento. Lea mi idílico desarrollo clicando aquí.

Me hace escribir estas líneas el respeto que debemos a la conducta de los aliens, porque insisto que no son guerreros sino unos seres muy seguros de su poder espiritual. Pero el documental de TV únicamente comentaba posibilidades de atacarlos o de que nos atacasen. Terror!. Han de ser buenos; y hasta piadosos. Incluso puedo sospechar que podrían tener sentido del humor.

Vean como los aliens muy bien podrían haber imitado, y superado, la imagen de un barbudo patriarca que se les ofreció como pareidolia. Está más al norte de la que los aliens presuntamente dibujaron a su modo.

Lo creo probable por las pruebas que dejaron en nuestro querido planeta Tierra. ¿Que bomba se podría dirigir a una nave espacial alienígena, si ya hace una década que incluso en Europa hay paises con escudos de protección antimisiles? Son ganas de hablar, porque ante el ataque de unas naves invasoras, no tendríamos ninguna posiblidad.

Yo creo que hay que suponerles a los aliens (que en efecto estan ahí), una tecnología capaz de, por ejemplo, dejarnos a todos los habitantes del mundo ciegosde golpe. A esto, que puede parecer que es muy terrible, supongo que los aliens han desarrollando en la Tierra, desde siempre, un poder mucho más efectivo para conseguir ejercer sus bondades más discretamente. Y el tal poer es su capacidad para interceptar nuestros pensamientos a voluntad. Estoy convencido de ello, siendo por el asco de lo que perciben -y que debe de resultarles abominable para su superior inteligencia-, por lo que ellos evitarán, en lo posible, contactarnos abiertamente. Yo reconozco que también haría lo mismo.

Admitiré la posibilidad de que puedan existir aliens realmente amenazadores, quienes posiblemente hayan intentado algún tipo de intromisión para con los terrestres de tiempos ancestrales. O quizá no tanto, porque existen crónicas escritas en paises del mundo antiguo que explican haber presenciado batallas entre diferentes naves siderales. Y ello sucedió mucho antes de que en el mundo se inventasen los globos aerostáticos.

Una prueba de esta guerra entre dichos aliens la dejó traducida el sabio Zacheria Sitchin después de haber leido miles de tablillas cuneiformes sumerias. La ganaron los aliens que protegen la Tierra, porque deben confiar en que siendo tan empáticos como lo son ellos y el cosmos entero, también los terrícolas conseguiremos una evolución global positiva.

Otra prueba pasada por alto de dichas batallas celestiales en tiempos remotos, lo es la forma de un busto con su cara gesticulante, y con un gorro provisto de largas "antenas / cuernos / orejas" que presento aquí en una foto de satélite ampliada de la NASA, muy difundida en los medios desde hace décadas, mostrándose grabado un rostro enfurecido,...sobre duras peñas, en la cimas del sur de la península del Sinaí, justo allí donde el patriarca hebreo Moisés se dice que en aquel bíblico Monte Santo recibió de Dios unas enseñanzas que, por cierto, también fueron básicas en otras antiguas culturas.

Según descubrió Hugh Newman: La distancia desde Gobekli Tepe (nombre que significa "vientre/nave/colina") hasta el centro sagrado de Coricancha, en Cuzco (que significa: "ombligo/centro"), es la misma -exacta- que el diámetro ecuatorial de la tierra, que es de 7.928 millas. Las latitudes de ambos sitios tan distantes coinciden demasiado. (Por cierto, el número 7920 se puede expresar como 8 x 9 x 10 x 11 = 7.920 millas).

Para demostrar que tan fenoméricas imágenes de siluetas de rostro precisan siempre de determinada iluminación y punto de vista del observador, diré que la antena (cuerno / oreja") derecho del dicho rostro, cuya boca claramente, más que gesticular, pretende gritar, me costó mucho encontrarla después de mirar bastantes fotos, hasta que al fin logré hacer visible el cuerno más desdibujado debido a la milenaria erosión. Con su aparición por fin vi recompensada mi fe en la idea de la simetría. Casi la obligué a aparecer, porque no había forma de encontrarla. No la inventé. Las fotos de la NASA están ahí! Quienes manipulas ciertas energías pueden dibujar lo que quieran donde sea, incluso en el aire sin soporte plástico alguno.

