El escandalo del Senado revela el contenido patronal y pro imperialista de la democracia burguesa

La situación actual de la política nacional esta marcada por el escándalo de coimas en el Senado. Tal acontecimiento esta íntimamente relacionado con la
necesidad patronal de imponer sea como sea las leyes anti populares y anti nacionales de ajuste y reforma laboral. Al mismo tiempo es evidente que el programa
de gobierno aliancista esta basado en dos pilares: garrote económico para las grandes masas nacionales (ajustes, impuestazos, etc.) y la utilización del
disfraz anticorrupción. Queda claro que el gobierno Delarruista esta dispuesto a utilizar los mismosmecanismos de gobierno que hace tan solo unos meses
atrás usaba el tan criticado menemismo (decretazos, corruptela, etc.). Por lo tanto, el panorama político esta caracterizado por un claro bloque programatico
ideológico en cuanto a las tareas a desempeñar por las distintas fracciones de la burguesía nativa.
La sumisión al imperialismo ha alcanzado proporciones humillantes y tanto la pata aliancista como la peronista se revelan como simples instrumentos de
alternancia de la democracia burguesa con el objetivo de aplicar ajuste tras ajuste. Por lo tanto la conclusión para los explotados a esta altura del
partido es que la Alianza es la continuidad del Menemismo . Y esto es así ya que hasta la mentada política transparente, de honestidad sumada a la
verborragia de luchar contra la corrupción no son mas que barata demagogia, dado que si de verdad existiera voluntad política de luchar contra la corrupción ya
tendrían que estar presos y sus bienes confiscados, los centenares de funcionarios corruptos que bajo el gobierno de Menem se enriquecieron a costa de las
privatizaciones y la destrucción de las conquistas de la clase trabajadora y los explotados. El escandalete del Senado no es mas que la expresión de la senilidad
de una democracia corrupta, fiel reflejo a su vez de los intereses antinacionales de la burguesía nacional entrguista. Frente a este suceso mediatico la
burguesía corre el riesgo de que en vez de operar como una cortina de humo se opere en la conciencia de los explotados una transformación y lo que hasta hoy las
encuestas reflejan como desconfianza ante la politiquería se estructure en alternativa y programa político de clase. Ante esta perspectiva es
indudablemente necesaria la actividad y la existencia de un partido revolucionario.

La política de los revolucionarios frente a las instituciones del Estado burgués

 Frente a la descomposición institucional que amenaza el sistema democrático de dominación de la burguesía, distintas variantes de la izquierda han sacado a
relucir la consigna de Asamblea Constituyente. Esta consigna demuestra desde el punto de vista programatico la incursión de estos grupos en la
enfermedad democratizante del parlamentarismo mas rancio ya que la crisis actual tiene que servir para desplegar una política de independencia de clases. La
consigna de Asamblea Constituyente solo puede ser puesta en practica como recurso de la burguesía para salvar sus instituciones. Dicha consigna sería
tácticamente correcta para un país que no haya atravesado una experiencia democrático parlamentaria, pero la tarea actual de un partido revolucionario en
Argentina, y después de 17 años de democracia patronal, es la de socavar las bases de la democracia.
Lo extraño de todo es que, por ejemplo, entre los que agitan dicha consigna se encuentra el PTS que se cansó de decir que nosotros le capitulábamos al estado
burgués por sostener correctamente que es necesario llevar a cabo un papel de penetración en las fuerzas armadas para poder destruir una de las instituciones
fundamentales del estado (huelga policial de Mendoza - nuestra respuesta al PTS). En dicha ocasión el PTS esgrimía posiciones rayanas con el anarquismo disfrazado de revolucionarismo
principista, y ahora agitan una consigna que genera ilusiones democráticas en ves de combatirlas, jugando de pata izquierda democrática y en los hechos sostén
de las instituciones burguesas. Es que acaso dicha consigna desenvuelve la estrategia soviética tan agitada años atrás por el PTS en una polémica con su
tronco de origen, el morenismo?
La tarea de desenvolver una estrategia soviética hoy pasa por desarrollar una politica independiente, de clase y encaminada a destruir los restos de ilusiones
democráticas en las masas. Pasa por contraponer a la descomposición del parlamento burgués la consigna de un congreso de bases del movimiento obrero que vote un
plan de lucha y se ponga a la cabeza de la nación oprimida. Pasa por estructurar un Frente Antiimperialista que combata la influencia del
nacionalismo y demás direcciones carneras del movimiento obrera y fortalezca la construcción de un partido obrero revolucionario.
Por último quiero decir que la tarea de los revolucionarios en el parlamento es la de desenmascarar esa cueva de ladrones, de desempeñar un
rol subversivo en su descomposición y no la de alimentar ilusiones y proponer por izquierda alternativas de recambio como hace el Partido Obrero del legislador Jorge Altamira.

Página Principal

Volver al MASAS
 
 

Hosting by WebRing.