HOME
C O C H E S - A R G E N T I N O S
LA EDAD DORADA DE LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ
————————— 1 9 5 9 - 1 9 6 5 —————————
Fabricante Metalmecánica S.A.I.C.
Coche D E - C A R L O - 6 0 0
Periodo 1960-?
Cantidad 1.413
Comentario Más que un microcoupé y menos que un auto chico.

EL ORIGEN ALEMÁN DEL BMW-DE CARLO 600

BMW 600
 

La Bayrischen Flugzeugwerke (Fábrica Bávara de Aviones) fue fundada en 1916 con el fin de producir motores para aviones militares, de donde viene su logotipo con una hélice. En 1922 la compañía adoptó el nombre de Bayrischen Motoren Werke (BMW), o Fábrica de Motores Bávara, para dedicarse también a la producción de motores navales y motocicletas. En 1928, BMW tomó el control de la compañía Dixi de Eisenach, que bajo licencia fabricaba el Austin Seven. BMW se introdujo así en la producción de automóviles y el primero, el BMW-Dixi, fue un tremendo suceso y formó la base de la historia automovilística de la marca. Sin embargo, el prestigio de la marca como fabricante de automóviles lo fijaron los extraordinarios deportivos 327 y 328, construidos poco antes de iniciarse la Segunda Guerra Mundial. Pero el conflicto no trajo buenas noticias para la firma. La planta de Eisenach quedó en el lado Oriental y finalizado el conflicto continuó produciendo los modelos de 1939, primero bajo la misma marca BMW, y luego bajo una nueva denominación: EMW. En cuanto a la planta de Munich, lo poco que había sobrevivido a los bombardeos había sido tomado por las tropas de ocupación americanas.
Así, BMW no pudo retornar a las actividades sino hasta 1952, cuando apareció el soberbio 501, un coche de lujo con abundante espacio para trasladar a seis pasajeros y con un motor de seis cilindros y dos litros capaz de entregar 65 HP. Incluso a partir de 1954 el 501 estuvo disponible con un motor V8, con lo que adoptó el nombre de 502. y cuando Mercedes-Benz lanzó su 300 SL, BMW respondió con el 507. Pero pronto se hizo evidente que la estrategia de competir en el mercado de los coches de lujos no era la más indicada para los tiempos que se vivían y BMW entró en una severa crisis financiera.
Así que los directivos de la compañía comenzaron a estudiar realmente el mercado y vieron que lo único que parecía venderse bien eran los pequeños automóviles, un rubro en el que BMW podía perfectamente acomodarse si utilizaba los motores derivados de sus motocicletas. Sólo tenían que encontrar una carrocería que les acomodase. Y la respuesta a esta búsqueda fue el pequeño Iso Isetta italiano, el que la BMW comenzó a fabricar en 1955, con algunas modificaciones de estilo y empleando uno de sus motores de cuatro tiempos en vez del original de dos tiempos.
El pequeño cochecito verdaderamente salvó a la compañía y su éxito hizo que pronto creciera, convirtiéndose en el BMW 600 en 1957, al adoptar una nueva carrocería, más grande y con una puerta lateral que se agregaba a la frontal, y sobre todo un motor de 582 cm³. Sin embargo, todavía se trataba de un microcoupé, y BMW estaba lista para volver a la fabricación de verdaderos automóviles, así que el siguiente paso fue el lanzamiento del BMW 700, no sólo con un motor más grande, sino también con una carrocería tradicional de tres volúmenes, cuya producción comenzó en 1959, al tiempo que finalizaba la del 600, con una producción de 34.813 unidades.

