Balance de las elecciones para Centro de Estudiantes y Consejeros Estudiantiles


Introducción

La presente nota intentará desarrollar un balance en relación a las elecciones a Centro de Estudiantes y Consejo Directivo, de la Facultad de Humanidades y Artes, y de la Universidad Nacional de Rosario, producidas en los dias 4, 5 y 6 de abril de 2000.

En primer lugar queremos destacar como algo novedoso la presencia del Frente de Lucha Estudiantil FLE, del cual somos parte activa como agrupación estudiantil, tal novedad consiste en que se ha podido dar un paso pequeño, pero necesario, no solamente para el agrupamiento del activismo, sino en función de la tendencia hacia la materialización del programa que asumimos y consideramos acorde a las necesidades del estudiantado en este tiempo.

En segundo lugar entendemos que es fundamental señalar, como desafío insoslayable del FLE, la permanencia como tal en nuestro claustro, y al mismo tiempo la superación de la coyuntura electoral, interviniendo en el seno estudiantado como Frente Político que intenta materializarse estructuralmente como fuerza estudiantil.

La presencia del FLE ha empezado ha instalar de un mejor modo el debate con los estudiantes sobre la democracia de bases que necesitamos, y de la cual hemos sido despojados sistemáticamente por los jefes de nuestras organizaciones ( Franja Morada, Alejandro Korn ), indicando al mismo tiempo la hipocresía de las Instituciones Universitarias, que en estos años han instrumentado por distintos caminos, las políticas del imperialismo en relación a la educación, autoproclamándose, no obstante, como opositoras al peronismo.

El paso progresivo del FLE al demostrar en diferentes materiales publicitados, las limitaciones insuperables del Consejo Directivo, en su papel de "gestor" de los planes del imperialismo en la educación superior, ha representado un pequeño triunfo del estudiantado; no porque éste ya haya tomado esta postura, sino porque los activistas que componemos el Frente hemos madurado en esa perspectiva.

El intento de capturar el Centro de Estudiantes por parte del FLE, implicó la voluntad de devolver nuestro sindicato a los estudiantes, con una clara denuncia de quiénes son los actuales jefes del mismo y qué representan para el estudiantado, oponiendo un espacio de discusión y construcción política alternativo a la burocracia franjista-frepasista, esto habla también de la potencialidad del FLE.

En otro aspecto queremos decir, que el FLE se ha conformado con agrupamientos políticos que han firmado acuerdos con un sentido netamente electoral, por lo tanto oportunista, nos referimos a Patria Libre - Venceremos que lejos de participar de los debates que se produjeron, en el proceso de construcción y definición programática del Frente, tuvieron una actitud manifiesta de desprecio hacia el debate de ideas, y los acuerdos suscriptos, desprecio que por estos medios alcanza al FLE como tal.

Se hace evidente la necesidad de saldar a favor de nuestra propia identidad como Frente, mediante el debate, el obstáculo político que representan las posiciones de estos compañeros.

Creemos indispensable realizar este planteo, en la medida que los compañeros sostienen una clara posición política de hostilidad en relación a la Interfacultades, instancia democrática creada por los estudiantes en su lucha contra el recorte en el ’99, en este punto el FLE mostró una suerte de inconsistencia política al aceptar tales posiciones; sobre todo si se repara en el acuerdo programático suscripto mayoritariamente, que sostiene a la democracia de bases y a la autoorganización del estudiantado, como herramientas claves para la organización y la lucha.

Tal critica se extiende también al Alde, agrupación que mantuvo una relación diferenciada de Venceremos – Patria Libre, al interior del Frente en su participación en las distintas plenarias, aceptando los postulados definidos por el FLE, en referencia a los puntos anteriores, que se oponen a la línea política nacional de esta agrupación.

