ADD ME AS FAVOURITE

AGREGAME A TUS FAVORITOS


TAULAS DE MENORCA:
SIMBOLO DE RELIGIOSOS NAUFRAGOS

COLECCIÓN: "REVISION CULTURAL" (Desde / Since 1978)
TIENE RELACION CON: EL CULTO AL TORO EN LA PREHISTORIA)

FOTO: TAN SOLO QUEDA UN TUNEL DE ACCESO

INTRODUCCIÓN

Muchos pescadores de la costa catalana, que eran veneradores del toro, después de su naufragio en el mar Mediterráneo llegaron accidentalmente la isla de Menorca, debido a la extraordinaria violencia del viento llamado Tramontana que puede durar una semana. Muchos morían, pero las oleadas de pescadores sobrevivientes fueron numerosas, y a pesar de tener un sustrato común, sus creencias debieron superar conflictos. Es evidente que finalmente confraternizaron y, a juzgar por sus espectaculares obras arquitectónicas, entre las sucesivas generaciones de náufragos reinó la armonía.

Los primeros náufragos de la violenta Tramontana habrían habitado las muchas cuevas naturales de Menorca, pero las monumentales obras que todavía se contemplan de su ingenio y esfuerzo comunitario, evidencia que llegaron a ser una poderosa cultura, muy capaz y disciplinada, porque eran gente religiosa que obedecían a unos líderes de cariz espiritual. El arte rupestre de Menorca hace evidente el ancestral culto al toro. También hay que considerar varias pinturas rupestres en las cuevas del Levante español.

En la isla de Menorca y en la mayor y más meridional isla de Mallorca, está bien estudiada la larga permanencia de comunidades tribales viviendo en las muchas cuevas artificiales, empezando por advertir que es muy fácil excavarlas, o ampliarlas, al ser de una blanda piedra arenisca llamada marés. Esta circunstancia en parte evitó que se construyesen más dólmenes. Quedan cuatro de ellos y probablemente los demás se confundan con sepulturas de unos tiempos cuando tan solo la divinidad merecía templos hechos con duras piedras.

De Menorca me interesaba especialmente estudiar sus mal llamadas "Taulas", porque “Taula” significa Mesa en lenguaje vernáculo menorquín (en inglés, traducido, es Table). Yo podría referirme a ellas con mayor precisión llamándolas: altares, toros, o balsas, pero volvería a caer en una semántica inadecuada. Valga pues "Taula", y explicaré mi opinión muy bien reflexionada. Pues además, no solo se estan recuperando figuritas de toro entero, sino también esculturas de toros parcialmente quemados que sirvieron de ataúd para incinerar el cadáver de algún difunto en su interior.

FOTO: MONUMENTOS GIGANTESCOS Y EL TOTEM QUE VENERABAN

ISLA DE MENORCA: PRESENTACIÓN

Menorca es la más reducida isla del archipiélago Balear (Mediterráneo Occidental). Todas las culturas que desde la prehistoria han dejado huella en su patrimonio cultural, se han beneficiado de su suave clima y belleza paisajística. La Prehistoria de la isla de Menorca presenta peculiaridades específicas respecto a las del resto del continente europeo. Por tal motivo ha sido considerada un museo al aire libre, y es de esperar que sea proclamada por la UNESCO "Isla Patrimonio de la Humanidad", porque sin duda lo merece.

La isla de Menorca, que antiguamente tuvo por nombre "Magon", tiene una extensión de 47'800 km. de longitud máxima, por 19'500 km. de ancho y en total 222 km. de perímetro. Mahón (Maó) fue la capital de la isla en 1722 bajo dominio de Inglaterra, y también estuvo unos años en posesión de Francia hasta que, por el "Tratado de Amiens" (1802), fue finalmente de España.

FOTO: CONCENTRACIÓN DE MONUMENTOS EN MENORCA

 

En la foto de satélite, Menorca tiene la forma de riñón humano muy desgastado por culpa de la persistente erosión del oleaje, que provoca el fuerte viento del norte llamado "Tramontana" en Cataluña y las Islas Baleares. Cuando sopla huracanado procedente del Golfo de Rosas (Ampurdán - España), empuja a todo cuanto sea capaz de flotar y, con rapidez, lo deposita en la Isla de Menorca.

PATRIMONIO MONUMENTAL DE MENORCA

El llamado "Pueblo de los Talayots" fue originariamente una cultura encerrada en si misma, se podría decir que hasta invadirles el Imperio Romano (123 a.C). Es decir, nunca anteriores invasiones variaron su evolución de forma importante.

Debo limitarme a los prehistóricos constructores de "Taulas", y empezaré diciendo que sus enigmáticos monumentos posteriormente se concentraron en la mitad meridional de la isla, al sur del trazado de la carretera que comunica la ciudad de Mahón con el pueblo de Alaior, ubicado en el interior de la Isla. Hay también "Taulas" en los alrededores de Ciudadella, y algunas en la costa norte donde el viento de Tramontana configuró una costa muy torturada. Considero especialmente interesante esta última zona, donde por cierto, recientemente se ha descubierto otro nuevo yacimiento .

FOTO: EVOLUCIÓN DE LAS “TAULAS” DE MENORCA

Una probable evolución de la “Taula”, el monument más peculiar del Mediterraneo, nos obliga a tener en cuenta la previa habilidad de los primeros náufragos neolíticos para erigir dólmenes. Se ha recuperado de los yacimientos talayóticos el mismo tipo de cerámica de la zona que después sería la llamada Catalunya.

En la foto (A) presento uno de la media docena conservados en Menorca, al cual lo llamaré “desnudo”, o sea, sin su túmulo de cobertura. Posteriormente existen otras muestras a las cuales acoplaron un recinto circular (B). En efecto, no podemos olvidar que fueron unos náufragos víctimas del viento del norte; y por otra parte, hay que contemplar el hecho de que llegaron a la costa norte de la isla (lógicamente la más erosionada de la isla de Menorca), justamente porque habían sido empujados por la fuerza del persistente, y muy violento, viento llamado “Tramontana”.

FOTO: PILARES DE GOBEKLI TEPE COMPARADOS CON LOS DE FORNELLS(MENORCA)

SEMEJANZAS ENTRE LEJANAS TECNICAS ARQUITECTONICAS EN LA PREHISTORIA"

En efecto, en la zona de Fornells existe un recinto (foto de arriba a la Izquierda), donde ya se previno ensanchar la cubierta de la zona central mediante un voladizo, que incialmente, durante aquel mismo periodo, la “Segunda Edad del Hierro”, en otras partes era un saliente encima del muro todavía muy reducido (foto de abajo a la izquierda). No puedo evitar una asociación de ideas, referente a que es muy extraño que las columnas (con una gran piedra encima) del complejo de la zona de Fornells, se adosasen al muro al modo de cómo lo hicieron los mucho más antiguos constructores del complejo de Gobekli Tepe (Turkia).

Según el erudito M. Mascaró Pasarius, existen en Menorca un total de 1600 monumentos arqueológicos, y la mayoría de ellos se hallan en la mitad sur de la isla porque está mejor protegida del citado furioso viento del norte. La población de Alaior cuenta con 425 yacimientos, y la capital Mahón con 190.

