ECUADOR: CAMPAÑA POR LA LIBERTAD DE LOS MILITARES PRESOS POR LA REBELIÓN POPULAR

 

Nuestra organización, el POR, considera que es fundamental para el trabajo revolucionario dotarse de una política militar. Esta se basa, desde luego, en que producto de su maduración política, y su propia experiencia, los explotados armen su propios piquetes de autodefensa, sus propias milicias, su propio ejército.Esto supone que luchamos por la destrucción de todas las instituciones del Estado burgués, y las fuerzas armadas y de seguridad entre ellas.

Al mismo tiempo, creemos seguir las enseñanzas de los clásicos, en particular de Lenin, que interpretó que ese proceso de destrucción de las fuerzas armadas del Estado Burgués recorría también el camino de la lucha de clases al interior de la institución. Esto, según su opinión, obligaba al partido revolucionario a dotarse de una política a fin de conquistar a su programa a fracciones de los uniformados.

Esta posibilidad se agranda cuando la propia agudización de la lucha de clases plantea situaciones

INSUBORDINACIÓN  respecto a los mandos, como sucediera en el Ecuador en enero de este año.

Nos parece altamente ilustrativo el documento de la APDH del Ecuador que publicamos a continuación, quienes lanzaron  una campaña por la libertad de los militares presos  luego de aquellos acontecimientos.

El carácter evidentemente nacionalista pequeñoburgués del texto, compatible con la ideología que seguramente profesen la mayoría de los detenidos (con la cual discrepamos), nos permite, sin embargo, demostrar las posibilidades que tiene un trabajo marxista revolucionario al interior de los uniformados.

 

 

ASAMBLEA PERMANENTE DE DERECHOS HUMANOS (APDH) DEL ECUADOR

 

Quito, mayo 12 del 2000/ Yo te nombro, Libertad

 

MANIFIESTO A LA NACIÓN Y A LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

 

Por qué los activistas de DDHH hicimos la Carpa de vigilia ciudadana con huelga de hambre?

 

Era la primera vez en Ecuador que defensores de DDHH realizaban una huelga de hambre, en una Carpa de Vigilia Ciudadana, en defensa de militares... Era la primera vez, quizás en América, que (inédita paradoja) pacifistas activos de DDHH optaron voluntariamente por no ingerir alimento alguno para que el cautiverio de valiosos hombres de armas, que dura más de cien días, no le sea indiferente a una ciudadanía acostumbrada al olvido y la desmemoria.

Lo hicimos porque los patriotas encarcelados tienen nombre, rostro, dignidad, historia, esperanzas...

Por César Díaz, capitán y héroe del conflicto fronterizo en el Cenepa, que tiene una discapacidad motriz, que ayer fue condecorado por las elites y hoy es despreciado por haber apostado ese 21 de enero contra la corrupción del demócrata profesor de Harvard (Jamil Mahuad)...

Por sus 120 compañeros, héroes del Cenepa todos, todos discapacitados por heridas de guerra, hombres sencillos del pueblo todos, que a raíz de los hechos del 21 de enero denunciaron -sin que ningún medio de prensa publicara la noticia- que fueron 'castigados' en lo que más humilla y duele: se les impuso la orden de que paguen ellos el costo de las prótesis que requieren renovar por haber servido a la Patria con sus vidas...

Por el mayor Jimmy Pino, cuya participación el 21 le valió la amenaza de ser retirada su vivienda fiscal, donde vivían su familia, sus hijos, su esposa, mientras él sigue encarcelado...

Por el teniente Sandino Torres, joven Oficial, cuya preparación, cultura y sensibilidad social hoy le vale el trasnochado título de "marxista rojo" en volantes 'anónimas' que ofenden la inteligencia...

Por coroneles a quienes nunca conocimos antes y que hoy conocimos en prisión, de quienes pudimos saber cómo piensan, sienten y aman a su país. Por coroneles como Lucio Gutiérrez, Jorge Brito, Fausto Cobo, Gustavo Lalama, Patricio Acosta, Hugo Bonilla y otros tantos como ellos, de alta preparación intelectual, de brillante carrera, de sensibilidad social ejemplar, de pensamiento amplio y nacional, de eticidad a toda prueba...

Porque si algo nos conmovió aquel 21 de Enero, no fue el intento de fuga en el aeropuerto de un presidente secuestrado por la 'demócrata' bancocracia, sino la palabra honesta y encendida de un coronel Cobo. Porque siempre recordaremos ese indignado y transparente gesto suyo cuando dijo: "Acaso que nosotros hemos saqueado la nación!?... es necesaria una nueva Revolución Juliana para salvar la república!"...

Porque nos conmueve la enorme sensibilidad humana y social de Lucio, la brillante capacidad teórica de Gustavo, la honesta emotividad de Fausto, la inteligencia y alta preparación académica de Jorge...

Porque gracias a su cautiverio y dignidad, por vez primera en el Ecuador nos acercamos -para siempre- entre defensores de DDHH y soldados patriotas. Porque por primera vez activistas ecuatorianos de DDHH y Oficiales del Ejército ecuatoriano estamos juntos, por un mismo ideal: la libertad, y por una misma causa: la Patria...

