¿Congreso de Bases? ¡¡¡Sí!!!
Pero autoconvocado a partir de las Asambleas, contra la burocracia sindical de todo pelaje.

Ha llegado a nuetra redacción el texto de un pronunciamiento firmado por algunos dirigentes sindicales (Edgardo Quiroga -CGT San Lorenzo- y los principales refrentes del sector del Partido Obrero).
El mismo toma una consigna central para el proceso de recomposición del movimiento obrero: luchar por un Congreso de Bases, con delegados mandatados por Asambleas. Nuestro partido viene bregando desde hace tiempo por esta perspectiva, en el entendimiento que las cúpulas burocráticas (de ambas CGTs y de la CTA), utilizan los canales "orgánicos" para bloquear toda posibilidad del plan de lucha que los trabajadores necesitamos.
En este sentido, nuestros activistas sindicales intervinieron (y lo seguiremos haciendo), en todo ámbito regional o nacional que permita un avance en este necesario proceso de reagrupamiento de lo luchadores, incluídas las instancias burocratizadas de las propias centrales obreras.
Por esto concurriremos activamente a toda instancia que los firmantes del citado manifiesto convoquen, para desarrollar un debate fraternal para avanzar hacia un Congreso de Bases.
Pero...justamente porque se trata de avanzar, queremos colocar desde ahora una crítica al espíritu general del documento citado, totalmente carente de crítica alguna a la burocracia "combatibia" de Moyano y De Genaro, sintetizado en la siguiente cita: "Nuestro reclamo a la CGT- Moyano, como a la CTA, en el sentido de convocar un Congreso de este tipo, se basa en el papel de sus organizaciones en los recientes paros y movilizaciones, pero debería abarcar todas las organizaciones obreras y de desocupados, de estudiantes, jubilados y del conjunto de explotados en lucha."
Nos preguntamos y les preguntamos a los firmantes ¿Cuál fue el papel de esta burocracia sindical no nombrada como tal, en los paros y movilizaciones recientes?
En primer lugar, fue totalmente a contramano de un Congreso de Bases, y especialmente, de la instancia elemental que pueda dar vida real a esa forma de convocatoria: el asamblea.
La burocracia se cuidó muy bien de bloquear incluso toda manifestación de paro activo en Buenos Aires el 9 de junio, y en aquellos lugares donde se arrancaron movilizaciones y acciones prácticas (Rosario, Neuquén, por ejemplo), tapó con redoblantes y petardos toda posibilidad a que el activismo tomara el paro en manos propias, le diera continuidad, discutiera un programa, forjara una nueva dirección.(ver nota aparte)
En este sentido, como dijo nuestro partido el 9 de junio, "si para los luchadores el paro planteaba esa posibilidad (un eslabón en un plan de lucha), para la burocracia fue un recurso más para entrar en la concertación."
La presencia de Dáer entre los convocantes al paro no fue sólo un acto de "reacomodamiento" (como correctamente señala el documento citado), sino además de encuadramiento de toda la burocracia en la concertación.
Que cada fracción de la burocracia cumpla un papel distinto en la mesa del pacto social, obliga más que nunca a los luchadores clasistas a desenmascarar la particularidad de dicho papel. Moyano por un lado, y De Genaro por otro, por ejemplo, lanzan dos marchas con ejes diferentes (ver nota), pero con un común denominador: alimentar una salida parlamentaria, reavivar las ilusiones democráticas de las masas en el Parlamento argentino. Nada de esto figura en el documento, sino más bien, orientar una campaña que dibuje una ilusión en la burocracia sindical "combatibia".

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.