El Sueño de Baldur

Los dioses dieron prisa al vestíbulo del concilio,
Todos reunidos, las diosas con ellos,
Todo poderosos, ansiosos por descifrar
El sueño de Baldur que tal temor pronosticó.

A la cabeza Odhinn, mago al que nada está oculto para el,
Ensilla a Sleipnir, el de ocho patas,
Se apresura del Asgard a las profundidades de Hel.

El sabueso empapado en sangre de Hel lo enfrentó,
Aullando en frenesí al padre de las runas.
El Alto se detuvo en la verja oriental,
Donde vislumbró un túmulo, tumba de una bruja.
Runas él entonó, encantamientos de poder,:
Su espectro se alzó ante quien su hechizo ordenó
Para iluminar al dios con la erudición de los muertos.

¿Quién es él que en Hel se entromete?
¿Quién me llama y aumenta mi pesar.?
Mojada por el granizo, llevada por la tormenta,
Helada por el rocío, llevo mucho tiempo muerta.

Yo soy hijo de Luchador, caminante, domador de rutas,
Por tus secretos pregunto: toda la tierra conozco.
¿Por qué están los vestíbulos de Hel adornados con joyas,
Los ríos de sus aposentos de oro rojo?

Por Baldur nuestra hidromiel se prepara muy bien
En un caldero brillante, un escudo encima de él.
Odhinn en alto desespera en corazón.
Involuntarias mis palabras son: No lo haré más.

Bruja que mucho ves, tus palabras descifra.
Más preguntaré: todo lo sabré.
Quién matará a Baldur, el mejor de los dioses,
¿Quién absorberá la vida del hijo de Odhinn?

Hodur el ciego la rama tirará,
Del cuerpo de su hermano la sangre agotará,
Absorbiendo la vida del hijo de Odhinn.
Involuntarias mis palabras son: No lo haré más.

Bruja que mucho ves, tus palabras descifra.
 Más preguntaré: todo lo sabré.
 Por la mano de quién debe Hodur caer
 ¿Y la perdición de Baldur ser quemada con fuego?

 Rindur el bendito traerá a Vali delante.
 Aunque con solo una noche de edad, será el vengador,
 Sus manos no lavará ni su pelo peinará
 Hasta que la perdición de Baldur sea llevada a la pira:
 Involuntarias mis palabras son: No lo haré más.

 Bruja que mucho ves, tus palabras descifra.
Más preguntaré: todo lo sabré.
 ¿Quiénes serán las doncellas que se lamentarán entonces,
 Llevando al Asgard sus llantos y lamentos?

 Más domador de rutas tu no eres, ni caminante:
 Eres Odhinn el taimado, mago que nada está oculto para el.
 Bruja no eres, ni mujer tampoco:
 Útero de monstruos eres, has parido a tres.

 Ve a casa, Odhinn,: exhibe su triunfo.
 Ningún invitado debe mi tumba de nuevo visitar,
 Hasta que Loki salvaje se libere de sus ataduras
 Y al Mundo los Derrochadores en la senda de la guerra lleguen.

 



Drakkar Chile ver.2.0 año 2007 - webmaster@drakkarchile.cjb.net
Hosting by WebRing.