Es muy sospechoso el hecho de que el patriarca hebreo Moisés a veces lograba hacer cambiar de opinión al dios del Sinaí, después de cuyos encuentros en solitario Moisés, cuando regresaba de la dicha montaña, debía ocultar su fulgurante rostro con un velo.

Las fotos de la NASA del muy motañoso vértice sur de la península del Sinaí, en Egipto, me recuerda el dibujo (de 30 cm. de largo) que en Egipto está gravado en relieve sobre en los muros del templo greco-romano de Esdra. Se representa un ritual con un oficiante "cornudo" erguido junto a otros compañeros sentados. Dicha simbólica escena con "orantes" procede de un templo más antiguo, dado que si la impresionante sala hipóstila de 24 columnas es la mejor conservada de la antigüedad es porque se construyó en época greco-romana. Quizá se trata del dios Seth, y si no fuesen cuernos serían antenas al modo que se representó al patriarca Moisés en la Edad Media.

El tipo de gorro que lleva la imagen del satélite es el mismo que habitualmente lleva en la cabeza el dios egipcio Osiris. Los cascos con cuernos los usaron muchos pueblos antiguos, y con mayor motivo las tribus asentadas en los alrededores de la montaña de Montserrat en Cataluña. Entre los asirio-babilonios, una tiara con cuernos era el atributo característico de sus divinidades. En árabe qarn es lo mismo que “cuerno” (la raíz KRN cambia en QRN, y también en HRN, como horn en inglés). Qarn tiene además otros sentidos, como: edad / ciclo y siglo, lo cual provocó confusiones. Por ejemplo, como Alejandro Magno (s.IV a.C.) llevó un casco con dos cuernos, aplicándole el epíteto dhú-l-qarnéyn indicaría que éste vivió dos ciclos / siglos. El dios egipcio Ammon, al cual Alejandro quiso emular, era llamado “Señor del doble cuerno” (Libro de los Muertos, cap. CLXV). En pocas palabras, sus dos cuernos, significando “poder”, fueron equivalentes al águila bicéfala de la heráldica.

FOTO DE SATÉLITE NASA DEL SUR DEL SINAÍ (Egipto)

** mosaic **

 La península del Sinaí con el
BUSTO HUMANO, la ESTRELLA y el CÍRCULO ampliados.

Las siempre sorprendentes y hasta fenoméricas imágenes de siluetas de rostro precisan de una determinada iluminación y punto de vista del observador. Por ello en la que aparece en el sur de la península del Sinaí explicaré que el "cuerno" derecho de la tal busto (cuya boca claramente, más que gesticular, grita), me costó me costó mucho encontrarla después de mirar bastantes fotos, hasta que al fin logré hacer visible el cuerno más desdibujado debido a la milenaria erosión. Con su aparición por fin pude ver recompensada mi fe en la simetría. Años después repetí suerte al hallar el segundo triángulo complementario.

La península del Sinaí, si fue el propio dios Seth (el Hermes Trismegisto de los griegos) quien dibujó su rostro en el Sinaí lo debió de hacer a fin de que resultase una visión muy intimidadora vista desde el cielo y a gran altura (Véase su foto hecha por la cápsula Géminis XI, y posteriormente en 1991 otra con el mismo ángulo, tomada por el satélite de la NASA "STS-37", que es la que puse en mis websites por ser más clara). Intimidador el dios Seth lo fue, ciertamente, y no tan sólo para los partidarios de Horus, sino que ser´á impresionante incluso para cuantos después de nuestra generación puedan verlo en esta foto enfadadísimo.

** set-moses **

Parajes de una muy accidentada geología como la del Sinaí han sido los idóneos para la aparición de la divinidad al gran patriarca Moisés, según se lee en el Libro del Éxodo, " incluido en el Antiguo Testamento: "Todo el Sinaí humeaba porque Yahvé había descendido sobre el monte mediante fuego, y todo la montaña retumbaba con violencia". Es el también llamado "Monte de Moisés", que tiene una altitud de 2.285 metros, siendo llamado por los hebreos Gabal Al-Munagah. A través de los siglos siempre fueron aceptados como verídicos dichos relatos bíblicos de origen hebreo, puesto que también los comparten tanto cristianos como Mahometanos.

