Völuspá- La Visión de la Adivina

1.- ¡Silencio a los Dioses,    a todos, pido,
a los grandes o humildes    hijos de Heimdall!

Quieres, oh Valfod,    que yo bien cuente

mis primeros recuerdos    de antiguos dichos.

2.- Gigantes recuerdo    en remotos tiempos;
de ellos un día    yo misma nací;

los anchos mundos,    los nueve, recuerdo,

bajo tierra cubierto    el árbol glorioso.

Afuera me sentaba cuando viniste,
Terror de los dioses, y miraste fijamente en mis ojos.

¿Por que me llamas? ¿Por qué me tientas?

Odhinn, sé donde tu ojo está escondido,

Escondido lejos en el pozo de Mimir:

Mimir cada mañana su hidromiel bebe

De la promesa de Valfather. ¿Bien sabrías más?

De Heimdal y su cuerno también sé.
Escondido bajo el sagrado árbol

Debajo de él fluye un precioso arroyo de la promesa de Valfather

¿Bien sabrías más?

Silencio solicito de la gente sagrada,
Silencio del grupo y descendencia de Heimdall:

En tu voluntad Valfather, relataré bien

Las viejas canciones de los hombres que mejor recuerdo.

Hablo de gigantes de tiempos olvidados.
Aquéllos que me alimentaron en días pasados:

Nueve mundos puedo contar, nueve raíces del árbol.

El maravilloso fresno, yendo bajo la tierra,

Cuando Ymir vivió hace tiempo
No había arena o mar, ni olas surgiendo.

En ninguna parte había aquí tierra ni cielo.

Sino un enorme vacío y césped en ninguna parte.

Los hijos de Bur construyeron entonces las tierras.
Amoldada en magnificencia el Midgard:

El sol miró fijamente desde el sur en las piedras de su vestíbulo,

De la tierra crecieron puerros verdes.

La sol volvió del sur, hermana de Luna,
Su brazo derecho descansó en el borde del Cielo;

No tenía ningún indicio de donde su lugar estaba,

Ni Luna una noción de lo que podría hacer,

Los planetas no supieron donde sus lugares estaban.

Los altos dioses se reunieron en concilio
En su vestíbulo de juicio, todos los gobernantes:

A la Noche y al Anochecer sus nombres dieron,

A la Mañana ellos nombraron y al mediodía,

Medio invierno, Medio verano, para el asignar de años.

En el Campo de Ida los Aesir se encontraron:
Templo y altar enmaderaron y levantaron,

Prepararon una forja para herrar tesoros,

Tenazas hicieron y herramientas forjaron;

Jugaron ajedrez en la corte y alegres eran;
Oro no les faltó, el metal brillante

Entonces llegaron tres, las doncellas Gigantas,

Regocijandose en su fuerza, de origen gigante.

Los altos Dioses se reunieron en concilio.
En su vestíbulo de juicio: Quién de los enanos

Debe moldear al hombre con destreza de maestro

¿De la sangre de Brimir y la rama de Blain?

Motsognir era su poderoso gobernante,
El más grandioso de los enanos, y Durin después de él:

Los enanos hicieron como Durin dirigió,

Muchas formas de hombre hicieron de la tierra.

Nyi and Nidi, Nordri, Sudri, Austri and Vestri, Althjof, Dvalin, Bivor,
Bavor Bombur, Nori, An and Anar, Ai, Mjodvitnir, Veignr and Gandalf,

Vindalf, Thorin, Thror and Thrain, Thekkur, Litur, Vitur, Nar and Nyradur,

Fili, Kili, Fundin, Nali Hefti, Vili, Hanar, Sviur, Billing, Bruni, Bildur,

and Buri, Frar, Hornbori Fraegur, Loni, Aurvangur, Jari, Eikinskjaldi:

(Toda la gente de Durin he nombrado debidamente,)

Debo hablar de los enanos en la costa de Dvalin;
Como leones ellos estaban en el tiempo de Lofar:

En el pantano de Juravale ellos hicieron su morada,

De su vestíbulo de Piedra instauraron en jornadas,

Ahí estaban Draupnir y Dolgthrasir, Har, Haugspori, Hlevangur, Gloi, Dori,
Ori, Dufur, Andvari, Skirvir, Virvir Skafidur, Ai, Alf y Yngvi,

Eikinskjaldi, Fjalar y Frosti, finn y Ginnar: Los hombres recordarán mientras vivan

La larga línea de antepasados de Lofar.

