InicioPersonajesFotosForoExtrasEnlacesLibro de Visitasemail

 

 

 

María Antonieta nació en Viena, Austria el 2 de noviembre de 1755. Sus padres fueron Francisco de Lorena y María Teresa de Hasbsburgo, emperatriz de Austria, fue la penúltima hija de 16 hermanos - sólo 10 de los hijos de Maria Teresa alcanzaron la madurez- entre los cuales se encontraba José II, quien fue Emperador de Austria tras la muerte de María Teresa, y quien también era un gran apoyo para la archiduquesa Antonia, como la llamaban en al corte de Viena.

En 1765 su padre Francisco I fallece.

Cuando Antonia tenía catorce años su madre le informa que ha sido comprometida en matrimonio con el delfín de Francia, Luis Augusto. Pronto Antonia debe partir a Francia dejando para siempre su país natal e ignorando por completo quien era realmente su futuro marido. Su viaje a su nueva patria no fue muy agradable, de echo cuando entró a Francia tuvo que hacerlo totalmente desnuda ya que según las costumbres las futuras reinas de Francia llegadas del extranjero sólo debían vestir ropa francesa, todo esto ocurrió dentro de una habitación ya que era un gesto simbólico, nada agradable por cierto para la archiduquesa austriaca.

Al llegar a Francia y conocer a su prometido Antonia se llevó una gran decepción, ya que Luis no era lo que ella había imaginado y físicamente era muy poco atractivo. Pero no se podía echar para atrás, después de todo ella y Luis Augusto no eran más unos niños que utilizaban como si fueran marionetas para arreglar los problemas políticos de sus respectivos paises, y fue así que se tuvo que casar con el "pobre hombre" como ella lo llamó más adelante. La boda se celebró en Versalles el 16 de mayo de 1770.

El comportamiento de María Antonieta en la corte francesa no era muy agradable y se empeñaba en fastidiar a la amante de Luis XV, Madame du Barry, el fastidio consistía en no dirigirle la palabra a du Barry ya que si Maria Antonieta no lo hacía la amante del rey no tenía derecho a hablar con la delfina, pero finalmente en 1772 María Antonieta se dignó a dirigirle las primeras palabras.

Los pasos que seguía Maria Antonieta en la corte francesa eran fielmente seguidos por el conde de Mercy-Argenteau, quien era embajador de Austria en Francia y quien mantenía informada a la emperatriz María Teresa de todo lo que hacía su hija en la corte francesa. Por su lado María Antonieta ignoraba por completo la comunicación que tenían Mercy y su madre y se extrañaba mucho cuando María Teresa le regañaba algún error que Antonieta creía que su madre no sabía. La emperatriz María Teresa siempre aconsejaba a su hija a hacer las cosas bien en su nueva patria, pero al parecer Maria Antonieta ponía oídos sordos a los consejos de su madre.

En 1774 Luis XV fallece a causa de la viruela, María Antonieta y Luis Augusto se convierten en reyes de Francia. Pero junto con heredar el trono heredaron también la mala situación del país, y como no tenían idea de cómo gobernar una nación, ya que no fueron educados para eso, empeoraron aún más los problemas.
Por otro lado Maria Antonieta sólo se preocupaba de frivolidades tales como el juego (al que era adicta), las joyas, las fiestas y el buen vestir. En la corte nadie prestaba atención a los problemas del pueblo y María Antonieta cada vez derrochaba más y más dinero por lo que se ganó el apodo de "Madame Déficit".
A María Antonieta también le gustaba mucho estar en el pequeño Trianon un palacete ubicado cerca del palacio de Versalles, en el Trianon Maria Antonieta creo una aldea y un teatro en el que hacía obras donde ella misma era la protagonista, pero los gastos que le provocaron los arreglos del Petit Trianon también le provocaron el gasto de mucho dinero, lo que se sumaba a los despilfarros de los juegos y sus otros gustos. En el Trianon Maria Antonieta se aislaba de los problemas políticos y en el que podía encontrar la paz que el palacio de Versalles no le daba. María Antonieta vivía en un mundo de ensueño mientras el pueblo se moría de hambre, pero después de todo esa era la vida a la que Maria Antonieta estaba acostumbrada a vivir en Viena y en Francia no hizo más que continuarla. Por su lado Luis XVI se interesaba más en la cacería que en los asuntos del gobierno, lo que no ayudaba nada a solucionar la mala situación del país.

