ABAJO LA AGRESION IMPERIALISTA YANQUI Y BRITANICA CONTRA IRAK


1- Una vez más Estados Unidos está desplazando sus fuerzas al Golfo, amenazando a Irak con una guerra relámpago para obligar a Saddam Hussein a rendir a su país a la "inspección" de la ONU (es decir, a Estados Unidos). A su guarnición permanente para proteger los campos petroleros sauditas y del Golfo y a sus reyes títeres, sultanes y emires, se suma ahora una fuerza que incluye tres portaaviones, 450 aviones de combate, 30.000 soldados y 250 misiles, más un número indeterminado de "bombas inteligentes". Su aliado Gran Bretaña ha anunciado que estará "hombro a hombro" con Estados Unidos. Ha enviado un portaaviones y aviones de guerra para unirse a la fuerza de ataque.

2- Bill Clinton y Tony Blair dicen que sus acciones son necesarias porque Saddam Hussein es un "dictador endemoniado" que posee "armas de destrucción masiva". Esta es una completa hipocresía de las potencias que tienen vastos stocks de armas de destrucción masiva y ya las han usado en Hiroshima y Nagasaki, desde Vietnam a la Guerra del Golfo en 1991. Igualmente cínico es el argumento de que se debe bombardear Irak porque Saddam es un dictador. ¿Qué hay sobre las monarquías absolutistas de Arabia Saudita y los estados del Golfo que mantienen los campos de petróleo para las compañías petroleras occidentales? ¿Son parangones de la democracia? ¿Qué de Israel del que se conoce ampliamente que tiene armas nucleares, químicas y biológicas? Ninguno sugiere inspeccionarlos o someterlos a embargos económicos, menos aún bombardearlos y "llevarlos a la Edad Media" si no se desarman.

3- Estados Unidos y Gran Bretaña ofrecen como excusa para esta guerra el hecho de que Hussein no permitirá la inspección de sus palacios presidenciales. Pero los inspectores de la ONU ya han revisado el 99% del país, como lo ha admitido el Ministro francés de Relaciones Exteriores. Si esos palacios contienen armas biológicas, químicas o incluso nucleares ningún misil o bomba "inteligente" en el mundo evitará la expansión de la destrucción terrible a la población de los alrededores e incluso a los países vecinos. Si fuera así los primeros perpetradores de la destrucción masiva no serán otros que los imperialistas británicos y yanquis.

4- El bloqueo económico ya ha llevado en los últimos 5 años -de acuerdo a las propias cifras de la ONU- a la muerte de medio millón de niños iraquíes menores de 5 años como resultado de la falta de medicinas e insumos hospitalarios básicos. El que una vez fuera uno de los más avanzados países semicoloniales ha sido reducido a la extrema pobreza. No satisfechos con esta barbarie, Estados Unidos y su aliado británico se están preparando una vez más a bombardear a las hambrientas y oprimidas masas iraquíes.

5- Estamos frente a una escalada dramática del cerco que Estados Unidos le impuso a Irak desde la Guerra del Golfo. En octubre del año pasado, el imperialismo norteamericano no logró el apoyo internacional necesario para atacar a Irak en respuesta a la expulsión por parte de Saddam Hussein de los observadores de la ONU. A pesar de haber reforzado su presencia militar en la zona, Estados Unidos tuvo que aceptar entonces un compromiso negociado principalmente por Rusia.

6- Hay un peligro real de un ataque militar yanqui en las próximas semanas.La razón fundamental es la necesidad de Washington de reforzar el orden imperialista mundial. Durante los ‘90 ha dejado en claro que considera los campos de petróleo de Medio Oriente como su propiedad y que sólo se los confiará a títeres y gendarmes como las dinastías sauditas y kuwaití. En un escala más amplia esto es un ejemplo para todos los pueblos semicoloniales oprimidos, que una vez más están siendo sometidos a los dictados del FMI y el Banco Mundial, y una advertencia de que deben someterse a los programas de austeridad y abrir sus economías a las multinacionales yanquis, europeas y japonesas.

