IX Congreso de nuestro Partido: Un evento histórico


Los días 10, 11 y 12 de diciembre de 1999 se realizó en Rosario la novena edición de nuestra máxima instancia deliberativa y resolutiva.

En intensas jornadas, con decenas de compañeros anotados en la lista de oradores en todos los puntos, el Congreso logró prácticamente en su totalidad los objetivos que tenía planteados.

Para ello fue fundamental la asimilación colectiva del régimen leninista de partido que se constató: sólo una fuerte disciplina dirigida a la producción política revolucionaria puede darle a la la lucha democrática de ideas y propuestas un cauce superior, situación en la que entra nuestra organización luego de este noveno Congreso.

Se logró así avanzar mucho en erradicar los vicios sectarios, diletantes y autoproclamatorios, propios de los pequeños grupos que sufren aislamiento.

Para esto fue muy importante el método utilizado: un prolongado período previo pre-congresal, con numerosos documentos de base y debates en las células. Y en el propio desarrollo del Congreso, una combinación de discusión plenaria con trabajo de comisiones, lo que permitió una adecuada división del trabajo en la producción de nuevos documentos.

Todos estos textos serán publicados en folletos específicos y colocados en nuestra página web, al alcance de todo lector de MASAS, así como de todo activista, militante o grupo político interesado en discusiones y acciones comunes con nosotros.

Ofrecemos a continuación un breve adelanto de dichos extensos documentos, que permite una sintética pero adecuada composición de lugar de lo que fue un Congreso histórico.

Situación política internacional y nacional: Nuevas resoluciones que demuestran el avance en las caracterizaciones, el pronóstico y la línea de intervención

Despojado de todo exitismo y de toda apreciación de la realidad desde un prisma mesiánico o nacionalista -tara que sufrimos durante años, como resultado de las influencias de nuestro tronco de origen, tanto en su rama altamirista (Partido Obrero de Argentina) como lorista (POR boliviano)- nuestro Congreso pudo realmente avanzar en los borradores de una Tesis Internacional.

Y lo que es más importante, establecer una relación entre aquélla y la Resolución de situación política nacional y el Plan de Trabajo partidario.

El Congreso votó intensificar la lucha por el éxito de la Jornadas de Debate Internacional que hemos convocado con la Liga Bolchevique Internacionalista de Brasil (LBI), a las que se han sumado diversos grupos de distintos puntos del planeta.

La primera prueba de fuego inmediata al Congreso, los acontecimientos de Corrientes, demostraron la corrección meridiana de la Tesis Política, que habiendo sido escrita antes de dichos hechos, armaron al Partido para intervenir audazmente en ellos.

Importantes avances en la fundamentación que defiende nuestro bagaje programático y nuevos aportes en su profundización

Demostrando que el Programa no es un ente abstracto, fijo e inmutable, sino una herramienta en permanente transformación, abordamos valientemente los cuestionamientos que veníamos teniendo desde diversos frentes: tanto de aquellos que nos interpelaban para que terminemos de romper con al altamiro-lorismo, como de aquellos otros que -conformando el grupo minoritario que decidió romper con el POR para seguir su camino a imagen y semejanza del Altiplano- nos pronosticaban una ruptura antiprincipista con nuestras tradiciones.

Así, el congreso logró desarrollar debates e importantes resoluciones acerca de: La defensa del Programa de Transición, siendo enriquecida y aprobada la respuesta del compañero Gustavo Gamboa ante los ataques producidos por Rolando Astarita.

La cuestión de la opresión de la mujer, lográndose elaborar una Tesis que se anexan a nuestras Pautas Programáticas.

La táctica del Frente Único, en que luego de intenso debate, se resolvió profundizar el mismo, de cara a las Jornadas Internacionales de Discusión y al X Congreso. La caracterización unánime fue que la importancia del punto y la relativa desigualdad en la maduración de posiciones no permitían resoluciones que modificaran el Programa.