Debido al poco interes de Luis Augusto en consumar su matrimonio, la pareja real tardó ocho años en engendrar su primer vástago, en diciembre de 1778 María Antonieta dio a luz una niña a la que bautizaron María Teresa en honor a su abuela materna.
Dos años más tarde del nacimiento de su primogénita, su madre la emperatriz María Teresa fallece.
Luego en 1781 María Antonieta traería al mundo su segundo vástago y el heredero al trono, el delfín Luis José, al momento de su nacimiento María Antonieta comprendió que su hijo pertenecía al estado, su consuelo fue saber que recuperaría a su hija. En 1785 nace Luis Carlos y en 1786 Sofía Helena Beatriz quien no alcanzó a cumplir el año de vida.

Las malas lenguas de la época decían que Luis Carlos era hijo del amante de María Antonieta, el conde Axel de Fersen, Luis XVI hizo caso omiso a esa calumnia, aunque el parecido del niño con el conde era notable. Debo agregar que no existe la certeza de que María Antonieta y el conde hayan sido amantes, lo que sí es real es el apoyo que le brindo el conde Fersen en los momentos difíciles de su vida a Maria Antonieta.

María Antonieta también se vio envuelta en el asunto del collar, la autora de este lío fue la condesa de la Motte-Valois quien utilizando al cardenal Rohan hizo creer que la reina había encargado un costoso collar, pero al recibir María Antonieta el primer pagaré se extrañó y se lo fue a mostrar a Luis XVI, quien luego de entrevistarse con el cardenal - quien era el que cobraba los pagarés- se dio cuenta que todo era una estafa, el cardenal termino siendo apresado y la condesa de la Motte-Valois fue castigada colocándole al rojo la V de Voleuse (ladrona) en una de sus nalgas.

Los problemas en Francia continuaban los reyes eran cada día más detestados, el pueblo ya no daba más, lo que los llevó a sublevarse y en 1789 estalló la revolución francesa. Ese mismo año el delfín Luis José fallece a causa de tuberculosis, lo que fue un terrible golpe para María Antonieta.

En 1790 su hermano el emperador de Austria José II fallece, junto con esta pérdida María Antonieta también pierde el mayor apoyo que tenía en el extranjero.

Tras estallar la revolución la familia real fue tomada prisionera; en 1791 y al temer por sus vidas intentaron escapar, pero fue inútil pues los capturaron nuevamente.

Finalmente el 21 de Enero de 1793 Luis XVI fue decapitado, y nueve meses más tarde el 16 de octubre le llegó el turno a María Antonieta, al momento de su ejecución llevaba su otrora hermosa cabellera totalmente blanca, y también llevaba una tranquilidad sorprendente.

Su hijo Luis Carlos murió en la prisión del Temple en 1795.*
María Teresa fue la única sobreviviente de esta familia quien fue entregada a los austriacos a cambio de prisioneros de guerra franceses el mismo año de la muerte de su hermano Luis Carlos. María Teresa murió en 1851 sin dejar descendencia.

Para ser justos con María Antonieta debemos comprender que no fue educada para gobernar y que al momento de su matrimonio era sólo una niña que apenas conocía el mundo, al igual que Luis Augusto, en fin ellos fueron más víctimas que victimarios.

*Se piensa que el delfín Luis Carlos no murió en el Temple, sino que habría muerto adulto lejos de Francia, el verdadero destino de Luis Carlos es otro de los enigmas de la historia.

Ver fotos de María Antonieta


 
Eres el visitante NºContador en esta página.
Hosting by WebRing.