Entonces a la costa tres llegaron,
Grandes, misericordiosos, de la casa de Dioses:

Ask y Embla en la tierra ellos encontraron,

Lánguidos, débiles, sin destino designado

No tenían aliento, ni sangre ni sentidos,
Ni habla, ni salud:

Odhinn les dio aliento, Hoenir sentidos,

Sangre y salud Lodur les dio.

Yo sé de un fresno, llamado Yggdrasil:
Lluvias chispeantes se vierten en sus hojas

Ese rocío de goteo, en las cañadas debajo,

En el pozo de Urd ondea siempre verde,

Se halla encima de esa fuente tranquila,

Cerca de él de donde ahora allí vienen
Las Doncellas de Destino, primero Urd,

Skuld la segunda, tiradora de runas,

Después Ver dandi, tercera de las Norns,:

Las leyes que determinan las vidas de los hombres

Ellas fijaron para siempre y su destino sellaron.

La primera guerra en el mundo recuerdo bien,
Cuando Gullveig era mortificada con puntas de lanzas

Y quemada en el vestíbulo del gran dios:

Tres veces quemada, tres veces renacida,

A menudo puesta bajo, ella vive aún,

Los dioses se apresuraron a su vestíbulo de juicio,
Se sentaron en concilio para descubrir quién

Había viciado todo el aire con corrupción

Y la doncella de Odhinn ofrecida a los gigantes,

A su huesped Odhinn su lanza tiró
En la primera batalla del mundo; roto fue el muro de tablas

De la fortaleza de los dioses: los feroces Vanir

Provocaron la guerra en los campos.

Los dioses se apresuraron a su vestíbulo de juicio,
Se sentaron en concilio para descubrir quién

Había viciado todo el aire con corrupción

Y la doncella de Odhinn ofrecida a los gigantes.

Una vez Thorr derribó en su rabia feroz;
Rara vez él se sienta cuando oye de cosas así:

Los juramentos estaban rotos, votos de alianza,

Acuerdos solemnes jurados entre ellos.

Valkyries yo vi y llegando desde lejos,
Cabalgando para ayudar ávidamente a los Goths;

Skuld perfora un escudo, Skogul otro

Gunn, Hild, Gondul y Spearskogul:

Debidamente he nombrado a las hijas de Odhinn,

Valientes jinetes las Valkyries.

Baldur yo vi el Dios sangrante,
Su destino aún oculto, el Hijo de Odhinn:

Alto en la llanura una planta creció,

Una fina maravilla, el muérdago.

De ese hermoso arbusto, disparado por Hodur,
Volando el dardo fatal que tumbó al dios.

Pero el hermano de Baldur nació poco después:

Aunque con una noche de edad, el Hijo de Odhinn

Hizo un voto para vengar esa muerte.

Sus manos él no lavó ni su pelo peinó.
Hasta que la ruina de Baldur fuera llevada a la pira:,

Mortal el arco trazado por Vali,

La cuerda fuerte de intestino estirado,

Pero Frigga lloró en Fensalir

Por la pena del Valhalla. ¿Bien, sabrías más?

Yo veo un prisionero por las fuentes hirvientes;
Loki parece ser, repugnante a la vista:

Allí Sigyn se sienta, triste por su marido,

En penas por su hombre. ¿Bien sabrías más?

Desde el este a través del Valle de Veneno corre
Encima de las piedras dentadas el Río Repugnante.

Al norte, en Darkdale, se halla el lugar de la morada
De la parentela de Sindri, cubierta con oro;

Un vestíbulo también en Everfrost,

El vestíbulo del banquete de Brimir el gigante.

Un tercero yo veo, que la luz del sol no alcanza,
En la Costa de Hombre Muerto: las puertas miran hacia el norte,

A través de su humo descarga regueros de veneno,

Pieles de serpiente desmadejan el vestíbulo.

Los hombres andan con dificultad allí atormentados por el arroyo,
Asesinos viles, hombres sin honor,

Y astutos seductores de las esposas de los hombres:

Nidhogg chupa la sangre de los cuerpos de los muertos

El lobo los desgarra. ¿Bien, sabrías más?

En el este habita una bruja, en Ironwood:
La cría de Fenris se engendra allí

Lobo monstruos, uno de los cuales

Eventualmente devorará el sol.

El guardián de los gigantes, Eggthur jubiloso,
Se sienta en su altar e insiste bien:

El gallo rojo, llamado Todo conocedor

Audazmente bravea desde Birdwood.