El primer encuentro del patriarca Moisés con el contradictorio Dios de la Biblia, tuvo lugar ante una zarza ardiendo, la cual siempre después fue venerada y protegida dentro del monasterio de Santa Caterina, en el centro de un estrecho valle del Sinaí, pues está a tan sólo 1.500m. de altitud. Para subir desde el monasterio hasta la cima, allí donde hay una iglesia cristiana y otra de más antigua muy modesta, hay que caminar dos horas por una muy dura cuesta arriba.

Yo calculé que el busto con casco tiene una longitud de 70 kilómetros en linea recta (Es el diámetro del círculo que lo enmarca). Lo calculé comparando la distancia entre las dos siguientes poblaciones de la costa oriental de la península del Sinaí. Una se llama Taba, en la costa del vértice oriental del Golfo Pérsico; y la otra es Nuweiba, también costera, 70 km. más al sur. Dicho círculo no es el único que está relacionado con el dibujo del busto de casco cuernos. A su izquierda, tocando al Mar Rojo existe otro. Lo acompaño exteriormente por un trazo amarillo, como se ve en la siguiente foto.

** 2-circulos **

Incluyendo la forma que tiene anexa (que es una Estrella de David aún de mayor tamaño), al busto comentado inicialmente, todo junto mediría muchos más kilómetros. Por mi parte en esta síntesis tan sólo pretendo aportar la evidencia de que no me he imaginado nada. En pocas palabras, yo creí verosímil que este segundo triángulo había de existir entre aquella marea de lineas rectas con que se confunde, por el simple hecho de que quien lo dibujó con una increíble técnica laser hace milenios decidió hacer salir la proyección de los dos trazos del triángulo más bien hecho (casi equilátero) como si hubiese surgido desde el centro de la frente del rostro cornudo gesticulante.

Es una obra figurativa, y sobre todo una proeza científica aún hoy inexplicable para nuestras mentes, pero no es un arte en absoluto subliminal. Sólo había que esperar que pudiese ser fotografiado desde el cielo. Claro que después ha tenido que ser defendido por alguien realmente libre y sin miedo a perder ni sueldo prestigio como es mi caso que incluso prefiero no tenerlo. La opción no es heroica, ni mucho menos. Prefiero ser, a figurar. Así de sencillo. Es de desear que todas las personas del mundo pensarán altruistamente algún día. Por otra parte, no temo haber ofendido a nadie avisando de mis propios hallazgos. Yo tuve fe en la intencionalidad del kilométrico diseño ancestral, y me siento muy recompensado por el sólo hecho de poder demostrar que lo que tantos años busqué, al fin realmente tengo la evidencia de que existe.

Este triángulo complementario fue lo que me animó a presentar esta nueva versión del misterioso del diseño del Sur de la península del Sinaí. Tan evidente y ni los más sensacionalistas investigadores se atrevieron jamás a incluir ente las numerosas pruebas de origen extraterrestre con que nos machacan sus documentales televisivos, que sólo por ello siempre habré de considerarlos partidistas y sesgados. He querido acabar con mis dudas y las de todos, y para siempre, ofreciendo su existencia real. Es un conjunto grabado sobre el duro y torturado paisaje, y está está compuesto por un medallón con un busto de aspecto humano y otros dos triángulos diferentes que conforman una Estrella de David.

Las cabezas con cuernos eran una preferencia del arte decorativo en las iglesias de la Orden del Temple de Jerusalén, porque los templarios en algún capitel las presentan a modo de orejas puntiagudas (Las alas de los ángeles sustituyeron simbólicamente a los dichos "vectores de poder"). Otra observación más: El tipo de gorro que lleva la imagen obtenida por la foto de satélite NASA, resulta ser el mismo diseño con que habitualmente dibujaban la cabeza del dios egipcio Osiris.