 

Por otra parte J. Mascaró Passarius dio mucha importancia a las cuevas artificiales con pilares en su centro, publicando fotos de una cerca del pueblo de Ciutadella, la cual ya se excavó dejando el techo abovedado. La otra cueva que también fotografió, tiene su pilar diseñado de forma cuadrangular. Siempre los capiteles de los pilares en las cuevas se agrandan respecto al perímetro de sus respectivos soportes, de la misma forma que también son mucho mayores los megalitos horizontales sobre las "Taulas". Obsérvese bien que si uno tiene ángulos con cuernos, el otro los presenta lineales y desplomados como sucede en los capiteles de las "Taulas".

MONUMENTOS DE MENORCA PREVIOS A LAS "TAULAS"

Centrándome en las cueva de Menorca, pienso que puede haber muchas aún por descubrir, y referente a su amplitud, diré tan sólo que, de entre las catalogadas, una de ellas es llamada "La Catedral". Las del grupo de "Biniguard Vell" tienen arte rupestre variado (cuernos, espirales, flechas balsas, complicados dibujos geométricos, e incluso un cuerpo humano en esquema (una cruz con un triángulo encima).

A mi investigación le interesan solo aquellas cuevas que tienen columnas, o pilastras, picadas artificialmente, porque llos pilares no se separan del suelo ni del techo. En ellos, la parte alta, correspondiente al capitel, conserva en sus ángulos no solo la misma inclinación que los de las "Taulas", sino que incluso se distinguen expresamente formas de cuerno en sus aristas. Tampoco aquí las aristas son verticales.

La transición entre los dólmenes y las "Taulas" en Menorca se hace evidente en el yacimiento "Torre d'en Gaumes". Su dolmen "La Garita" tiene un agujero por entrada. Otra ventana semejante está en el "Dolmen de San Luís", aunque en éste se abrió posteriormente un acceso extra. El otro factor a considerar está en el monumento de "Son Saura Nou", cerca de Ciutadella, pues sigue en pie un Trilito, que son dos menhires enlazados en su parte alta por una megalito largo, que es el dintel de la entrada. Fueron pre-talayóticos los varios portales con dinteles megalíticos formando un marco para servir de umbral.

Voy a limitarme a los constructores de "Taulas", y empezaré diciendo que estos enigmáticos monumentos se concentraron posteriormente en la mitad meridional de la isla. Es decir, al sur del trazado de la carretera que comunica Mahón con el pueblo de Alaior, ubicado bastante en el centro de la Isla. Hay también "Taulas" en los alrededores de Ciudadella, y alguna otra en la costa norte donde el viento de Tramontana configuró una costa muy erosionada.

EVOLUCION DE LAS TAULAS

La transición entre los dólmenes y las "Taulas" en Menorca se hace evidente en el yacimiento "Torre d'en Gaumes". Su dolmen "La Garita" tiene un agujero por entrada. Otra ventana semejante está en el "Dolmen de San Luís", aunque en éste se abrió posteriormente un acceso extra. El otro factor a considerar está en el monumento de "Son Saura Nou", cerca de Ciutadella, pues sigue en pie un Trilito, que son dos menhires enlazados en su parte alta por una megalito largo, que es el dintel de la entrada. Fueron pre-talayóticos los varios portales con dinteles megalíticos formando un marco para servir de umbral.


Del resto de los numerosos y muy diversos monumentos de Menorca no trataré, si no es para advertir que las "Nuragas" de la isla de Cerdeña (Sardenya) y las de Liguria (It.), pertenecen a la misma cultura paralela que encontramos en los monumentos de las Islas Baleares.

EL CAPITEL LES RECORDABA UNA BALSA

Para la colosal tarea de levantar una "Taula" se concentraban todas las comunidades vecinas. Eran tiempos cuando todavía todas las familias y sus animales convivían en grandes cabañas de troncos. He visto en el centro de Cataluña que en el suelo del interior de cada habitáculo hecho de troncos, siempre se hincaban en el suelo de tierra piedras del tamaño de un puño para que se absorbiesen los líquidos residuales, como la orina de los animales (que eran como de la familia).

La providencial forma de la balsa, o bote, que había salvado a muchos náufragos de morir ahogados, nunca podría ser olvidada por ellos, y su forma cóncava debió de merecer el mejor de sus recuerdos. A los habitantes de las cuevas les siguieron los muy bien organizados religiosos, que fueron hombres tan enérgicos como demuestran sus "Taulas". Por inspiración, por sus contactos, o por su propia experiencia, encontraron la manera de representar cada "centro supremo" con forma de nuestra letra T, la misma que, casualmente, también es la muy iniciática última letra (22) del alfabeto hebreo, llamada "Tau".

En esta presentación he anticipado aquellas ideas que, en el marco teórico de mi investigación, a continuación la voy a desarrollar por partes. Me esforzaré en hacerme entender porque todavía las insólitas "Taulas" son un gran misterio que nunca antes se han explicado bien. En efecto, entre los arqueólogos sigue sin haber unidad de criterio acerca de la intencionalidad de construir una "Taula", que es el icono arqueológico, y para mi el mayor atractivo turístico de Menorca. Son unos monumentos esbeltos y enormes que, en solitario, siguen aguardando a que se explique su simbolismo. Mis cuatro décadas de particulares estudios, que todavía en 2016 no comparte nadie más, me permite afrontar con garantías la oculta intencionalidad de las "Taulas".

FOTO: EL CULTO AL TORO EN LA PREHISTORIA

EL MISTERIO DE LAS "TAULAS"

Las dataciones por métodos científicos de los hallazgos en los yacimientos arqueológicos, como huesos, cerámicas, y hasta sortijas, son imprescindibles, pero nunca hay que olvidar que tratamos de monumentos de tan gran antigüedad que han tenido tiempo para servir de todo. Los han venerado y modificado (aparte de los actuales aquelarres) muchas culturas diferentes que habitaron durante milenios, exactamente la isla de Menorca. Mi pregunta es: ¿Qué fue lo que inspiró a los que tanto trabajaron en levantar cada "Taula" para despertar tanto espíritu comunitario?

Nunca antes se ha entendido el mensaje que quisieron trasmitir los prehistóricos pobladores de Menorca construyendo las casi cuarenta "Taulas", que en toda la isla se han detectado. De las pocas que todavía quedan en pie hay que decir, además, que son monumentos que parecen haber servido de mesa (de ahí su nombre) para sentarse a comer a su alrededor unos seres supuestamente gigantescos. Éstos, y sus mesas, es muy extraño que, insólitamente, sean exclusivos de la isla de Menorca. Las "Taulas" tienen la particularidad de no haberse levantado ni una sola que permaneciese solitaria. Exceptuando un poblado donde se incluyeron dos, los demás recintos fue su norma tener una "Taula" para cada comunidad.

Cada Taula" ocupa el centro de su recinto, con muy pocas excepciones, y existe unanimidad en admitir que todas ellas tuvieron la utilidad de servir de templos religiosos. Yo mismo, por casualidad, puedo constatar que en ellos todavía se siguen dejando ofrendas. Mi guía lo podría confirmar mejor, puesto que, con su propia furgoneta de transporte se dedica a presentar los muy diversos monumentos de la "Menorca Talayótica". Elena me llevó a visitar varias "Taulas" con gran profesionalidad. Por cierto, también es encomiable su pericia desplazándose con su vehículo sobre la tortuosa red de caminos y carreteras que llevan a muy diversos monumentos. Es de persona agradecida recomendar sus "Servicios al gusto del cliente". (Su dirección: menorcaarquitectonica.com ).