La táctica de los revolucionarios ante las elecciones burguesas, en la que se reivindicó la campaña emprendida por nuestra legalización en términos revolucionarios, al tiempo que se profundizó en la necesidad de maniobras y compromisos con las instituciones burguesas (por ejemplo, con la Justicia Electoral), a fin de poder defender el programa revolucionario logrando la más amplia legalidad para difundirlo. Se mandató al CC electo a elaborar un folleto ampliatorio con estos nuevos aportes, sobre la base del ya conocido del camarada Fernando Armas.

La Historia del Foquismo en la Argentina, que mereciera un ambicioso trabajo del compañero Tomás Murúa, aún inédito. Se mandató al CC entrante a estudiarlo, para luego instrumentar su publicación.

Balance Político Organizativo, plan de trabajo y elección del Comité Central y la Comisión de Control

El congreso verificó el pleno funcionamiento del centralismo democrático en el período que va desde el VIII al IX Congresos. Aprobó el documento de base presentado sobre el balance de la actividad y los planes partidarios, con numerosas enmiendas elaboradas por la Comisión respectiva y aprobadas por los delegados.

Definió un plan de cursos de verano basado en las resoluciones congresales, y un plan de desarrollo partidario (regional, nacional y en los frentes de masas) atento a los pronósticos políticos generales y al desarrollo de las fuerzas de la organización.

El Congreso ratificó los símbolos, nombres y emblemas partidarios, absurda y pretendidamente usurpados por la pequeña fracción que voluntariamente rompió con el Partido. En el mismo sentido, los delegados resolvieron romper con el CERCI, el que, disuelto o no, ha dejado de presentar posibilidad alguna para la lucha política por la reconstrucción de la Cuarta Internacional.

La elección del Comité Central combinó la ratificación de la dirección saliente, enriquecida con la promoción de nuevos cuadros, conformando así un equipo cuya finalidad es poder contener y ayudar a madurar el crecimiento molecular que pronosticamos.

Finalmente, la elección de la Comisión de Control (tribunal de moral y ética revolucionarias, cuya función es vigilar el cumplimiento del centralismo democrático), integró a probados cuadros de intachable trayectoria.

Palabras de cierre del camarada Andrés Romario

"En nombre de la Mesa que tuvo la responsabilidad de dirigir este histórico Congreso quiero transmitirles mi sensación al llegar, agotado, al cierre de nuestro máximo evento: siento que se han expresado apasionadamente todas las posiciones, todas las tendencias, y que lo han hecho despojadas de todo cálculo faccional. Es que, para quienes veníamos sufriendo una lucha facciosa sin argumentos ni principios por parte de la pequeña minoría lorista, ésta conformaba un peso muerto para nuestra militancia. Aún así, ellos gozaron de todas las posibilidades de debate y de lucha política. Tanto, que no pudieron soportar ese derecho, y por eso no estuvieron acá, por eso se fueron del Partido. Por eso ellos pueden decir muchas cosas, pero jamás pueden acusarnos de burócratas, jamás podrán decir que los expulsamos.

Pero este avance en la homogeneidad partidaria es, a la vez, un gran desafío. Debemos ahora reproducir en nuestras regionales, en nuestras células, en nuestros frentes de masas las conquistas adquiridas, elevadas a la categoría de Programa en este IX Congreso. El Congreso ha logrado derrotar las tendencias a la disolución partidaria abordadas en diversos documentos. Pero esto es tan solo una victoria parcial. Hay que avanzar en la militancia práctica. Hay que mejorar como revolucionarios, estructurando nuestra vida personal al servicio de la causa revolucionaria. Hay que avanzar en la elaboración teórica de nuestra propia actividad. Compañeros: Hemos hecho un gran Congreso. Esto será sancionado por la historia en tanto llevemos audaz y tenazmente a la práctica sus conclusiones." Y luego del grito de consignas como...

¡Viva la Revolución y dictadura proletarias!

¡Viva el Socialismo y el Comunismo!

¡Viva el Partido Obrero Revolucionario y la Cuarta Internacional!

...se cantaron, puño en alto, estrofas de "La Internacional".

Página principal

índice

Hosting by WebRing.