Familia.

Página Genealógica

El esclarecido ciudadano doctor Ramón Guerra Azuola, en carta dirigida en 1879 a su sobrino don Antonio de Narváez y Guerra, decía lo siguiente:

"Yo sé bien que el hombre es hijo de sus propias obras, y que el lustre de sus mayores no se refleja en sus descendientes sino con muy pálidos destellos; pero es un hecho evidente que el hijo de buena cuna da en lo general más garantías de honradez y caballerosidad que el que la tuvo oscura o vergonzosa, porque el lustre de los abuelos es un freno que nos contiene desde los primeros años, obligándonos a reprimirnos en el ardor de las pasiones juveniles, y a procurar que siempre sean buenas y dignas de nuestros antepasados las obras que nos han de crear una posición en nuestra sociedad. Un abolengo ilustre o por lo menos limpio, una memoria venerable, una progenie más noble de conducta que de sangre, son el mejor ejemplo a la vez que el más eficaz correctivo que se puede tener en la vida."*

Entrar

*Tomado del Tomo I de Genealogías de Santafé de Bogotá , edic. julio de 1991. Dedicado a mi buen amigo Francisco Alberto Fajardo Guerra, biznieto del Dr. Ramón Guerra Azuola.

Hosting by WebRing.