Brasil: una lección de la lucha de clases que ratifica la necesidad de luchar contra el Frente Popular

En el pasado mes de mayo se realizaron las elecciones universitarias (estudiantiles, como si fuera una Federación Regional de nuestra FUA) del Estado de Maranhao, al nordeste del país. Se presentaron tres listas: dos de ellas, tributarias de partidos que integran el Frente Popular Brasil, el que con hegemonía del Partido de Trabajadores (PT) llevara a Lula como candidato a presidente en las últimas elecciones.
La conducción anterior de la Federación la detentaba la corriente liderada por el Partido Comunista de Brasil (PcdoB, stalinista albanés), el que claramente se orientaba y se orienta a avanzar en un proceso de arancelamiento de la Universidad.
Como falsa "Oposición" a esta conducción, se conformó una lista integrada por diversas fracciones del PT (incluida una de ellas, a la que pertenece un Alcalde que reprimió manifestaciones estudiantiles en una ciudad de la región). Lo particular de esta lista es que gozó de la participación activa del PSTU(principal sección de la LIT morenista), quien no integra formalmente el Frente Popular (marchó con candidatos propios en las últimas elecciones).
Decimos lo particular, porque en nombre del trotskysmo, este agrupamiento embelleció no sólo una lista, sino toda una política que, con sus variantes y matices, tiene el común denominador de haber estrangulado la posibilidad de un plan de lucha de conjunto contra las sucesivas medidas antiobreras y proimperialistas del Gobierno de Fernando Henrique Cardozo.
El lector debe tener en cuenta que, con sus distintas expresiones, el Frente Popular detenta el poder en alrededor del 40% de los Estados y/o municipios del Brasil, y lo que es aún más importante, dirige la central obrera (CUT), la central estudiantil, y en buena medida, el Movimiento de los Sin Tierra (MST).
El programa de esta lista de "oposición", que se presentó como una suerte de ala izquierda del Frente Popular, se ubica claramente en el pacifismo pequeñoburgués, para el que el socialismo que levantan como bandera es un discurso vacío para los días de fiesta, supuestamente a concretarse por la vía de la reforma progresiva de la propia sociedad capitalista. Propio del frente popular, se construye un falso criterio de "unidad", electoralista y totalmente contraria a la acción directa y revolucionaria de las masas.
Esta lista (chapa), que ganó las elecciones, contó también con el apoyo de la Fracción Trotskysta, pequeña organización que venía convocando junto con nuestro Partido y la Liga Bolchevique Internacionalista de Brasil las Jornadas Internacionales de Debate por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional.
Principalmente el PSTU, pero también la Fracción Trotskysta, jugaron el típico papel del centrismo, que sin integrarse plenamente al Frente Popular, lo auxilian por izquierda, no combatiéndolo, no organizando en términos independientes de él, y, a lo sumo, arrimando alguna crítica a los aspectos más evidentes de su estrategia contrarrevolucionaria.
Desde nuestro punto de vista, esta capitulación se agrava en tanto sí existió una alternativa que ofreció a los estudiantes una chapa signada por los criterios de la independencia política de la burguesía y sus agentes. Fue la lista de "Avanzar en Lucha" (impulsada por la LBI), que incluso logró integrar un importante sector de activistas independientes.
Más allá de éxito electoral y del agrupamiento logrado (el 16% de los votos), el mayor éxito en verdad es haber plantado claramente la bandera de la Cuarta Internacional en la lucha contra el Frente Popular, que por cierto excede estas elecciones estudiantiles, para proyectarse a toda la situación política: en agosto se hará el Congreso de la CUT, que reproducirá, de una manera potenciada, estos debates, posicionamientos y conductas.
Como lo señala la convocatoria a las Jornadas Internacionales de Debate, la discusión que pretendemos no es bizantina ni diletante, sino aquella que se pone a prueba ante los acontecimientos concretos de la lucha de clases. Así, la Fracción Trotskysta, que tradujo y publicó en su periódico numerosas notas y documentos de nuestra organización, merece nuestra más contundente crítica y condena por esta capitulación ante el Frente Popular, que operó objetivamente como factor de debilitamiento de los esfuerzos que conjuntamente con la LBI venimos dando por reconstruir la Cuarta Internacional.
Como decía Lenin, lo grave para los revolucionarios no es cometer errores, sino carecer de actitud autocrítica, lo que lleva a repetirlos. La lucha política e ideológica que libramos contra el centrismo no tiene por objeto un afán de purismo principista abstracto, sino que es producto de la comprensión de la necesidad de forjar en términos leninistas el partido revolucionario. Nuestra organización apuesta a que el debate (realizado con la dureza que corresponde a la leal lucha política revolucionaria), abra un camino de reflexión y de maduración en los compañeros de la Fracción Trotskysta (seguramente también en valiosos compañeros que militan en el PSTU), para avanzar en la necesaria síntesis revolucionaria, que se concretiza en la reconstrucción del partido mundial de la Revolución Socialista, la Cuarta Internacional.
Gustavo Gamboa, como producto de una discusión específica del Comité Central del POR

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.