Goldencomb a los dioses bravea
Quién despierta a los guerreros en el Valhalla:

Un cacareo la gallina roja llama también

Desde el vestíbulo de Hel, profundo bajo la tierra.

Fuerte aúlla Garm ante Gnipahellir,
Estallando sus cadenas, Fenris corre:

Más allá en el futuro a lo lejos observo

El crepúsculo de los dioses que dieron victoria.

El hermano herirá al hermano y los dos caerán,
Los hijos de hermanas mancillarán con incesto;

El mal será en la tierra, una edad de perdición,

De choques de espadas y sonido de escudos,

Una edad del viento, una edad del lobo hasta que el mundo se arruine:

Ningún hombre a otro mostrará misericordia.

Las aguas estarán con problemas, las olas surgirán:
Anunciando ahora el doblez del Destino,

Heimdal sopla su cuerno en alto,

En el camino de Hel todos los hombres tiemblan

Yggdrasil tiembla, el fresno sobresaliente
Gemidos de penas; el lobo está suelto:

Odhinn habla con la cabeza de Mimir

Antes de que sea tragado por la parentela de Surt.

Desde el este Hrym llega, alza su escudo
La serpiente escamosa se retuerce de rabia

El gran gusano con las olas compite

El águila de pico pálido besa a los muertos,

Gritando de alegría: la nave Naglfar
Navegando desde el este, a su timón Loki

Con los niños de oscuridad, los condenadores

La descendencia de los monstruos, aliados del lobo,

Todos los que el hermano de Byleists sigue.

¿Qué será de los dioses? ¿Qué será de los elfos?
En sus moradas los Gigantes se quejan que los dioses están en concilio

Los enanos se lamentan ante su puerta de piedra,

Amos de muros. ¿Bien, sabrías más?

Surt con la perdición de ramas viene
Del sur, en su espada el sol del Valgods,

Los riscos se derriban, la bruja cae precipitada,

Los hombres pisan el camino de Hel, los Cielos se abren.

Una gran pena cae en Hlin
Cuando Odhinn llega delante a luchar con el lobo;

El asesino de Beli lucha con Surt:

Ahora caerá el amado de Frigga.

Ahora valiente viene el hijo del Valfather,
Vidar, a rivalizar con Valdyr en batalla,

Entierra su espada en él hijo de Hvedrung,

Vengando a su padre con un golpe descendente.

Ahora los hijos de Hlodyn y Odhinn vienen
Para luchar con Fenris; los más feroces de los guerreros

Él daña en su rabia todo el Midgard;

Los hombres con miedo huyen de sus hogares;

Nueve pasos atrás camina el hijo de Bur

Retrocede del gusano de mofarse sin miedo.

Ahora la muerte es la porción de los condenados,
Rojo con sangre los edificios de los dioses,

El sol se pone negro en el verano después,

Los vientos gimotean. ¿Bien, sabría más?

La tierra se hunde en el mar, el sol se pone negro,
Cayendo desde el Cielo están las estrellas calientes,

Los humos se esparcen, en llamas estallan,

El propio cielo se chamusca con fuego.

Veo la Tierra que resucita en una segunda era
Fuera de la espuma, hermosa y verde;

Bajo desde la caída pez para capturar,

El vuelo del águila; las aguas que fluyen.

En el Campo de lda los Aesir se reúnen:
Ellos recuerdan al gusano de Midgard,

Reflexionan de nuevo el gran crepúsculo

Y las runas antiguas del gran dios

Se encontrarán tableros de una belleza para extrañarse,
Tableros de oro en el césped mucho después

Los tableros de ajedrez que poseyeron en los días antiguos,

Acres sin sembrar cosechas producirán,
El mal será abolido, Baldur volverá

Y el vestíbulo de Hropt con Cuezo se reconstruirá,

Dioses sabios. ¿Bien, sabrías más?

Haenir manejará la vara de la profecía,
Los hijos que dos hermanos prepararán su morada

En toda Windhome. ¿Bien, sabrías más?

Más hermoso que la luz del sol, veo un vestíbulo
Un vestíbulo techado con oro en Gimle:

Señor amables vivirán allí para siempre en deleite.

Ahora cabalga el Poderoso a la Puerta del Arco iris,
Poderoso desde cielo, el Gobernante de Todo:

Desde las profundidades un dragón viene volando

El dragón oscuro de Darkfell,

En sus alas los cuerpos de hombres,

Vuela sobre mi cabeza que agacho ahora.



Drakkar Chile ver.2.0 año 2007 - webmaster@drakkarchile.cjb.net
Hosting by WebRing.