Masas 131 - 19/10/98

Editorial


La burguesía argentina nos vende todos los días la patra#a de la "fortaleza" del país ante la crisis capitalista mundial.
Así, como una suerte de excepcionalidad divina de la cual gozarían nuestras pampas, la bienaventuranza es transmitida por economistas y políticos; por periodistas y encuestadores; por funcionarios del gobierno y de la oposición.
La mentira sobre la "fortaleza del sistema financiero argentino" se basa en la posibilidad de mantener la paridad cambiaria por las reservas monetarias que, efectivamente, aún conserva el Tesoro Nacional.
Lo que no se dice, desde luego, es que esas reservas son el producto de dos factores fundamentales:

Por un lado, de la fenomenal transferencia de ingresos de los asalariados y las capas medias al gran capital, de modo que la recaudación impositiva del estado se basa, cada vez más, en gravar a la inmensa mayoría empobrecida de la población.

Por otro lado, al no menos fenomenal endeudamiento del conjunto del sistema. El crecimiento de la deuda externa e interna (cotizada en dolares) ha permitido el ingreso transitorio de divisas, paro al costo de atar el desarrollo económico del país a los designios del capital financiero internacional.

El primer factor mencionado está provocando una creciente retracción del mercado interno. La caida creciente del salario y de los ingresos de las capas medias empobrecidas, impide avisorar una reactivación duradera de la economía por esta vía. Más bien por el contrario, crecen los temores de la propia burguesía a la recesión.
El segundo factor mencionado (sumado a la crisis de sobreproducción mundial), provoca un fracaso en revertir el deficit de la balanza comercial. Las exportaciones han alcanzado su techo, y a partir de aquí, han iniciado la curva de la declinación, especialmente si tenemos en cuenta la "brasildependencia", atento a la particularidad de la crisis económica en el gigante sudamericano, y las seguras medidas proteccionistas del reelecto Fernado Henrique Cardozo.
En estas condiciones, la supuesta fortaleza del sistema financiero argentino es una burbuja inflada, pronta a estallar.
La quiebra del banco Mayo ( ver nota); las suspensiones y despidos en automotrices; la reducción salarial real que se está operando tanto en la actividad pública como privada; la caida de la timba especuladora de la AFJP; la caida en picada de las peque#as empresas (en particular de los chacareros y quinteros), los profesionales, y los cuentapropistas independientes; el parate impuesto a la obra pública; la admisión de un próximo crecimiento de la desocupación (se estima trepara a un 18%); son tan sólo los primeros y más visibles síntomas de una crisis que promete no tener piso en cuanto a la necesidad capitalista ed imponer un descenso aún mayor a las condiciones de vida de las masas.
De cara a las elecciones del 99, todos los "presidenciables" se esmeran en demostrar su voluntad política de "continuidad del modelo", más allá de algún fuego de artificio circunstancial.
Esto quedó claramente puesto de relieve en la reciente reunión anual de IDEA (Instituto para el desarrollo empresarial de la Argentina). A la misma asistieron Duhalde, Fernández Meijide, Cavallo, De la Rúa, Palito Ortega y Eduardo Menem. A manera de resumen, Carlos Leone, de Acindar declaró: "gane uno u otro, no habrá diferencias en el rumbo".
Como lo demuestra el reciente caso de Brasil, las elecciones burguesas aparecen más que nunca como el recurso político del gran capital para que los trabajadores elijan .... a sus futuros verdugos!!!
Pero al mismo tiempo, como lo demuestra la historia reciente, el canto de las sirenas de las elecciones no le impide al régimen recurrir a la represión, toda vez que su impunidad explotadora se vea amenazada: Ahí están los despidos claramente políticos del PAMI! Ahí está la bomba colocada por los servicos en el domicilio de un dirigente de la APDH de Rosario!
Ahí está el falso fiscal Boff de la Justicia Burguesa Santafecina, rechazando el reconocimiento jurídico-político de nuestro partido por su declaración de principios revolucionaria!
De todo esto han tomado nota los burócratas sindicales de todo pelaje, que mientras operan como buchones de las patronales botoneando activistas, desactivaron toda posibilidad de convocatoria al prometido paro general, para "castigar electoralmente en el 99" (como expresara el "combatibio" Moyano, luego de la aprobación de la Ley de Flexibilización Laboral).
Esta realidad (que es expresión también de la crisis de dirección internacional de la clase obrera), marca el enorme trabajo cuesta arriba que tiene que desarrollar el activismo para estructurar la respuesta obrera ante la crisis.
Hay que partir desde lo elemental, del agrupamiento de los luchadores que estén por impulsar la Asamblea de Base como herramienta irreemplazable para discutir y resolver un programa y un plan de acción.
Hay que COORDINAR los esfuerzos de la lucha a escala regional y nacional, impulsando la convocatoria de un ENCUENTRO NACIONAL DE ORGANIZACIONES Y ACTIVISTAS COMBATIVOS.
Hay que forjas AGRUPACIONES clasistas y revolucionarias, hacia la conformación de una Tendencia SIndical Nacional que las unifique.
Hay que avanzar en la construcción de la herramienta insustituible para la victoria, el Partido Obrero Revolucionario, como sección de la Cuarta Internacional que hay que reconstruir.


Volver al índice


Hosting by WebRing.