Juan Carlos Molina, 19 años (tan sólo) obrero: ¿Se suicidó?

Lo que sigue es un pronunciamiento que está haciendo circular un grupo de trabajadores, empleados de supermercados, de la ciudad de Rosario. Se refiere al dramático caso del empleado de COTO, que se disparó en la boca delante del Jefe de Personal del Establecimiento, y de sus propios compañeros, luego de ser despedido a principios de enero del corriente año.

Aquel mediodía, cuando te pusieron un arma en la boca, cuando jalaban del gatillo, miles de trabajadores sentimos lo mismo que sintetizaste en tus últimas palabras de bronca, de rebeldía, de coraje: "TODO ES UNA PORQUERÍA".

Sí, tenías razón. Porque los que piensan que el pueblo es ciego, es crédulo, sencillamente se equivocan.

Ahí están los paros, los valientes piqueteros. Ahí están los presos como Castells, que no le tembló la pera para denunciar en su alegato a todos los explotadores.

Ahí está Emilio Alí con sus 25 años y sus compañeros enfrentando al gigante, a los explotadores de casa TIA.

Ahí están los compañeros de Cerámicas Zanón, echando a la burocracia, y dando ejemplo, ejemplo grande.

A Juan, con sus apenas 19 años, con su compañera embarazada, lo mató este gobierno, y el anterior, y el otro, todos ellos obedientes del gran esclavizador del mundo: los Estados Unidos.

A Juan Carlos, con sus apenas 19 años, lo mató la policía, la Gendarmería, estos "patriotas" que lucen sus medallas, sus tácticas de academias yankees y sus fanfarrias de guerra, de las que tanto se enorgullecen para reprimir y matar obreros, como Víctor Choque, Teresa Rodríguez, Ojeda, Escobar, Verón.

A Juan Carlos, con sus apenas 19 años, lo mató la burocracia sindical, el Parlamento, el Senado, todo este aguantadero de ladrones y corruptos.

A Juan Carlos, con sus apenas 19 años, lo mató la patronal de COTO ("ya te conozco"), sus gerentes, sus "recursos humanos" , sus cursitos sobre la gran familia entre patrones y obreros.

Y toda la patronal, que lucen sus grandes cuentas, sus grandes casas, sus grandes autos.

Pero todas sus grandes cosas son el robo del trabajo, del sudor de miles de trabajadores como Juan Carlos.

A Juan Carlos, con sus apenas 19 años, lo vamos a tener presente, a pesar del dolor, de la pena en nuestro corazón, en cada lucha, en cada paro, en cada corte de ruta, y nos comprometemos a hacer todo lo posible por una Coordinadora de trabajadores y piqueteros para luchar juntos en contra de nuestros enemigos: el gobierno, la patronal y el Imperialismo.

Y así, para tu hijo y los hijos de todos los explotadores, tengan una sociedad sin explotadores.

Índice

Página Principal

Hosting by WebRing.