Universidad de Rosario Humanidades y Artes: el regreso de Tántalo*

"...Así resulta que la humanidad no ha marchado de abajo a arriba, siguiendo una línea siempre ascensiva. No. Ha conocido largos períodos de estancamiento y de recaída en la barbarie. Las sociedades se han educado, alcanzado cierto nivel, pero no han podido sostenerse en las alturas... La humanidad no conserva su puesto; su equilibrio, a causa de la lucha de las clases y de las naciones, es inestable. Si una sociedad no sube, cae, y si no hay clase que pueda educarla, se descompone y cae en la barbarie..." León Trotsky. Discurso pronunciado ante el Tercer Congreso de la Internacional Comunista "Una Escuela de Estrategia Revolucionaria"

Como bien refleja la cita, los fenómenos de la vida tienen su propia dialéctica, su movimiento, éstos importan avances y retrocesos, nunca se mantienen estáticos. Así los fenómenos políticos recorren las mismas secuencias. El fenómeno viejo es superado, y su negación ya se encuentra antes de desaparecer, y necesariamente debe trocarse en un fenómeno nuevo; lo que no se traduce en un salto superador tiende a retroceder, así en un momento determinado de la lucha de contrarios, una tendencia se impone sobre la otra, importa un nuevo momento, pero a veces esta lucha perdura en el tiempo, pero siempre resolviéndose en algún sentido.

La progresiva ruptura operada por el Frente Amplio Estudiantil Santiago Pampillón, hace casi una década con relación a la política del Partido Comunista abrigaba la esperanza que un grupo de jóvenes militantes del Frente pudieran superar en términos ideológicos y políticos aquella organización.

Decimos esto en la medida que esta tienda política el P.C.- representó y representa para la vanguardia obrera y juvenil un verdadero escollo en el camino de resolver la crisis de dirección.

El Partido Comunista, su historia, está plagada de asesinatos, persecuciones, traiciones, y un sin número de aberraciones.

Así, durante la última dictadura militar, éste caracterizaba a la misma como un régimen blando, democrático, desarmando de esta manera a su militancia, dejándola expuesta a la más aberrante y atroz de las dictaduras de nuestro país.

Por otro lado la persecución a activistas políticos y gremiales que se oponían a sus directivas, era moneda corriente en su política interna vía expediente- y por fuera del partido.

Esta organización ofrece la teoría reaccionaria del Socialismo en un solo país y de la revolución por etapas, explica que debemos "ayudar a la burguesía progresista", y es en esta matriz, donde la burocracia stalinista breva de la ideología burguesa, considerando que los trabajadores, la clase obrera deben educarse en la palestra burguesa: el parlamento, la justicia, para luego, ir creando la democracia popular, preparando el camino hacia el socialismo; pero mientras tanto subordinando a los explotados a la dirección burguesa, que debe producir primero su revolución para luego, una vez maduro el proletariado llevar adelante la suya.

El papel jugado por la burocracia stalinista, el termidor, le sirvieron y le sirven al capitalismo en su empeño de estrangular a la revolución proletaria mundial.

Trotsky explica en "Revolución y Contrarrevolución" el surgimiento del termidor.

"En el curso de la historia la contrarrevolución siempre ha seguido a la revolución. Las contrarrevoluciones siempre provocaron un retroceso de la sociedad, aunque nunca la condujeron al punto de partida de la revolución. La sucesión de revoluciones y contrarrevoluciones es producto de determinados rasgos esenciales de la mecánica de la sociedad de clases".

"Las masas oprimidas unen sus esperanzas en un futuro mejor a la idea de la revolución. En cierto sentido, las esperanzas suscitadas por la revolución son siempre exageradas". "Las conquistas adquiridas a lo largo de la lucha no se corresponden, y está en la naturaleza de las cosas el que no puedan corresponderse de forma directa con las esperanzas de las más amplias masas atrasadas y despertadas, por primera vez en el curso de la revolución. La desilusión de éstas masas, su retorno a la rutina y a la acomodación es parte integrante del período post-revolucionario, al igual que el paso al campo de la "ley y el orden" de aquellas clases o capas que habiendo participado en la revolución ahora se muestran "satisfechas"..."

"La desilusión de una parte considerable de las masas oprimidas ante las conquistas inmediatas de la revolución y, más conectado directamente a ello, el descenso de la energía política y la actividad de la clase revolucionaria produce un resurgimiento de confianza entre las clases contrarrevolucionarias; esto tanto entre aquellas derrocadas por la revolución pero no destruidas por completo, como entre las que, tras apoyar a la revolución durante cierta fase, fueron lanzadas al campo de la reacción ante el desarrollo del proceso revolucionario...". "La burocracia, como factor de "tranquilidad" y de "ley y orden", descansa sobre este estado de ánimo".

La burocracia stalinista ha sido generada históricamente por la tremenda presión de la reacción, el capitalismo decadente a escala mundial, consolidados después del fracaso de la primera oleada revolucionaria que siguió a la victoria de Octubre de 1917 y a la reacción dentro de Rusia, el stalinismo fue el canal a través del cual actuaron esas tendencias reaccionarias.