HISTORIA DEL DE CARLO 600

La firma Metalmecánica SAIC, con una planta en la localidad bonaerense de José C. Paz, fue creada por don Salvador De Carlo en 1947, como fábrica de componentes metal-mecánicos para la industria. En 1957 la empresa decidió incursionar en la motorización, con la producción de las motonetas Paperino, Super Paperino y DEC-100, de las que se produjeron unas 21.000 unidades en apenas dos años. El éxito obtenido alentó a De Carlo a proseguir en este camino, pero saltando a la producción automotriz. Y era el momento indicado. La política de promoción industrial sancionada por decreto del presidente Arturo Frondizi facilitó enormemente las cosas y poco después Metalmecánica lograba un acuerdo con la Alemana BMW para fabricar localmente el modelo 600, una versión más grande —y equipado con una puerta lateral trasera— del famoso Isetta, uno de los “ratones” que por entonces inundaban nuestras calles. El plan fue aprobado por la Secretaría de Industria mediante la resolución 146/59.
El plan propuesto por Salvador De Carlo hablaba de una producción de unas 5.000 unidades en el periodo 1959/60, pero las dificultades para concretar la importación de partes hicieron que el gobierno nacional autorizara una rebaja en lo requerido, permitiendo a la compañía continuar operando a pesar de haber entregado apenas 300 unidades en 1959, y sólo 1.413 hasta el cese de su fabricación, a fines de 1961, cuando la introducción del De Carlo 700 presentó una opción contra la que el 600 no pudo competir.
A pesar de ello, y aplicando las pautas que regulaban las operaciones de las empresas que se habían acogido al régimen de promoción, el gobierno nacional intimó a reiniciar la fabricación del modelo, en 1962, pero estando ya el gobierno en una crisis que culminaría con el derrocamiento del presidente, no le fue posible a éste aplicar la ley.
El De Carlo 600 constituyó un auto revolucionario, ya que era más que un microcoupé —aquí denominados “ratones alemanes”— y menos que un auto chico como el Fiat 600. Con capacidad para cuatro personas e impulsado por un motor de dos tiempos y poco más de medio litro capaz de entregar 23 HP, fue un verdadero antecesor de los actuales “autos urbanos”, con su bajo consumo y su velocidad máxima de 100 kilómetros por hora.

EL DE CARLO 600
©PARABRISAS, Noviembre 1960

La comodidad y el aprovechamiento al máximo del espacio útil son las características más destacadas del De Carlo 600. tiene dos puertas: una lateral para el asiento trasero y otra frontal para el delantero. Este detalle permite transformarlo rápidamente en una furgoneta liviana, para lo cual basta quitar ambos asientos y reemplazar el delantero por uno individual —suministrado como accesorio—, con lo cual adquiere una insospechada capacidad de carga.
La carrocería está montada sobre chasis de bastidor de perfiles de acero, col largueros y travesaños soldados. La suspensión de las ruedas delanteras es a balancines longitudinales montados en paralelogramo y muelles helicoidales afirmados en el travesaño del eje. Las ruedas traseras tienen también balancines longitudinales, prolongados y muy distanciados entre sí, montados sobre goma, y muelles helicoidales armados en el bastidor, de acción progresiva mediante amplios topes de goma. Las cuatro ruedas cuentan además con amortiguadores telescópicos. Emplea neumáticos de 520 x 10”, y la rueda de repuesto va ubicada tras el panel de revestimiento de la puerta frontal.
El motor es BMW, de dos cilindros horizontales opuestos, con válvulas a la cabeza, y su cilindrada es de 585 cm³. Permite alcanzar una potencia de 23 HP a 4.000 rev/min y su velocidad máxima es de 100 kph. La caja de cambios forma bloque con el motor, y las cuatro velocidades hacia adelante están sincronizadas. En cuanto al equipo eléctrico, tiene batería de 12 V, con capacidad de 31 Ah. Sus dimensiones son las siguientes:

Largo máximo
3.400 mm
Ancho máximo
1.400 mm
Alto máximo
1.370 mm
Diámetro de giro
4.000 mm
Peso vacío
515 kg
Carga útil
340 kg
Precio (1960)
248.000 pesos

CONSULTAS DE LOS PROPIETARIOS

Tengo un De Carlo 600. marcha perfectamente en 2º sin pistonear ni ratear a velocidades inferiores a las que especifica el fabricante para colocar dicha marcha. ¿Puede perjudicar el motor el hecho de que use en la ciudad el coche en la forma mencionada? (Propietario de Santa Fe)
Respuesta de Parabrisas (1961): Los manuales de los fabricantes lógicamente incluyen un margen para coches que se salen de punto, que se carbonizan, que tienen sus bujías defectuosas, etc. Cuando está perfectamente a punto, puede exceder en menos las velocidades indicadas sin ratear o tironear. Pero no se le vaya la mano.

Mi padre tiene un De Carlo 600. se rompían continuamente las crucetas. La solución apareció en una carta a “Correo Parabrisas”: untarlas con glicerina. Se acabó el problema... (Hijo de propietario de Córdoba)