Cualquier tipo de cornamenta antiguamente evocó, especialmente en los bóvidos de mayor envergadura, una clara idea de fuerza y poder; pero cuando esto se aplica al poder regenerador de la Tierra-Madre lógicamente se tradujo en ideas de abundancia y fecundidad. El busto obtenido en la fotosatélite del Sinaí lo incluí en mi colección de panorámicas terrestres que, cuando se verticalizan las imágenes, presentan un perfil de rostro humano. Dicha inquietud (que al parecer no comparto con nadie más), pronto me obligaría a abrir nuevos apartados en mi colección. Debí ampliar los álbumes para dar cabida también a los perfiles de cara de las simples rocas (por ser sugerentes o de reconocido renombre), y también incluí después los perfiles de cara humana que configuran las líneas de determinadas costas.

En fin, como no podía ser de otra modo, finalmente incluí en dicha colección los perfiles de rostro que ofrecen las fotos de satélite, y de entre ellas tengo especial preferencia por la imagen antes citada de cara humana cornuda que decora nada menos que los alrededores del famosísimo Monte Sinaí. No son dibujos de los últimos tiempos, sino anteriores a los muchos cataclismos habidos. Recuérdese que es la montaña sagrada, allí donde, según la Biblia, Moisés recibió las Tablas de la Ley de Dios, que éstas consisten en un doble juego de deberes morales que coinciden con enseñanzas del Antiguo Egipto y Mesopotamia.

En los jeroglíficos se lee que "El más antiguo nombre del dios de la península del Sinaí fue llamado "Sopd", quien con el tiempo se identificó con el dios Seth de Egipto". Asi pues, "Sopd" fue el prehebraico nombre de que en el siglo XIX se llamó Jehová, que habría evolucionado después de transformarse en "Yahu" que fue más tarde llamado Yahvé. Los mineros del Sinaí habrían venerado a Yahu uniéndolo con la diosa Athor, su "Dama de las Turquesas". Del mismo modo al Jah masculino, se anadió a Havah femenino, que fue el nombre prehebraico de Eva, para dar sentido de plenitud al nombre final de Yahvé cuyo tetragrama es YHWH.

Hablando de mineros, quizá algunos de los que trabajan en el Sinaí asocien la existencia allí de minas de cobre y hierro y las atribuyan a los cataclismos que la Biblia refiere del encuentro entre Dios y Moisés. Nosotros no podemos porque sabemos que no hay más que esos filones en miles de kilómetros, y por ello la formación de dichos minerales, además de las turquesas, deban ser asociados a la creación del busto gesticulante con cuernos, puesto que las dichas minas están justamente entre la cornamenta y la cara.

Estamos pues ante una imagen de rostro humano con vocación de erigirse en un nuevo mito para el inmediato futuro de Egipto y los amantes de aquella antigua civilización, aunque por el momento mi lentísima investigación no baste para que, como cada una de las muchas imágenes de rostros que tengo ampliadas de las cimas de montes sagrados (Montserrat, Ararat, Sinaí, Olimpo, Zimbabue, Machu Picchu, etc.), sean admirados por una sociedad futura que los valorará. Otras culturas capaces de valorar más la separación que el espacio, lo comprenderán, y ahí tendrán el retrato de una ancestral realidad.

LA MANO ESCULPIDA SOBRE LA LADERA DEL SINAÍ

En el libro Hechos de los Apóstoles (7:22) leemos acerca de la persona de Moisés: Fue enseñado (epaideuthi) en toda la sabiduría de los egipcios, y era poderoso en sus palabras y en sus obras.. Esto mismo parece ser lo que atestiguó el cronista Filón de Alejandría en el libro que dedicó a Moisés. Hemos de tomar en consideració el tremendo poder que tuvo cada letra del alfabeto entre los diferentes iniciados egipcios y hebreos. A los primeros los había enseñado el dios Coth, y a los segundos Moisés. De éste voy a escribir una observación, porque fue lo que más le distinguió a Resaltaron su sabiduría, no solamente por su iniciación ( Sofía), sino que, como en todas las culturas sucede, la búsqueda de la Verdad, metafóricamente equivale a desear fabricarse unas buenas “alas” capaces de traspasar el cuerpo físico, con garantís, cuando nos llegue la hora.

