[m a l a c a n d r a]

El peligro de la Araucania

Dardo Adolfo E. Papalia <daep@abaconet.com.ar>

Estimado Eduardo:

En este informe intento dar cuenta de algunos supuestos accidentes que han venido sucediéndose, a los que la opinión pública no ha dado mayor importancia por parecerles consecuencia obvia de actitudes negligentes o políticas sensacionalistas de los medios de comunicación. Probablemente la lectura de los párrafos que siguen dé lugar a la manifestación de fenómenos sobrenaturales de singular repugnancia y te lleve a pensar que este texto no es más que el producto de alucinaciones enfermizas. Pero es necesario denunciar hechos que en las grandes ciudades son considerados como el producto de la superstición o del pensamiento popular.

Es muy posible que todo lo escrito no responda a las concepciones actuales sobre el universo y que escape a la explicación científica. Sin embargo, el atroz momento que estamos transitando exige que sean dejados los prejuicios de esta era de países del Tercer Mundo. Porque Tercer Mundo (Orbis Tertius) corresponde al mensaje del más allá de los límites de nuestra galaxia. El Tercer Mundo será la implantación del reino de los Primordiales sobre la Tierra. Debemos retomar el análisis del pasado para prever las cuestiones que nos deparará el futuro inmediato.

Te ruego que seas cauteloso. Comprenderás la naturaleza de los peligros existentes. Entonces no te expongas a sufrir las consecuencias que el conocimiento de la verdad ofrece.

Te saludo muy cordialmente y lamento que estas preocupaciones lleguen justo para la fecha de tu cumpleaños.

Dardo A. E. Papalia


El misterio de la Araucania

I

Como resultado de la tristemente famosa campaña al desierto y el exterminio de miles de nativos por parte del ejército, quedamos expuestos a una serie de ominosos acontecimientos. Estamos al borde del siglo XXI, pero las sombras del pasado nos persiguen. Extrañas redes de cultos innominables perduran desde tiempos ni siquiera calculables por la física.

La soberbia del ignorante tan sólo es soberbia ignorancia y de allí al crimen hubo un pequeño paso. Hay quienes saben de hechos macabros que señalaron el destino del planeta Tierra y callan. Cuando las tropas se abalanzaban sobre indefensos asentamientos de tehuelches o mapuches o entablaban combates a cielo abierto contra valientes guerreros, no eran pocos los soldados que escapaban. Eran los llamados desertores, los gauchos renegados, los vagos, los alzados. Pero estos nuevos marginados de la civilización poseían una sabiduría adquirida del pleno contacto con la naturaleza en las pampas. Los indios, a los que se señala como salvajes y asesinos, tenían, sin embargo, una función: la de proteger las extensas tierras al sur de Bahía Blanca de la maléfica influencia de los primordiales o del más conocido Gualichú, derivación de otro significante más primitivo y cuyo sinónimo más próximo es Ghuatulú o Cthulhú. De esto mucho sabían Florentino Ameghino, Francisco Perito Moreno y otros hombres de ciencia de la época.

La serie de asesinatos en masa o esporádicos no ha cesado hasta la fecha, desde que un sanguinario plan estelar fue puesto en funcionamiento y cuyas ramificaciones se extienden en nuestro planeta con particular interés en la Patagonia, Antártida y Australia, sin dejar de lado las islas comprendidas entre los meridianos 74 y 25 de longitud O. En la Argentina este plan tuvo diversas etapas. Una de ellas coincide con la década que va desde 1880 hasta 1890. Miles de crímenes fueron ejecutados por miembros iniciáticos de logias perfectamente organizadas bajo los principios cósmicos de seres ancestrales, anteriores a la aparición del hombre, que arribaron a la tierra después de ser expulsados de su lugar de origen por sus perversiones ilimitadas, por su sed de dominación del universo. Estos sacerdotes operaban con complicados procesos psíquicos a distancia, con el objeto de dominar el inconsciente de un sujeto que tuviera la posibilidad, manipulado indiscriminadamente, de satisfacer los más abyectos propósitos de esta raza estelar.

II

En el Valle de Tecka, a unos cien kilómetros de lo que hoy es la ciudad de Esquel, vivió hacia fines del siglo XIX el cacique Inacayal.

Tal vez el baño de sangre sufrido por su pueblo Tehuelche o la presión psíquica a que se vieron sometidos los pobladores del valle haya contribuido a que se presentara, junto con otros líderes, ante las autoridades del Regimiento VII de Caballería. La invitación tenía por objeto efectuar un pacto de convivencia. La realidad fue muy otra: fueron apresados. Sin sus jefes las tribus quedaron a merced de la soldadesca que, en rápida operación, las sometieron, enviando a los hombres más fuertes a realizar duros trabajos en estancias de Luján. No hablaré de lo sucedido con las mujeres más hermosas que cayeron en manos de estos infamantes esclavos. Otros tehuelches fueron confinados, hasta su muerte, en la isla Martín García, frente a la costa uruguaya.

