Masas 130 - 26/9/98

Gran lucha de los choferes de Fournier

(lineas de transporte)

Sebastían

Desde hace dos semanas los trabajadores de la Fournier vienen protagonizando una importante lucha. Se trata de una de las lineas de transporte de pasajeros más importante de La Matanza y Buenos Aires, con más de 1100 choferes. En medio de una puja interpatronal por el control de la línea y con la intervención directa del Gobierno Nacional, los trabajadores que ya habían quedado perjudicados por una reducción de sus ingresos, deciden en asamblea echar a todos los delegados traidores y nombrar una nueva comisión, tomando medidas decisivas para defender su fuente de trabajo.
El conflictto de la Fournier está enmarcado en la concentración económica que domina la escena internacional y nacional. La globalización económica, de la que es devoto el gobierno peronista de Menem, se expresa en todos los rincones de la situación económica nacional. Estamos frente a una dura lucha interburguesa por ganar mercado, forma que adquiere ahora la guerra económica, incluso en peque#a escala. En el transporte de pasajeros, como en el resto de los servicios y la producción se opera esa concentración.
Los que cuentan con privilegios y prioridades son los que caminan con el caballo del comisario y tienen la correlación de fuerzas favorable. Son los que cuentan con dinero, apoyo del estado, del gobierno y de empresas privadas (seguros, coches carrocerías).
En los últimos a#os han aparecido empresas y nombres (como DOTA, Roggio, Macri, etc.) que aparecen con una presencia cada vez más dominante en el mercado de transporte de pasajeros.
Así ocurrió y ocurre en otras empresas que fueron privatizadas o que fueron absorbidas, tanto por capitales nacionales como internacionales.
El enfrentamiento interpatronal pareciera que tendría como ganador a los capitalistas que se concentran y hacen alianza con la estructura del gobierno (Secretaria de Transporte y Superintendencia de Seguros, entre otras que no aparecen a la luz pública).
Los capitalistas desplazados, que cuentan con una resolución de un juez que ordena que le restituyan el servicio, hoy "cayeron en desgracia", pero gozaron de buenas relaciones con el gobierno durante a#os que les permitió no cumplir con todos los servicios, no pagar impuestos, no renovar las unidades, etc. multiplicando sus ganancias.
Todo esto demuestra que los servicios públicos no pueden quedar en manos de los capitalistas, regulados por su tasa de ganancia, que golpea una y otra vez a quienes trabajan directamente en estas empresas y también a los usuarios ya que los servicios que ellos consideran menos rentables los abandonan para hacer máxima su ganancia.Los servicios de transporte público deben estar directamente en manos de los trabajadores.
La burocracia de UTA se borró del conflicto alegando que ellos no se mivilizan con las patronales. Cinismo y demagogia que provienen de aquellos que se identificaron con el partido patronal que más ha influenciado en la Argentina contemporanea. Pero cuando vieron el odio de los trabajadores, que rebasaban a sus representantes en linea, sí trataron de ser mediadores.
La burocracia de la UTA nacional en todo momento defendió a los delegados traidores de la Fournier (86, 56, 97, 193), y trató que no se hiciera una asamblea resolutiva reclamada desde hace tiempo por los trabajadores de base, ni quisieron que renunciara.
No querian que quedara en claro que los trabajadores echaron a los traidores y que eligieron una dirección provisoria, hasta las próximas elecciones.
La patronal anterior confirmó abiertamente que les pagaba una coima a los delegados anteriores superior a la que había denunciado el activismo. Los trabajadores buscaron en todo momento que se respeten sus conquistas, su estabilidad laboral, y dieron muestras de conservar muchas energías en su lucha.
No tuvieron anteriormente una política independiente, pero tendencialmente iban en esa dirección cuando salió a flote la posibilidad de la pérdida en sus condiciones de vida, en el salario y en los puestos de trabajo.
Han sabido conservar la unidad desde las bases, ganar la mayoría, ya que una minoría (100) carnereó esa lucha y con esas fuerzas buscar la forma de negociar en mejores condiciones las nuevas actas y las relaciones laborales.
Una nota parte es el escarnio que sufrieron los carneros por parte de todos los trabajadores, sus coches fueron saboteados e incluso las mujeres les pegaron a los pocos que quisieron salir por la puerta de entrada, el resto huyó por el fondo o esperó para irse entrando la ma#ana, hoy son marcados a fuego por los trabajadores como lo que son.
El activismo tampoco tiene una política independiente, y por eso se filtra un sector oportunista y burocrático. Igualmente se dio un paso importante en la gran marcha hacia una política independiente de los trabajadores. El solo hecho de sacarse de encima a una burocracia tan podrida es importante. Actualmente la burocracia está amenazando de meurte a algunos activistas, hoy el repudio a ellos es masivo y la burocracia desapareció de escena.
Lo importante ahora es mantener en pie las asambleas y exigir el reconocimiento de los repreentantes elegidos, que deben responder enteramente a la asamblea.
Esta es la base para defender la estabilidad de todos los trabajadores y recuperar las conquistas perdidas.
La patronal esperará a que se enfríe el econflicto para producir despidos, principalmente entre el activismo.


Volver al índice


Hosting by WebRing.