EXIGENCIAS DE LOS RECINTOS SAGRADOS

En todas partes del mundo occidental, excepto los druidas galos, los lugares sagrados han sido recintos cubiertos y también subterráneos. Las "Taulas" de Menorca no fueron una excepción, aunque no las cubrieron del todo. En efecto, no se previno cubrir el espacio central (tal como hicieron también los romanos al dejar un "oculus" en el "Partenón de Agripa"), por lo que el símbolo de la T que fue su icono quedó a la intemperie. Ello es forzoso que fuese así, porque las piedras del recinto sagrado llegan a una altura inferior a la de la piedra capitel, por lo que se puede interpretar que quisieron recordar la consistencia del barco que, en unas interminables tormentas marinas, les salvó ("Navío de la Providencia). Es poco probable que una “Taula” hubiese sido nunca cubierta, ni en el caso de que en la prehistoria de Menorca hubiesen conocido la técnica del abovedado, que durante el Imperio Romano fue profusamente empleada.

En el marco teórico de mi planteamiento exige que haga dos dibujos de las etapas de construcción de una "Taula". Los cuatro círculos concéntricos, que pueden parecer dos arandelas, una dentro de la otra en visión perpendicular, incluyen en su centro la forma de la "Taula", que resalto en color rojo. No nos confundamos, porque se trata de un diseño de compleja ejecución y difícil explicación para mi que no soy dibujante. A mi favor tengo el diseño gráfico de los "Tholoi", que son tumbas micénicas; unos similares complejos megalíticos, y estuvieron rodeados de piedras ("betilos").

LAS FASES DE LA CONSTRUCCION

Para explicar los muy antiguos recintos iniciáticos, que fueron las "Taulas" de Menorca, no se debería descartar que algún chamán o persona de categoría dentro de una tribu hubiese tenido experiencias del tipo de aquellas supuestas "ruedas luminosas gigantescas", que estudió el erudito americano Charles Fort después de haber recogido numerosos testimonios que aseguraban haberlas visto evolucionando en el mar del Golfo Pérsico

FOTO-MOSAICO: RECINTO EXTERIOR DE LAS "TAULAS"

En los tres dibujos de la mitad superior he prescindido del túmulo perimetral exterior, del cual ya no queda ni rastro, debido a los milenios de erosión transcurridos. Fueron terraplenes donde todas las culturas posteriores excavarían para buscar algún tipo de tesoro. Sus planificadores no los habrían suprimido jamás. Era normal proteger sus obras con un túmulo. Era hacia donde la pendiente vertía las aguas de la lluvia desde la parte alta del monumento. Evitarían que su techo actuase como un embudo.

Del segundo esquema presentado, solo el exterior de los dos círculos sigue siendo muy real en "Taula de Torrellisa-vell", la más antigua de las visitables, y quizá también sea la del recinto más reducido. El círculo interno es el límite (aéreo) de una desaparecida visera de troncos, o "segundo piso". No llegaban a tocar el megalito horizontal (¿capitel/barco/toro?), el cual probablemente simbolizó más de una cosa, porque tiempo no faltó para que las ideas evolucionasen.

Tampoco se podían apoyar vigas sobre el capitel central del recinto para proporcionar un soporte a la cubierta completa, ya que las agudas aristas de los capiteles que nos han llegado sin desgastar, no se adaptan a los extremos de los troncos. La solución exigió levantar un techo cuyo nivel fuese inferior al grueso monolito del capitel. Alrededor del circular recinto, pero sin llegar hasta el monumento central, la cubierta, aunque sea incompleta, se puede asociar a un barco que navega sobre un mar de troncos recubiertos de pieles, para impermeabilizarlos hasta muy lejos del túmulo.


FILM: MAQUETA IDEALIZADA DEL INTERIOR Y EXTERIOR DE UNA "TAULA"

 

Habrían podido prevenir que cada uno de los troncos tuviese un soporte, al menos de madera, apuntalando cada extremo por la parte interior, lo cual les dejaría un recinto bien cubierto, pero demasiado dividido. Una visera circular entonces (como ahora en nuestros campos de fe fútbol y plazas de toros) les resultó idóneo, dado que su soporte fue el túmulo que a veces en parte ya existía , porque lo proporcionaba el terreno de su natural. Inventaron un voladizo circular hecho con troncos de árboles, cubriendo tan solo la mitad del recinto, en cierto modo éste era casi subterráneo. Así, el capitel trapezoidal (con las aristas semejantes a cuernos) quedó sobre el nivel del piso, o visera, superior, aunque dejando un espacio anular abierto, tal vez para ver circular la luna sobre el capitel, que siempre mantuvo unas medidas ciclópeas. Por ejemplo, en la “Taula de Talatí” el puntal principal mide 3 metros de altura, y el capitel horizontal mide 4 metros de longitud.

La ventaja de disponer de un segundo piso (quizá sea mejor verlo como un techo con vertiente hacia el exterior), les permitía moverse a cubierto y libremente para celebrar sus rituales. No sería extraño que hubiesen tenido relación con el control de algunos astros, del mismo modo que hicieron tantas culturas ancestrales. Entre las ventajas de existir un espació que dejó aislado y libre el sagrado capitel debió estar en relación con sus experimentos astronómicos previos a sus templos. Éstos, tal vez fuesen alguna exigencia, si era el caso que en determinadas noches hubiesen deseado, como creo, ver depositarse los cuernos de la luna sobre el megalito que fue en cada capitel símbolo de una "balsa-toro". Tal vez lo podría corroborar alguna de las muchas personas que, en silencio, todavía allí se siguen reuniendo las noches de plenilunio.

DIVERSOS ESTUDIOS APOYAN MI OPINIÓN

En mi presentación del misterio de las "Taulas" de Menorca doy mi explicación, que forzosamente habrá de ser sesgada, pero que está apoyada por otras dos investigaciones mías, y alguna otra de ajena. Para empezar, recomiendo la que hice antaño acerca de las formas geométricas que, con el nombre de "Onutoro", creo que han inspirado siempre las mentes humanas y sus creaciones, porque forma parte de nuestros genes.

Por otra parte, también recomiendo mi descubrimiento de una escultura natural de toro inmensamente grande, cuya mole (cuerpo) se despega del resto de la vertiente norte de la montaña de Montserrat, en Cataluña. Es tan gigantesca, que a veces está exclusivamente resaltada por el sol (el resto de Montserrat no). Creo lógico que durante la prehistoria profunda tanta casualidad, potenciada por los rayos y truenos, a quienes habitaron ante aquella escultura natural les hubiese inspirado dar culto al toro, reproduciendo su cuerpo, empleando para construirlo un alargado cajón hecho de megalitos. Son los mal llamados dólmenes de la Europa Occidental.