7- Ante la reciente crisis económica y financiera que ya ha hundido a países del sudeste asiático, las potencias imperialistas están tratando de evitar la emergencia de cualquier resistencia a las medidas de austeridad. Saddam Hussein es un chivo expiatorio para demostrar la suerte que les espera a cualquier gobierno que se atreva a plantear una moratoria de la deuda externa o cualquier otra medida para resistir la dominación imperialista, independientemente de lo débiles que estas puedan ser.

8- A diferencia de la Guerra del Golfo de 1991, hoy Estados Unidos carga prácticamente solo con la responsabilidad y los riesgos que implican un ataque militar a Irak. Esto demuestra una vez más -como lo hizo en la guerra de Bosnia- que hay crecientes tensiones dentro del campo imperialista. La dominación del mundo de Estados Unidos, que parecía total en 1991 después de su victoria en la Guerra del Golfo y el colapso de la URSS, está siendo cada vez más dificultosa. Los planes de Estados Unidos de bombardear Irak ahora son resistidos tanto por las potencias imperialistas europeas (con la excepción de Gran Bretaña), como por Rusia e incluso por los gobiernos proimperialistas de Medio Oriente. Aún Jordania ha dicho que no permitirá que su territorio sea usado como base para las tropas yanquis.

Francia y Rusia tienen sus propios intereses en Medio Oriente y no quieren verlos amenazados por un levantamiento de masas antiimperialista. Aunque hasta el momento, al igual que China, se oponen a la acción militar motorizada por Estados Uidos, apoyan el embargo de la ONU y quieren obligar a Saddam "por medios diplomáticos" a que acepte las ultrajantes condiciones propuestas por la ONU.

Los gobiernos árabes como el de Egipto temen desesperadamente un levantamiento de su propio pueblo contra el bombardeo yanqui, que amenazaría sus lazos con el imperialismo.

9- Al mismo tiempo, el "proceso de paz" entre israelíes y palestinos está en un impasse debido a la intransigencia del gobierno de Netanyahu. Si Estados Unidos se ve obligado a actuar como "policía mundial" con el apoyo sólo de Gran Bretaña contra un coro de protesta de todo el mundo podría enfrentar un fracaso. Las fuerzas progresistas y de la clase obrera deben usar esta situación para lanzar una nueva ofensiva en todo Medio Oriente contra las potencias imperialistas y su gendarme israelí. Las masas palestinas en particular han demostrado su solidaridad con Irak no por amor al dictador Saddam Hussein, sino por el firme convencimiento de que el pueblo iraquí y el palestino enfrentan los mismos enemigos: el imperialismo yanqui y su enclave racista sionista. Las movilizaciones de masas contra la guerra en Irak deben dirigirse también contra el mantenimiento del estado sionista y su brutal negación de los derechos nacionales de los palestinos, extendiendo la resistencia de las masas al imperialismo a una nueva intifada en toda la región, abriendo la perspectiva de terminar con la balcanización de Medio Oriente y con el objetivo de establecer una Federación Socialista de los países de la región.

¡FUERA LAS TROPAS DEL GOLFO!

10- Frente al ataque militar imperialista a Irak, la clase obrera y todos los demócratas consecuentes deben estar incondicionalmente por la derrota del imperialismo yanqui y el británico y sus fuerzas armadas. Los mismos que atacan a Irak son los que oprimen a las masas de los países atrasados. Clinton defiende a los bancos que año tras año extraen miles de millones de dólares a través del pago de la deuda externa y otros mecanismos de explotación. También defiende los intereses de las grandes multinacionales petroleras yanquis que hacen millones succionando los recursos naturales de las naciones semicoloniales.