Pero Inacayal atesoraba un secreto importante: aquella legendaria invocación protectora que, transmitida de generación en generación desde tiempos inmemoriales y con una exactitud insospechada, había llegado al borde del siglo XX. El Perito Moreno lo sabía. Fue su visión de hombre de ciencia la que lo llevó a gestionar ante el gobierno nacional el permiso para que le fuera posible tener a tan importante figura a su custodia. Las argumentaciones que utilizó fueron variadas y, tal vez, nada éticas para la dignidad humana. Pero las circunstancias lo exigían y Moreno logró su cometido: Inacayal fue su huésped en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata.

Se desconoce el destino de los manuscritos originales sobre la información que obtuvo en sus largas charlas con el cacique. Aunque dispongo de una copia asaz incompleta, hecha por un aprendiz de museólogo cuyo nombre omitiré, y que incluye un conjunto de notas reflexivas sobre el tema, me resulta imposible aclarar muchos enigmas. Tiene tapas de ébano, con inscripciones jeroglíficas de procedencia desconocida, y en su interior unas hojas de pergamino. De la lectura se desprende que la transcripción ha sido censurada, sin querer, a causa del terror de quien se atrevió a semejante tarea. Contiene datos de las más aberrantes combinaciones de violencia, de inmolación de vírgenes durante el orgasmo del verdugo, de abominables ritos de una perversión imposible de ser imaginada por ningún ser humano en condiciones normales. Incluso, me arriesgaría a afirmar, no serían posibles ni en la mente del más enfermo de un hospicio cualquiera. Los trazos indescifrables, o ilegibles a veces, muestran las incoherencias generadas por el delirio de leer situaciones de naturaleza desconocidas para el ser humano. Pocos son los gráficos que acompañan al texto. Y si es cierto que para cada animal hay un tamaño justo, un cambio de dimensiones inevitablemente supone un cambio de formas: entonces ni esto puede dar idea de las monstruosidades, indescriptibles, esquematizadas; y cuyo sólo intento de transcribir me sumerge en un pavor insoportable. Ahora puedo entender por qué el relato de la copia aparece entrecortado en varias partes o la causa de que muchas frases sean alarmantes, cuando se logran leer. Es probable que el título fuera Araucania y los mitos de Payún Matrú, ya que el manuscrito está en condiciones más que deplorables. De la voraz lectura de sus páginas colegí una serie de asociaciones significativas.

III

El 24 de septiembre de 1888 Inacayal murió. El sabía mucho antes cuando ocurriría tal desenlace. Esa mañana subió las escaleras del museo, se arrancó la camisa, mostró su pecho al sol y le habló unas palabras, incomprensibles para cualquier lengua humana conocida por la ciencia. Y aunque H. P. Lovecraft sea considerado un escritor de cuentos fantásticos y este informe una burda copia de su estilo, quiero que el lector sepa que se equivoca. Su obra encierra una verdad irrefutable hasta este momento. Esas famosas frases que él cita como extraídas de un libro antíquisimo e inhallable, ¡son las que pronunció Inacayal tres días después de la primavera de 1888!

Estimo que existen causas valederas para que no mencionara de dónde provenían sus conocimientos.

La muerte del jefe tehuelche trajo aparejado un sinnúmero de fenómenos inexplicables en la zona cordillerana, ocupada ahora por familias inglesas.

IV

Otro dato que aparece seriamente comprometido con la invocación es el texto indescifrable en idioma prákito que se encuentra en el Zoológico de la ciudad de Buenos Aires.

En 1888 el Dr. Eduardo Ladislao Holmberg fue designado Director del zoológico. Amigo de F. Ameghino, no desconocía los informes ni la historia de los pueblos nativos del sur argentino, ni tampoco sus mitos. Enterado de la muerte del cacique y, sin duda, temeroso frente a los peligros por venir, consideró que era necesario dejar una señal de advertencia para los siniestros adoradores de Cualichú, que en sus rituales domésticos gustan sacrificar exóticos animales. Algo de esto intuye el entonces Presidente de la Nación, Roca, quien lo hace destituir sin siquiera saber a qué cartel se refería un confuso fisgón, que muere abrumado por su condición mental, cuando le comenta que Holmberg lo insultaba descaradamente.

Tal vez la historia oficial niegue que la iniciativa de exponer los edictos del Emperador Ashoka de los años 274 a 237 a.C. sea de Holmberg, pero, más allá de los detalles, él sabía del efecto contundente de los signos prakríticos. Si bien es cierto que una pléyade de notorios científicos y lingüístas sostienen que son indescifrables, esto se debe más a su contenido que a la estructura de dicha lengua.