FOTO: LA ESCULTURA NATURAL QUE INSPIRÓ LOS DÓLMENES

 

Los muy curiosos hallazgos que intrépidos jóvenes excursionistas publican en las redes sociales, me confirma, día tras día, que las piedras caídas accidentalmente en lo alto de la montaña de Montserrat debieron de ser obras asociadas a los gigantes. Son monolitos que ofrecen el modelo para construir los primeros "cuerpos de toros" removiendo megalitos. Una idea que los itinerantes misioneros de una esperanzadora religión siempre después la expandieron en dirección N.W. donde veían ponerse el sol cuando la tierra producía más abundancia de frutos. La mole que se despega de la vertiente norte de la montaña de Montserrat afirmo que fue la cuna de los dólmenes megalíticos de la prehistoria del mundo occidental, que por cierto, nada debe a Oriente, excepto la urbanización.

En las costas de Cataluña existen numerosos dólmenes, y en especial abundan en la comarca del Ampurdán (Empordà-Girona) donde muy a menudo sopla el persistente viento "Tramontana". Los sucesivos pescadores que fueron náufragos de aquella furia, veneraban al dios-toro aunque ignorasen el lugar donde se había iniciado. Otros, habitantes del vasto entorno de la montaña de Montserrat, tenían mucho mejor referencia de sus creencias gracias a una, todavía visible, escultura natural de toro bravo (uro-bos primigenius), desafiante, erguido sobre un magnífico pedestal natural. Aquellos náufragos nunca olvidaron sus creencias, pero tenían claro que los salvó su embarcación, la cual siempre y en todas partes ha tenido una forma cóncava en sus lados para facilitar la estabilidad y el equilibrio de los navegantes. Los capiteles de las "Taulas" de Menorca no tienen sus dos mayores superficies rectangulares iguales, (como la forma de un dado), sino que el área superior del capitel, es menor que la inferior acoplada a su pilar vertical. Ello confirma que se acordaban de la balsa, o bote, pues era la forma providencial que les había salvado la vida. En la perspectiva que presento en la siguiente foto gracias a mi maqueta, se puede ver como una forma cuadrangular se situa justo encima de una ola petrificada muy ingeniosamente. Era una gran sutileza arquitectónica, puesto que solo se podía ver la venerada “balsa/capitel/toro” sobremontando una gran ola cuando el observador estaba situado alrededor del túmulo.

FOTO: SIMBÓLICA BALSA EN LA CRESTA DE UNA OLA

 

La arqueóloga inglesa Margaret Murray, que estudió muchas "Taulas" de Menorca, y hasta reforzó alguna con un puntal de hormigón, opinó que su sentido era simbólico-religioso: "El esplendor del monumento, el esmero puesto en su erección, el cuidado con que fue recluido, todo apunta a una misma conclusión: que la piedra capitel era su emblema, el signo visible y externo de alguna divinidad. Un recuerdo al Poder Superior",…o a aquella providencial balsa, o bote, que les hizo superar con éxito el horror vivido en el mar. Erigieron el monumento que sabían hacer.

El culto al toro llegó a Menorca por accidente, y se cree que la cabeza de un toro con cuernos fue simbolizada mediante dos piedras megalíticas colocadas equilibradamente formando una letra T. El puntal es símbolo de su cabeza vista frontalmente (su testuz), y la piedra horizontal colocada a modo de capitel representa su cornamenta. Se trata de un animal totémico (bull totem) admirado y temido, al mismo tiempo que valorado y venerado. Un buen ejemplo son las vacas, que siguen siendo tan respetadas en toda la India. En cualquier caso, ante cada "Taula" se buscó una relación mágica con las Potencias Superiores. Yo opino que, no sólo pudo haber sufrido la evolución natural de todas las religiones, sino que las "Taulas" de Menorca incluso tuvieron al mismo tiempo simbolismos diversos.

CORNAMENTAS Y CAPITELES

Cada "Taula" consta de un ancha losa megalítica, clavada verticalmente en el suelo, y otro megalito cuadrangular colocado horizontalmente encima, como pretendiendo ofrecer un insólito equilibrio de grandes masas. Pues bien; lo consiguieron. La que podemos considerar como piedra capitel técnicamente se llama "piedra artesa" dado que su área superior es mayor que el área inferior.

Para arrastrar sobre un terraplén de tierra y rocas, un megalito en forma de gigantesca ficha del juego de Dominó, a los obreros prehistóricos de Menorca les debió exigir todo tipo de precauciones antes de colocarlo en su sitio con las máximas garantía. Los arrastraron sobre la piedra vertical que le serviría de soporte. A éste puntal las "Taulas más evolucionadas (“Talatí", "Torralba", Trepucó", etc.) le dieron tanta anchura para que, al ir arrastrando el capitel sobre la estrecha superficie de soporte, el roce con el mismo fuese mínimo. Era casi lineal, y sufría menos el empuje, evitando con ello que todo el conjunto cediese a la fricción y perdiese su verticalidad. Era el meollo del problema. Estamos ante una alabanza al equilibrio, muy por encima de la manipulación de simples megalitos como los dólmenes. El relleno interior previo de todo su recinto no debió de ofrecer suficientes garantías de éxito, y de ahí la sofisticada técnica para acoplarlos, gracias a lo cual, media docena de "Taulas" siguen todavía hiniestas a pesar de los milenios.

Aquellos náufragos de la "Tramontana" irían llegando a Menorca por etapas seguramente antes del siglo V a.C., y al pisar tierra firme no estaban condiciones de erigir monumentos estilizados tan simbólicos como lo son las "Taulas", porque durante las primeras décadas habitaron las muchas cuevas que existen en Menorca. En todas partes proliferan, y en varias de ellas se conservan todavía columnas interiores para reforzar el techo. Las pilastra incluyen capiteles que sobresalen, y cuyos ángulos, repito, algunos presentan salientes esculpidos intencionadamente en forma de cuerno.

TORO Y PILAR, FUERON PALABRAS INTERCAMBIABLES

A pesar de que en la isla de Creta las palabras Toro y Pilar eran intercambiables, y la segunda además fue sinónimo de falo, el arqueólogo balear J. Mascaró Passarius superó aquellas tesis defensoras de que los peculiares monumentos de Menorca llamados "Taulas", eran posteriores a las construcciones antiguas del Mediterráneo Oriental. Su sagacidad, y el invento de datación por el método del C-14, le permitieron dejar claro para siempre que era todo lo contrario. En efecto, las "Taulas" son el doble de antiguas que todo lo de la isla de Creta.

FOTO: LOS PILARES DE LAS CUEVAS TIENEN CUERNOS

 

Yo creo, como el arqueólogo balear Mascaró Passarius, que los primitivos imaginaron sin dificultad el grosor del cuello de un toro en la ancha de la piedra de soporte vertical, o puntal del capitel de una Taula. En la piedra horizontal podemos también entender que se simbolizó la cornamenta del toro, siendo sus aristas desplomadas hacia el interior de la piedra un arte esquemático que reproducía la misma idea que se había expresado muy figurativamente en los pilares el interior de las cuevas. Son unos cuernos.

