Evolución de las creencias
autor: Antonio Leyton


    Actualmente nos llega una religión completa y compleja con muchos Dioses y espíritus, y una tradición que llevó generaciones y generaciones forjar. Más de algún estudioso puede identificar semejanzas en religiones de pueblos separados por grandes distancias o enormes mares. Hay que considerar como se generan las religiones; las más antiguas y tradicionales son llamadas religiones naturales, porque han sido aparentemente concebidas por el razonamiento humano. Otras religiones son llamadas sobrenaturales o reveladas, por que aparentemente fueron dadas a conocer a un profeta por una revelación divina. El razonamiento que le he dado a este ensayo se refiere a las religiones naturales como la nuestra.  La evolución de las creencias religiosas puede hacer tenido un cauce semejantes en todos los credos existentes, pero el ambiente y costumbres de los diferentes pueblos es el factor que influye principalmente en el desarrollo de una religión.

    Es algo común en la "prehistoria" de todos los pueblos la aparición de la creencia en una "energía" que daba vida a todo; distintos pueblos han idealizado este concepto a partir de diferentes cosas que le ayudaban a conservar su propia vida: Los alimentos (en especial la leche), el fuego, etc. El hombre primitivo reconocía una energía que fluía a través de el y todos los seres vivientes, luego también en toda la naturaleza. Esta energía recibió diferentes nombres en diferentes culturas: Dhenu, en los primeros pueblos indoeuropeos, Macht en pueblos antiguos de europa central, Mana en pueblos de la Melanesia, y Ki o Chi en los pueblos de china y japón.

    Una de las cosas más importantes para todos los pueblos primitivos (así como de los modernos) es el tema de la muerte. Pronto surgió en las mentes de los hombres los conceptos actualmente conocidos como alma y espíritu. ¿Que ocurre con la energía que fluía en el cuerpo de una persona al morir? ¿Se acababa, y por eso el sujeto moría? No podía ser así, porque ellos obtenían sustento de animales ya muertos. La mayoría de los antiguos pueblos debe haber llegado a la conclusión de que el cuerpo ya no era apto para la vida, pero el espíritu o energía vital del sujeto seguía ahí. Pronto se empezó a tratar a los muertos de manera especial, de donde viene el culto a los muertos y a los antepasados que es casi una constante en todas las culturas antiguas y modernas.

    Casi en paralelo con el culto a los antepasados muertos vino un culto por los espíritus. Ya la energía de los hombres y mujeres tenía una personalidad aún después de la muerte, y se quedaba para proteger a su descendencia viviente o volverse otro tipo de ser (ver elfos).  También se le asignaba una personalidad a la esencia y energía de otros seres de la naturaleza: El bosque, la tierra y sus componentes, el fuego, el viento, etc. Aquí surge la creencia de que todo en la naturaleza tiene un espíritu pensante que influye en los fenómenos de ésta.

    Quizás mucho antes se había identificado el concepto de un Dios Padre (generalmente identificado con los cielos y su lluvia fertilizante, también con los astros que adornan las noches, etc.) y una Diosa Madre (personificadora de la tierra que es la fuente de todo sustento); pero es en esta fase, donde existen espíritus ya divinos que benefician o no al ser humano, donde surgen las Divinidades mayores y menores, al evolucionar el pensamiento de los pueblos antiguos y pensar en los orígenes de las cosas y en su lugar en el mundo.

    Ahora bien, no todas la religiones han tenido este mismo curso, y otras se han quedado en una de estas etapas; esto no las hace para nada más primitivas que otras. Se han clasificado las religiones en: animistas, fetichistas, totemistas, politeístas y monoteístas (esta clasificación no está en orden de evolución o perfeccionamiento; antiguamente se creía que el monoteísmo era el tipo de religión más evolucionado, pero se ha comprobado que existen pueblos muy primitivos con credos monoteístas). Las religiones animistas, cualquiera sea su sistema de creencia, consisten en la veneración de los espíritus de la naturaleza, sin gran personificación de estos; actualmente se considera este tipo de religiones de las más primitivas, más que nada por que sus pueblos de origen son primitivos, aunque no siempre es así.

    El fetichismo, como tipo de religión, se considera más un paso en la evolución de los cultos que un tipo de culto en sí; consiste en la adoración de ídolos representados de alguna forma física (fetiche). La idea de esto es que los pueblos que tenían este tipo de religiones veneraba más al fetiche que al ser divino que representaba. Es frecuente encontrar fetiches en todo el mundo, siendo los más frecuentes las representaciones de deidades de la fertilidad.

    El totemismo consiste en la veneración de los antepasados de un pueblo, representados por un tótem (objeto de la naturaleza, principalmente un animal, que es protector de una tribu y a veces su progenitor). Este tipo de culto está claramente en el "nivel" de culto a los antepasados explicado anteriormente, refinado con la representación de éstos por un tótem cuyas características tiene el pueblo que desciende de él.

    El politeísmo consiste en la adoración o veneración de varios Dioses, mientras que el monoteísmo acepta solo un Dios todopoderoso; Generalmente este tipo de religiones vienen acompañadas de un completo código de moral. Las religiones más evolucionadas perfectamente pueden tener características de los tipos antes explicados, sobre todo las religiones más antiguas que evolucionan constantemente a través del tiempo.



Drakkar Chile ver.2.0 año 2007 - webmaster@drakkarchile.cjb.net
Hosting by WebRing.