En oposición a la teoría de la revolución por etapas, que en síntesis plantea la conciliación y la coexistencia con el imperialismo, el trotskysmo oponía y opone la revolución permanente, que no es otra cosa que la dictadura del proletariado que en los países atrasados, cumplirá con plenitud las tareas democráticas burguesas para transformarlas en socialistas, dentro de un único proceso y la revolución que nace fronteras adentro necesariamente debe continuar en la arena internacional para transformarse en socialista, y llegar al comunismo

El papel que hoy sigue jugando la burocracia termidoriana, y valga como ejemplos, en los procesos de Colombia, apoyando el programa de la guerrilla, para una Nueva Colombia, -subordinándose a su dirección burguesa en el Movimiento Bolivariano- que nos plantea "...el diálogo con la oligarquía colombiana para que renuncie a gran parte de sus privilegios a favor de las grandes mayorías colombianas, y si en materia política están dispuestos a renunciar a la violencia política, al crimen político, al terrorismo de estado y realmente se logra democratizar la vida política colombiana, en esas condiciones estaríamos dispuestos a firmar un acuerdo de paz y emprenderíamos el camino de la disputa del poder por la vía política..." palabras de Javier Calderon vocero de la FFAA revolucionarias de Colombia, (entrevista en el periódico de HIJOS nº 1) (las cursivas y negritas son nuestras.)

Estas declaraciones tan ilustrativas de la dirección de las FARC que no plantean la lucha por el socialismo o si lo hacen no se sabe para cuándo, son por demás de elocuentes. A grandes rasgos, ¿se puede constatar en algún episodio de la historia de la lucha de clases que la burguesía o oligarquía haya renunciado a ejercer su dictadura de clase, para dar lugar al poder de los trabajadores? Parece que las FARC y el P.C. consideran que esto es posible. Pero la historia otra vez choca en la cara de estos "ideólogos de la revolución", puesto que lejos la burguesía de conceder el poder, nos arrastra con ella día tras días a su barbarie capitalista.

La política de Izquierda Unida de oxigenar las ilusiones democráticas en las instituciones de la burguesía, el apoyo al moyanismo pro parlamentario como expresión de un sector de la burguesía nacional que quiere resguardar sus intereses en relación a la política de sometimiento del imperialismo a nuestra semicolonia , la política de formación de frentes populares con sectores de la burguesía, son todas política llevadas adelante por el Partido Comunista.

Es evidente que el triunfo de Izquierda Unida en Capital Federal tuvo un alcance nacional, y para ciertos activistas jugó y juega como un elemento de atracción.

El FAES Pampillón lejos de generar un balance crítico y auto crítico de su historia, de su pasado con el P.C., evidencia que su ruptura recorrió andariveles organizativos, no superando el moldeaje político ideológico de ésta corriente.

Por último en el plano universitario, el Pampillón demostró también durante toda esta década el seguidismo a la burguesía estudiantil expresada en el franjismo aliancista.

Su política sin interrupciones hacia el gobierno universitario, sea éste Consejo Superior, Directivo, Asesoras, etc., sin desnudar el carácter clase de estos estamentos universitarios que representan tan solo a la Ley de Educación Superior, el FOMEC, etc. demuestran más de lo mismo del programa nacionalista burgués con que moldean a sus militantes sin apostar a la democracia de bases.

Este regreso sin gloria de Tántalo, que hubiera significado haber hecho su balance crítico y haber dado batalla dentro de esta organización contrarrevolucionaria, -el P.C.-, inclusive en el hoy, para arrancar a la militancia honesta de bases que seguramente anida en esta organización, quedó eclipsada sin más.

La vuelta de Tántalo, -hijo terrenal predilecto de Zeus, amado de los Dioses-, que intentó mostrar la omnipotencia de éstos, no pudo en este caso superar, no ya a los dioses, sino a su más íntimo y abyecto colaborador histórico que han tenido: el stalinismo criollo e internacional.

Es la nueva vanguardia juvenil que surja de las luchas la que tiene la tarea de superar al escollo que representan la centro izquierda en el camino de la victoria de sus propias reivindicaciones.

Angel

Estudiante de Historia

Militante del Partido Obrero Revolucionario, en la TERS.

Rosario, setiembre del 2000

*Tántalo. Nombre de la revista del Frente Amplio Estudiantil Santiago Pampillón de la Facultad de Humanidades y Artes de Rosario, tal nombre se refiere "...al bien amado de los Dioses, el hijo terrenal predilecto de Zeus, el único admitido a la degustación de la divina ambrosía. Pero Tántalo quiso mostrar que la omnipotencia de los dioses podía ser burlada e imaginó el horrible banquete en el cual su propio hijo sería el manjar más apetecible para los dioses descendidos de su mansión terrena. El castigo fue igualmente horrendo: hundido en el fondo más tenebroso del Hades, Tántalo padece sed y hambre, pero cada vez que se inclina para beber desaparece el arroyo de cristalinas aguas que corre a sus pies, y cada vez que ansía comer, el viento aleja del alcance de su mano esos ramajes de donde penden los dorados frutos que ambiciona..." Tántalo "...quiere demostrar algo más: que los dioses son devoradores de los hombres, los que perduran con el sacrificio de los hombres... El horror con que Tántalo es castigado se impone ya, desde la más remota antigüedad clásica, como un ejemplo expiatorio: como el freno a toda pretensión de erguirse contra los superiores".

Página Principal

Volver al Masas

Hosting by WebRing.