11- Clinton y Blair están del lado opuesto al de los trabajadores norteamericanos y británicos, aunque los sindicatos de esos países pusieron millones en sus campañas electorales. Ambos están planeando ataques sobre el bienestar social de los trabajadores y los pobres urbanos. Ni por un minuto los trabajadores de Estados Unidos y Gran Bretaña pueden considerar que sea favorable a sus intereses de clase que "sus" ejércitos salgan victoriosos en el Golfo. La victoria de Thatcher en Malvinas le dio la fortaleza para atacar a los mineros británicos y destruir los derechos de uno de los movimientos sindicales más fuertes en el mundo -una derrota de la cual los trabajadores británicos todavía tienen que recuperarse. Sólo pudo hacer esto por el apoyo entusiasta que recibió del Labour Party, cuyos dirigentes mostrarton ser sostenedores descarados del imperialismo. Del mismo modo hoy Tony Blair es sirviente de las multinacionales y el imperialismo yanqui, demostrando que su gobierno no está menos comprometido al guerrrerismo imperialista que el de Thatcher, Major o cualquiera de sus predecesores.

12- Por estas razones los explotados del mundo deben estar incondicionalmente en el campo iraquí contra la agresión imperialista. Sin embargo, no le damos el más mínimo apoyo político al régimen de Saddam Hussein, que ha masacrado brutalmente a la minoría kurda, e impone una feroz represión contra el pueblo iraquí, descargando sobre él los costos del embargo. Pero la tarea de derrocar a Saddam es de los pueblos iraquí y kurdo. Un revés militar para Estados Unidos y Gran Bretaña, el retiro forzado de las fuerzas yanquis, su fracaso manifiesto en hacer arrodillar a Irak, elevaría la confianza y el temple de combate de las masas en toda la región. La victoria militar también podría, por supuesto, fortalecer el prestigio de Saddam en el corto plazo, aunque su derrota en 1991 no evitó que el imperialismo lo conservara en el poder para enfrentar las rebeliones internas. Pero sobre todo, la derrota de esta ofensiva imperialista, alentaría a las masas de Medio Oriente y todo el mundo semicolonial a levantarse contra el FMI, lo que por sí mismo podría acelerar el derrocamiento de dictadores como Saddam, no sólo en Irak sino en todo Medio Oriente y de hecho en todo el mundo. La humillación de Clinton y Blair debilitaría sus ataques en sus propios países y fortalecería la resistencia activa de la clase obrera.

13- Los dictadores bonapartistas como Saddam Hussein no pueden llevar adelante una lucha consecuente contra el imperialismo. El mismo Saddam sólo es un gendarme del imperialismo transformado ahora en un villano. Por más de una década sirvió lealmente a sus antiguos maestros yanquis atacando a Irán, durante la cual fue armado hasta los dientes y financiado por Occidente. Sólo el implacable bloqueo de Estados Unidos ha cerrado el camino a una negociación. Después de la toma de Kuwait, Estados Unidos ya no confía en él y está buscando poner a otro general en el poder en Bagdad. Pero como se demostró a fines de la primer Guerra del Golfo, Estados Unidos teme más a un levantamiento revolucionario de las masas y el libre ejercicio de la autodeterminación de los kurdos que a la continuación en el gobierno de Saddam. Quieren preservar una dictadura militar en Irak pero que actúe indudable y confiablemente a favor de Estados Unidos y sus enormes compañías petroleras.

14- La expulsión total de las fuerzas imperialistas de Medio Oriente sólo podrá ser lograda con la movilización y la organización independiente de las masas, que han mostrado una y otra vez su voluntad de enfrentar a Estados Unidos y Gran Bretaña.

15- No se puede confiar ni un minuto en las potencias imperialistas menores de Europa,como Francia, que ahora se oponen a un ataque yanqui. Tampoco se puede confiar en la Rusia de Yeltsin, que sólo persigue sus propios intereses geo estratégicos, con la esperanza de recuperar la influencia que una vez tuvo la Unión Soviética en este área. La salida "diplomática" y supuestamente "pacífica" que proponen todas estas potencias es obligar a Saddam Hussein a aceptar las resoluciones de la ONU. Es decir, defienden las mismas medidas que están hundiendo a las masas iraquíes en el hombre y la miseria con un bloqueo que ya lleva siete años, garantizado por la presencia de las tropas yanquis en el Golfo.

Las masas de Medio Oriente tampoco deben confiar en sus propios gobiernos - de Arabia Saudita, Egipto, Irán, Siria o Jordania- que ya han demostrado su servilismo al imperialismo una y otra vez.