El breve y apresurado recorrido protagonizado por el FLE exige, desde nuestra perspectiva, la profundización del debate y de la agenda de discusión votada plenariamente. Esta actitud seria y responsable que nos toca como revolucionarios es la que se nos impone ante la realidad educativa y de los diferentes claustros de la universidad en particular, que nos obliga a transitar el camino combinado de la práctica y el debate, única manera de corroborar lo acertado o no de nuestras posiciones políticas; para poder así avanzar en el terreno teórico-práctico, en una intervención política realmente transformadora.

Elecciones

En primer lugar cabe destacar que estas elecciones se han producido en el marco de las recientes Elecciones Nacionales presidenciales, que han recreado las ilusiones en las instituciones democráticas por parte de las masas. No podemos olvidar lo que ha representado para éstas los diez años del menemismo, en relación con el retroceso histórico en las condiciones de vida, así como la creciente derechización social, y cómo ésto fue y es vivido, en especial, por estudiantes y docentes.

La década del menemato tuvo un aliado incondicional para cristalizar las políticas del Banco Mundial en las universidades: la Franja Morada y el Frepaso, a pesar de este dato objetivo los estudiantes aún siguen confiando la dirección de su sindicato a estos agentes del Imperialismo, pero esta situación no tiene una unívoca respuesta. Aquí se muestra con presición, por un lado, la ausencia de una propuesta revolucionaria que logre aglutinar a los estudiantes en pos de sus derechos más elementales , por otro, los efectos de la pose de austeridad de la Alianza, que de esta manera se mostró como una alternativa posible a la fiesta menemista, cuando en realidad sigue a pie juntillas la defensa incondicional de los intereses de la burguesía en detrimento de las necesidades más urgentes del pueblo trabajador, además de la manifiesta continuidad del diseño educativo iniciado por el peronismo de Menem, que la Alianza lleva adelante, fiel al rol que asumió en los últimos años.

Debemos sumar a estos hechos, la labor de la burguesía, al instalar en los estudiantes y docentes la idea de no impugnar –por lo menos hoy- el arancelamiento abierto o encubierto para compensar el abandono económico del Estado Nacional, respecto de la educación en general y de las universidades en particular, al menos todavía, no aparece, en la realidad de la UNR, una corriente estudiantil organizada que defienda abiertamente el arancelamiento. Es responsabilidad de la Franja Morada- Frepaso, la despolitización de nuestro claustro, que se abonó con la antidemocrática suspensión de elecciones en los Centro de Estudiantes el año pasado, y la autoprórroga subsiguiente de radicales y frepasistas en la conducción de Centros y Federación en la UNR, así como la exclusión electoral de buena parte del estudiantado merced a los dictados de la Ley de Educación Superior, siendo estas mismas agrupaciones las que hicieron posible la adecuación de los Estatutos de la UNR a la LES, con la implementación abierta de todas sus medidas elitistas y fascistoides. Por supuesto que este año, según la costumbre de los aliancistas, las elecciones fueron realizadas antes del inicio de clase, para "garantizar", facultades sin estudiantes.

A pesar de lo ocurrido en Corrientes, de la represión a los militantes de la CGT disidente, del ajuste en las provincias, del impuestazo, etc., etc., la Alianza aún cuenta con un plafond político de ilusiones que las masas depositan en ella.

Es en esta situación, y sin establecer una relación mecánica entre ilusiones democráticas a nivel nacional y elecciones universitarias, que se inscriben las elecciones de la UNR y el triunfo de la Alianza (Franja Morada – PSP), sin homologar lo que representan ambas agrupaciones en el imaginario estudiantil, el voto a la A. Korn, al menos en Humanidades y Artes, sintetiza la búsqueda de una política distinta a la radical a nivel nacional -más vinculada con el ajuste- por una más cercana a la socialdemócrata del municipio.

El papel eleccionario del FLE, en la consideración de nuestro agrupamiento, no nos resultó sorpresivo, en la medida que nuestro pronóstico se basaba en la caracterización arriba señalada. De todas maneras el resultado en sí mismo nos parece satisfactorio, pero siempre en relación a la continuidad política que el FLE lleve adelante respecto del estudiantado.

Manos a la obra.

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.