Las "Taulas", evitando apoyarlas con tierra por sus lados, representan una evolución con respecto a los dólmenes. En las "Taulas" corría el aire. Los dólmenes, hoy tan descarnados, una vez concluidos todos tuvieron su túmulo. Un montículo de tierra encima, que en realidad formaba el cuerpo de un toro, porque en los primeros monumentos la cornamenta a veces fue la cortada de un bóvido sacrificado. Hace varias décadas que, en el centro geográfico de Cataluña, descubrí varias formas de cabeza picadas en piedra para sostenerse de forma estable encima de los dólmenes, justo allí donde había una ventana. Es decir, cuando la cornamenta -o cabeza de toro- fue sustituida por una cabeza picada en piedra para sostenerse de forma estable encima de los dólmenes, justo allí donde tenían una ventana. Los constructores de dólmenes durante la prehistoria de Cataluña no pasaron de conseguir este feo equilibrio, y como se caían, a veces estabilizaron la "Cabeza de la Obra" clavándolas a modo de tapón entre los megalitos de la cubierta. Obsérvese que los menorquines de la prehistoria nunca olvidaron que el elemento más representativo superior, en todos los casos, y siempre, estuviese sobresaliendo, por encima del nivel del túmulo.

FOTO: CAPITELES ROTOS, INUTILMENTE VACIADOS

 

Las ideas evolucionaron cuando lo hicieron las velas de los barcos. Al ser capaces de construir templos, los menorquines de la prehistoria lograron elevarlos, con un equilibrio inaudito, en el centro de unos recintos circulares abiertos al cielo. Fue una osadía tan grande en su tiempo, que no se repitió en ninguna otra cultura del mundo antiguo. Superaron la técnica que en Cataluña hizo cubrir los dólmenes, porque fue depurada por ellos. En Menorca también se conservan varios dólmenes, pero después de ser superadas las lógicas controversias entre creyentes, ganaron los revisionistas. Es obvio que después de las primeras oleadas de náufragos, otros supieron esquematizar mejor sus creencias, evidentemente fruto de las circunstancias salvadoras de sus vidas en el mar. La forma del navío, aunque muy estilizadamente, no podía ser olvidada.

Finalmente, con megalitos macizos bien escuadrados, consiguieron el equilibrio estable deseado, simbolizando su idea de un barco insumergible con unos diseños que tanto sorprenden. En un futuro cercano les será reconocida su ancestral originalidad, nunca después repetida. Al respecto, se podrá pensar que existen recintos prehistóricos que presentan unas semejantes formas gigantescas de letra T, muy elaboradas, en el yacimiento arqueológico de Goebli Tepe, en Turkía. Están repartidas por toda la muralla interior del recinto ceremonial; no obstante, siendo también enigmáticas, están esculpidas en un solo bloque y tienen menor dimensión.

Además, en las "Taulas" estamos ante un simbolismo polivalente, porque no habían olvidado el culto al toro, que era, junto con la vaca y el cerdo, el animal totémico por excelencia de su tierra de origen, o sea, la costa de Cataluña. El toro al ser domesticado era el animal más valorado, porque además de sus poderosos atributos, y potencia, era el máximo exponente de la economía tribal.

FOTO: CREMACION DE ATAUDES EN FORMA DE TORO

 

Hoy también debemos dar preferencia al simbolismo de los bóvidos, porque en todos los ámbitos donde se ha excavado se han encontrado vestigios de su veneración. Tanto en la isla de Menorca como en la de Mallorca, se han descubierto, por ejemplo, figuritas de toro, cornamentas sueltas, a veces esculpidas en piedras, otras grabadas en cuevas, y posteriormente lo mismo pero fundido en bronce, hasta el punto de llegar a preguntarse los arqueólogos si se veneraba a los toros o a sus cuernos. Era la figura del toros tan impresionantes por su testuz y cuernos afilados como puñales.

En la isla de Mallorca hace décadas que fue descubierto un ataúd en forma de toro bastante quemado porque habría servido para incinerar a su rico difunto. Un espacio antropomorfo en la espalda de la figura, tallada y pintada de colores, permitiría introducir el cadáver para incinerarlo. Menorca no sería diferente a Mallorca, ni a Bali, si tenemos en cuenta que también en esta isla de Indonesia tienen una sola montaña, tan céntrica, que domina toda la isla, y también la llaman: Monte Toro.

EL SIMBOLO DE LA LETRA “TAU” ES UNIVERSAL

Muchas culturas antiguas, incluyendo los pueblos de Mesopotamia, compartieron la veneración de la letra T. También los egipcios la identificaban con el dios "Thot"; y los griegos simbolizaron con la T al dios Baco. La letra Tau (T) se considera que pasó a Israel por influencia de la "Cruz Ansada" de los egipcios manteniendo su simbolismo místico regenerador. En el "Antiguo Testamento" (Números, 21) se explica que el patriarca Moisés hizo fundir una serpiente de bronce y la colgó de un mástil, y aquellos que habían sido mordidos por serpientes se curaban tan solo mirándola (versículo 9). Era la aceptación del símbolo de su dios, como después sucedió con la cruz de Cristo. En fin, los judíos veneraron la letra "TAU" setecientos años, hasta que el rey judío Exequias acabó con los símbolos religiosos ("2ª Reyes", 18: 1-4). Para San Juan evangelista la letra T era símbolo del nombre del Dios Padre, y se lee que los que se pintaron la T en su frente evitaron ser exterminados.

La letra T tuvo un simbolismo especial, no solo para quienes en la Edad Media recorrieron el Camino de Santiago, pues, dejando a parte Galicia donde la orden de los caballeros templarios tuvo muchas sucursales (encomiendas), la orden del Temple la tuvo como icono simbólico por motivos desconocidos. En Menorca son famosas las fiestas de caballos negros, magistralmente cabalgados por caballeros muy elegantes el día de la festividad de San Juan. La celebración justamente es en recuerdo de la orden de Malta, que heredó los tesoros de los templarios.

MI ACCIDENTE A LOS PIES DE UNA "TAULA"

El recinto de la "Taula de Torralba" fue excavado entre los años 1970 y principios de los 1980 por los arqueólogos W. Waldren y M. Fernández Miranda. Allí mi guía me hizo ver un pequeño altar donde harían sacrificios en tiempos prehistóricos, el cual está muy arrimado a las piedras del recinto ritual, y casi no mereció mi atención. Pero sucedió que me caí sobre la dura peña desnuda, aquella que por no tener grosor de tierra, tanto frustró a los arqueólogos al no encontrar vestigios.

Tropecé con una piedra de la base de la gran "Taula de Torralba", y caí de bruces sobre la muy desigual suelo de peña. Afortunadamente salí casi ileso porque la hebilla del zapato (que desapareció) y las dos solapas de cuero debajo suyo, me protegieron el pie. Mi aparatoso tropiezo quedó en un susto, pero para mi aquello fue un recuerdo de la "Taula de Torralba". Es lo mínimo que le sucede a quien juega con toros, y aquí viene bien recordar aquella sentencia taurina: Hasta el rabo todo es toro" que por mis estudios sobre el totem-toro en la prehistoria, fue lo que me llevó a visitar las "Taulas" de Menorca. Tengo un bagaje cultural bastante extenso en el rastreo del culto al toro.