16- Hoy es necesario frenar la agresión yanqui y desarrollar una movilización antiimperialista lo más amplia posible. Es necesario impulsar acciones de masas por el retiro de todas las tropas imperialistas estacionadas en el Golfo y en Medio Oriente, por el retiro de los "inspectores" de la ONU y por el levantamiento total de las sanciones económicas que han estrangulado al pueblo iraquí.

17- En los países semicoloniales como Argentina, que tiene fuerzas militares dispuestas a unirse a los esfuerzos de guerra de Estados Unidos, debemos exigir que ni un soldado ni un barco de ese país sea enviado al Golfo, como ocurrió en la Guerra del Golfo en 1991. Una vez más el gobierno de Menem muestra su servilismo al amo yanqui, declarándose presto, en virtud de su carácter de aliado "extra-OTAN", a unirse a la aventura militar de Estados Unidos, enviando "apoyo logístico" a las tropas imperialistas.

18- En países como Gran Bretaña, con gobiernos laboristas o socialdemócratas debemos desenmascarar implacablemente su carácter imperialista, pelear dentro del movimiento obrero para alentar a la base de los partidos reformistas y de los sindicatos a denunciar a sus dirigentes, saldando cuentas con ellos y si es posible expulsarlos. Del mismo modo deberíamos denunciar a aquellos pacifistas que no querrán denunciar los intentos de la ONU de desarmar a Irak. Deberíamos llamar a los miembros parlamentarios del Labour o a los socialdemócratas, a hablar abiertamente contra la guerra, votar contra su aprobación y contra todos los créditos de guerra en el parlamento y hacer un llamado abierto a la resistencia de masas en las calles.

19- Llamamos a todas las organizaciones obreras, centros de estudiantes, organismos de derechos humanos, partidos de izquierda y antiimperialistas, a impulsar ya una campaña en defensa del pueblo iraquí contra la agresión imperialista. con el objetivo de hacer grandes movilizaciones contra la guerra y el imperialismo.

- ¡ABAJO LA AGRESION IMPERIALISTA DE ESTADOS UNIDOS Y GRAN BRETAÑA CONTRA IRAK!
- ¡ALTO A LOS PREPARATIVOS DE GUERRA CONTRA IRAK YA!
- ¡FUERA TODOS LOS INSPECTORES DE LA ONU DE IRAK!
- ¡ABAJO EL BLOQUEO IMPUESTO POR LA ONU!
- ¡LEVANTAMIENTO DE TODAS LAS SANCIONES!
- ¡POR LA VICTORIA DE LAS FUERZAS IRAQUIES ANTE UN ATAQUE IMPERIALISTA!
- ¡AUTODETERMINACION DE LOS PUEBLOS PALESTINO Y KURDO!
- ¡FUERA LAS TROPAS IMPERIALISTAS DEL GOLFO Y MEDIO ORIENTE!

14 de febrero de 1998

FIRMAN:
Arbetarmakt (Suecia)
Gruppe Arbeitermacht (Alemania)
Arbeiterlnnen-standpunkt (Austria)
Irish Workers Group (Irlanda)
Pouvoir Ouvriere (Francia)
Workers Power (Gran Bretaña)
Workers Power (Australia)
Workers Power (Nueva Zelandia)
Integrantes de la LIGA POR UNA INTERNACIONAL
COMUNISTA REVOLUCIONARIA (LICR)

Partido de Trabajadores por el Socialismo (Argentina)
Liga de Trabajadores por el Socialismo (México)
Liga Obrera Trotskysta (Chile)
Integrantes de la FRACCION TROTSKYSTA (ESTRATEGIA INTERNACIONAL)

Grupo de Trabajadores Revolucionario - GTR (Argentina)
Partido Obrero Revolucionario de Argentina - POR (con observaciones que se desarrollan por separado)
Fracción Trotskista (ex-Sayaryi) (Bolivia)
Poder Obrero de Bolivia
Organización Comunista Revolucionaria (Bolivia)

Hosting by WebRing.