HOME
C O C H E S - A R G E N T I N O S
LA EDAD DORADA DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ
————————— 1 9 5 9 - 1 9 6 5 —————————
Fabricante Industrias Platenses Automotrices
Coche I P A M - L E E D S
Periodo 1960-1961
Cantidad 200
Comentario Sin comentarios

LA HISTORIA DEL IPAM Leeds

Impulsado por una nueva corriente de desarrollo de vehículos utilitarios que provenía de la Europa de los años ’50, en 1956, Guillermo Leeds, un técnico platense, comenzó a estudiar el desarrollo de un coche de estas características y además anfibio. Los primeros tres prototipos estuvieron terminados en diciembre de ese mismo año, denominados IPAM Leeds L1, L2 y L3. Tras someterlos a prueba, Guillermo Leeds se inclinó por pasar a producción en serie el prototipo L3.
La empresa encargada de fabricar el vehículo, denominada Industrias Platenses Automotrices (I.P.A.M.), estaba integrada por los señores Luis Pedro y Plinio Minoli, Horacio Curto, Pablo Bonato y José María Sala, y tenía sus oficinas en la Calle 56 nº 324 de la ciudad de La Plata. La presentación del auto se realizó en los bosques cercanos a la ciudad e incluyó un recorrido por el lago, para demostrar sus cualidades anfibias. Pero poco se sabe de lo que ocurrió después. Aparentemente, la producción comenzó en 1960, pero no existen datos ciertos sobre su desarrollo. Algunos hablan de una producción que no llegó a superar las 20 unidades, a pesar de que en alguna publicación de 1961 (“Anuario de la Revista Rugir de Motores”), se habla de 200 unidades y publicaciones posteriores de 178 ejemplares.
En cuanto al coche, se puede considerar uno de los productos más curiosos de nuestra industria automotriz de principios de los ’60. Incluido entre los microcoupés (1,7 metros de distancia entre ejes y un largo total de 3,2 metros), contaba, como el De Carlo 600 (BMW 600) con una puerta frontal y una puerta lateral, sobre el costado izquierdo. Estaba impulsado por un motor de origen Villiers de origen inglés, de dos cilindros y dos tiempos ubicado en la parte trasera, capaz de entregar 18 HP, suficientes para circular a 90 km/h, en tierra. En agua, donde para circular se requería colocarle la hélice de tres palas que venía como equipo accesorio, el “bote” podía navegar a 12 km/h, con una carga de 250 kg.