Durante quizá un segundo que duró mi caída, me sentí como si estuviese volando sobre las piedras, yendo a caer muy cerca de la "Taula" donde yo había sido fotografiado. Había querido admirar su equilibrio (lo mejor en el mundo) tendiéndome en el suelo, con mi cabeza pegada a su base, y al levantarme, insólitamente perdí el mío. El fuerte golpe en el pie me decidió a no levantarme enseguida del suelo, de forma que mientras me reponía del dolor y del susto (a mi guía le pedí que fuese a buscar agua) pude recrearme solitariamente observando un muy hierático menhir, reflexionando que algún día estaría debajo de un techo. Por cierto que, en aquel monumento de “Torralba d’en Salord” que me encontraba era evidente que habría habido una semi-cubierta muy elevada. Aquel torturado menhir, de la altura de una persona pero con un zócalo de piedra considerable, conserva insólitas acanaladuras paralelas entre si, cosa que después de reflexionar me permitió identificarlo como un símbolo. Recordaban unas olas, producto de un mar extraordinariamente embravecido.

El agua de un mar tempestuoso que me recordaban, estaría en relación con el "Alma del Mundo" por dos motivos. Primero, por ser el líquido elemento básico uno de sus principales órganos sensoriales y de los nuestros; y segundo, porque de pronto noté que se me estaba mojando el zapato sin quererlo. Estando yo tendido, metí inesperadamente mi pie en lo que, durante quizá milenios, fue un pequeño altar de los sacrificios, donde casualmente aquellos días se había formado un charco de agua.

También me fijé en que un poco más lejos de donde yo seguía tendido, había -clavada en el suelo- una pequeña y larga piedra (50 cm.) con forma de clavo muy erosionado, que parecía haber sido pulida (en la foto la resalto en rojo). Está muy poco separada de otra piedra mucho mayor también hincada en la dura peña, y pude entender que allí mismo habrían tenido lugar los sacrificios de sangre durante los rituales al dios-toro, el “Padre” de su tribu, el que era su "bestia-espíritu". Yo estaba yaciendo, dolorido, justo en el lugar donde inmovilizarían a los animales, metiéndoles alguna de sus patas en aquel espacio vertical, trabándosela, puesto que la separación entre ambas tiene forma de cuña (color amarillo, en mi foto). Tantos animales mataron allí, que debido a su resistencia, rebajaron con sus pezuñas la dura peña el suelo formándose el charco donde yo me mojaba.

FOTO: EL ALTAR DE LOS SACRIFICIOS

 

Para entrar en contacto con la conciencia de la Tierra, o con el alma de la "tótem-padre", que fue el espíritu de los antiguos isleños, podía pensar que quiso significarse mostrándome su poder escatológico. El agua y la sumisión, (¿o quizá el dolor?) fueron para mi los elementos vinculantes a una visión más allá del tiempo. El otro poderío, el viril del toro, en mi caso no se limitó a mostrarse en la acanaladura vertical que tienen algunas "Taulas" en su parte trasera, la cual garantiza su estabilidad. Se le proporcionó una más amplia base triangular para asegurar su equilibrio,…que yo no me cansaría de alabar.

FOTO: EL EQUILIBRIO DE LA PIEDRA HORIZONTAL


Aquel día mi guía fue la experimentada arqueóloga Elena Sintes, de Alaior, co-autora de un interesante libro-guía de la prehistórica titulada: "Menorca Talaiòtica". Acertadamente en su portada hay la fotografía de la parte alta de una "Taula", porque, incluso vista de lado, como en este caso, una "Taula" nunca pierde su forma de letra te mayúscula (T). Éste, y no otro, tal vez sea el conjunto de dos megalitos unidos más simple y enigmático de todo el mundo. Los arqueólogos los llaman bilitos, y unidos ofrecen la síntesis y el núcleo de su misterioso pasado, dejando aparte el prodigio que representa su propio equilibrio, que, repito, a mi es lo que más me admira.


FOTO: SOMBRA DE UNA CABEZA DE TORO

 

La sombra del dios con cabeza de toro, que mi guía captó en dos fotos diferentes, a mi me gusta creer que la bestia espíritu de las "Taulas" se me quiso dar a conocer ¿Quizá la divinidad ancestral se fijó en mi humilde persona? Quien haya leído mis obras de la prehistoria de Cataluña, sabrá que, en realidad somos viejos amigos. En cualquier caso, no me quiso hacer demasiado daño sino sólo llamar mi atención,…y las dos cosas el la bestia-espíritu las consiguió. Ello me recuerda el bíblico pasaje del patriarca Jacob cuando, sin saberlo, peleó con el ángel de Dios. Al terminar Jacob salió cojeando. A mi la cojera me duró más de una semana.

EMBARCACIÓN SIMBOLIZADA POR UN CAPITEL

Estoy refiriéndome a unos pescadores religiosos que tenían una misma palabra para designar los bóvidos -que veneraban por mil motivos- y las barcas que les permitían pescar su comida diariamente. Todavía en el siglo XXI se sigue llamando "Bou" a la embarcación; y también es llamado "bou" un toro castrado que se ha vuelto dócil, pero conservando su enorme poder para trabajar obedeciendo a las personas.

El capitel simbolizó una embarcación precisamente porque, tal como se presenta, su altura tiene un grosor exagerado por el lugar donde está situado. Una piedra delgada, o losa, no podía servir para recordarles lo que les hizo trabajar tan duro para cortar cada "capitel". No se ahorraron el mínimo volumen, aunque afortunadamente sí que todavía existen piedras que son fiel testimonio de que los prehistóricos intentaron vaciar su interior como si fuese una bañera, aunque acabasen por romperse.

Su barco se elevaría hasta muy arriba por la fuerza de las altas olas, y ello merecería algún símbolo complementario. Una gruesa losa de piedra plana no les sería suficiente para simbolizar el barco que, cargado de pescadores, finalmente no se hundió en el mar. Por ello debían de querer recordado ingrávido sobre un muy poderoso soporte. Al mismo tiempo habría que representar el aislamiento absoluto de un barco lejos de la tierra firme. Con los años se ofreció una solución tan exacta como ingeniosa, porque ha traspasado los siglos sin ser entendida, y a mi me sorprendió gratamente.

PARA SIMBOLIZAR UN BARCO, DEBERÍA ESTAR VACIO

En efecto, para simbolizar exactamente un navío, cada capitel, a pesar de ser de piedra, debería presentar vaciado su interior,…si hubiesen dispuesto de las herramientas más evolucionadas. Existe un recinto de Menorca donde hay una piedra capitel vuelta del revés, y exhibida al nivel del pecho de una persona, en la cual se excavó una profunda acanaladura, que puede confundirnos. Parece como si hubiese sido hecha para estar machambrado con su puntal, no obstante claramente fue una obra de los antiguos dominadores romanos, tal vez para servir de abrevadero o de sepultura. En realidad las trabajadas por picapedreros romanos son bastantes numerosas en la isla de Menorca.

Al dedicarme yo a buscar piedras vaciadas, descubrí fotos antiguas en las cuales, entre las demás piedras ciclópeas, se ven algunas que habrían sido un buen capitel. Son piedras tipo bañera, que, debieron de romperse antes de conseguir una forma de navío para ser el capitel de alguna "Taula". Quizá solo llegaron a ser un proyecto de capitel, en cualquier caso, es evidente que lo intentaron y que, al romperse, acabaron formando parte de la muralla.

