Zimbabwe: El problema de la tierra pone a la orden del día la lucha por el socialismo

 

Después del fracaso de las negociaciones, entre el gobierno inglés y el de Zimbabwe, para frenar la ocupación de las tierras de propietarios blancos, continua aumentado la tensión en el sur de África. Estas ocupaciones están siendo realizadas por partidarios del presidente Mugabe como respuesta a la derrota sufrida por este en un reciente referendum sobre una nueva constitución que le hubiera permitido a Mugabe continuar gobernando por dos periódos más.

Durante los últimos 20 años, desde que Zimbabwe se independizó de Gran Bretaña, Mugabe ha usado la cuestión de la tierra como parte de su propaganda electoral. Sin embargo, no ha tomado ninguna medida para que las mejores tierras de cultivo dejen de ser propiedad de sólo el 3% de la población, predominantemente blancos. Mugabe, como la gran mayoría de los stalinistas que conducian los movimientos de liberación nacional, una vez conseguido el objetivo democrático de la independencia se dedicó a impulsar la iniciativa privada y sólo realizó una tímida reforma agraria que consistió en repartir 65000 granjas entre sus ex-milicianos. Por eso, la actual expropiación de tierras sólo puede entenderse como una maniobra oportunista ante el apoyo de la población rural a la oposición burguesa, la cual por su parte es financiada por los grandes propietarios blancos y defiende un programa privatista a medida de los intereses del FMI.

Sin embargo, la ocupación de tierras está causando cierta inquietud en las potencias imperialistas, en particular en EEUU y Gran Bretaña. La preocupación de estas no parte tanto de los prejuicios directos que las mismas le puedan causar sino del temor a que el movimiento se extienda al resto de Africa, donde la cuestión de la tierra está aún sin resolver. En particular, el principal temor de los imperialistas es lo que pueda pasar en Sudáfrica, donde el 80% de las tierras pertenecen al 13% de la población, y donde al Consejo Nacional Africano (CNA) de Mandela le resulta cada vez más dificil controlar a la clase obrera. Los dos meses de lucha de los obreros de Volkswagen en defensa de sus puestos de trabajo fué una clara muestra de ello. Es por eso, que desde el mes de abril hay tropas británicas estacionadas en Mozambique por si acaso es necesaria una invación militar a Zimbabwe para mantener el orden imperialista en la región.

Lamentablemente para las masas explotadas, ni Mugabe, ni el CNA sudafricano, ni ningún otro movimiento burgués podrá resolver la cuestión de la tierra. Es posible que Mugabe llegue a un acuerdo con Gran Bretaña y que encare otra tímida reforma agraria. Sin embargo, por ese camino es imposible establecer las bases sociales que permitan resolver la pobreza y el atrazo de cualquier país subdesarrollado. La política pequeño burguesa de crear una capa de pequeños propietarios fracaso en todos los lugares donde fué aplicada. Veamos sino lo ocurrido en Nicaragua sólo para referirnos a un ejemplo más conocido por nosotros.

Ninguna de las reivindicaciones democráticas pendientes en África podrán ser satisfechas en el marco del capitalismo. Que en este momento Mugabe tenga diferencias con el imperialismo no modifica el caracter burgués de su gobierno. Por más que algunos izquierdistas pretendan recurrir a su pasado "marxista" para encontrar a quien seguir (como hacen siempre), Mugabe desde el mismo momento de la independencia ha demostrado su subordinación al capital. Los problemas de las masas africanas sólo podrán ser resueltos por medio de la expropiación de los capitalistas, terratenientes e imperialistas y la construcción de una sociedad socialista. Por ello, la tarea central de la vanguardia de la clase obrera de Zimbabwe y de sur de África es la construcción de un partido obrero revolucionario, sección de la Cuarta Internacional, que luche tanto contra el imperialismo como contra sus representantes locales y que lidere a la clase obrera y al resto de las masas explotadas de la región hacia el socialismo.

 

Daniel Bengoechea

 

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.