Porque pudimos conocer, por vez primera, a sus familias, madres, esposas e hijos, y aprendimos a quererlos sin condiciones por su digno dolor y su lucha constante.

Porque nuestro país puede salvarse si acepta que estos ejemplares ecuatorianos y ecuatorianas, que estos hombres y mujeres, vivan en libertad, salgan en libertad, libertad total, no a medias, no condicionada, no en partes...

Porque en el mundo y América no existe -y la élite política ecuatoriana quiere ser la excepción- un sólo antecedente de "amnistía parcial, amnistía a retazos o amnistía condicionada".

Porque la amnistía: ó es general, total, sin condiciones, ó no es. Porque nuestra dignidad y la dignidad de los Oficiales detenidos, no admite que la política del telefonazo desde la hacienda "El Cortijo" del 'hombre más fuerte' del país al palacio de Carondelet persistiera hasta hoy, y ahora incluso pretenda el tipo de amnistía que el Congreso debe dictar.

Porque la amnistía general por los hechos del 21 de Enero no puede ser aprovechada para incluir en ésta a personas enjuiciadas por delitos comunes. Porque la gente no admite que haya políticos que quieran chantajear este pedido multitudinario del país, para imponer su mal chiste de amnistiar, de paso, a individuos procesados por casos de corrupción.

Porque sólo en Ecuador se explica un trato tan escandalosamente discriminatorio, que viola el principio universal del Debido Proceso, y se llame a los Coroneles del 21 a Consejo de Guerra y a los Generales de la noche y la niebla a otro juicio, en una instancia judicial militar distinta.

Porque las elites políticas criollas no tienen la virtud papal de la infabilidad ni pueden determinar a quiénes se les amnistía y a quienes nó; quiénes son los 'buenos' y quiénes los 'malos' del 21 de Enero.

Porque no hay razón constitucional, ni lógica racional, que acepte que el Congreso excluya de la amnistía a los Coroneles y perdone a los Generales. Porque ese "remedio" inventado en Carondelet, El Cortijo y La Recoleta (Ministerio de Defensa) será peor que la enfermedad que pretenden curar. Porque preocupa que políticos y élites promuevan una peligrosa "reingeniería" del Ejército ecuatoriano, para transformarlo en Fuerza de Represión Social.

Porque preocupa que, luego de esta "amnistía con condiciones leon-inas", se intente transformar las instituciones formativas más prestigiosas de nuestras FF.AA., como la Academia de Guerra, y dejar sin piso una década de historia profesional en la que se han formado oficiales brillantes, humanamente sensibles y claramente comprometidos con su pueblo.

Porque esa "reingeniería" de nuestro Ejército buscaría imponer el poder de otra rama de las FF.AA. -la Marina-, cuestionada por el movimiento de DDHH debido a su involucramiento en varios casos de violaciones a los derechos humanos.

Porque ese cambio buscaría reconvertir al Ejército ecuatoriano para que en nuevas ocasiones, ante nuevos descontentos sociales que se advierten, "esta vez sí defienda la democracia y acate las órdenes estratégicas de control"; es decir, esta vez sí cumpla lo que -ayer y hoy- las histéricas elites del país mencionan sin rubor: que el Ejército, al revés de lo sucedido aquel 21 de Enero, cumpla el papel que esas elites le asignan en momentos de crisis: que se dispare contra tanto indio alzado, contra los longos, los pobres, los sindicalistas y los grupos sociales contestatarios, prometiéndose previamente esta vez -como es ahora conocido- alzas de sueldos a las empobrecidas economías familiares de los soldados ecuatorianos.

Porque, de paso, así garantizan el irresponsable involucramiento del Ecuador en el llamado "Plan Colombia"... No cuentan, empero, con la irrevocable formación patriótica de nuestros soldados y el compromiso juramentado con su pueblo.

Porque "este país", el nuestro, el de los 'humillados y ofendidos', quiere la libertad incondicional de los patriotas, la justicia, la reconciliación y la paz.

Por eso hicimos la Carpa de vigilia ciudadana con huelga de hambre, en la que se usó por vez primera en Ecuador, ahí en medio de la calle, tecnología de punta, computadoras portátiles, internet y celulares, para mantener información cruzada con la comunidad nacional e internacional de lo que ocurre en Ecuador y el Congreso.

Y cuando los bloques parlamentarios de mayoría derechista -irresponsables con su país- decidieron no tratar la amnistía porque no tenían consensos, y aplazarla para después de las elecciones, sí... nosotros decidimos levantar la Carpa, iniciada el miércoles 10 de mayo en la tarde, vigilia que también realizaron los dirigentes indígenas de la Conaie el jueves 11.

Y volveremos al Parlamento, manteniendo la figura de la vigilia ciudadana, cuando los congresistas pongan en el orden del día este tema crucial para los once millones de ecuatorianos, donde se juega el futuro y la paz de la República.

 

APDH del Ecuador

 

apdhec@hotmail.com

 

Activistas participantes: Alexis, Anaité, Mayra, Jimmy, Mauricio, Cristina, Mauro, Deysi, Diana y Lenin

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.