En las "Taulas", lo más paradójico es que, siendo su principal símbolo una forma de letra T, el elemento más esbelto de todo el conjunto, al menos media docena de ellas todavía siguen en pie, y algunas incluso parecen ser muy estables. Son elementos totalmente desnudos de su antiguo recinto monumental. Como dije, solamente una "Taula" no perdió su recinto circular que la rodea. En efecto, en cada monumento falta muchísima piedra, así como faltan absolutamente todos los troncos, de cuando, siendo una obra acabada, entonces las complementaban. Los muros de los recintos, y decenas de "Taulas" los derribaron los siglos de caerles rayos y empujarlas muy fuertes vientos; pero sobre todo, sufrieron la ignorancia de cuantas culturas dominaron la Isla, puesto que solamente vieron allí una cantera para proveerse de piedras. Los romanos fueron los más modificadores, y con una sola foto creo que se verá perfectamente.

FOTO: REUTILIZACIÓN DE LAS PIEDRAS

 

LA "TAULA" MÁS ANTIGUA Y MEJOR CONSERVADA

Las "Taulas", aunque ahora se presentan solitarias y misteriosas, convertidas en verdaderos pedregales, eran recintos cubiertos y se accedía a su interior por un corto túnel, que todavía existe en "Torrellisa-vell" (Torre llisa). La "Taula" que más feas piedras tiene, es el foco de mi particular investigación.

La idea se me presentó tan pronto visité la "Taula de Torrellisa-vell", la cual conserva íntegra la altura de sus muros encerrándola. Además tuve que entrar por un corredor hecho con grandes piedras, sin desbastar y colocadas en seco, de forma que me pareció un largo túnel, pues no lo esperaba. Al observar la altura de la muralla completamente circular que todavía rodea dicha recóndita "Taula" (de "Torrellisa-vell", apuntalada y en pleno bosque protegida por un estrecho camino), me sorprendió que todavía conservase un reforzado túnel de acceso. No tuvo tan solo utilidad ceremonial, sino que refuerza la parte del piso superior que queda sobre la entrada. Si un día querían llegar hasta la piedra capitel, que fue el simbólico barco de su epopeya, por allí sería arrastrando un mini-puente o una pasarela. Probablemente debió de ser el lugar más castigado.

Está hecho empleando grandes piedras colocadas en seco, y por ello yo puede constatar que las "Taulas" permitieron tener un piso superior, a modo de visera de forma anular. A los pies del monumento principal en forma de T se encendían hogueras rituales, y el humo necesitaba mucho espacio para salir. Una vez conseguida la nueva superficie semi-cubierta, debieron nivelar las uniones entre los apretados troncos, llenándolas de piedras pequeñas, tierra y hasta pieles de animales, sin descartar que los troncos casi horizontales tuviesen un anillo de piedras de contrapeso en su extremo más grueso. Cuando algún tronco se resquebrajaba debió de ser fácil de cambiarlo, pero, por si acaso, no era un espacio para transitar normalmente.

Desde la planta del recinto, el aspecto de los troncos colgados alrededor de la "Taula" me recuerda el diseño de la universal rueda bicolor (la ruleta) de los casinos, que a tanta gente primero habrá fascinado y después arruinado.

FOTO: TIENE TUNEL DE ACCESO Y UN ALTO RECINTO

 

PLANTEAMIENTO DE LA OBRA MONUMENTAL

El diseño de un recinto como el que presento para las "Taulas" no puede desvincularse de sus pretensiones simbólicas. No obstante, éstas serían bien diferentes si se comparan los primeros modestos experimentos con la técnica y proporciones de las "Taulas" construidas después de siglos de evolución. Parece evidente que, incluso en su aislamiento, los menorquines no fueron menos ingeniosos que los constructores de Stonehenge, por ejemplo, el cual monumento probablemente debió de estar también cubierto. Son obras posteriores a los dólmenes y todos, unos y otros, estaban bajo túmulos de tierra. Por mis específicos y solitarios progresos en materia de arqueología prehistórica, mi idea de las Taulas de Menorca resulta ser obvia.

Su técnica constructiva era excelente, pues consiguieron poder elevar hasta tanta altura un megalito, como lo es el travesaño de la forma de letra T, y después arrastrarlo hasta su emplazamiento para conseguir su sorprendente estabilidad. Hubo un gran movimiento de tierra para proveerse de una rampa que llegase varios metros por encima de donde estaba excavado el pozo debidamente adaptado a su anchura. En su interior debían introducir el gigantesco menhir cuidadosamente escuadrado (era el pilar que soportaría el capitel). Cuando ya estaba plantado verticalmente en dicho agujero circular, el pozo se terminaría de rellenar de tierra y piedras.

El montículo de suave pendiente utilizado como imprescindible rampa, previamente había sido reforzado con, al menos, un muro circular de contención (sólo considero uno; el que todavía se ve), el cual muro quedó eventualmente enterrado. En efecto, una vez depositada en su sitio la gigantesca forma de capitel, y conseguida la deseada forma de T, había que liberarla de su funda, y sería vaciado todo el espacio del recinto que hoy se muestra.


FOTO: EL DISEÑO SE ADAPTA A UNA CABEZA DE TORO

 

UNA ANTIGUA HIPÓTESIS QUE FUE OLVIDADA

Ante la mentalidad de unas personas tan antiguas como ingeniosas, estamos obligados a desarrollar nuestra capacidad volitiva, además de mucha imaginación. Ésta la practica mucha gente, pero la volitiva muy poca. Lo que tenemos muy desarrollada es la visión periférica. Para este tipo de investigación se exigen unos conocimientos previos, específicos, bien sedimentados. Mis avances solo yo los aplico, y por ello puedo triunfar donde los demás fracasan. No es inmodestia; se deben emprender llevando una buena "mochila", y situarse por encima del revoltijo de datos. ("Au desus de la melé", dicen los franceses).

Resumiendo, mi presentación no es descabellada, porque entre los muchos arqueólogos que expresaron su opinión acerca de las "Taulas", hubo uno de Burgos, llamado Julio Martínez Santa-Olalla, quien en 1936 dijo que eran: Recintos sagrados cubiertos en parte, excepto la Taula. No se le hizo ningún caso, primero porque estalló la Guerra Civil española, y posteriormente porque él compartió las ideas nazis referentes a la supremacía de la raza aria. Después de haber sido J. Martínez Santa-Olalla muchos años un científico, eminencia nacional, de pronto fue olvidado.

A mi me gusta considerar todos los puntos de vista coherentes, y entiendo que incluso los habrá que puedan ser congeniables, como es el caso de las "Taulas". No podemos negar el interés de los antiguos agricultores por el control de los astros, en especial el recorrido del sol y de la luna. Por lo tanto también creo muy probable que a lo largo de los siglos las creencias evolucionarían hasta simbolizar mucho más respecto de las creencias de los primeros constructores, en este caso, los prehistóricos de Menorca. Debieron de observar, y tener conciencia, del control de los astros, o alguna noche alguien debió de observar algún astro cuando inesperadamente vio que pasaba por encima de la piedra capitel de una "Taula". Al explicarlo, todos se alegrarían de que aquel "medio techo" del recinto sagrado nunca fuese completamente cerrado. Los que vivan cerca de las "Taulas" con el paso de los años podrán estudiar qué es lo que se podría controlar desde la planta baja. Yo creo que los cuernos de la luna tienen un efecto fascinante. Pero también cuando está en fase de luna llena, es un espectáculo. Y más si recorre un rato por encima de la "balsa-toro", o sea, el monolíto horizontal que hasta ahora nos ha parecido ser un capitel.

