SE REALIZÓ EL "ESCRACHE" AL MINISTRO STORANI

El viernes 16 de junio en la localidad de Gonnet, La Plata, se llevó a cabo el "escrache" al actual Ministro del Interior del gobierno aliancista, el radical F. Storani.
Pese a la intensa campaña de intimidación desplegada por el radicalismo y la Franja Morada platenses durante las semanas previas al "escrache", que incluyó desde pintadas y afiches reivindicando la figura de "Freddy", hasta la realización de una contramarcha de intimidación integrada por unos 500 individuos, en su mayoría miembros de reconocidas "barras bravas" futboleras, estos no pudieron evitar que la movilización lograra su objetivo: llegar hasta las puertas de la residencia de Storani para expresar el profundo repudio a la política de represión sistemática, con la que el gobierno de la Alianza viene respondiendo a los justos reclamos que a lo largo y ancho del país vienen realizando los trabajadores. Ha sido justamente el "progre" Storani en su carácter de Ministro del Interior, el responsable de ordenar a las Fuerzas de Seguridad el inicio de la represión a sangre y fuego contra los trabajadores movilizados. El resultado ya lo conocemos: varios trabajadores muertos y centenares de heridos.
La decisión de "escrachar" a un ministro de la "democracia" como Storani, constituye en un verdadero salto cualitativo para quienes fueron sus principales impulsores: los compañeros integrantes de HIJOS, pues hasta ahora, los "escraches" habían tenido centro sólo a los antiguos miembros militares y civiles - Etchecolatz, M. de Hoz, etc.- de la dictadura genocida.
Esta decisión muestra una maduración de los compañeros, en torno a la comprensión de la matriz común, de clase, que une al actual régimen democratizante con la dictadura militar genocida: ambas constituyen sendas "representaciones" tras las que se oculta -alternativamente-, la dictadura burguesa del capital. Se comienza así a dar por tierra, con la que ha sido una de las principales trabas -la falsa oposición dictadura vs democracia- con la que los sectores democratizantes han intentado justificar al interior del movimiento de DDHH, la reaccionaria "Teoría de los dos demonios" pergueñada por la burguesía.
De lo que se trata, justamente, es de que la lucha por el efectivo Juicio y el Castigo para los genocidas de la dictadura pase a integrar como un punto más, el necesario Pliego Único Nacional de Reivindicaciones que hay que poner en pie, como herramienta que unifique en una sola y gran pelea al conjunto de luchas que se vienen dando, en la perspectiva de derrotar al plan de hambre, miseria y represión en curso.
DS

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.