El historiador judío Flavio Josefo que vivió en el siglo I, en sus obras como “Antigüedades judías”, donde recogió varias leyendas del “Pueblo Elegido”, aseguraba que Moisés a los 48 años vivió algún tiempo en Etiopía. Lo estudió Tessa Rajak en su obra “Moses in Etiopy: Legend and literature” (“Journal of Jwish Studies”; “Oxford Centre for Postgraduate Hebrew Studies”; vol.29 - nº 2; Octubre de 1978). Según el libro bíblico “Números” (12:1), Moisés no sólo se habría casado con la hija de Jetro, cerca del monte Sinaí, sino décadas antes habría estado casado con una mujer cusita; es decir tuvo por esposa a una etíope de Cus, que estaba a orillas del río Nilo en su sector sur.

A pesar de todo, la vida de Moisés es tan difícil de resolver, que incluso se ha podido dudar de si rewalmente existió. Particularmente puedo sospechar que el gran patriarca hebreo comparte muchos hechos parecidos a los del faraón Akenaton, porque ambos creyeron en un Dios único y fueron guías espirituales de miles de sus contemporáneos a tierras muy alejadas de donde habían vivido anteriormente. Lo ideal sería poder seguir de la mano de Moisés el tránsito de la iniciación egipcia que recibió el tan temido legislador hasta conseguir llegar a la iniciación que él mismo después instituyó entre los judíos. En efecto, la mano abre lo que la mente encierra, pero quizá haya pasado demasiado tiempo. Son muy estudiadas las analogías fonéticas que de ambas culturas permanecieron entre los iniciados posteriores. Por ejemplo, la palabra Duat de los egipcios (que significa “lo oculto”, igual que la palabra Daad de los hebreos) y otras varias de los nilóticos de Heliópolis, resultan no ser suficientes para poder demostrarlo.

En lo referente a los asentamientos de los hebreos durante su más famoso éxodo, remito a los lectores interesados al libro “Números” (Versículo 33) del Viejo Testamento. Aquí sólo me ocupo de unos grabados que no son demasiado conocidos. Me refiero a una gran mano excavada en la ladera de una montaña, y enmarcada con un rectángulo. Domina una extensa explanada (ver la foto abajo) y su simbolismo no era ajeno a los egipcios.

** tablas **

Un tan inconmensurable busto de largas “antenas / cuernos / orejas” como el de la foto de satélite recuerda a la diosa Sin de los sumerios, que llevó un par de cuernos en su cabeza podría y quizá podría explicar por qué se dió su nombre a la península del Sinaí. La diosa Sin debió de ser la que les informase (entre tantas otras cosas) del ciclo completo de la precesión de nuestro planeta, porque no de otro modo lo podrían haber calculado en la más antigua cultura mesopotámica.

También supieron que la tierra modificaría sus condiciones climáticas con la consiguiente desaparición de especies vivas. O los egipcios se lo copiaron, o bien tuvieron información directa, puesto que en los jeroglícos se lee que el dios Horus ganó al dios cornudo Seth, quien, según los textos descubiertos en el templo de Edfú, finalmente tuvo por feudo la penísula del Sinaí. Allí es donde cualquiera podrá contemplar que el dios Seth, sobre las muy ásperas cumbres plasmó la imagen seguramente de su propia persona desde algún vehículo volador. Probablemente Seth sería recordado como si sus atributos hubiesen sido unas orejas del astuto asno, porque resultó ser el cuadrúpedo al cual Seth fue asimilado después de haber introducido en Egipto unos tan sufridos animales de carga los invasores Hicsos.

Al respecto de aquella zona, presentaré a continuación unas curiosas fotos de las misteriosas de las cumbres del sur de la península que se disputan todavía la titularidad de ser la verdadera cima donde tuvo lugar el mayor acontecimiento del Exodo bíblico.

** ma **

Nunca antes divulgada, sus cinco dedos abiertos indican un saludo afable, quizá una idea del mismo personaje que fue capaz de grabar un busto (dotado con “antenas / cuernos / orejas”) sobre todo el conjunto de la bíblica mole motañosa. Un símbolo de confraternización de tan gran magitud es lo que al mundo ahora le conviene, pero particularmente la debo asociar al acto de bendecir de los judios, pues tendrá relación con su ritual en la celebración del cordero pascual (eulogia significa eucaristía en griego, y berakah en arameo), según recuerdan los judíos en memoria del ángel que los salvó, el cual el propio Benedicto XVI dijo significar: Dios es más fuerte que el faraón y liberó Israel con su mano.