La invocación, portadora de un secreto más que milenario, puede observarse personalmente concurriendo al popular y público jardín zoológico de Buenos Aires. No la transcribo por ciertas razones que me reservo explicitar.

Los mecanismos de subyugación del inconsciente, por fuerzas del más allá estelar, son contrarrestadas por la penetrante energía que emite el mensaje. A tal punto que quienes están poseídos por terroríficas deidades no toleran siquiera una percepción visual involuntaria. La calamitosa condición en la cual quedan sumidos estos personajes los lleva incluso a la muerte instantánea. Esto queda demostrado en la gran cantidad de accidentes fatales desde que esas inscripciones fueron puestas a la vista del público. La nómina de tales víctimas sería demasiado extensa para detallarla, pero puede consultarse en los Archivos de la Policía Federal. También existieron casos de personas que repentinamente perdieron la razón en un acceso inexplicable de locura infernal y que debieron ser trasladadas en lamentable estado anímico y bajo rigurosas normas de seguridad.

V

Los caciques mapuches obtenían sus poderes en ritos que se desarrollaban en cuevas secretas que existen en la cordillera de los Andes. Si bien estas formaciones naturales datan del período Terciario, los rituales provenían del origen de los tiempos. En esos lugares moraban hombres sabios que conocían la verdadera historia del universo y que cumplían fielmente su misión de proteger el suelo asignado. Pero con el advenimiento de una legión de seres cuya tarea era dominar las zonas más propicias para la llegada de los primordiales y destruir las defensas existentes, nada mejor que aprovechar la oportunidad que les brindaban los conquistadores del desierto. Dentro de esas tropas había personajes de tremendo ascendente estelar, con el suficiente poder de movilizar contingentes humanos con el sólo objeto de destruir y abrir caminos para el arribo de los maléficos príncipes.

En la cordillera santacruceña está la aguja Eggers, de 3.020 metros de altura, en el cerro Torre. Rumbo a ella existía una puerta que comunicaba, a través de extensas galerías, con la cueva de Reni. Esos túneles fueron destruidos y en su lugar quedó una gigantesca grieta de unos doscientos metros de profundidad. A partir de ese momento el área pertenece a Huichén, hijo de padres desconocidos (según los lugareños). Nadie que haya alcanzado a verlo dejó de pagar un alto precio; sea una enfermedad desconocida, la locura e incluso la muerte. El morador espera la conjunción adecuada de los astros para hacer los preparativos necesarios para su ignominiosa visita.

VI

Cuando Paolo C. y Eliana de Z. partieron de Italia nada sabían de los horribles martirios a que se expondrían. Su amor al andinismo los colocaba más allá de toda certeza de peligro. A pesar de las numerosas recomendaciones de las autoridades de Gendarmería y de las serias advertencias de los lugareños, no se amedrentaron frente a la aventura de escalar el cerro Torre.

No son pocos, en Bahía Blanca, los que recuerdan que a mediados del siglo pasado fue asesinado el Coronel Silvio Olivieri por un tal Nessio que se supone huyó al extranjero. Sus cómplices escaparon rumbo a la cordillera y nunca se supo algo más de ellos. Aún hoy circulan comentarios en esa ciudad diciendo que nunca murieron. Muchos vecinos aseguran que hay algunos habitantes de extraña personalidad y costumbres particulares de los que sospechan tengan más de un siglo y medio de edad. Y otros, más audaces, consignan que no pertenecen a la raza humana y que siempre están husmeando a cuanto visitante llega a estas regiones.

Todo indica que, cuando el matrimonio italiano emprendió la aventura montañista, un tal Roberto Chamán "bahiense" fue visto en la zona con un equipo extraño. Sin embargo, quienes afirman esto aseguran que no servía para escalar ni nada parecido. Era un absurdo artefacto de color brillante y textura rugosa, con inscripciones en idioma desconocido, que despedía olores nauseabundos y un sonido ululante. Esto ocurrió a principios de diciembre de 1989.

Desde el 30 de enero de 1990 la pareja fue declarada en estado de emergencia a raíz de haberse perdido todo contacto con ella. Fue ese mismo día que el dueño del llamativo aparato abordó un ómnibus de excursión sin identificaciones con aparente destino a Tierra del Fuego. Nada más se supo de él.

En la página 22 del diario Clarín del 6 de febrero de 1990 se puede leer lo siguiente:

HALLAN MUERTOS A DOS ANDINISTAS

Los cuerpos se encontraron en una grieta de 200 metros de profundidad y resultó imposible retirar los cadáveres, informó el comando de la región y de Gendarmería con asiento en Bahía Blanca.



¿Comentarios?

Esperamos sus comentarios, críticas, sugerencias, etc. Escríbanos.


15/4/98
http://webspace.webring.com/people/gg/giorda/03araues.html
Copyright 1998 malacandra, los autores

This page hosted by Get your own Free Home Page

1
Hosting by WebRing.