NO ES UN GNOMON, SINO UN MAR ENBRAVECIDO

Me referiré a continuación a otra torturado megalito del recinto prehistórico "Torralba d'en Salord". Es un menhir insólito, pero que permite adivinar los pensamientos de aquellas personas que sobreviven a una larga travesía por mar a merced de los elementos. Para unos náufragos de una tormenta marítima, los furiosos demonios que habitan en la superficie del mundo les parecerían terribles, pero jamás se podrían comparar con los que se movían por debajo de su balsa, o bote.

FOTO: UN SIMBÓLICO MONOLITO

 

Se dice que para ver rezar a un hombre hay que verlo navegar enfrentándose a una tormenta marina. El dios del mar era imaginado mucho más terrible que el del viento. La mar a los marineros les sugiere una misma idea: "Encierro en mis profundidades misterios, que para ser desvelados tendrás que sumergirte,...quizá para siempre".

Después del final feliz de su epopeya no olvidaron la balsa que les mantuvo seguros durante el oleaje. La idea de representar una balsa sobre un pilar, también la dibujaron en el Papiro de Ani del Antiguo Egipto. Una gran ola eleva un navío con vela, algo que los pescadores náufragos de la costa catalana no tenían. (En el Sur de España hay pinturas rupestres del Neolítico en las cuales solo dibujaron balsas con remos). La construcción de un recinto semi-subterráneo serviría mejor que las cuevas que habitaban para ser un sagrado templo donde magnificar el recuerdo de sus peripecias. Todavía fue más sagrado cuando, casualmente, encontraron una muestra petrificada de un mar embravecido y los efectos de su violento oleaje.

FOTO: UN ELEGANTE DISEÑO UNIVERSAL Y ETERNO

 

EL OMNIPRESENTE DISEÑO DEL "ONUTORO"

Escribí una página de investigación acerca de la forma anular omnipresente en la naturaleza y en todo tipo de industria. La titulé "Onutoro", y sugiero que sea consultada por quien se interese en la Humanidad, puesto que desde el primer despertar de la conciencia resultó ser muy útil. Haberlo asimilado bien sin duda me ayudó ante el reto de comprender el área entorno de las "Taulas" para dilucidar que también se erigieron para dar culto al animal totémico por excelencia en el marco del mar Mediterráneo, y se comprobará que él y yo somos viejos conocidos.

Leonardo da Vinci (que la llamó "Mazzochio") la estudió, así como también otros famosos sabios antiguos. Incluso actualmente la investigan con modelos kilométricos (CERN). Por mi parte, recogí el reto de proclamar que probablemente habrá de poderse aplicar para coadyuvar la evolución de la propia mente.

La forma anular propició el origen de la vida. Es la estructura esquelética presente en cada hueso humano, sin excluir a los animales marinos, los cuales a veces se presentan formando colonias de varios kilómetros de extensión (Me refiero a los madreporarios acuáticos, responsables de los arrecifes de coral). En Alaska existen inmensas llanuras de formas pétreas que recuerdan a miles de neumáticos esparcidos regularmente por una muy vasta panorámica.

FOTO: ALGUNAS MUESTRAS DE ONUTOROS

 

La presentación de la forma anular "Onutoro" sólo empezar a estudiarla comprendí que no la terminaría nunca. Referente a la utilidad de su diseño, diré que, por ejemplo, las primeras balsas de los ríos pre-bíblicos de la antigua Mesopotamia fueron de mimbre y redondas, llegando hasta los tiempos en que ya pudieron ser fotografiadas,...gracias a un obturador anular, claro.

A fin de beneficiarnos de su forma parecida a un flotador ("salvavidas"), el Onutoro se aplicó en muchas construcciones prehistóricas, y después también en las del Imperio Romano. Siempre resulta utilísima a todos los niveles, incluso a tamaño microscópico. El verdadero interesado de hecho ni tendría necesidad de que le fuese implantada dentro de su cerebro, porque sólo teniendo en cuenta su diseño ya beneficia.

SUGERENTE FORMA DE “TORO YACENTE” EN EL “MONTE TORO”

La isla de Menorca no solo está abierta a los violentos vientos, sino también a la espiritualidad que se concentra en su céntrico y exclusivo Monte Toro (300 m. de altura). Su forma es inconfundible y no tiene competencia con ninguna otra montaña. Una aclaración. Su nombre actual viene del árabe "Al-Tor", significando el monte principal de una región. Al ser latinizado se llamó Al Toro, lo cual en el siglo XVIII hizo pensar en un toro, a pesar de que en lengua balear habría debido llamarse Bou, o Brau (buey, o toro).

FOTO: UN MUY VENERADO PERFIL GEOGRÁFICO

 

En mi viaje a la isla de Menorca, de regreso a Barcelona estuve más de dos horas navegando mientras admiraba su muy accidentada costa oriental. Fue entonces cuando pude verificar una peculiar forma de toro yacente, que por mis visitas a la sierra de Montserrat, en Cataluña, ya me era muy conocida. En efecto, al observador de la panorámica terrestre se le ofrece un perfil de bóvido como si estuviese muerto. La forma que configura su cabeza en realidad es una solitaria cumbre llamada "Monte Toro", la cual, vista desde lejos parece una pirámide natural de 120º. Tal vez pudo haber sido bautizada incluso desde horas antes de llegar a la isla de Menorca, por los prehistóricos náufragos de la "Tramontana". Ya en tierra firme puede verse repetida gracias a cualquier otero, o loma. Se la puede complementar -y repetir muchas más veces- pudiendo ser adivinado el gran efecto causado en tiempos pretéritos entre los adoradores de toros durante siglos y visto desde diferentes ángulos.

© Ramón Ramonet Riu

 

Flag Counter

 

MIS VIDEOS AGRUPADOS POR TEMAS y PPS

MARIA MAGDALENA

KNIGHTS TEMPLAR SYMBOLICALLY KEEP "THE ARK"

MONTSERRAT Mt. HUMAN FACE

REX-DEUS

GIZEH, EGYPT "SOLAR BALANCE

EL CULTO AL TORO EN LA PREHISTORIA

TRES DIBUJOS DE ESTRELLA EN MARTE

MOSES RING DECODED

RELIQUIAS DE SAN PEDRO ENCONTRADAS

GIZEH HUMAN FACE IN AERIAL VIEW

SINAI PENINSULA: HUMAN FACE IMAGE

GOTHIC VAULTS SUBLIMINAL IMAGE

MONTSERRAT Mt. AND THE SAINT GREAL

ANAVANA; TRESAURE OF THE TRESAURES

SUPERFACES

PATRONA DE SOLSONA

LAS TRES CORONAS DE ARNAU DE TORROJA

ARNAU DE TORROJA, GRAN MAESTRE DE LA ORDEN DEL TEMPLE

TAULAS DE MENORCA: SIMBOLO DE RELIGIOSOS NAUFRAGOS

 

View more presentations from Ramon ramonet.

 

   Creating Communities. Connecting People  


(NON-PROFIT COMERCIALIZACION)

RRRiu GENERAL LINKS: http://webspace.webring.com/people/or/ramonetriu/research.html

 

 

 

Google-link

 

[ Yahoo! España]opciones

 

© Ramón Ramonet Riu (Barcelona 2016 )