El Banco Mundial y el concepto de descentralización educativa

Por el Prof. Federico Martín Maglio.-

 

En América Latina se está llevando a cabo una transformación del estado que incluye a la educación bajo las recomendaciones del Banco Mundial. Tales recomendaciones están basadas en la idea de libre mercado para todo tipo de actividades que el capital privado no pueda desarrollar. Pero la educación ahora es visto como un bien gananciable y por ello, pasible de entregárselo. En la presente nota se desarrolla el concepto de "descentralización" como ellos lo entienden y quieren hacer que los docentes lo entiendan ¿lo están logrando?.

Lo que dice el Banco Mundial

En el trabajo "Descentralización de la Educación: Participación en el Manejo de las Escuelas al nivel local", de Donald Winkler (1997), informe número 8 para el Banco Mundial y que se encuentra en http://wbln0018.worldbank.org/HDNet/HD.nsf/SectorPages/Education?Opendocument se dice que educación pública está atravesando por un cambio en los países de América Latina. Estos cambios forman parte de la reforma más amplia de la función del estado iniciada en otros ámbitos como la seguridad, servicios públicos, producción de bienes, etc.; sus objetivos son, entre otros :Limitar la presencia del gobierno a aquellas actividades en las cuales el sector privado muestra deficiencias considerables.- Aumentar la eficacia en las finanzas y la prestación de servicios gubernamentales esenciales.-Mejorar el grado de reacción y responsabilidad de los proveedores de servicios hacia sus clientes.-

El concepto de descentralización que utiliza el Banco Mundial también lo podemos encontrar en la Ley Federal de Educación, en los cursos de capacitación de los diversos niveles y en la acción emprendida años atrás en cuanto a transferir las escuelas nacionales al ámbito provincial. En poco tiempo más escucharemos otro concepto: Municipalización.

Tratar a la educación como una mercancía que se compra y se vende en cualquier mercado es una idea tan descabellada que ni siquiera Adam Smith concibió. El padre del liberalismo afirmó en el siglo XVIII que había 3 cosas que el Estado debía hacer para equilibrar las desigualdades del mercado. Ellas eran educación, salud y seguridad. Como podemos apreciar en la realidad de los últimos años, estamos en un proceso de privatización salvaje en el que nada se salva; si alguien tiene dinero, entonces podrá pagar educación, salud y seguridad; si no lo tiene, entonces...

Es una clara política de desestructuración del sistema educativo que lleva a la creación de "feudos" en el que cada cual atenderá sus necesidades de subsistencia sin posibilidad de retorno hacia un sistema en el que la acción del estado sea decisiva. Esta feudalización-privatización de las estructuras e instituciones sociales tiene un objetivo común en toda América Latina: Destruir las redes de contención social y limitar la acción del estado en planes educativos nacionales. De tal forma, no habrá ni existirá una "educación nacional" en el sentido de tener objetivos comunes para la formación de sus ciudadanos. Los contenidos se basarán principalmente en temas relativos a la subsistencia comunitaria y necesidad de mano de obra barata de los capitales privados dejando de lado la ciencia y contenidos referidos a la formación ciudadana con un objetivo común en cuanto al destino de su nación.

En este sistema podemos apreciar que el docente pasa a un plano inferior sin valorar sus estudios y preparación. No tiene poder de decisión y su función se limitará a la de "muñeco de titiritero" ya que deberá realizar su trabajo de acuerdo a la directiva de gente que no tiene el más mínimo conocimiento de lo que es la educación. Además, desaparece la estabilidad en el cargo ya que será contratado anualmente (o por menos tiempo) y su salario variará de acuerdo a la situación financiera y la "buena voluntad" de un grupo de personas reunidas en un consejo de escuela o del director de la misma. En todo caso, realizar una transformación como la pretendida necesita de una reforma constitucional por motivos por demás de obvios para cualquier docente. Pero, siempre hay un pero, a raíz del comportamiento evidenciado por el ámbito docente en general en el último tiempo, es posible que no haya mayores obstáculos de su parte. En este último punto se tienen como referencia dos aspectos:

La transformación educativa en marcha contó con el silencio cómplice de la gran mayoría del cuerpo docente. Algunos por ignorar los aspectos básicos de la educación; otros por carecer de juicio crítico personal y estar acostumbrados a callar y acatar, a repetir como loro lo que dice "la superioridad". El levantamiento de la Carpa Blanca por sólo 60 $ mensuales por cargo y por sólo 2 años sin la menor protesta, es más, la mayoría está preguntando cuándo los cobrará.

Si esto es lo que podemos esperar de la mayoría de los docentes, entonces el futuro educativo está en la tumba de un cementerio. De seguir así, nuestro futuro como país, como pueblo, es la esclavitud.

Página principal

Índice

Hosting by WebRing.