Las dos fotos con el diseño de una imagen de mano humana, y debajo suyo las dos "tablas" rectangulares verticalmente dispuestas (con las cuales el dibujo de la mano guarda la debida proporción) está esculpida en la ladera de la montaña llamada Safsáf, la cual, despues de decrecer en altura, en realidad está unida al Mt. Sinaí a la derecha de la panorámica. En la ladera de Safsáf es donde he dibujado un cuadrado de situación de tan inesperado como enorme grabado. Espero que no puedan atribuirme cualquier tipo de trucaje a mis diversas aportaciones culturales. Todas son verificables, e insisto en proclamar mi inocencia de lo que se me haya podido atribuido como artífice. Es más, si tal sucediese yo sentiría vergüenza ajena. La que deberían sentir aquellos que cobran para investigarlo y no lo hacen, a pesar de que cobran mucho.

Una última consideración al respecto de la descomunal imagen de mano: Si la esculpieron sobre sus idealizadas "Tablas de La Ley", entonces los israelitas ya estarían de regreso del Mt. Sinaí o sea, de allí donde tradicionalmente se cree que las recibieron de Yahvé en persona.

El Éxodo bíblico ha dejado muchas dudas de dónde estuvo la verdadera "Montaña de Moisés". Además de la cima tradicional, que presento distinguida con un busto humano llevando un pectoral, y casco con “antenas / cuernos / orejas”, hay que entender que durante los 43 años que los hebreos fueron de una parte a otra del sur de la península del Sinaí, obligan a suponer que tanto si formaron un bloque compacto -y más aún si se dividieron en grupos diferentes- se asentarían durante décadas en explanadas al pie de diferentes cimas. Después es lógico creer que tuviesen cada una renombre por haber sido visitadas por el tan contradictorio Dios del Antiguo Testamento; ...al cual insólitamente el patriarca Moisés a veces le forzó a modificar su divino criterio. Además de los dos montes Sinaí de los edomitas, uno el Jabel Baggin, y otro llamado Enttowa, cerca de Kadesh Barnea, está el monte Har Karkom que defendió Emmanuel Anati.

Los últimos citados están en el N.E. de la península, pero fue en la costa oriental del Sinaí donde Ron Wyatt recuperó vestigios arqueológicos sumergidos entre las costas de Egipto y Arabia.

** exode **

Huyendo con sus rebaños las multitudes que guió Moisés, a pesar de ser octogenario y tartamudo, atravesaron de parte a parte la península del Sinaí. Se desplazaron a unos 10 km. por día siguiendo el valle Watir hasta asentarse en Nuweida, en una inmensa playa que es en realidad un delta. A partir de allí, -sabiendo que eran perseguidos por los egipcios- se adentraron en el mar donde sigue habiendo un terraplén de casi un kilómetro de anchura que como estaban bien informados, les permitió pasar los 13 km. que separan las dos orillas entre Egipto y Arabia. Aquel mar, que normalmente tiene miles de metros de profundidad, se convierte, en efecto, justo allí en sumergido "puente".

Fue bajo sus aguas donde la arqueología submarina recuperó ruedas y carros de la época del faraón Ramsés II, así como los huesos de muchos soldados, todo ello obviamente incrustado de coral. Además, en aquel privilegiado camino de oportuna salvación para los hebreos del Ëxodo, las piedras y rocas sumergidas se constata que fueron movidas lo suficiente con objeto de permitir el paso de los carros.

A unos 50 km. de la costa de Arabia, tierra adentro, se distingue un monte Sinaí cuya cima extrañamente es de color negro debido a un fenómeno de cristalización calorífica, lo cual se corresponde con la descripción que consta en el Antiguo Testamento (Ex.:19:18). Aquel Monte Horeb, pues, sería el más antiguo Monte de Moisés, venerado prácticamente al inicio del periplo del Éxodo bíblico, y sin que evite que puedan existir otros tanto o más enigmáticos.

La siguiente foto del conjunto en recuadro es una roca curiosamente erosionada la cual obviamente se relaciona con un milagro del patriarca Moisés. Dicha fotografía fue hecha el año 1.910, al igual que la que muestra el muy ruinoso templo en la cima del monte Horeb (o “de Moisés”), más conocido en el sector con el monbre de Jabel Musa, aunque en todos los casos siempre se refieren al bíblico Monte Sinaí, cuya zarza ardiendo, a pesar de ser milenaria, queda hoy bien protegida y es muy venerada dentro de un monasterio vecino fuertemente amurallado.

** mosaic **

Volviendo a la península del Sinaí tradicional, diré que allí con mi ampliación de la segunda cúspide más elevada de la montaña de Santa Caterina también existen enigmas inéditos. En la foto amplio tan sólo su piramidal cima (donde existe un pequeño templo), porque en buena parte de su ladera meridional se distingue una grandiosa forma de CUADRADO que en su interior aún contiene otro de menor. Supongo que los mismos tendrá mucho mayor impacto visual cuando sea muy resaltado por las sombras, aunque incluso sin necesidad de éstas se ven bien desde muy lejos. De la dicha cima (que aquí evito presentar fotográficamente en toda su extensión) diré que tiene, para colmo, el perfil de una cara humana.

ABAJO: UN PERFIL DE ROSTRO EN LA LADERA DEL “MONTE DE MOISÉS”

** moises **

Al titular este perfil (descubierto el 17 de Diciembre de 2008) lo presenté como "de Moisés". En cambio dejando la mente libre me dice que es la imagen del ser humano esculpido en la dura roca. Ni apareciendo donde está tiene comparación con la inmensidad del perfil tridimensional que la foto de satélite ofreció hace décadas de la montaña de Montserrat.

Quizá sí que todo ello sucedió en vida de Moisés. El caso és que, como él hizo evidente, quienes antes de él se fijaron desde el cielo en el Mt. Sinaí, sintieron deseos de humanizar aquellas montañas. Ante la montaña de Montserrat, donde lo físico y lo espiritual se revelan interactuando, comprobamos que es un deseo que los humanos y los hombres de las estrellas compartimos con Dios. Por el momento no pasamos de reconocer que en el centro de nuestra frente hay un exacto punto que, tanto en el rostro descubierto en la sierra de Montserrat como en el del monte Sinaí dicho concreto espacio físico en ambas geografías están bien resaltados, porque es donde rigen las emociones del cerebro humano. Es el famoso Tercer Ojo de los hindús.

Sobre estrellas dibujadas, además de la que también he presentado en el valle de Sidonia, en el planeta Marte (Cydonia Planitia), avisaré que en nuestro planeta existe al menos otro dibujo de una estrella sólo visible desde el cielo que también es de muy grandes dimensiones, aunque sólo presenta cinco puntas, símbolo de la vida orgánica. Como todas, esta forma de estrella tan sólo puede ser vista desde el cielo, y se encuentra en la –también llena de dibujos- llanura de Nazca, en Perú.

Para concluir, recordaré los complicadísimos diseños que anualmente aparecen en cuestión de segundos sobre campos de cereales sin destruirlos. Aunque los colecciono, no me interesan tanto, simplemente porque me parece bien como son estudiados por otros con mayor competencia. Tan sólo recordar lo que escribí en otra parte hace tiempo: Todos estos dibujos de origen extraterrestre han de ser estudiados procurando encontrar en cada uno la idea de volumen, porque cuando no se trata de burdas falsificaciones, todos la deben de incluir, aunque no sepamos descubrirlo.

© Ramón Ramonet Riu

                                          RAMON RAMONET RIU OBRAS-WORKS

ESTRELLAS DE MARTE, Y FOTOS DE MIS INVESTIGACIONES PARTICULARES

 

 

Sinai Rostro 4 Desplegable

View more OpenOffice presentations from rrriu.

 

 

 

 

 

 

 

Google-link

[ Yahoo! España]opciones

 

Free Website Submission

 

Hosting by WebRing

 

Powered by WebRing.

 

Free counter and web stats